Wall Street cae a medida que aumentan las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China

por Nick Beams
31 octubre 2018

Ayer hubo grandes cambios en Wall Street, con el Dow moviéndose en un rango de 900 puntos, en respuesta a una noticia según la cual el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, planea imponer un arancel a todos los productos chinos si no recibe una oferta comercial satisfactoria de parte del presidente Xi Jinping.

Los dos líderes se reunirán al margen de la reunión cumbre del G20 en Buenos Aires, Argentina, a fines del próximo mes, y los EUA exigirán que China presente una lista de acciones que esté preparada para llevar a cabo para satisfacer sus demandas.

Estas demandas se centran en medidas contra el presunto robo de derechos de propiedad intelectual, transferencias forzadas de tecnología y subsidios estatales a las principales industrias que, según los Estados Unidos, distorsionan los mercados internacionales.

Bloomberg, citando a “tres personas familiarizadas con el asunto”, informó de que la administración planeaba anunciar aranceles que cubran todas las importaciones chinas restantes si las conversaciones entre Trump y Xi no logran “aliviar la guerra comercial”.

La respuesta en Wall Street fue el hundimiento del Dow después de que abriera subiendo más de 300 puntos. En una etapa, el índice bajó en más de 550 puntos antes de finalizar el día con 245 puntos menos. El índice S&P 500 osciló en casi un 4 por ciento desde su nivel más alto hasta el más bajo en la sesión de negociación, y las acciones tecnológicas y Boeing fueron especialmente afectadas.

Según la noticia de Bloomberg, la nueva lista abarcaría el valor de $257 mil millones de productos chinos que aún no están afectados por los aranceles y entraría en vigencia en febrero, luego de un período de comentarios públicos de 60 días.

Los EUA ya han aplicado aranceles del 25 por ciento a $50 mil millones en productos chinos, principalmente productos industriales, más un arancel del 10 por ciento en otros $200 mil millones en importaciones impuestas en septiembre que aumentarán al 25 por ciento al comienzo del próximo año.

Si bien los nuevos aranceles propuestos aún no se han confirmado, la noticia de Bloomberg está en línea con el informe del Wall Street Journal de la semana pasada de que Estados Unidos se negó a “reanudar las negociaciones comerciales con China hasta que Beijing presente una propuesta concreta para abordar las quejas de Washington sobre transferencias forzadas de tecnología y otros temas”.

El periódico señaló que las empresas estadounidenses esperaban que hubiera un progreso suficiente en la reunión del G20 entre Trump y Xi para al menos suspender la escalada planificada de la subida de aranceles en los productos chinos con valor de $200 mil millones, muchos de ellos bienes de consumo y componentes para productos de Estados Unidos, fijado para el primero de enero.

Esa perspectiva ahora parece muy poco probable. “Si China quiere que la sesión del G20 sea una reunión significativa, tenemos que hacer el trabajo preliminar”, dijo un funcionario de alto rango de la Casa Blanca al periódico. “Y si no nos dan ninguna información, es difícil ver cómo se podría volver fructífera”.

Los chinos no están dispuestos a proporcionarle una lista a los EUA, ya que en el pasado se quemaron seriamente en ese sentido. Temen que Trump haga pública cualquier oferta y ello debilite su posición de negociación. Eso tuvo lugar en 1999 durante las negociaciones para el ingreso de China a la Organización Mundial del Comercio. El gobierno de Clinton hizo pública una oferta de negociación por parte del entonces primer ministro chino, Zhu Rongji, que lo llevó a ser criticado domésticamente por ofrecer demasiadas concesiones.

La experiencia se ha repetido este año. En mayo, los negociadores chinos pensaron que habían llegado a un acuerdo con los EUA para que China comprara productos estadounidenses adicionales por un valor de 100.000 millones de dólares, un acuerdo que el secretario del Tesoro de los EUA, Steven Mnuchin, dijo que había puesto “en suspenso” la guerra comercial. Sin embargo, Trump revirtió el acuerdo unos días más tarde con el argumento de que no era suficiente.

En una entrevista con el Wall Street Journal la semana pasada, el embajador de China en los Estados Unidos, Cui Tiankai, dijo que Beijing quería más discusiones antes de que hiciera una oferta específica. “La gente tiene que sentarse junta”, dijo. “Entonces cada lado debe hacer su propia propuesta. No puedes tener un acuerdo tentativo un día y rechazarlo al siguiente”.

China está buscando garantías de los Estados Unidos de que si ofrece una lista de concesiones, los Estados Unidos responderán con ofertas para reducir los aranceles. Pero los funcionarios estadounidenses no han dado indicios de que estén dispuestos para hacer eso. Un “alto funcionario de la Casa Blanca” afirmó que China “se comprometerá con cosas que sonarán bien pero que no son significativas”.

Sin embargo, el conflicto va mucho más allá de las tácticas de negociación. El problema básico, tal como se establece en una lista de las demandas iniciales presentadas en mayo pasado, es que los EUA exigen que China restituya, o al menos reduzca gravemente, su programa de desarrollo industrial y tecnológico avanzado en su plan “Hecho en China 2025”. Esto implicaría que Beijing dejara de adquirir nuevas tecnologías, lo que, según los Estados Unidos, implica el robo y la transferencia forzada de empresas que operan en China, y poner fin a los subsidios que “distorsionan el mercado” a las principales industrias.

En otras palabras, Estados Unidos insiste en que China no siga por el camino del desarrollo económico que otras economías capitalistas, como Estados Unidos, Japón y Corea del Sur, han tomado en el pasado. En lo que respecta a los EUA, China debería reducirse a un Estado semicolonial como proveedor de bienes de consumo baratos, y no se le debe permitir desarrollar industrias y tecnologías que puedan desafiar la supremacía económica y militar de los EUA.

Esta es una demanda que el régimen chino no puede satisfacer. El tema a menudo se plantea en términos de la “pérdida de rostro” por parte del liderazgo chino si retrocede, una posición adelantada por el historiador Niall Ferguson en una entrevista en el canal de negocios de la CNBC ayer cuando señaló el carácter intratable del conflicto comercial entre los Estados Unidos y China.

Pero hay mucho más involucrado. La vasta expansión económica de China ha visto un crecimiento explosivo en la clase trabajadora que amenaza la estabilidad del régimen chino si el crecimiento económico no avanza.

Habiendo abandonado completamente cualquier pretensión de promover la igualdad social, y mucho menos de lograr un avance en el socialismo, el régimen chino es ampliamente considerado como una oligarquía capitalista ultra rica. Goza de toda legitimidad a los ojos de las masas trabajadoras solo en la medida en que continúe la expansión de la economía. Esto significa que debe seguir adelante con el desarrollo tecnológico e industrial, un curso que ahora ha provocado una colisión directa con los Estados Unidos.

Por su parte, los EUA están decididos a que el desarrollo económico de China no alcance un punto en el que pueda desafiar la dominación estadounidense, una posición que Washington intentará mantener por todos los medios, incluida la guerra comercial intensificada y, en última instancia, el conflicto militar.

(Publicado originalmente en inglés el 30 de octubre de 2018)