Nuevos documentos sobre las conversaciones de Yeltsin-Clinton revelan aún más la “intromisión” de los Estados Unidos en la política rusa

por Clara Weiss
24 septiembre 2018

A principios del verano, la Fundación Clinton publicó cientos de páginas de documentos recientemente desclasificados sobre conversaciones entre el presidente estadounidense Bill Clinton y el presidente ruso Boris Yeltsin entre 1996 y 1999. Los documentos muestran el alcance de la injerencia estadounidense en la política interna rusa en la década de 1990, y son un claro testimonio de la humillación de la oligarquía rusa, personificada por Boris Yeltsin, ante el imperialismo estadounidense.

Bajo las condiciones de una histeria mediática completamente hipócrita y de derecha sobre supuestas “intromisiones” rusas en las elecciones estadounidenses de 2016, y una concentración militar masiva de la OTAN contra Rusia, estos documentos adquieren un significado especial. Es revelador que casi ningún periódico de los EUA informara sobre los registros recientemente desclasificados que contradicen casi todos los elementos de su propaganda antirrusa.

Los documentos más antiguos datan de 1996, el año de las elecciones presidenciales en Rusia. Boris Yeltsin, que había presidido la “terapia de choque” con la que el capitalismo fue completamente restaurado en Rusia, ahora era ampliamente odiado y casi no tenía posibilidades de ganar las elecciones. El ganador más probable era Gennady Zyuganov, el líder del ultranacionalista estalinista Partido Comunista (KPRF).

Que Estados Unidos haya intervenido en gran medida en estas elecciones para apoyar a Yeltsin, con quien Clinton había desarrollado una estrecha relación política, se sabe desde hace tiempo. De hecho, los medios de comunicación de los Estados Unidos, incluida la revista Time, se jactaron de esta operación, que incluyó el envío de varios altos funcionarios estadounidenses a Rusia para ayudar a Yeltsin en su campaña.

Las minutas recientemente publicadas proporcionan una visión más detallada de esta operación completamente antidemocrática.

En una conversación telefónica entre Yeltsin y Clinton el 21 de abril de 1996, Yeltsin instó a Clinton a “no abrazar a Zyuganov”. Clinton respondió: “No tiene que preocuparse por eso. Pasamos cincuenta años trabajando para el otro resultado”.

Bill Clinton y Boris Yeltsin

Unas dos semanas más tarde, el 7 de mayo de 1996, volvieron a hablar. Esta vez, Yeltsin le rogó a Clinton un préstamo masivo del FMI para utilizarlo en su campaña presidencial. Vale la pena citar una buena parte de esa conversación:

Yeltsin: ... Por favor entiéndeme correctamente. Bill, para mi campaña electoral, necesito urgentemente un préstamo de $2,5 mil millones para Rusia.

Clinton: Déjame preguntarte: ¿no te ayudó mucho cuando el Club de París reprogramó la deuda de Rusia? Pensé que eso habría causado que varios miles de millones de dólares ingresaran a tu país.

Yeltsin: No. Llegará en la segunda mitad del año. Y en la primera mitad del año, solo tendremos $300 millones debido a las condiciones establecidas por el FMI. ... Pero el problema es que necesito dinero para pagar las pensiones y los salarios. Sin resolver este asunto de las pensiones y los salarios, será muy difícil ingresar a la campaña electoral. Ya sabes, si pudiéramos resolver este tema de alguna manera con él proporcionando los $2,5 mil millones en la primera mitad, quizás podríamos lograrlo. O si pudieras hacerlo bajo tus bancos con garantías del gobierno ruso.

Clinton: voy a verificar esto con el FMI y con algunos de nuestros amigos y ver qué se puede hacer. Creo que esta es la única forma en que se puede hacer, pero déjame aclarar esto. Entendí que recibiría cerca de mil millones de dólares del FMI antes de las elecciones.

Yeltsin: No, no, solo $300 millones.

