Nueva encuesta muestra que los jóvenes estadounidenses apoyan cada vez más el socialismo

por Trévon Austin
14 marzo 2019

Una encuesta de Harris informada exclusivamente por Axios ha encontrado que una gran mayoría de los jóvenes —la Generaciones de Milenio y Z— están adoptando el “socialismo” y las políticas asociadas con él. La visión cada vez más positiva del socialismo es una continuación de una tendencia registrada en los últimos años.

Según la encuesta, que se llevó a cabo en febrero de 2019, el 61 por ciento de los estadounidenses entre las edades de 18 y 24 años (nacidos después de 1995) ve el socialismo desde una perspectiva positiva. Además, el 73.1 por ciento de los Milenios, los nacidos entre 1980 y 1994, y la Generación Z, los nacidos después de 1995, creen que el gobierno debería brindar atención médica universal, y el 67.1 por ciento piensa que la universidad debería ser gratuita.

De acuerdo con la encuesta de Harris, los tres principales temas de votación para la generación Z son asesinatos masivos, igualdad racial, y política de inmigración y trato a los inmigrantes. Los principales problemas de los Milenios son el acceso a la atención médica, el calentamiento global/cambio climático y los asesinatos en masa.

Una encuesta similar realizada por Gallup en 2018 encontró que el 51 por ciento de los estadounidenses de entre 18 y 29 años vieron el socialismo de manera positiva, mientras que menos de la mitad del mismo grupo de edad consideró que el capitalismo era agradable. La inclusión de Gallup en la encuesta de edades comprendidas entre los 25 y los 29 años dificulta una comparación exacta, pero los resultados de la nueva encuesta de Harris sugieren un mayor interés en el socialismo en comparación con el año pasado, una tendencia en curso desde las consecuencias de la Gran Recesión.

La fuente del interés en el socialismo no es difícil de encontrar. Los jóvenes estadounidenses son parte de una generación que solo ha experimentado crisis económicas, degradación social, violencia interminable y el deterioro de las condiciones de vida de la clase trabajadora.

Muchos no tienen acceso a empleos dignos y se ven obligados a vivir con sus padres. El estudiante promedio que se gradúa de la universidad con una deuda tiene una deuda total de casi $30,000, sin rantía de empleo. Además, las investigaciones muestran que los Milenios son la primera generación que está peor que sus padres.

Los jóvenes han crecido a la sombra de la "guerra contra el terror" y han sido sujetos a la brutalidad policial y la violencia con armas de fuego en el hogar y en las escuelas. La campaña asesina de los militares estadounidenses en el Medio Oriente es inmensamente impopular entre los jóvenes. Por quinto año consecutivo, la policía mató a más de 1,000 personas y la Marcha por nuestras vidas del año pasado fue una respuesta al flujo de disparos escolares que se cobró la vida de cientos de niños.

El amplio apoyo al socialismo aterroriza a la clase dominante, que teme, sobre todo, que el crecimiento de la lucha de la clase obrera en el último año adquiera una orientación y perspectiva socialistas. Estados Unidos ha visto una ola creciente de huelgas y militancia de los trabajadores. De 2009 a 2018, la actividad de huelga saltó de 124,000 días laborales perdidos, a 2.8 millones, un aumento de más del 2,000 por ciento.

El mes pasado, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, desató una diatriba contra el socialismo y declaró una cruzada global contra él. Declaró que Estados Unidos "nunca sería un país socialista" en el discurso del Estado de la Unión. Los discursos de Trump son un llamado directo a las fuerzas de ultraderecha en los Estados Unidos y escupen el veneno del nacionalismo y la xenofobia.

Por su parte, los demócratas han tenido dos respuestas distintas pero paralelas. Una facción dominante del establecimiento del partido se apresuró a repudiar cualquier asociación con el socialismo. La candidata presidencial demócrata Kamala Harris dijo recientemente a los reporteros que no era una "socialista demócrata" sino una "demócrata progresista". En 2017, cuando respondió a un estudiante de la Universidad de Nueva York preguntando sobre el futuro del partido, la presidenta de la Cámara de Representantes “somos capitalistas”.

Los demócratas han trabajado con la pseudoizquierda para estimular políticas de identidad y la afirmación de que la raza, el género y otras identidades son las fuerzas divisorias en la sociedad en lugar de la clase. La promoción de la política de la clase media sobre las divisiones de clase en la sociedad tiene como objetivo dividir a la clase trabajadora, socavar la conciencia de clase y, por lo tanto, la conciencia socialista, y promover los intereses de las capas privilegiadas de la clase media-alta.

Por otro lado, hay figuras como Bernie Sanders y Alexandria Ocasio-Cortez, que tienen la tarea de canalizar la oposición al capitalismo detrás del Partido Demócrata. Significativamente, los Milenios y la Generación Z conformarán el 37 por ciento de los votantes en las próximas elecciones de 2020. Grandes secciones de jóvenes están respondiendo favorablemente a la segunda elección presidencial de Sanders.

El Green New Deal de Ocasio-Cortez, y la denuncia de Sanders a los grandes bancos y Wall Street, son parte de un esfuerzo desesperado para evitar que el movimiento de izquierda y trabajadores hacia la izquierda rompa con una organización política que promueve una lucha de derechas, militarista anti clase trabajadora y agenda pro capitalista.

(Publicado originalmente en inglés el 13 de marzo de 2019)