Cómo el WRP traicionó al trotskismo:1973-1985

22. Después del Congreso

Declaración del Comité Internacional de la Cuarta Internacional
2 febrero 2019

Capítulo anterior | Capítulo siguiente

Este es el vigesimosegundo de 43 capítulos que se publicarán diariamente. Originalmente fueron publicados como el Volumen 13, no. 1, de la revista Fourth International en el verano de 1986.

En 1985, después de un proceso prolongado de degeneración, el Workers Revolutionary Party, la sección británica del CICI, rompió en definitiva con el trotskismo. En mayo y junio de 1986, el Comité Internacional de la Cuarta Internacional se reunió y realizó un exhaustivo análisis de las cuestiones teóricas, políticas e históricas involucradas en el colapso del WRP. “Cómo el WRP traicionó al trotskismo: 1973-1985” fue una labor clave en rearmar al movimiento y prepararlo para las batallas políticas en torno a la construcción de una dirección revolucionaria en la clase obrera. Estas lecciones son vitales para el desarrollo de nuevas secciones del CICI internacionalmente.

El Cuarto Congreso le abrió las esclusas a una ola de oportunismo sin precedentes en la historia de la Cuarta Internacional. Unas semanas después, una delegación del WRP, que incluía a Healy, Mitchell y Vanessa Redgrave, viajó a los países del golfo Pérsico en un jolgorio políticamente depravado para recaudar dinero.

No obstante, la resolución de ese Congreso denunciando a los Estados del golfo Pérsico, Healy se codeó con los feudalistas y la gran burguesía de Catar, Abu Dabi y Kuwait (cita de un documento escrito y firmado por Healy con fecha del 14 de abril de 1979, reseñando los resultados del viaje. Fue descubierto por la Comisión de Control Internacional en noviembre de 1985): “Trabajamos estrechamente con la Organización para la Liberación de Palestina, aunque ellos no estaban obligados a ayudarnos con dinero ya que, en la opinión de la delegación, eso era un asunto para los kuwaitíes y sus amigos entre los palestinos ricos”.

La colaboración de Healy con esas fuerzas reaccionarias quedó expuesta gráficamente en un acontecimiento descrito en su informe:

El 31 de marzo la delegación recibió una invitación para reunirse y cenar con un grupo de oposición de izquierda dirigido por la familia SULTAN. NAJJAT SULTAN le dijo a Vanessa Redgrave que el propósito de esa reunión era una invitación “para explicar las verdaderas razones por las que visitan Kuwait”. La delegación se rehusó a aceptar esa invitación porque no queríamos intervenir en los asuntos políticos de Kuwait.

Habiéndose desmarcado de esos alborotadores radicales, Healy pudo informar de que grandes sumas de dinero fueron conseguidas “de importantes kuwaitíes, incluyendo cheques generosos del príncipe heredero, del gobernador de Ahmadi” y de otros feudalistas importantes.