Clinton: Lo comprobaré.

Yeltsin: Bien.

Más adelante en la conversación, Clinton dijo: “Estoy muy contento de ver que rechazaras rápidamente la sugerencia de que las elecciones se pospusieran. Esta elección será el hito de la democracia rusa. Creo que tienes razón en confiar en la sabiduría de los votantes rusos. Su declaración está recibiendo una enorme publicidad favorable en los Estados Unidos y en todo el mundo”.

Las elecciones de 1996 en Rusia fueron tan “democráticas” como todo el proceso de restauración capitalista: financiadas y apoyadas por el imperialismo estadounidense, fue un asalto flagrante a los derechos democráticos y los intereses sociales de la clase trabajadora. Clinton, como otros presidentes estadounidenses antes y después de él, utilizó el término “democrático” solo para designar desarrollos que correspondían a los intereses políticos y de política exterior del imperialismo estadounidense.

La patética mendicidad de Yeltsin pidiendo el apoyo de los Estados Unidos en unas elecciones que él sabía que de otro modo perdería era un síntoma de la relación de la oligarquía rusa con lo que consideraba su “hermano mayor”. La oligarquía en su conjunto surgió como el producto de la capitulación total de la burocracia estalinista al imperialismo, la destrucción de la Unión Soviética, y ha sido, desde el principio, profundamente dependiente del capital financiero internacional, centrado en los EUA.

A lo largo de la década de 1990, la oligarquía se basó en la ayuda activa del imperialismo estadounidense para implementar la “terapia de choque”. Innumerables “asesores”, el gobierno anterior y el personal activo de la CIA, acudieron en masa a Rusia para “ayudar” a los oligarcas a saquear el país y establecer el control sobre la mayor cantidad de recursos posible.

Esta estrecha relación se reflejó en la amistad entre Yeltsin, un borracho notorio, y Clinton. En 1996-1997, apenas hubo una conversación entre los dos presidentes sin que Yeltsin le dijera a Clinton que lo “echaba de menos” u ofreciéndole un “abrazo de oso”. Clinton, que no ocultó su afecto personal por Yeltsin, respondió al asegurarle a Yeltsin que él también lo había echado de menos y lo elogió repetidamente como el “padre de la democracia rusa”.

Cualesquiera que sean las afinidades personales entre Clinton y Yeltsin, y la disposición casi ilimitada de la oligarquía para capitular ante las demandas de Washington, el imperialismo estadounidense no dio muestras de aliviar la presión sobre Rusia: todo lo contrario. Como el World Socialist Web Site analizó en ese momento, el imperialismo estadounidense estaba decidido a llevar todos los recursos que se habían abierto a través de la destrucción de la Unión Soviética en 1991 por la burocracia estalinista bajo su control directo. (Ver también: “¿Por qué la OTAN está en guerra con Yugoslavia? Poder mundial, petróleo y oro”.)

Incluso mientras los Estados Unidos y la OTAN empujaban imprudentemente hacia las fronteras de Rusia, la administración de Yeltsin luchaba por mantener el mayor nivel de cooperación política posible. Sin embargo, el marco que el imperialismo de Estados Unidos otorgó a las maniobras de la oligarquía rusa se reducía continuamente.

Las conversaciones cada vez más tensas entre Clinton y Yeltsin de 1998 y 1999 sobre el bombardeo de Estados Unidos a Irak en 1998 y de Serbia en 1999 reflejan esta dinámica. Los primeros efectos secundarios negativos entre Yeltsin y Clinton ocurrieron sobre el bombardeo de Irak, que la administración de Yeltsin, actuando sobre todo a través del ministro de Asuntos Exteriores, que estaba trabajando estrechamente con la secretaria de Estado de los Estados Unidos, Madeleine Albright, llevaba años intentando evitar ayudando a Saddam Hussein. (Vale la pena recordar que la burocracia estalinista dio luz verde al primer bombardeo de Iraq en 1990 bajo el presidente George Bush).

