Apenas Grecia cumplió con el rescate financiero, la UE exige más austeridad

por Robert Stevens
22 agosto 2018

A la medianoche del lunes, Grecia abandonó formalmente ocho años de programas de austeridad de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Desde 2010, cuatro gobiernos griegos han supervisado tres salvajes programas de austeridad a cambio de recibir préstamos para pagar la deuda nacional griega, que ascendió a € 330,570 millones en 2010. Ni un solo centavo de los € 289 mil millones gastados en rescates bancarios se ha destinado a reducir la deuda de Grecia, sin embargo. Casi una década más tarde, la deuda de Grecia ha aumentado a casi € 350 mil millones, más del 180 por ciento del PIB de Grecia. Los préstamos fueron para pagar a los acreedores de Grecia, particularmente a los bancos en Alemania, Francia, Italia y España.

Previsiblemente, los funcionarios de la Unión Europea (UE) trataron de presentar la ocasión como una promesa de mejores días gracias a la generosidad de la UE. El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, tuiteó: "¡Lo hiciste! Felicitaciones a Grecia y su gente por finalizar el programa de asistencia financiera. Con grandes esfuerzos y solidaridad europea, aprovechaste el día”.

Pierre Moscovici, comisionado de la UE para asuntos económicos y financieros, dijo: "Grecia finalmente puede pasar la página en una crisis que ha durado demasiado tiempo. Lo peor ha terminado”.

La verdad es que los bancos calculan que Grecia seguirá pagando estos cientos de miles de millones de euros en deudas dentro de 42 años, en 2060. La salida del programa de rescate solo significa que la UE espera que el gobierno griego sea capaz de pedir dinero prestado a privados para financiar sus deudas, en lugar de depender de la UE. En efecto, es un voto de confianza de los mercados financieros que se puede confiar en el gobierno de Syriza ("Coalición de la Izquierda Radical") para saquear a los trabajadores griegos para pagarles a los bancos.

Cualquier mejora en las condiciones de los trabajadores en Grecia dependerá, ahora, como antes del rescate, de la movilización de la clase trabajadora contra la UE y el gobierno reaccionario pseudoizquierdista de Syriza.

El primer ministro de Syriza, Alexis Tsipras, está programado para dar un discurso el día de hoy promoviendo la salida de rescate de la UE. Significativamente, ayer no hizo ninguna declaración pública sobre la salida o intento de presentarla como un paso adelante para Grecia.

El gobernador del banco central de Grecia, Yannis Stournaras, le dijo a Kathimerini que el camino a seguir era continuar con la austeridad de la UE hasta donde alcanza la vista. "Grecia todavía tiene un largo camino por recorrer", dijo, advirtiendo que si hubiera algún retroceso en lo que hemos acordado, ahora o en el futuro, los mercados nos abandonarán y no podremos refinanciar los préstamos vencidos en términos de deuda sostenible".

Algunas cifras dan una idea de las condiciones brutales impuestas en Grecia:

• Desde 2010, se han aplicado 72,000 millones de euros en medidas de austeridad contra una pequeña población de alrededor de 11 millones de personas, el equivalente a alrededor del 40 por ciento de la producción económica anual de Grecia. El PIB real de Grecia ha caído un 25 por ciento y es casi 64 mil millones de euros más bajo que antes de la aparición de la austeridad masiva.

• Los ingresos de los hogares disminuyeron en más del 30 por ciento, con más del 20 por ciento de las personas incapaces de pagar los gastos básicos, tales como alquiler, electricidad y préstamos bancarios.

• Hoy, el trabajador griego promedio recibe un 23 por ciento menos en salarios que hace ocho años. Una de cada tres personas empleadas tiene un empleo a tiempo parcial, con el salario mínimo de Grecia reducido en un 22 por ciento, de un mísero 751 a un máximo de 586 y en un 32 por ciento a 511 para los trabajadores menores de 25 años.

• Las pensiones fueron recortadas hasta en un 50 por ciento y miles de trabajadores despedidos a medida que el gasto y la provisión estatal fueron diezmados.

• El gasto del sector público se ha reducido en un 26 por ciento, con el presupuesto de salud pública reducido en un 50 por ciento, el gasto en educación pública se redujo en casi un 36 por ciento y el gasto en asistencia social se redujo en un 70 por ciento.

