Los candidatos presidenciales demócratas: una evaluación socialista

Elizabeth Warren adopta políticas nacionalistas económicas alineadas con Donald Trump

por Patrick Martin
12 julio 2019

El World Socialist Web Site comienza una serie de artículos que describen a los principales candidatos para la nominación presidencial del Partido Demócrata en las elecciones de 2020. Los reporteros del WSWS examinarán la historia política y el programa de cada candidato, para defender una alternativa socialista para la clase obrera tanto contra los demócratas como la Administración de Trump.

La senadora Elizabeth Warren, de Massachusetts, ha estado gradualmente “subiendo la escalera” entre los candidatos presidenciales demócratas desde que lanzó un comité "exploratorio" en la víspera de Año Nuevo 2018, antes que cualquier otro rival importante, seguido de un lanzamiento de campaña formal en febrero. A partir de este escrito, la mayoría de las encuestas publicadas la tienen entre los cuatro principales demócratas, junto con el senador Bernie Sanders, la senadora Kamala Harris y el ex vicepresidente Joe Biden.

Warren ha atraído una atención excesiva en los medios corporativos, incluyendo una portada en la revista Time (9 de mayo) y culminando a mediados de junio, cuando fue objeto de tres perfiles halagadores en una semana: "Elizabeth Warren es completamente seria" en el New York Times, "¿Puede Elizabeth Warren ganarlo todo?" en el New Yorker y "Warren emerge como una potencial candidata de consenso" en Politico.

Elizabeth Warren, una proponente del nacionalismo económico, haciendo campaña en Las Vegas [Crédito: Gage Skidmore]

La última pieza fue particularmente significativa porque incluyó elogios efusivos para Warren de la facción derechista de demócratas agrupados en la organización "Tercera vía", que ha criticado duramente a Warren por gran parte de su carrera en el Senado. Matt Bennett, cofundador del grupo, le dijo a Politico que había dos narrativas en competencia en la campaña para la nominación presidencial: “Una es una narrativa capitalista demócrata. La otra es una narrativa socialista ”. Warren, en su opinión, representa claramente la primera alternativa.

A pesar de su imagen pública como representante del ala "izquierda" del Partido Demócrata, y el frecuente intercambio de cumplidos (y propuestas de políticas) entre ella y el Senador Bernie Sanders, Warren es una defensora del capitalismo consciente y autodeclara —"capitalista hasta la médula", dijo a un entrevistador— y opositora al socialismo. Bloomberg News publicó un informe titulado el 5 de julio: "Elizabeth Warren está ganando a regañadientes a algunos en Wall Street ", que citó a varios banqueros y jefes de fondos de cobertura, principalmente partidarios de otros candidatos demócratas, quienes "expresaron simpatía por sus llamamientos para reforzar la regulación después de la crisis financiera, dentro de lo razonable, y por sus inquietudes sobre la desigualdad de ingresos”. El artículo continuó: “Hay preocupación entre los de Wall Street de que, si las brechas de riqueza continúan creciendo, esto provocará una reacción más radical, lo que llamaron siniestramente las horcas".

Warren y su esposo, Bruce Mann, profesor de la Facultad de Derecho de Harvard, están firmemente arraigados al uno por ciento más rico de los estadounidenses en términos de ingresos, con un ingreso bruto ajustado el año pasado de $ 846.394, casi la mitad por el salario de Mann en Harvard. El ingreso de libros de Warren fue casi el doble de su salario de $ 176.280 en el Senado.

Los amigos que la conocieron cuando era una joven adulta describen a Warren en ese periodo como una "conservadora dura", en una época en que eso significaba apoyo para el senador Barry Goldwater y una oposición al movimiento de derechos civiles. Fue una republicana registrada hasta 1996, cuando tenía 47 años, aunque en una entrevista reciente afirmó haber votado por un solo candidato presidencial republicano, Gerald Ford en 1976. Parece que el registro de su partido correspondió a lo que predominó entre los profesores en la universidad donde enseñaba economía: una republicana en Texas; una republicana que dividía sus votos en la Universidad de Pennsylvania; una demócrata fiel después de un nombramiento como titular en Harvard.