En una conversación telefónica el 22 de noviembre de 1997, en la que Clinton indicó que estaba considerando opciones militares, Yeltsin intentó insistir en la presión diplomática y dijo: “Sabes que estaremos listos para presionarlo todos los días y para mantener a nuestro representante, Viktor Posuvalyuk, allí todos los días. Queremos presionarlo para que acepte nuestras condiciones. Vamos a actuar hasta que su mente esté encaminada correctamente”. Sin embargo, a pesar de los intentos del oligarca ruso para ayudar a alcanzar un acuerdo, a fines de 1998, Estados Unidos bombardeó Irak, una vez más, sin previo aviso y sin declaración de guerra.

Las tensiones se intensificaron aún más por el bombardeo de la OTAN a Yugoslavia unos meses más tarde. Durante los primeros meses de 1999, Yeltsin estaba discutiendo o, más bien, rogando, al presidente de los Estados Unidos que continuara buscando una solución “diplomática” al conflicto con el líder serbio Milosevic, con el que sectores de la élite gobernante rusa mantenían estrechos vínculos.

El 24 de marzo de 1999, la OTAN comenzó a bombardear Serbia. Los ataques durarían hasta el 10 de junio de 1999, matando a 538 civiles y destruyendo numerosos edificios públicos e infraestructura crítica en el empobrecido país. En Rusia, alrededor del 96 por ciento de la población denunció los ataques como un “crimen contra la humanidad”. Mientras tanto, Yeltsin estaba bajo una gran presión dentro de la oligarquía y sectores del ejército, que sentían que las apuestas de Rusia sobre una alianza con Estados Unidos habían terminado en un desastre.

En una llamada telefónica con Clinton el 25 de abril de 1999, que duró más de una hora y media, un exasperado y visiblemente desesperado Yeltsin instaba a Clinton a que pusiera fin de inmediato al bombardeo. Le aseguró a Clinton que estaba resistiéndose a las exigencias del interior de su mando militar de intervención militar.

Yeltsin: Sabes que estoy escuchando las preocupaciones de nuestros militares que están hablando de conseguir que el ejército vaya y ayude a Milosevic. Sabes que he condenado esto en los términos más estrictos y convoqué a mi Consejo de Seguridad y dije que no se hablara de eso. Cualquier general que hable de enviar tropas para ayudar a Milosevic será despedido sumariamente del ejército.

Clinton: Gracias.

Entonces, Yeltsin indicó que le era imposible defender su posición por mucho tiempo, e instó a Clinton a terminar la guerra cuanto antes. Visiblemente exasperado, Yeltsin gritó: “no empujen a Rusia a esta guerra. Tú sabes lo que es Rusia. Ya sabes cómo está equipada, pero no empujes a Rusia a esto”.

Temiendo una escalada del conflicto, Yeltsin puso en marcha una importante misión diplomática con Chernomyrdin, entonces el jefe de Gazprom, que en ese momento era el monopolio de gas más grande del mundo, para persuadir a Milosevic a entablar negociaciones con los EUA y la OTAN. Poco después del final del bombardeo de la OTAN, Yeltsin le dijo a Clinton en una conversación telefónica el 13 de junio de 1999 que había designado a Vladimir Putin como su sucesor. (Putin era un miembro de alto rango de la administración presidencial en Moscú desde las elecciones amañadas de 1996.)

Yeltsin: En breve, en los próximos días, tendrás una reunión con el Sr. Putin. Brevemente en este momento, me gustaría contarte sobre él para que sepas qué clase de hombre es él. Me tomó mucho tiempo pensar en quién podría ser el próximo presidente ruso en el año 2000.