• Más de un tercio de la población está oficialmente en riesgo de pobreza o exclusión social. En 2012, aproximadamente 400,000 griegos acudían diariamente un comedor de beneficencia.

• Desde septiembre de 2009 hasta julio de 2013, se perdieron casi 1.1 millones de puestos de trabajo. Hoy, 740,000 griegos permanecen sin trabajo desde que comenzó la crisis. El veinticinco por ciento de los trabajadores del sector público fueron despedidos. Un tercio de las familias tiene al menos un miembro desempleado. Casi siete de cada 10 personas desempleadas han estado desempleadas durante más de un año y un cuarto de millón de personas están clasificadas como "subempleadas" y no pueden encontrar un empleo regular a tiempo completo. Unos 122,000 trabajadores están clasificados como "desalentados" y han dejado de buscar trabajo. La mayoría de los empleos nuevos son a tiempo parcial con sueldo de nivel de pobreza. Hoy existen cerca de 360,000 empleos a tiempo parcial, hasta 100,000 desde el comienzo de la crisis.

• Alrededor de 500,000 jóvenes han huido del país en condiciones en las que el desempleo oficial aún se mantiene alrededor de 20 por ciento, la tasa más alta en la zona euro, y es el doble para los jóvenes.

Klaus Regling, el director gerente del Mecanismo Europeo de Estabilidad (ESM) al que Grecia debe gran parte de su deuda, se comprometió a continuar vigilando de cerca la austeridad en el país: "Los estados miembros de ESM y el ESM como institución cumplen con los compromisos muy seriamente. Somos un acreedor muy paciente. Pero queremos ser pagados. Así que seguiremos muy de cerca los acontecimientos en Grecia”.

Es decir, los inspectores de la UE continuarán las visitas regulares al gobierno de Tsipras para imponer políticas de austeridad y garantizar que Grecia extraiga enormes excedentes presupuestarios de la población en las próximas décadas.

Mientras que Syriza es odiada por los trabajadores griegos, por la aristocracia financiera global, el gobierno de Tsipras es una historia de éxito sin precedentes. Ha llevado a cabo decenas de miles de millones de euros en recortes adicionales que incluso gobiernos anteriores de derecha no pudieron implementar.

Han pasado tres años desde que Syriza asumió el cargo en enero de 2015 con el apoyo de las masas porque se habían comprometido a poner fin a la austeridad de la UE. Syriza pisoteó estas promesas electorales. Desde julio de 2015, han estado planificando e imponiendo la austeridad de la UE. El mes pasado, el gobierno liderado por Syriza firmó una nueva ronda de recortes sociales a cambio de un tramo de préstamo de alrededor de € 15 mil millones que apenas cubrirá las obligaciones de deuda de Grecia para los próximos dos años.

Además de llevar imponer nuevos recortes de pensiones, con algunas pensiones enfrentando recortes adicionales de € 314 por mes desde el próximo año, este monstruoso partido de la elite gobernante trazó una bonanza masiva para los más ricos de la sociedad. Estos incluyen un paquete de recorte de impuestos de € 700 millones para las empresas, mientras que la tasa de impuestos sobre las ganancias se reducirá del 29 por ciento al 26 por ciento. La reducción en el tramo impositivo más alto para los contribuyentes individuales dará como resultado una desgravación fiscal de € 877 millones para 2020, y € 997 millones en desgravaciones fiscales para 2021 y 2022.

Syriza ha cumplido con el dictado de los súper ricos tan a fondo que ahora se están dando discusiones en círculos gobernantes sobre cómo mantenerlos en el poder a toda costa, a pesar de su rápido colapso en las urnas.

El diario griego To Vima informó el viernes pasado los comentarios del miembro del Parlamento Europeo de Nueva Democracia, Giorgos Kyrtsos, quien dijo que los funcionarios de la UE que tienen influencia en asuntos relacionados con Grecia están examinando una colaboración posterior a los memorandos de los dos partidos más grandes. El periódico informó: "Kyrtsos dijo que una pregunta repetida por sus colegas en Bruselas es: '¿Cómo puede haber colaboración entre Nueva Democracia y Syriza?'".

Reveló que "uno de los escenarios que nuestros socios europeos están examinando como una solución a muchos problemas con respecto al programa griego es una coalición gobernante".

(Publicado originalmente en inglés el 21 de agosto de 2018)

 

El autor también recomienda:

Syriza y la UE planean décadas de medidas de austeridad y privatizaciones
[30 junio 2018]