El aumento de la ira social se está viendo en dos días de huelga contra el gobierno indio

por nuestros corresponsales
12 enero 2019

Millones de trabajadores en toda la India se unieron ayer por el segundo día en una huelga nacional de protesta de 48 horas contra las odiadas "reformas" que fueron a favor de los inversionistas del Gobierno liderado por el Partido Bharatiya Janatha (BJP) del supremacista hindú.

Mientras que los medios de comunicación capitalistas intentaron en gran medida bloquear la huelga, fue apoyado por amplios sectores de la clase trabajadora, tanto en los llamados sectores formales como informales. Además, la huelga trascendió las divisiones de casta y comunales que la clase capitalista dominante ha utilizado durante décadas para canalizar el descontento social en términos reaccionarios.

La gran participación refleja la creciente furia de los obreros hacía el Gobierno del primer ministro Narenda Modi respaldado por las grandes empresas. Durante sus cuatro años y medio en el cargo, ha intensificado dramáticamente un asalto de décadas contra la clase obrera india, una de las más grandes del mundo. Esto ha incluido salvajes medidas de austeridad, aceleración de la privatización, la promoción de la mano de obra contratada, el derroche de normas ambientales y de seguridad en el trabajo, y aumentos onerosos de impuestos a los trabajadores.

Entre los que tomaron parte en las paradas eran los mineros del carbón, los trabajadores de correos y los estibadores, así como los trabajadores de bancos, seguros, telecomunicaciones, transporte y haciendas de té. Trabajadores de industrias gubernamentales se unieron a los de compañías globales como Bosch, Toyota, Volvo, CEAT, Crompton y Samsonite.

Indicando las fuertes tensiones de clase y la respuesta viciosa de los empleadores y los gobiernos, hubo numerosos informes de choques violentos, despidos y arrestos de trabajadores en huelga. En varios estados, como West Bengal y Tamil Nadu, los trabajadores del sector público desafiaron las amenazas gubernamentales de despidos, recortes salariales y otras represalias disciplinarias.

El conflicto más significativo estalló en la planta de aire acondicionado de Daikin en el centro industrial Neemrana de Rajasthan, donde ayer fueron arrestados 12 trabajadores por cargos falsos de disturbios e intentos de asesinato, con cargos similares contra unos 700 trabajadores no identificados. Esto fue después de que la policía y los guardias de seguridad atacaron un mitin de unos 2.000 huelguistas, que utilizaron lata (palos pesados con punta de hierro), bolitas recubiertas de goma y proyectiles de gas lacrimógeno el martes.

Esta represión ocurrió a menos de 70 kilómetros de la planta de ensamblaje de automóviles Maruti Suzuki en Manesar, en el estado vecino de Haryana, donde 13 trabajadores han sido condenados a cadena perpetua por cargos de asesinato que eran un montaje. Los 13 son el objetivo de una cacería de brujas entre la empresa y el gobierno por liderar huelgas y una ocupación de la planta en 2011–12 contra las condiciones de la explotación y los trabajos precarios de contrato.

Según los informes, el impacto de la huelga de dos días fue considerable en estados clave, incluidos Haryana y Rajasthan, así como Odisha en el este, Maharashtra y Goa en el oeste, Punjab en el norte, Kerala, Karnataka y Tamil Nadu en El sur y el oeste de Bengala en el este.

Trabajadores de hospitales privados y trabajadores del sector "no organizado", incluidas en las industrias de construcción, así como de venta y distribución, se unieron a la huelga en muchos estados.

En Kerala, tanto los autobuses estatales como los privados estaban fuera de la carretera. Los servicios públicos de autobuses se detuvieron en Karnataka y Haryana, donde se encuentra el cinturón industrial Gurgaon-Manesar.

En Mumbai, el centro financiero de India y la segunda ciudad más grande, la mayoría de los bancos y las oficinas gubernamentales se cerraron y las operaciones portuarias quedaron paralizadas. Cerca de 32.000 trabajadores del servicio de transporte público en la ciudad continuaron una huelga indefinida por segundo día, exigiendo salarios más altos y mejores condiciones de trabajo, desafiando una orden de la Ley de Mantenimiento de Servicios Esenciales (EMA) por el gobierno que prohíbe la huelga.

Sin embargo, los sindicatos no movilizaron ninguno de los sectores más importantes y poderosos de la clase obrera, como los trabajadores ferroviarios. Los aeropuertos continuaron funcionando, con poca interrupción. Eso reflejaba la perspectiva política de las burocracias sindicales.

La huelga fue convocada por diez sindicatos centrales y políticamente dirigidos por el Partido Comunista Estalinista de la India (Marxistas) o CPM. Entre los sindicatos se encontraban el Centro de Sindicatos Indios (CITU), afiliado a la CPM, y el Congreso de Sindicatos de toda la India (AITUC), controlado por el otro partido estalinista principal, el Partido Comunista de la India (CPI). Ellos se unieron al Congreso Nacional Sindical Indio (INTUC), liderado por el Congreso, y el Frente Laboral Progresista (LPF), que está afiliado con el DMK, un partido de derechas basado en el Tamil Nadu.

El gobierno del estado de Kerala, liderado por el CPM, animó la participación. Sin embargo, al subrayar la naturaleza proempresarial de los partidos estalinistas, llegó a un acuerdo con la CITU para dispersar a los servicios de trenes de los pasajeros y al sector del turismo, citando posibles pérdidas financieras.

