Rusia: el aliado de Putin, Kudrin, presiona para acercarse a las potencias imperialistas

por Clara Weiss
15 octubre 2018

Alexei Kudrin, uno de los aliados más cercanos de Vladimir Putin, ha intensificado su campaña para un acercamiento con las potencias imperialistas.

En los últimos días, Kudrin hizo varias declaraciones que indicaban que un ala poderosa en el Kremlin busca reparar los lazos con Occidente. El miércoles, Kudrin argumentó que las sanciones por parte de Occidente “crean grandes riesgos para la velocidad del crecimiento económico”. Harían prácticamente imposible que los objetivos de Putin para la mejora social se realicen, dijo Kudrin.

Esto se produce después de años en los que el Kremlin ha tratado oficialmente de argumentar que las sanciones occidentales no han tenido un impacto significativo en la economía rusa. Luego, Kudrin advirtió que las sanciones que ahora se están discutiendo en la UE y, sobre todo, en Estados Unidos “podrían llevar a una recesión ya en el próximo año”.

Por lo tanto, continuó, la política exterior de Rusia tenía que orientarse hacia “minimizar las tensiones con otros países y al menos mantener y disminuir el régimen de sanciones, y no su escalada”. Añadió que “mediría la efectividad de la política exterior rusa” sobre la base de si las sanciones continuarían o no.

Unos días antes, Kudrin estaba en Riga, la capital de Letonia, Estado miembro de la OTAN, y defendió la mejora de las relaciones entre Letonia y Rusia. Esto está bajo condiciones en las que Letonia, al igual que los otros dos Estados bálticos, ha estado a la vanguardia y es un importante escenario de la concentración militar de la OTAN contra Rusia.

En ninguno de estos comentarios, Kudrin apenas mencionó el cerco sistemático de Rusia por parte de la OTAN, ni denunció las interminables provocaciones imperialistas sobre el presunto “pirateo ruso” de las elecciones de 2016 en Estados Unidos y el presunto envenenamiento de los Skripal, ni describió las sanciones como la guerra por parte del imperialismo que ello constituye objetivamente. A juzgar por la línea de Kudrin, la cuestión de reparar los lazos con el imperialismo era solo una cuestión de que Rusia cambie su política exterior.

Kudrin también expresó recientemente su preocupación acerca de la pobreza masiva que prevalece en Rusia, afirmando que “dado el PIB per cápita que tenemos, es deshonroso tener tales niveles de pobreza en nuestro país”.

Los comentarios de Kudrin reflejan discusiones y cambios más amplios dentro de la oligarquía rusa. El ahora jefe de la Cámara de Auditoría, que funciona como un perro guardián del presupuesto, Kudrin ha sido una figura clave en la política rusa durante décadas. Ascendió al poder y la riqueza junto a Putin bajo la sombra del alcalde de Leningrado, Anatoly Sobchak, en la década de 1990. En las dos primeras presidencias de Putin, fue ministro de finanzas y responsable de una importante ola de recortes sociales a principios de la década de 2000. Si hay pobreza masiva en Rusia, Kudrin es uno de los principales responsables de ella.

Hace unos años, fundó el Centro de Investigación Estratégica, un grupo de expertos que proporcionó el modelo para el proyecto de ley de reforma de pensiones profundamente impopular que Putin firmó la semana pasada. Mientras se encuentra con la sospecha y la oposición de sectores de las élites, especialmente en el complejo militar y el complejo industrial-militar, Kudrin es visto como un posible vínculo con la oposición liberal pro estadounidense y es popular en los círculos financieros internacionales.

En el discurso sobre el estado de la nación de este año en marzo, Putin ya había señalado que su cuarta presidencia implicaría concesiones de mucho mayor alcance para la oposición liberal. Numerosos medios de prensa pro-Kremlin saludaron su reelección como una oportunidad para promulgar las reformas de la oposición liberal a las que los votantes habían expresado su oposición al votar por Putin.

La odiada reforma de las pensiones es en sí misma parte de este intento por parte de la oligarquía rusa de hacer concesiones tanto a las potencias imperialistas como a la oposición liberal, que durante décadas ha estado demandando un asalto tal contra el nivel de vida de los trabajadores.

