Los manifestantes del “chaleco amarillo” de la ciudad de Commercy celebran su segunda Asamblea Popular

por nuestros reportero
27 diciembre 2018

El 21 de diciembre, los reporteros de WSWS asistieron a la 2ª Asamblea Popular organizada por los "chalecos amarillos" en la ciudad de Commercy, en el noreste de Francia. Más de 100 trabajadores, contratistas, pequeños empresarios y desempleados se reunieron allí para discutir las perspectivas de una lucha contra el presidente francés, Emmanuel Macron.

Esta asamblea, organizada por los trabajadores contra todo el establecimiento político y la burocracia sindical, fue una experiencia importante para la clase obrera internacional. Muestra cómo los trabajadores y las capas de personas oprimidas unidas a ellos pueden llevar sus luchas fuera de las burocracias sindicales y los políticos capitalistas. Si tales asambleas se extendieran por Francia y Europa, bajo condiciones en las que una vanguardia marxista les proporcionara una perspectiva revolucionaria, podrían servir como órganos de la clase trabajadora a los que podría transferirse el poder estatal.

A pesar de las denuncias por los medios de comunicación de que los "chalecos amarillos" son manifestantes ignorantes y destructivos, la asamblea organizó tres horas de discusión intensiva sobre dos temas: las concesiones que Macron afirma haber otorgado para convencerlos de que pongan fin al movimiento y la perspectiva de una transferencia de poder a la gente.

La reunión primero mostró un video que hizo pedazos la promesa de Macron de aumentar el salario mínimo. De hecho, esta medida es temporal, se lleva a cabo mediante el aumento de los bonos y se financia a través de la deuda y los recortes en el gasto de servicios públicos; y como Macron también sigue recortando impuestos a los ricos y ofreciendo decenas de miles de millones de euros en donaciones de impuestos corporativos, la concesión es de hecho insatisfactoria, según el video. Este análisis fue ampliamente compartido dentro de la asamblea.

Después de una discusión sobre las preguntas tácticas planteadas en la etapa actual del movimiento: si ir a manifestarse en París o no, o enviar "un documento de quejas" a Macron, según se solicite. Los "chalecos amarillos" también criticaron el pisoteo de los derechos sociales y democráticos por Macron proclamado en la Constitución de 1946 después de la Liberación de la Ocupación Nazi. A través de la propuesta de un referéndum iniciado por los ciudadanos (RIC), exigieron el derecho de imponer y derogar leyes, impugnar a los funcionarios y modificar la Constitución independientemente de la Asamblea Nacional francesa.

La asamblea criticó la propuesta de un funcionario sindical que asistía a la reunión para tratar los problemas ecológicos mediante el pago de impuestos a las importaciones procedentes de lugares muy lejanos, y varios asistentes destacaron que, por motivos de costos, ya no es práctico simplemente "comprar francés".

La discusión luego se dirigió a la cuestión de transferir el poder a la gente. Un orador presentó varios ejemplos dispares de autogobierno regional: la Comuna de París de 1871, la región de Chiapas de México o Rojava, el área kurda de Siria que se ha transformado en una zona independiente bajo los auspicios de la sangrienta guerra de poderes por la OTAN en Siria. Otros citaron milicias de resistencia en la región de Limousin durante la Ocupación nazi en la Segunda Guerra Mundial.

Esto planteó objeciones de que sería difícil transferir el poder a la gente en Francia, donde el estado desempeña un papel central en la financiación de los servicios públicos, basándose en el ejemplo de las luchas en países donde los guerrilleros están tratando de existir más o menos independientemente del estado.

