El pacto comercial entre Estados Unidos y México tiene como objetivo atacar a los rivales de Washington y la clase trabajadora

por Keith Jones
30 agosto 2018

El anuncio del presidente estadounidense Donald Trump el lunes de un acuerdo comercial bilateral entre Estados Unidos y México que reemplazará al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) es un juego de poder económico y geopolítico con grandes ramificaciones, no solo para Canadá, Estados Unidos y México, pero para las relaciones económicas e internacionales a nivel global.

Los detalles finales del pacto comercial México-Estados Unidos aún no se han completado, y lo acordado aún no se ha hecho público. Sin embargo, está claro que la administración de Trump ha arrebatado importantes concesiones de México que afectan la energía, los servicios financieros, la propiedad intelectual y el sector del automóvil.

Trump y sus asesores de alto rango se esforzaron por enmarcar el anuncio del lunes como una amenaza dirigida a Canadá, y el presidente estadounidense declaró que el TLCAN estaba muerto y que Canadá podría unirse al nuevo acuerdo entre Estados Unidos y México solo si negociaba "de manera justa", es decir, bajaba la cabeza ante las principales demandas de los EUA.

"Creo que con Canadá, francamente, lo más fácil que podemos hacer es penalizar a su producción de automóviles destinada a EUA", dijo Trump, refiriéndose a su amenaza de imponer un arancel del 25 por ciento a las importaciones de automóviles desde Canadá. "Es una enorme cantidad de dinero", continuó, "y es una negociación muy simple... Pero creo que les daremos la oportunidad de tener un acuerdo por separado. Podemos tener un acuerdo por separado o podemos ponerlo en este trato”.

Trump pasó a repetir su demanda de que Canadá elimine, o al menos reduzca drásticamente, sus sistemas de administración suministros agrícolas, que limitan severamente las importaciones de productos lácteos y aves de corral estadounidenses.

Buscando maximizar la presión sobre Ottawa, cuyos negociadores fueron excluidos de la renegociación del TLCAN durante el mes pasado sobre la base de que las conversaciones se centraron exclusivamente en asuntos de México y Estados Unidos, la administración Trump se compromete a notificar formalmente al Congreso que ha negociado un acuerdo que remplazaría a TLCAN este viernes, así Canadá esté a bordo o no.

La canciller canadiense, Chrystia Freeland, viajó a Washington el martes para sostener conversaciones sobre el comercio con funcionarios de Trump.

Si no se llega a un acuerdo tripartito antes del viernes, Canadá, dicen los funcionarios estadounidenses, retendría la opción de firmar el acuerdo entre México y los Estados Unidos más adelante. Sin embargo, la amenaza implícita es que cuanto más dure Ottawa con Washington, mayor será la probabilidad de que haya acuerdos comerciales separados, uno entre EUA y México y el otro entre EUA y Canadá, colocando a los dos vecinos de Estados Unidos en una posición aún más débil frente al coloso estadounidense y amenazando con interrumpir las cadenas de producción continentales de las grandes empresas canadienses.

Las autoridades mexicanas han insistido durante mucho tiempo, incluso en declaraciones hechas el lunes por el saliente presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, que quieren preservar un acuerdo de tres países. Pero más tarde, el lunes, el canciller mexicano, Luis Videgaray Caso, señaló que si surges impases, México aceptará un acuerdo bilateral con Washington. "Hay cosas que no controlamos", dijo Videgaray, "particularmente la relación política entre Canadá y Estados Unidos, y definitivamente no queremos exponer a México a la incertidumbre de no tener un trato".

A pesar de la exageración de Trump, la importancia y el destino final de su trato entre Estados Unidos y México es incierto. No solo tienen que desarrollarse sus términos, sino que también sectores poderosos de las grandes empresas estadounidenses y gran parte del Congreso estadounidense –y el gobierno de Canadá confía en esto– se oponen al desmantelamiento de un bloque económico norteamericano encabezado por Estados Unidos. Tanto los republicanos como los demócratas han dicho que Trump está sobrepasando la autoridad que el Congreso le dio para "modernizar" el TLCAN al tratar de sustituir un tratado bilateral de EUA-México por el pacto comercial continental.

Dicho esto, la renegociación del TLCAN ha demostrado los intentos de la élite gobernante estadounidense para pasarle las consecuencias de la crisis capitalista mundial a otras potencias, incluidos sus ostensibles aliados. Esto está precipitando el desenmarañamiento del orden capitalista mundial "liberal" liderado por Estados Unidos y la lucha de camarillas capitalistas rivales a nivel nacional, una contra la otra por mercados, ganancias y ventajas militares estratégicas. Sin la intervención revolucionaria de la clase obrera, la lógica de este aumento del proteccionismo, la guerra comercial y el conflicto geopolítico es un choque catastrófico entre las grandes potencias.

Para la elite gobernante imperialista de Canadá, que durante los últimos tres cuartos de siglo se ha jactado de ser el mejor y más cercano aliado de Washington, la administración de Trump exige que el acuerdo de seguridad económica y militar entre Canadá y Estados Unidos se remodele para servir mejor a Washington y Wall Street es el resultado de una crisis histórica.

Un estudio del Banco de Pagos Internacionales publicado la semana pasada concluyó que Canadá, en gran parte por el sector automotriz, sería el más afectado adversamente de los tres estados del TLCAN si se revocase el acuerdo de hace un cuarto de siglo.

La información publicada hasta la fecha indica que el pacto comercial entre Estados Unidos y México ignora las principales demandas canadienses al tiempo que viola varias de las conclusiones de Ottawa, incluido el mantenimiento de un sistema trilateral de resolución de disputas.