El hecho de que el imperialismo estadounidense no haya dado absolutamente ninguna señal de disminuir su presión sobre Rusia en los últimos años, independientemente de las concesiones que el Kremlin estaba dispuesto a hacer en la política interna y externa, sino que, por el contrario, solo ha continuado incrementándola, subraya la desesperación de la oligarquía rusa. Sin ninguna posibilidad de ser recompensado por sus concesiones al imperialismo, está tratando frenéticamente de salir de su histórico callejón sin salida.

Tras el impulso reciente hacia el mejoramiento de las relaciones con las potencias imperialistas están todas las tensiones de clase en la propia Rusia. A la luz de una crisis económica en curso, que se ha visto exacerbada significativamente por las sanciones occidentales, existe una enorme ira por la monopolización de la riqueza y el poder político de la oligarquía durante una década. La imposición de la ley de pensiones, que elevará la edad de jubilación de los rusos en cinco años frente a la oposición de aproximadamente el 90 por ciento de la población, ha exacerbado significativamente las tensiones sociales y políticas.

El descontento social ha encontrado una reflexión inicial en las recientes elecciones regionales, en las que los candidatos de la oposición del Partido Demócrata Liberal (extrema derecha) y el estalinista KPRF ganaron en varias regiones, mientras que los votos para Rusia Unida se desplomaron en numerosas regiones entre un 10 y un 20 por ciento. (Ver: Kremlin sufre derrotas en elecciones regionales)

Los resultados de las elecciones han causado un enorme nerviosismo en el Kremlin. Si bien tanto el KPRF como el LDPR han demostrado durante décadas ser una oposición nacionalista “leal” y de derechas confiable al partido gobernante Rusia Unida, la oligarquía es muy consciente de que los votos de estos partidos expresan una oposición política y social mucho más amplia al status quo. Las crecientes luchas de los trabajadores a nivel internacional se suman a las preocupaciones de la oligarquía de que la clase obrera en Rusia también tomará la lucha más pronto que tarde.

Estos temores se explicaron de manera bastante concreta en un extenso artículo publicado el 10 de octubre en el Rossiiskaya Gazeta controlado por el Kremlin. El autor es Valerii Zorkin, el presidente de la Corte Constitucional de Rusia de 75 años de edad, que durante décadas trabajó para el régimen estalinista antes de convertirse en una figura importante en la legislación rusa durante la restauración capitalista. En su artículo, alertó sobre la posibilidad política de la extrema pobreza y la desigualdad social prevalecientes en Rusia.

Según Zorkin, el Tribunal Constitucional está recibiendo una gran cantidad de quejas sobre la falta de asistencia social en Rusia. Zorkin argumentó que había un enorme descontento sobre la injusticia económica y social y el impacto de “tres décadas de reformas”, es decir, aunque Zorkin no se atreviera a decirlo así, casi tres décadas de capitalismo.

Escribió: “La sociedad percibe de manera más aguda la distribución extremadamente desigual de la carga de las reformas económicas que se han llevado a cabo en el país, cuyo principal testimonio es ante todo la extraordinaria desigualdad social. ... Más de 20 millones de rusos viven por debajo del umbral de la pobreza. En este contexto, no se puede dejar de observar que hace un año celebramos el centenario de los acontecimientos de 1917, que, como queda claro hoy, fueron provocados sobre todo por la profunda división socioeconómica dentro de la sociedad rusa”.

Entre las propuestas que presentó Zorkin se encontraba un mayor “pluralismo político”, incluida la oportunidad para que la oposición llegue a posiciones de poder y reformas constitucionales. Ninguna de sus propuestas beneficiaría a la clase obrera. Más bien, al igual que las propuestas de Kudrin, constituyen una petición para una mayor colaboración de todos los sectores de la oligarquía con el imperialismo estadounidense y los sectores de la clase media alta que respaldan a la oposición liberal, con el objetivo de unirse contra lo que perciben como su enemigo común: la clase trabajadora.

(Publicado originalmente en inglés el 13 de octubre de 2018)