La biografía de la campaña de Warren y los perfiles de los medios enfatizan el cambio en sus puntos de vista políticos a lo largo de la década de 1990, ya que se convirtió en una investigadora y escritora cada vez más destacada en el ámbito de la economía de la bancarrota. Ella fue la más conservadora de un grupo de tres investigadores económicos que llevaron a cabo un estudio empírico de las declaraciones de bancarrota personal, que incluyeron estudios extensivos de casos individuales y refutaron el prejuicio académico prevaleciente de que aquellos que se declararon en bancarrota eran derrochadores y desperdicios que explotaban el sistema. En cambio, los investigadores encontraron que la mayoría de los que se declararon en bancarrota personal fueron víctimas de diversas desgracias sociales: una enfermedad grave, una pérdida inesperada de empleo o una reducción salarial, un divorcio, un accidente automovilístico, etc. En lugar de aprovechar el sistema, ellos mismos fueron utilizados cruelmente por prestamistas y reguladores.

Después de cambiar su registro a Demócrata durante el gobierno de Clinton, Warren se involucró en conflictos en Washington por la ley de bancarrota y la regulación de las compañías de tarjetas de crédito, en las cuales abogó por cambios favorables para los consumidores y prestatarios en oposición a los republicanos y muchos demócratas, en particular el Senador Joe Biden, quien representó a Delaware, la sede oficial de muchos emisores de tarjetas de crédito.

La profesora de Harvard se convirtió en una figura nacional cuando fue elegida por el entonces líder de la mayoría en el Senado Harry Reid para servir como una de los tres miembros de un panel que supervisó el rescate de Wall Street entre 2008 y 2009. Luego fue nombrada por el presidente Obama para desarrollar planes para la Oficina de Protección Financiera del Consumidor, aunque la oposición de los republicanos del Senado y los demócratas de Wall Street bloqueó su nominación para encabezar la nueva agencia. En cambio, en 2012, desafió con éxito al senador republicano Scott Brown de Massachusetts. Ganó la reelección en 2018.

El punto de vista básico de Warren es el del nacionalismo económico, explicado en su totalidad en dos documentos: un artículo publicado en Foreign Affairs en enero pasado y una declaración sobre el "patriotismo económico" emitida por su campaña en junio.

El artículo de Foreign Affairs es notable por su superposición con las políticas de Donald Trump. Warren propugna el nacionalismo económico. Ella, al igual que Trump, afirma defender los intereses de los trabajadores estadounidenses y condena los acuerdos comerciales más recientes desde ese punto de vista, aunque solicita la inclusión de los sindicatos en el proceso de negociación.

Más fundamentalmente, ella acoge la doctrina de seguridad nacional descrita por el Pentágono bajo el Secretario de Defensa James Mattis, en la cual la gran competencia de poder con China y Rusia ha desplazado al terrorismo como la principal preocupación de los planificadores estratégicos de Estados Unidos. Ella escribe: “Ya sea que nuestros líderes lo reconozcan o no, después de años como la única superpotencia del mundo, los Estados Unidos están entrando en un nuevo período de competencia. La democracia se está precipitando en las ideologías del nacionalismo, el autoritarismo y la corrupción. China está en aumento ... Rusia está provocando a la comunidad internacional con acoso oportunista y ataques encubiertos. Ambas naciones invierten fuertemente en sus militares y otras herramientas del poder nacional".

Ella pinta una imagen de un mundo dividido entre el capitalismo "autoritario", ejemplificado por China y Rusia, y el capitalismo "democrático", en el que incluye a Estados Unidos, los países de la Unión Europea y aliados de Estados Unidos como Japón, Corea del Sur y Australia.

Su prescripción de política equivale a una versión supuestamente más educada y diplomática de lo que Trump busca hacer mediante la intimidación y las amenazas de guerra comercial: reelaborar los acuerdos comerciales para hacerlos más favorables a los Estados Unidos, oponiéndose al ascenso de China a una posición más poderosa en el mundo económico, y utilizar la amenaza de negar el acceso a los mercados estadounidenses para obligar a otros países a inclinarse ante las demandas estadounidenses. Warren los presionaría para que tomaran medidas más importantes para frenar el calentamiento global en lugar de exigir que cerraran el movimiento de inmigrantes y refugiados.

Ella critica los resultados de la "guerra sin fin" en la que Estados Unidos ha estado sumido en todo el Medio Oriente. Mucho de esto parece ser sabiduría después del hecho. Warren no tiene historial político de oposición a la guerra imperialista. Comenzó a trabajar en Washington en 2008-2009, durante uno de los períodos más sangrientos de Irak, sin disentimiento conocido. Ella se jacta de trabajar estrechamente con Barack Obama durante el período en que él estaba intensificando la guerra en Afganistán, continuando con el baño de sangre en Irak e iniciando ataques con aviones no tripulados a gran escala.

