El 98 por ciento de los maestros de Los Angeles votan autorizando declararse en huelga

por Kimie Saito
3 septiembre 2018

Después de un voto que duró seis días, los maestros de Los Ángeles decidieron por un rotundo 98 por ciento autorizar una huelga, expresando su enojo y determinación de luchar por mejores salarios y la defensa de la educación pública. El Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD) es el segundo distrito escolar más grande del país, con 640,000 estudiantes y más de 33,000 maestros.

La votación sigue a una autorización de huelga similar por parte de los maestros de Seattle y coincide con una serie de huelgas de docentes en el estado de Washington. Muchos maestros eran muy conscientes de que sus colegas del estado de Washington estaban extendiendo sus huelgas, exigiendo aumentos salariales sustanciales, ya que los educadores buscan continuar con la "primavera de los maestros" hasta el otoño. A principios de este año, huelgas estatales de educadores barrieron a través de West Virginia, Oklahoma, Arizona, Colorado, Carolina del Norte, Kentucky y otros estados.

Esta votación de autorización de huelga es la primera en el distrito desde la huelga de nueve días en 1989. Luego del colapso financiero de 2008, miles de maestros de Los Ángeles en protesta no asistieron a las escuelas aduciendo que estaban enfermos en 2009 después de enterarse de posibles despidos. Decenas de miles de docentes fueron despedidos en todo el país durante los dos mandatos de la administración Obama.

Los problemas que enfrentan los maestros de Los Ángeles son los mismos para los educadores en todo el país: clases de gran tamaño, salarios estancados, falta de personal de apoyo o servicios para educación especial. Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), el docente promedio de LA solo obtiene el 60 por ciento de lo que se les paga a los profesionales con la misma educación.

Relativamente hablando, a los maestros de California se les paga más que en otros estados, pero el costo de vida es mucho más alto. Debido al estancamiento de los salarios y los mayores costos de atención médica, el estado sufrió una pérdida neta de 18,000 maestros de primaria y secundaria entre 2003 y 2016, lo que agravó las condiciones exceso de alumnos y condiciones de deterioro en las aulas.

Al exigir más consejeros a tiempo completo, psicólogos escolares, enfermeras y bibliotecarios, los docentes intentan abordar tanto la disminución de las condiciones educativas como el trauma de sus alumnos causado por la desigualdad, la pobreza y el descuido oficial. En el corto tiempo desde que se reanudó el año escolar, tres estudiantes de secundaria de Rancho Cucamonga y un estudiante de primaria se suicidaron. Sorprendentemente, el suicidio es ahora la segunda causa de muerte entre los estadounidenses de 10 a 14 años y entre 15 y 24 años.

Desde la crisis financiera de 2008, los gobiernos estatales, federales y locales han tratado de equilibrar sus presupuestos mediante recortes salvajes a la educación pública y otros programas sociales vitales, incluso cuando los políticos de ambos grandes partidos comerciales entregaron miles de millones en recortes impositivos a corporaciones como Boeing y Amazonas.

El sindicato de docentes, United Teachers Los Angeles (UTLA), y el superintendente del LAUSD, Austin Beutner, exbanquero de inversiones y jefe de Los Angeles Times, han intercambiado acusaciones de prácticas laborales injustas y no han negociado de buena fe.

Mientras que los maestros están decididos a luchar, la UTLA está trabajando para bloquear una huelga atando a los maestros en una interminable mediación y maniobras con los funcionarios del Partido Demócrata, incluido el alcalde Eric Garcetti.

En la conferencia de prensa del viernes por la noche anunciando el total de los votos, la presidenta de UTLA del equipo negociador, Arlene Inouye, aseguró al establishment político y corporativo que un voto de autorización de huelga no significa que el sindicato convocará una huelga. "Nos da al [sindicato] el poder de convocar a una huelga si es necesaria", enfatizó. "¡Estamos exigiendo que Beutner envíe a su equipo directamente a la mediación! El proceso que debemos seguir es la mediación, la búsqueda de hechos, y luego el distrito podría hacer una oferta”.

El WSWS habló con varios maestros de Los Ángeles sobre el voto. Ricky Presley, asistente de educación especial en Wilmington Middle School Magnet, dijo: "Amo mi trabajo porque amo a estos niños. He estado trabajando aquí desde 2007. Tengo 61 años y soy el único hombre entre los asistentes. Muchos de estos niños están solos. No tienen una figura paterna en casa porque provienen de familias desestructuradas.

