Bernie Sanders cubre a Jeff Bezos mientras queda expuesto el fraude del aumento salarial de $15 en Amazon

por Tom Hall
8 octubre 2018

Hace solo una semana, el senador de Vermont, Bernie Sanders, se presentaba como el archienemigo del gigante minorista en línea Amazon y su director ejecutivo Jeff Bezos, el hombre más rico del planeta. Después de que Amazon anunciara que aumentaría el salario inicial para sus trabajadores de $12 a $15 por hora, Sanders habló de Bezos como si los dos fueran amigos íntimos y admiradores mutuos.

Durante meses, Sanders publicó videos y artículos en sus páginas de Facebook denunciando el abuso de la compañía a los trabajadores mal pagados en sus almacenes logísticos, donde los trabajadores son empujados al punto de agotamiento e incapacitación física.

Sanders también criticó la riqueza obscena de Bezos, incluyéndolo en uno de sus videos de “Caras de la codicia”. Patrocinó un proyecto de ley en el Senado, que no tenía posibilidad de aprobar, llamado “Ley Stop BEZOS”. El proyecto de ley habría gravado a los empleadores de bajos salarios como Amazon a una tasa acorde con lo que reciben sus empleados en la asistencia del gobierno.

Sanders hizo todo lo posible para presentarse como el representante de la creciente indignación popular en respuesta a las revelaciones sobre el abuso y la explotación de los trabajadores en Amazon, incluidos los expuestos por el WSWS.

Sin embargo, después de que Bezos aumentara la paga de sus empleados a una tasa de pobreza de $15 por hora, Sanders se apresuró a abrazar a Bezos como un reformador altruista.

“Hoy quiero reconocer lo que se merece y felicitar al Sr. Bezos por hacer exactamente lo correcto”, dijo Sanders en un discurso en el Senado. Agregó en Twitter: “Lo que el Sr. Bezos ha hecho hoy no solo es enormemente importante para los cientos de miles de empleados de Amazon. Bien podría ser, y creo que será, un disparo que se escuchará en todo el mundo”.

“Además, el Sr. Bezos ha indicado su apoyo para aumentar el salario mínimo nacional”, agregó Sanders. “Y como alguien que ha introducido el salario mínimo federal de $15 por hora, tengo muchas ganas de trabajar con él en esta área. El señor Bezos y Amazon ahora están liderando el camino”.

Bezos tuiteó su agradecimiento a Sanders por sus amables palabras. “Gracias @SenSanders. Estamos entusiasmados con esto y también esperamos que otros se unan”.

El aumento de sueldo de Amazon es un ejercicio cínico de relaciones públicas. Un aumento a $15 por hora aún dejaría a los trabajadores esforzándose por pagar sus facturas, e incluso podría reducir los ingresos empujándolos más allá del umbral de idoneidad para los programas de asistencia social, como cupones de alimentos y alquiler subsidiado.

Es más, la compañía está emparejando el aumento en el pago por hora con la eliminación de incentivos a la productividad, bonos y opciones sobre acciones. Los analistas financieros han señalado que Amazon recuperará su peso a través de la aceleración de los ritmos de trabajo y la reducción de los niveles de contratación.

Sanders ahora está trabajando activamente para proteger a Amazon de la creencia generalizada entre los trabajadores de que el aumento de sueldo anunciado es una farsa. “Entendemos que la gran mayoría de los trabajadores de Amazon van a ver aumentos en los salarios, incluidos algunos aumentos muy significativos a medida que el salario mínimo se eleva a $15 por hora”, dijo Sanders en un comunicado a Fox Business Channel.

“Espero que, como resultado de la nueva política de Amazon, ningún trabajador, especialmente los empleados por mucho tiempo, vea una reducción en la compensación total. Amazon puede darse el lujo de hacer que todos los trabajadores estén completos y debería hacerlo”.

El uso que hace Sanders de frases como “nuestro entendimiento es” y “espero eso” equivale a una admisión indirecta de que las cosas que niega son de hecho ciertas.

El repentino cambio de actitud de Sanders muestra lo que fue su campaña contra la compañía de internet desde el principio: un intento de salir frente a la creciente ira de la clase trabajadora en Amazon y otros empleadores de bajos salarios para desmovilizarla. Recuerda su striptease político en la Convención Nacional Demócrata de 2016, cuando votó con ambas manos por la nominación de Hillary Clinton después de pasar meses criticándola por estar en los bolsillos de los bancos, y después de que Wikileaks revelara que el Comité Nacional Demócrata había conspirado con Clinton contra su propia campaña [la de Sanders].

De acuerdo con la narrativa de Sanders, la presión popular, ejercida a través de campañas sindicales como Luchar por $15 y a través de demócratas “progresistas” como el mismo Sanders, tuvo éxito no solo en forzar una concesión de Amazon, sino que transformó a la compañía y a Jeff Bezos en defensores en nombre de los mismos trabajadores que explota despiadadamente.

Esto encapsula la deshonestidad básica de la política de Sanders, que afirma que los demócratas, un partido de Wall Street, el ejército y la clase media-alta privilegiada, pueden transformarse en el vehículo para una “revolución política” contra los multimillonarios que controlan ese partido. Pero ninguna presión popular puede cambiar los intereses sociales de la clase capitalista, que se basa en la explotación de la clase obrera.

Sanders, quien dice ser un “socialista democrático”, trabaja incansablemente en nombre de los multimillonarios a los que afirma oponerse, buscando ocultar esta verdad básica, elemental para cualquier verdadero socialista, y para promover ilusiones en la posibilidad de reforma capitalista.

Al igual que con su campaña presidencial en 2016, la campaña de Sanders contra Amazon estuvo motivada por la preocupación de que los trabajadores que buscan oponerse a la explotación encontrarán su camino hacia el socialismo genuino. Sin duda, el crecimiento en la cantidad de lectores de la Voz Internacional de los Trabajadores de Amazon del World Socialist Web Site fue una fuente de ansiedad en el campo de Sanders, que intentó sin éxito cooptar a la trabajadora de Amazon sin hogar Shannon Allen después de que el WSWS publicara su historia a principios de este año.

Ahora que todo, supuestamente, está bien en Amazon, Sanders está avanzando a la próxima campaña, esta vez centrándose en McDonald's, que también ha sido seleccionada para ardides de protesta por la lucha por los $15.

“Hoy en día, McDonald's paga salarios tan bajos que muchos de sus trabajadores necesitan cupones de alimentos, Medicaid y viviendas públicas para sobrevivir”, afirmó Sanders en una publicación reciente en Facebook. “Si McDonald's aumentara el salario mínimo a $15 por hora y respetara los derechos constitucionales de sus trabajadores para formar un sindicato, sería un ejemplo para toda la industria de comida rápida”.

Los trabajadores no deberían confiar más en esta última farsa que en su campaña contra Amazon.

(Publicado originalmente en inglés el 6 de octubre de 2018)