Aumentan las demandas para que Gran Bretaña libere al fundador de WikiLeaks Julian Assange

por James Cogan
24 diciembre 2018

Las demandas se están intensificando para que el fundador de WikiLeaks y el ciudadano australiano Julian Assange se le permita salir de inmediato de la embajada ecuatoriana en Londres, donde solicitó asilo político el 19 de junio de 2012.

Julian Assange

Assange ha sido encarcelado efectivamente dentro del pequeño edificio durante seis años y medio, con el gobierno británico amenazando con arrestarlo si se va, seguido por la posibilidad de ser extraditado a los Estados Unidos para enfrentar un juicio sobre cargos inventados de espionaje o conspiración.

Ayer, los expertos legales que conforman el Grupo de Trabajo de las Naciones Unidas sobre la Detención Arbitraria (WGAD, por sus siglas en inglés) hicieron una dura condena al gobierno británico. Su comunicado de prensa, emitido por el Comisionado de Derechos Humanos de la ONU, señaló que el Grupo de Trabajo de la ONU había dictaminado hace tres años que Assange estaba siendo "arbitrariamente privado de su libertad y exigió su liberación".

El único cargo contra Assange en Gran Bretaña es que violó las condiciones de la fianza cuando buscó asilo. Solicitó asilo porque los tribunales británicos confirmaron una orden de extradición a Suecia, supuestamente para responder a las preguntas sobre "sospecha" de que había cometido una conducta sexual inapropiada.

Las acusaciones formuladas contra Assange a fines de 2010 fueron mentiras fabricadas. Tenían dos objetivos transparentes. En primer lugar, tenían la intención de calumniar y desacreditar a Assange, en las condiciones en que WikiLeaks publicaba información explosiva que exponía los crímenes de guerra estadounidenses en Afganistán e Irak, y las intrigas imperialistas producidas por las embajadas y consulados estadounidenses en todo el mundo. En segundo lugar, las acusaciones se diseñaron para que el valeroso editor fuese encarcelado por falsas acusaciones y luego extraditado a los Estados Unidos.

En diciembre de 2016, los fiscales y la policía suecos finalmente aceptaron la oferta de Assange de hacerle sus "preguntas" en el Reino Unido. En mayo de 2017, Suecia abandonó tanto la orden de arresto como las "sospechas" sin que se presentaran cargos. El gobierno de May en Gran Bretaña, sin embargo, se negó a retirar los cargos de la fianza y dejó en claro que tenía la intención de procesar a Assange si dejaba la embajada.

Michael Forst, el relator especial de la ONU sobre la situación de los defensores de los derechos humanos, respaldó el comunicado de prensa de WGAD que decía:

"Las investigaciones suecas han estado cerradas por más de 18 meses, y el único motivo restante para la continua privación de libertad del Sr. Assange es una violación de la libertad bajo fianza en el Reino Unido, que es, objetivamente, un delito menor que no puede justificar de facto más de seis años de reclusión a la que fue sometido desde que buscó asilo en la Embajada de Ecuador. El Sr. Assange debería poder ejercer su derecho a la libertad de movimiento de una manera sin trabas, de acuerdo con las convenciones de derechos humanos que el Reino Unido ha ratificado".

La declaración concluyó: “Es hora de que el Sr. Assange, quien ya pagó un alto precio por ejercer pacíficamente sus derechos a la libertad de opinión, expresión e información, y para promover el derecho a la verdad en el interés público, recupere su libertad”.

El día antes de que el Grupo de Trabajo de la ONU emitiera esta demanda, el padre de Assange, John Shipton, visitó al editor perseguido durante más de una hora. A dos miembros del parlamento alemán, Sevim Dagdelen y Heike Hansel, también se les permitió reunirse con Assange.

Las visitas fueron entre los únicos contactos que Assange ha tenido con nadie, aparte de sus abogados y personal de la embajada, durante más de ocho meses. El gobierno ecuatoriano, bajo su actual presidente Lenín Moreno, pasó de defender a Assange a unirse a los Estados Unidos para perseguir al editor. En marzo, en colaboración con el gobierno de Trump, la embajada cortó toda la comunicación de Assange con el mundo exterior y le negó el acceso a los visitantes para presionarlo para que abandonara la embajada y fuera detenido por Gran Bretaña.

Después de visitar a su hijo, Shipton le dijo a los medios que era " hora de que termine este tormento". Señaló: "Su salud está disminuyendo después de años de estrés continuo, sin luz solar y acceso restringido a visitantes, sin telecomunicaciones, sin teléfono, sin amigos".

Dagdelen, miembro del Partido de la Izquierda alemana, declaró: “Ningún periodista debe ser detenido por publicar la verdad. La publicación de crímenes de guerra no es un crimen. En ningún lugar del mundo occidental hay un periodista que ha sido detenido así. Esto va en contra del derecho internacional. Ningún otro editor ha sido detenido arbitrariamente de esta manera. Se debe parar. Europa debe actuar.

"Assange no violó las condiciones de la fianza porque no es ilegal ir a una embajada y solicitar asilo. Necesitamos urgentemente una solución que garantice su salud y seguridad".

Otros que recientemente pudieron visitar Assange incluyen al galardonado periodista y cineasta John Pilger, quien ha estado a la vanguardia de la defensa de Assange desde fines de 2010. Pilger posteriormente realizó una vigilia en línea "Unity4J", transmitida por el sitio web de Consortium News:

“Julian es una piedra de toque para la oposición a gran parte de lo que está sucediendo en nuestro mundo en este momento: el ascenso del fascismo, la amenaza de una guerra nuclear. De todos los casos que demuestran resistencia, no hay ninguno como el caso de Julian Assange. Él necesita apoyo popular en este momento ".

Las demandas formuladas por los partidarios del Grupo de Trabajo de la ONU y de WikiLeaks destacan la perfidia absoluta del gobierno australiano y el establecimiento político y de los medios de comunicación, que se niega a defender a un ciudadano australiano contra la persecución británica y estadounidense.

Durante las próximas semanas, el Partido Socialista por la Igualdad en Australia hará una campaña en los lugares de trabajo, las universidades y las áreas de la clase trabajadora para obtener el mayor apoyo posible y la participación en manifestaciones políticas en Sydney y Melbourne en marzo. Los mítines exigirán que el gobierno australiano ponga fin a su complicidad en el ataque a Assange e inmediatamente intervenga para exigir que Gran Bretaña le permita salir de la embajada y regresar a Australia, si así lo desea.

Tanto el actual gobierno de la Coalición Liberal-Nacional como la oposición del Partido Laborista deben darle a Assange una garantía incondicional de que Australia rechazará cualquier solicitud de su extradición a los Estados Unidos.

(Publicado originalmente en inglés el 22 de diciembre de 2018)

El autor también recomienda:

El SEP (Australia) anuncia mítines en defensa de Julian Assange
[18 de diciembre de 2018]