Ricky Presley

"El superintendente dice que tenemos que aumentar la proporción de estudiantes de educación especial a maestros. Él dice que tenemos demasiados asistentes y maestros. ¡No! Estos niños tienen muchas necesidades. En educación especial, necesitamos muchos maestros y asistentes.

"También debemos recibir una compensación adecuada. Deberíamos recibir un salario. Cuando llega un sustituto, hacemos lo que hace el maestro. Dirigimos la clase y sabemos cómo trabajar con los niños porque estamos entrenados”.

José Sánchez, con 20 años de antigüedad, que enseña matemáticas en Wilmington Middle School Magnet, dijo "Básicamente, hay demasiados estudiantes en las aulas. Se supone que son 24-27 niños, pero hay 34-35.

"No nos pagan lo suficiente. Hace varios años, podía ir a cualquier parte y obtener un buen desayuno por $6, ahora es $11. Una cena decente solía ser de alrededor de $12, ahora tiene que pagar $19 más o menos”.

"No puedo permitirme comprar una casa. Nuestros salarios realmente no se han mantenido al ritmo del aumento del costo de la vida. Los maestros están dejando la profesión y el estado, incluidos varios amigos. Estamos buscando algo más”.

Joe Mendoza y estudiante

Joe Mendoza enseña historia en Banning High en Wilmington. "Dije 'sí' a la autorización de huelga. Definitivamente necesitamos clases más pequeñas. Algunas de mis clases tienen 47 niños, y hay otros maestros con más que eso. Nuestro pago no se mantiene al ritmo del costo de la vida. Además, si comparo mi salario con el de mis amigos que también son profesionales con educación universitaria, estamos muy mal pagados.

"Me consideraría un socialista. Yo enseño historia, y si estudias historia europea, puedes entender por qué las personas siguieron ese camino”.

Carmen Cazares también enseña en Banning High School. "Este es mi séptimo año aquí, y enseño química. Los tamaños de las clases son demasiado grandes. Mi clase más pequeña tiene 36 estudiantes. El año pasado tenía 44, 42. Cuando tratas de hacer laboratorios, tienes que formar grupos más grandes de estudiantes, para que puedan compartir los materiales, el equipo y el espacio. No hay suficiente para que cada alumno tenga el suyo. Intento dar retroalimentación constructiva a los estudiantes, pero hay demasiados. No hay tiempo, y siempre tengo mucho trabajo por hacer”.

Carmen Cazares

"Mi esposo y yo tenemos mucha suerte. Pudimos comprar nuestra primera casa porque ambos trabajamos. Sé que es muy difícil para la mayoría de las personas. Mi esposo trabaja para la compañía de gas y obtuvieron un aumento del 9 por ciento en tres años. Tenemos tres hijos: tres, dos y un niño de un año. El distrito está tratando de reducir el número de médico. Y es mi plan médico el que cubre a la familia”.

Lejos de oponerse a los ataques contra los docentes y la educación pública, la Federación Estadounidense de Maestros (AFT), la Asociación Nacional de Educación (NEA) y sus afiliados estatales y locales han colaborado con la agenda de "reforma escolar" respaldada por las empresas promovida por los demócratas y republicanos. Cualquier acuerdo que alcance la UTLA con un mediador será una traición a los maestros y totalmente aceptable para los intereses corporativos y financieros que manejan la ciudad.

El Partido Socialista por la Igualdad y el Boletín informativo para maestros del WSWS piden que maestros, trabajadores escolares, padres y estudiantes formen comités de base en cada escuela y comunidad para movilizar el apoyo más amplio para la huelga. Estos comités deben delinear sus propias demandas, incluido un 30 por ciento de aumento salarial general y el financiamiento total para la atención médica y los beneficios de pensión de todos los trabajadores escolares, una reducción inmediata en el tamaño de las clases y la restauración de todos los recortes presupuestarios.

Los profesores de Los Ángeles deberían encabezar la lucha para unificar a los educadores de todo el país y de todos los sectores de la clase trabajadora –UPS, Amazon, trabajadores del automóvil y del acero, jóvenes– en preparación para una huelga general para defender los derechos sociales de la clase trabajadora, incluido el derecho a salarios habitables y educación pública de alta calidad.

Regístrese para recibir el Boletín informativo para maestros –el Teacher Newsletter . WSWS insta a los maestros y seguidores a suscribirse al Boletín informativo para maestros para actualizaciones frecuentes y dejar sus comentarios o preguntas. Para hacerlo, haz clic .

(Publicado originalmente en inglés el 1 de septiembre de 2018)