Según el presente acuerdo, México seguiría sujeto a los aranceles de 10 y 25 por ciento que Trump impuso a principios de este año sobre las importaciones de aluminio y acero, respectivamente.

Algunos comentaristas canadienses se consolaron el martes por los cambios que la administración Trump ha obligado a México a aceptar las reglas que rigen el acceso libre de aranceles de automóviles y camiones livianos al mercado de América del Norte. Estos incluyen: elevar el requisito de contenido de América del 62.5 por ciento del valor de un vehículo al 75 por ciento; utilizando más acero y aluminio de origen norteamericano; y, con el tiempo, imponer una estipulación de que del 40 a 45 por ciento de un vehículo debe ser hecho por trabajadores que ganan al menos US $16 por hora.

Los sindicatos en Canadá y Estados Unidos, que han estado íntimamente involucrados en las negociaciones del TLCAN, están elogiando las nuevas reglas automotrices como un avance importante, del mismo modo que se alinearon detrás de las tarifas de acero y aluminio de Trump y su amenaza de golpear a Europa y Vehículos de fabricación asiática con un arancel del 25 por ciento.

En una entrevista el lunes, Jerry Días, el presidente de Unifor, anteriormente el sindicato Canadian Auto Workers, se deleitó con el hecho de que las nuevas reglas darán como resultado el despido de los empobrecidos trabajadores automotrices mexicanos. "No hay duda", dijo Días, "de que México perderá algunos de los trabajos que han logrado asumir a lo largo de los años. Entonces, creo que este es un acontecimiento positivo para Canadá”.

Las disposiciones automotrices del acuerdo comercial entre Estados Unidos y México son muy importantes por dos razones. En primer lugar, subrayan que cualquier "inserción" de empleos en los EUA y Canadá, como resultado de la política de "América Primero" de Trump y el cambio al proteccionismo en general, se basarán en la expansión de empleos de bajos salarios y la intensificación de la explotación laboral, con la plena complicidad de los sindicatos corporativistas y procapitalistas.

En segundo lugar, todos anuncian que la administración Trump ha decidido seguir adelante con la imposición de su amenaza de aranceles automotrices del 25 por ciento, una medida que aumentará drásticamente la guerra comercial que ahora hierve a fuego lento entre los EUA, la Unión Europea y Japón.

Esto se debe a que, de no haber un aumento significativo del arancel actual del 5 por ciento para los vehículos importados a América del Norte, las nuevas normas que rigen el acceso libre de aranceles al TLCAN no solo serán ineficaces, según los analistas automotrices, sino que realmente minarán la posición competitiva de Productores norteamericanos.

Desde el comienzo, la administración Trump se ha abordado las negociaciones del TLCAN desde el punto de vista de fortalecer su posición para enfrentar a sus rivales económicos más importantes, sobre todo China, Alemania y Japón. Al enunciar esta estrategia en enero de 2017, el secretario de comercio de Trump, Wilbur Ross, prescindió de la etiqueta diplomática para referirse a los vecinos del sur y norte de Estados Unidos como "nuestro territorio". Ross declaró: "Debemos solidificar las relaciones de la mejor manera posible en nuestro territorio antes de ir a otras jurisdicciones”.

Reconociendo los objetivos más amplios de Washington, tanto Canadá como México señalaron rápidamente su apoyo a las medidas dirigidas a China, incluidos los límites al acceso al mercado y la inversión para las empresas estatales, medidas que Washington intenta establecer como estándar en otros acuerdos comerciales.

La respuesta de la clase dominante canadiense ante la creciente presión que Washington le está dando será arremeter más despiadadamente contra la clase trabajadora y afirmar más agresivamente sus propios intereses depredadores en el escenario mundial. El gobierno liberal liderado por Justin Trudeau ha prometido que responderá en su actualización fiscal de otoño al creciente clamor de las grandes empresas que coincida con los recortes masivos de impuestos corporativos de Trump.

Mientras tanto, en Ontario, la provincia más poblada del país, la clase gobernante ha impulsado un gobierno conservador dirigido por el admirador de Trump y el populista de derecha Doug Ford para intensificar el asalto a los servicios públicos y los derechos de los trabajadores.

En respuesta a los aranceles de acero y aluminio de Trump, el gobierno de Trudeau no solo impuso una represalia16 mil millones de dólares canadienses en aranceles, sino que aumentó las medidas proteccionistas contra China y otros productores de bajo costo con sede en las llamadas economías emergentes.

Y en junio de 2017, el gobierno de Trudeau anunció un aumento del 70 por ciento del gasto militar canadiense en 2026. Como explicó el ministro de Asuntos Exteriores, Freeland, el objetivo era reforzar el apoyo de Canadá a un orden mundial liderado por Estados Unidos, es decir, la hegemonía norteamericana. La élite gobernante canadiense tiene la fuerza para afirmar sus propios intereses, es decir, para obtener una mayor porción del botín de la intriga y la guerra imperialista.

En oposición a las élites capitalistas rivales y los sindicatos procapitalistas, que sirven como sus leales lugartenientes de los trabajadores de la guerra comercial e incitación al nacionalismo y el militarismo, los trabajadores de Canadá, Estados Unidos y México deben unir fuerzas con sus verdaderos aliados, los trabajadores en Asia, Europa y en todo el mundo para oponerse a la austeridad y la guerra.

(Publicado originalmente en inglés el 29 de agosto de 2018)