El jefe de Teamsters amenaza con imponer un contrato de UPS aunque los trabajadores lo rechacen

por Will Morrow
6 octubre 2018

Hablando en una reunión de jefes de sindicatos locales en San Diego el miércoles, el director de la División de Encomiendas de Teamsters, Dennis Taylor, amenazó con imponer unilateralmente el contrato completo a un cuarto de millón de trabajadores de United Parcel Service, aunque los trabajadores lo rechacen.

La amenaza se produce ya que los resultados del voto del contrato se darán a conocer esta noche. El sindicato de Teamsters se tambaleó a principios de esta semana por el rechazo de su contrato por parte de 1.300 mecánicos de líneas aéreas de UPS en Louisville, Kentucky.

Teamsters United, una facción rival del aparato sindical de Teamsters, informó ayer de la declaración de Taylor. Según el informe, Taylor se refirió a una cláusula en los estatutos de Teamsters que permite a los burócratas del sindicato imponer el contrato si menos de la mitad de los miembros votan, a menos que el contrato sea rechazado por una mayoría de dos tercios.

Esta declaración es una demostración más del hecho de que no hay forma de que los trabajadores de UPS lleven a cabo una lucha por sus propios intereses en el marco del sindicato Teamsters. En lo que respecta al sindicato, los trabajadores tienen derecho a votar, siempre que voten de la manera correcta. Los trabajadores no se enfrentan a un solo enemigo, sino a dos: la empresa y el sindicato, que se unen contra ellos.

Desde que lanzara su contrato de concesiones en julio, Teamsters viene trabajando para intimidar y superar la ira generalizada por el trato. Ha forzado a los trabajadores a permanecer en el trabajo durante tres meses sin un contrato para ganar tiempo y desgastar a la oposición. Los dirigentes sindicales locales han amenazado a los trabajadores de que perderán su seguro de salud si van a la huelga, y que si votan “no”, sus salarios se reducirán en una oferta aún peor. En el caso de que esto no garantice la aprobación de la votación, el sindicato ahora declara que impulsará el acuerdo de todos modos.

El acuerdo, que ha sido aclamado por UPS y sus accionistas de Wall Street por aumentar las ganancias, permite a la compañía crear un nuevo nivel de trabajadores “híbridos” conductores/trabajadores de almacén a los que se les pagará menos que a los conductores actuales. Estos trabajadores pueden cambiarse a voluntad entre el almacén y las entregas, estableciendo un precedente para que UPS amplíe las condiciones de trabajo a tiempo parcial y de bajo salario en los almacenes en toda la fuerza laboral. Los salarios iniciales para los trabajadores de los almacenes se fijarán en el nivel de pobreza de $13 por hora, incluso menos que la tarifa base de $15 que ofrece la no sindicalizada Amazon, y no alcanzarán los $15,50 por hora hasta 2022. Esto es alrededor de la mitad, si se toma en cuenta la inflación, de lo que un trabajador de UPS a tiempo parcial ganaba en 1978.

Los estatutos de Teamsters establecen en el Artículo XII, Sección 2 (d), “Si menos de la mitad de los miembros elegibles emiten boletas válidas, se requerirá un voto de dos tercios (2/3) de los votantes para rechazar dicha oferta final y para autorizar una huelga”. Si no se obtiene un voto de dos tercios, los funcionarios sindicales están “obligados a aceptar la oferta final o las disposiciones adicionales que pueda negociar con ella”.

Ninguna organización que sea de ninguna manera democrática o responsable ante los sentimientos de los trabajadores tendría tales reglas. Pero el sindicato Teamsters no es una “organización de trabajadores”, sino un contratista de mano de obra barata y un negocio de administración de mano de obra.

El absurdo de tal regla es obvio para todos los trabajadores. ¿Por qué no se requiere una mayoría de dos tercios para ratificar el acuerdo propuesto por Teamsters, en lugar de rechazarlo?

En efecto, los trabajadores que no votan se cuentan como votos a favor del acuerdo completo del sindicato. Sin embargo, el hecho de que tan solo entre el 20 y el 30 por ciento de los trabajadores de UPS normalmente voten sobre el contrato es una expresión, no de apoyo al sindicato, sino del disgusto generalizado entre los trabajadores que saben que el sindicato es una herramienta de la administración que regularmente ignora sus responsabilidades, preocupaciones y aspiraciones.

En el último contrato, la burocracia de Teamsters ignoró las abrumadoras derrotas de los suplementos y corredores locales y, después de más de un año, aprobó el contrato original en UPS, en violación de los estatutos sindicales que prohíben la aprobación de un acuerdo nacional hasta que se liquiden todos los suplementos locales. Más tarde se reveló que la burocracia sindical enmendó los estatutos para simplemente anular los votos de los miembros de los sindicatos locales para imponer el acuerdo original nacional.

Durante tres meses, Teamsters también ha estado ignorando el mandato de huelga del 93 por ciento de los miembros.

Con un gran número de empleados de medio tiempo mayoritariamente separados de este falso “proceso de negociación”, no es de extrañar que haya una abstención masiva en la votación del contrato.

Teamsters United, que informó sobre las declaraciones de Taylor, no tiene una oposición de principios a tales reglas podridas y antidemocráticas. Su informe declara: “Taylor afirma que los estatutos exigen esta claudicación. No es verdad”, y argumenta que Taylor “recogió una cláusula” de los estatutos que es “solo la mitad de la historia”.

Refiriéndose a la frase que permite a los funcionarios sindicales renegociar “disposiciones adicionales”, Teamsters United declara: “Nuestros negociadores pueden regresar a la mesa de negociaciones y ganar un mejor contrato, y eso es lo que deben hacer si los miembros rechazan el contrato”.

En otras palabras, incluso cuando los funcionarios de Teamsters exigen que los trabajadores acepten un contrato de concesiones a favor de la compañía, los amenazan y chantajean para que acepten el acuerdo, y declaran que no prestarán atención al resultado del voto de los trabajadores: Teamsters United declara que los trabajadores deben poner su fe en estos mismos funcionarios para “volver a la mesa de negociaciones”.

Teamsters United y el estrechamente alineado Teamsters para un Sindicato Democrático se oponen a cualquier lucha genuina de los trabajadores. Representan facciones rivales del aparato sindical relacionado con asegurar el control sobre posiciones sindicales altamente pagadas y miles de millones de dólares en fondos de salud y jubilación. La principal preocupación de estos falsos grupos de “reformas” es limitar la ira generalizada entre los trabajadores en el marco de Teamsters y evitar que los trabajadores de las bases tomen la iniciativa en sus propias manos y desafíen la autoridad de todo el aparato podrido de Teamsters.

Pero esto es precisamente lo que se requiere. El Boletín informativo de los Trabajadores de UPS del WSWS insta a los trabajadores a votar “no”. Pero, como lo demuestran las últimas declaraciones de Taylor, tal voto es insuficiente para oponerse a la conspiración de la patronal de UPS y Teamsters. Para organizar una lucha, los trabajadores deben elegir comités desde el piso de cada almacén y centro, para llegar a los trabajadores de otras instalaciones y hacer una preparación para una huelga nacional, bajo el control de trabajadores de las bases, no de burócratas sindicales de cualquier facción. Dichos comités enviarían delegaciones a otras secciones de la clase trabajadora, incluso a Amazon, FedEx, entre los trabajadores automotores, los trabajadores de la hostelería, los trabajadores siderúrgicos y los maestros, para solicitar una lucha unida.

(Publicado originalmente en inglés el 5 de octubre de 2018)