Alexandre Lantier, del Parti de l'égalité socialiste (PES), sección francesa del Comité Internacional de la Cuarta Internacional (CICI), habló brevemente para subrayar la importancia más amplia de la asamblea y el apoyo internacional de los trabajadores para la lucha de los “chalecos amarillos” por la igualdad social y contra Macron y su brutal represión. Señaló la necesidad de movilizar ampliamente a los trabajadores en Francia e internacionalmente en lucha, al mismo tiempo rechazar los intentos de redireccionar a los "chalecos amarillos" hacia el establecimiento político. Dijo que armado con un programa socialista, un movimiento internacional de la clase obrera podría tomar el control de la economía y el poder político.

Esta intervención provocó varias preguntas, en cuanto a si una lucha internacional es necesaria y si existe alguna perspectiva socialista aparte del historial del odiado partido socialista (PS) de Francia. Varias personas propusieron comprar alimentos a los agricultores orgánicos locales. Esto provocó una respuesta enojada de una madre soltera, que dijo que apenas tiene dinero para comprar alimentos después de su fecha de caducidad, y mucho menos para subsidiar a los agricultores orgánicos.

Los miembros del PSE continuaron discutiendo con los miembros de la asamblea.

Adam, uno de los organizadores de la reunión, dijo al WSWS: “Estaba muy entusiasmado con las elecciones presidenciales (2017), pero después me decepcioné porque sabía que el mercado libre estaba llegando. Entonces, cuando surgió el movimiento de los chalecos amarillos, apolíticamente, pensé que finalmente podríamos expresarnos, debería ir a Commercy y unirme al debate. "Me había decepcionado mucho, me pregunté, ya que las elecciones no funcionan, ¿qué puedo hacer de manera concreta?"

Añadió: “En nombre de la economía capitalista, las personas son dejadas a un lado. Es inaceptable, se supone que Francia tiene un sistema social basado en la solidaridad, pero mirándolo de cerca, te das cuenta de que no es así, porque la ganancia privada es en última instancia lo que decide”.

Martine le dijo al WSWS que se unió al movimiento porque “hay muchas personas que viven muy mal, con recursos mínimos. ... Tengo hijos mulatos, y me preguntan, madre, ¿por qué Francia es así? Y para mí es una verdadera lucha manternerme fuerte y decir, no, ‘tienes que tener valores y mantenerlos’".

Subrayó la importancia del apoyo internacional para las protestas de "chalecos amarillos" y su oposición a las guerras imperialistas francesas en África: "Los trabajadores de todas partes están hartos de trabajar como esclavos".

Otra participante, la Sra. Laurent, le dijo al WSWS que se convirtió en un “chaleco amarillo” porque “tengo tres hijos que alimentar. ¿Cómo puedo hacer esto con 600 euros al mes? Estoy en proceso de divorcio, mi esposo me paga 100 euros en manutención infantil, tengo que sobrevivir con 600 euros. ¿Cómo? Nadie nos ayuda, todos nos dan una patada... El Centro de Trabajadores Desempleados me mando a empaquetar, ‘no tienes un automóvil, por lo tanto, no puedes recibir enseñanza, o hacer esto o aquello’. El problema es que es un círculo vicioso”.

Añadió: "Es Navidad, no hay nada en casa, no hay árboles, ni adornos, ni nada. Mis muebles son usados o regalados o prestados porque no tengo nada. Pero a nadie oficial le importa eso”. Cuando le preguntaron si algún sindicato o partido político la ayudaba, ella respondió: “Para nada”. Ella continuó: "Tal vez si todas las mujeres salieran a la calle y se enfrentarán a la policía, tal vez éstos se rindan”.

Añadió que podría apoyar la formación de asambleas populares a nivel internacional: “Si pudiera ayudar a todos, en todo el mundo, ¿por qué no? Realmente tendrían que ser todos, porque, en cualquier caso, en política todos están totalmente podridos. Ninguno de ellos es mejor que los demás”. Añadió: "Necesitamos asambleas populares, de personas normales. Podemos programar los referendos. Y tan pronto como algo importante sea planteado, podremos decir sí o no”.

(Publicado originalmente en inglés el 24 de diciembre de 2018)