Del mismo modo, los sindicatos no hicieron un llamamiento a los trabajadores del automóvil en Oragadam, en las afueras de Chennai, que ha sido nombrado el "Detroit de la India" porque los principales fabricantes de automóviles tienen fábricas allí.

El noviembre pasado, los sindicatos cerraron huelgas de dos meses que involucraron a más de 3.000 trabajadores de tres compañías que operan en Oragadam: Yamaha, Royal Enfield y Myoung Shin India Automotive, sin cumplir ninguna de las principales demandas de los trabajadores. En su acuerdo con Yamaha, la CITU prometió "paz industrial" y una "congelación" en las huelgas sentadas.

Al unirse a la huelga de dos días, millones de trabajadores han demostrado su creciente hostilidad a las medidas pro mercado impuestas por los gobiernos sucesivos desde 1991, cuando la élite india se propuso transformar el país en una plataforma de mano de obra barata para las corporaciones globales.

Esta es la decimoctava huelga nacional liderada por la CITU desde 1991. Pero todos los gobiernos centrales y estatales formados por los partidos con los que se han aliado los sindicatos, incluidos el Congreso, partidos regionales como el DMK y el CPM y el CPI estalinistas, han perseguido despiadadamente las mismas políticas “amigables con los inversores”. Esto incluye a los gobiernos estatales dirigidos por CPM en Bengala Occidental, Tripura y Kerala.

El tan aclamado "ascenso" de la India ha proporcionado una riqueza gigantesca a una pequeña élite capitalista mientras que condena a la gran mayoría de la gente hacia la pobreza y la inseguridad económica, en la que cualquier desgracia, desde la enfermedad hasta la pérdida del empleo, puede empujar a una familia hacia el abismo social.

Mientras que la India contaba con solo dos multimillonarios a mediados de la década de 1990, ahora cuenta con aproximadamente 130, la cuarta concentración más grande del mundo. Mientras tanto, más del 70 por ciento de la población lucha por sobrevivir con menos de US $ 2 por día. Modi rutinariamente busca atraer inversionistas globales enfatizando que los salarios en India no son más de un cuarto de los de China.

El BJP ganó la oficina en 2014 al comprometerse a crear empleos. Esto ha demostrado ser un engaño cruel. Un estudio del Centro para Estudiar la Economía de la India publicado esta semana estimó que la tasa de desempleo aumentó en diciembre a 7,4 por ciento. Si los que han desaparecido de la fuerza laboral desde septiembre de 2016 se cuentan, la tasa real es de casi el 13 por ciento, es decir, más de 50 millones de desempleados.

Para perseguir las ambiciones de gran poder de la clase dominante, India también ha formado una "asociación estratégica global" con el imperialismo estadounidense y ha aumentado dramáticamente el gasto militar. Con el quinto mayor presupuesto militar a nivel mundial, la India ahora gasta dos veces y media más en su ejército que en brindar atención médica a sus 1.300 millones de personas.

Subrayando la insensible indiferencia del Gobierno ante las preocupaciones de los trabajadores, el ministro de Finanzas Arun Jaitley emitió un tweet ayer denunciando la huelga. El multimillonario acusó a los "sindicatos de izquierdas" de buscar "fabricar una protesta sobre problemas inexistentes".

La huelga de dos días es parte de un surgimiento internacional emergente de la clase trabajadora, desde las protestas de chaleco amarillo en Francia contra el gobierno de Macron hasta los maestros y trabajadores automotores de los EE. UU.

En todo el mundo, en sus luchas, los trabajadores se enfrentan a los sindicatos y los llamados partidos de “izquierda” que alguna vez reclamaron representar sus intereses. Los sindicatos indios convocaron la huelga con el objetivo de contener la creciente ira de los trabajadores y los rurales, y canalizarlos detrás de las maniobras electorales para dirigirlos hacia un gobierno capitalista como alternativa, liderado por el Partido del Congreso y de las grandes empresas o regional y en bases de casta.

Es por eso que los sindicatos liderados por los estalinistas no hicieron ninguna referencia al destino de los trabajadores de Maruti Suzuki. Temen su ejemplo militante y, lo que es más importante, les preocupa que una campaña que vincule la defensa de los trabajadores victimizados con la lucha contra los salarios de pobreza y el empleo precario pueda reventar su alianza con el Partido del Congreso y sus relaciones corporativistas con las grandes empresas.

Los estalinistas también utilizaron la huelga para impulsar un diálogo con el Gobierno de Modi, incluyendo su última legislación laboral. La CITU emitió ayer una declaración en la que apeló al Gobierno para que "retenga de inmediato todas las enmiendas contra las leyes laborales antiobreras y tomen medidas concretas inmediatas sobre todas las demandas planteadas por el movimiento sindical en conjunto".

Los partidarios de ICFI/WSWS hicieron campaña entre los trabajadores de la huelga en Chennai y Calcuta por ambos días, distribuyendo artículos de WSWS sobre la huelga y explicando los problemas políticos centrales que enfrentan los trabajadores, y sobre todo, la necesidad de un programa socialista para combatir la ofensiva gubernamental-corporativa.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 10 de enero de 2019)