Boston: Cientos de personas protestan por las ventas y ganancias de Wayfair a los centros de detención para inmigrantes

por Kate Randall
29 junio 2019

Cientos de empleados de Wayfair abandonaron sus trabajos en el minorista de muebles en línea con sede en Boston para protestar por la decisión de la compañía de beneficiarse de las ventas a los centros de detención de migrantes. A ellos se unieron cientos de simpatizantes, incluidos muchos que habían oído hablar de la protesta en las redes sociales, en un mitin en Copley Square.

Los miembros de los Socialistas Demócratas de Ameríca (DSA), que habían promovido la protesta en Twitter, estuvieron representados prominentemente, junto con los partidarios de muchos grupos de pseudoizquierda. Los activistas por los candidatos demócratas, incluida la senadora Elizabeth Warren, también se unieron a la protesta. Todos promovieron que la línea que Trump y sus políticas de inmigración debían ser opuestas a toda costa, por cualquier político que lo reemplazara—por ejemplo, un demócrata.

Una sección de la protesta

La semana pasada, 557 trabajadores de Wayfair enviaron una carta a la gerencia exigiendo el fin de las operaciones que proveen los centros de detención. También semana pasada, los empleados se enteraron que el contratista privado BCFS—organización Bautista para Niños y Familias, por sus siglas en Ingles—colocó una orden por $200,000 en muebles de dormitorio para un centro de detención en Carrizo Springs, Texas. Exigieron específicamente que Wayfair donara los $86,000 en ganancias que supuestamente obtuvo de esta venta reciente a RAICES, una organización sin fines de lucro de justicia para inmigrantes.

“Creemos que las acciones actuales de los Estados Unidos y sus contratistas en la frontera sur no representan una asociación comercial ética a la cual Wayfair deba elegir”, dice la carta, según el periódico Boston Globe. “En Wayfair, creemos que ‘todos deben vivir en un hogar que aman’. Seamos fieles a ese mensaje tomando una postura contraria a la práctica censurable de separar a las familias, lo cual les niega cualquier hogar en absoluto”.

La compañía respondió que no dejaría de hacer negocios con los centros de detención, y que “Como minorista, es una práctica estándar cumplir con los pedidos de todos los clientes y creemos que es nuestro negocio vender a cualquier cliente que esté actuando de acuerdo con las leyes de países en los que operamos”. En otras palabras, defienden su derecho a obtener ganancias.

El miércoles, Wayfair le dijo a NBC News que está donando “$100,000 para apoyar a la Cruz Roja Americana en su esfuerzo por ayudar a aquellos en necesidad extrema de necesidades básicas en la frontera” y que respeta “la pasión de todos nuestros empleados”. No indicó que dejaría de beneficiarse de las ventas a los centros de detención.

Madeleine Howard, una empleada de Wayfair y ex copresidente de la DSA local, se dirigió a la manifestación. “He estado trabajando en Wayfair por cerca de seis años y medio o siete años”, dijo. “Empecé directamente de la universidad, y este es mi primer trabajo. Esta es la primera vez que tuve que asegurarme de estar orgullosa de mi compañía. Estaba feliz de trabajar para ellos. Para asegurarnos que todos somos partidarios de los valores de Wayfair. ‘Como, todos merecen un hogar que aman’”.

Docentes de escuelas públicas en Boston, Cecil (izquierda)

Los manifestantes portaron pancartas en las que denunciaban las políticas de inmigración del gobierno de Trump y la complicidad de Wayfair, que incluyen: “Aplastar ICE [Inmigración y Control de Aduanas]”, “No obtenga ganancias del dolor”, “La complicidad NO se tolerará” y "Abolir ICE—NO niños en jaulas”.

La multitud manifestó su ira, y varios de los hablaron con el WSWS denunciando las políticas del Partido Demócrata, en contraste con lo que dijo la DSA. Cecil, un maestro de las Escuelas Públicas de Boston, dijo: “Estoy aquí porque no creo que se deba encarcelar a la gente solo porque están tratando de cruzar la frontera”. Y ciertamente no creo que las empresas deberían beneficiarse de eso.

“Tenemos una crisis humanitaria en curso, la gente se está muriendo y el hecho que esto se esté tolerando y continúe, es inexcusable.

“Efectivamente, lo que los demócratas están tratando de hacer es pretender que les importa. Porque en este momento los horrores que están ocurriendo son muy públicos y visibles. Pero parece que si esto queda fuera del alcance de la gente, ellos volverán a permitir que esto suceda de nuevo”.

Matt, quien enseña en una escuela privada en Boston, dijo: “Como educador, trabajo con niños todos los días y creo que lo que está haciendo la administración de Trump es absolutamente horrible. Creo que ICE debería ser desfinanciado y abolido. Y aplaudo a los trabajadores por unirse, porque cuando nos unimos y nos negamos a tolerar estas acciones y nos negamos a permitir que nuestra fuerza de trabajo promueva estas políticas, es como vamos a hacer una diferencia”.

Matt, "Un sistema basado en el lucro siempre explotará a los más vulnerables"

Sin embargo, los empleados de Wayfair no estaban hablando con la prensa y les decían a los periodistas que se pusieran en contacto con PR.wayfair.com, el equipo de relaciones públicas de la compañía.

La huelga obtuvo el apoyo del miembro de la DSA y la representante de Estados Unidos, Alexandria Ocasio-Cortez, quien escribió en Twitter antes de la protesta: “Los trabajadores de Wayfair no pudieron soportar el que estuvieran fabricando camas para los niños en jaulas. Le pidieron a la empresa que se detuviera. El director ejecutivo dijo que no”.

“Mañana se van”, continuó. “Así es como se ve la solidaridad—un recordatorio que las personas de todos los días tienen un poder real, siempre y cuando seamos lo suficientemente valientes como para usarlo”.

La senadora Elizabeth Warren, demócrata por Massachusetts, quien visitó un centro de detención de Florida antes del debate presidencial demócrata del miércoles, tuiteó: "Estoy con los cientos de empleados de @Wayfair que planean realizar una huelga en su sede de Boston mañana. La seguridad y el bienestar de los niños inmigrantes es algo por lo cual siempre vale la pena luchar”.

Ocasio-Cortez y sus “progresistas” colegas en la Cámara de Representantes de Estados Unidos—mientras promocionaban su apoyo al sufrimiento de los niños inmigrantes—votaron el martes para someter a votación una medida de $4.5 mil millones de dólares la cual aumentaría la amenaza de arresto, por parte del gobierno de Trump de “millones” de Inmigrantes y financia la Gestapo Americana en sus operaciones terroristas, incluyendo sus acciones contra niños pequeños separados de sus padres.

La perspectiva ofrecida en la huelga y la protesta de Wayfair del miércoles cedió la lucha contra las políticas de inmigración de Trump a demócratas como Warren y Ocasio-Cortez. Aquellos serios sobre la lucha contra la guerra brutal del gobierno contra los inmigrantes no pueden dejarla en manos tan patéticas. La amenaza urgente a la seguridad y la vida de los inmigrantes requiere la movilización de la clase trabajadora.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 27 de junio de 2019)