Lamentablemente, en ese momento, no pude encontrar a ningún candidato ocupando algún cargo. Finalmente, me encontré con él, es decir, Putin, y exploré su biografía, sus intereses, sus conocidos, etc., etc. Descubrí que es un hombre sólido que se mantiene al corriente de diversos temas bajo su competencia. Al mismo tiempo, él es minucioso y fuerte, muy sociable. Y puede tener buenas relaciones y contactos con personas que son sus socios. Estoy seguro de que lo encontrará como un socio altamente calificado. Estoy muy convencido de que será apoyado como candidato en el año 2000. Estamos trabajando en consecuencia.

Clinton dijo: ... hasta ahora hemos tenido buenos contactos con el Sr. Putin, y espero con interés reunirme con él en Auckland.

Es justo decir que Clinton sabía más sobre “qué tipo de hombre” era Putin que sobre el 90 por ciento de los votantes rusos en ese momento. Putin, el exhombre del KGB detrás del ascenso de Anatoly Sobchak, el alcalde de San Petersburgo, había sido una figura turbia durante la mayor parte de la década de 1990. Su principal preocupación, además de las relaciones con la mafia local, eran las conversaciones clandestinas con representantes de bancos extranjeros y gobiernos imperialistas a los que visitaba como la mano derecha de Sobchak. Según el periodista británico Ben Judah, Putin gozaba de la simpatía de aproximadamente el 1 por ciento de la población cuando Yeltsin lo designó como su sucesor.

En una reunión en Estambul el 19 de noviembre de 1999, Yeltsin y Clinton tuvieron el siguiente intercambio sobre Putin:

Clinton: ¿Quién ganará las elecciones?

Yeltsin: Putin, por supuesto. Él será el sucesor de Boris Yeltsin. Es un demócrata y conoce Occidente.

Clinton: Él es muy inteligente.

Yeltsin: Él es duro. Él tiene una baqueta interna.

Es duro internamente y haré todo lo posible para que gane, legalmente, por supuesto. Y él ganará. Haréis negocios juntos. Continuará la línea de Yeltsin sobre democracia y economía y ampliará los contactos de Rusia. Él tiene la energía y el cerebro para tener éxito.

Con toda la propaganda anti-Putin en los medios de comunicación estadounidenses y occidentales, vale la pena recordar que Putin fue considerado una elección formidable por Yeltsin. La “dureza” de Putin fue respaldada internacionalmente por círculos empresariales que consideraban que Rusia necesitaba su propio “Pinochet” para poner el país en orden y establecer un marco firme para la explotación imprudente y sin obstáculos de la clase obreratrabajadora y los recursos de Rusia a través de los principales bancos y corporaciones.

El hecho de que la nominación de Putin fue, al menos en parte, resultado de los crecientes sentimientos dentro de la oligarquía rusa de que solo podía defender sus intereses retrocediendo, al menos hasta cierto punto, contra Estados Unidos, se perdió en la mayoría de los observadores estadounidenses hasta que Putin se mueve contra el oligarca proestadounidense Mikhail Khodorkovsky en 2003.

El retroceso de la oligarquía rusa, por limitada que sea, ha establecido desde entonces limitaciones a la explotación de los recursos de materias primas de Rusia por las empresas extranjeras. La oligarquía rusa también ha mantenido sus propias alianzas de política exterior y vínculos económicos, incluso con otras grandes potencias imperialistas como Alemania, que están en desacuerdo con los intereses económicos y de política exterior del imperialismo estadounidense.

Todo esto ha sido una espina cada vez mayor en el lado del imperialismo estadounidense en su camino hacia la hegemonía global. Esta es la motivación fundamental para la campaña histérica contra Rusia y contra Putin de los últimos años. Al arrojar luz sobre los crímenes del imperialismo estadounidense en la década de 1990 y las relaciones de Washington con la oligarquía rusa bajo Yeltsin, los documentos recién desclasificados son otro testimonio más del carácter fundamentalmente engañoso y de derechas de esta campaña.

(Publicado originalmente en inglés el 22 de septiembre de 2018)