En 2016, después de permanecer neutral en la carrera entre Sanders y Hillary Clinton por la nominación presidencial demócrata, Warren hizo una campaña agresiva para Clinton en las elecciones generales, a pesar de la identificación de Clinton con el bombardeo de Libia de EE.UU y la OTAN su demanda de una intervención más agresiva en Siria. Después de la victoria electoral de Trump, Warren buscó un nombramiento para el Comité de Servicios Armados del Senado, un esfuerzo por completar el lado de seguridad nacional de su currículum político en preparación para una futura campaña presidencial, y ella viajó a Irak y Afganistán con los halcones de guerra republicanos John McCain y Lindsey Graham.

El "Plan para el patriotismo económico", emitido por la campaña de Warren el 4 de junio, es tan derechista que inspiró un tributo efusivo de Tucker Carlson en Fox News, uno de los aliados más cercanos de la red de Trump, quien suele llamar al programa de Carlson. Carlson leyó extensas secciones del documento de "patriotismo económico" sin decirle a sus lectores a quién citaba, luego reconoció que aunque "sonaba como Donald Trump en su mejor momento", en realidad era Elizabeth Warren.

Entre las declaraciones de Warren que tanto emocionaron al ideólogo de la derecha y al ardiente defensor de los ataques de Trump contra la clase trabajadora, como los campos de detención para niños inmigrantes, el apoyo a la brutalidad policial y los recortes de impuestos para los ricos, fueron las siguientes:

Estoy profundamente agradecida por las oportunidades que Estados Unidos me ha brindado. Pero las gigantescas corporaciones "estadounidenses" que controlan nuestra economía no parecen sentir lo mismo. Ciertamente no actúan así ... Estas compañías "estadounidenses" muestran solo una lealtad real: a los intereses a corto plazo de sus accionistas, una tercera parte de los cuales son inversionistas extranjeros. Si pueden cerrar una fábrica estadounidense y enviar empleos al extranjero para ahorrar un centavo, eso es exactamente lo que harán: abandonar a los trabajadores estadounidenses leales y vaciar las ciudades estadounidenses de camino ...

Si Washington quiere poner fin a esto, puede hacerlo. Si queremos un crecimiento más rápido, una industria estadounidense más fuerte y más buenos empleos en los Estados Unidos, entonces nuestro gobierno debería hacer lo que otras naciones líderes hacen y actuar agresivamente para lograr esos objetivos en lugar de atender los intereses financieros de las compañías sin una lealtad particular a los Estados Unidos ...

Es cada vez es más fácil mover al capital y los empleos de un país a otro. Es por esto que nuestro gobierno tiene que preocuparse más que nunca por defender y crear empleos en Estados Unidos, no menos. Podemos hacer frente a los cambios que se avecinan si adoptamos el patriotismo económico y hacemos a los trabajadores estadounidenses nuestra máxima prioridad, en lugar de continuar atendiendo los intereses de las empresas y las personas sin lealtad a los Estados Unidos.

El contraste entre los trabajadores "estadounidenses" y las empresas no tan americanas es un elemento básico de Trump y los sindicatos, ambos involucrados en un esfuerzo profundamente reaccionario para enfrentar a los trabajadores estadounidenses con sus hermanos y hermanas de clase en otros países. Warren viste esta perspectiva nacionalista de derecha con un atuendo algo más "izquierdista", y con frecuencia cita a Alemania como un modelo para mantener la capacidad de fabricación nacional al inscribir a los sindicatos en el gobierno corporativo (Bernie Sanders hace lo mismo con Escandinavia). En ambos casos, los demócratas elogian la estructura corporativista de la colaboración entre trabajadores y la administración que suprime la oposición de la clase trabajadora a los recortes salariales y los cierres de plantas.

En ese contexto, es notable que las innumerables propuestas políticas de Warren no incluyen la inmigración. Ella ha criticado ocasionalmente la brutalidad del gobierno de Trump hacia los refugiados, en particular la separación familiar y el tratamiento de los niños, pero la campaña de Warren no ha emitido ningún "plan" para esta sección más oprimida de la clase obrera internacional. En el marco del "patriotismo económico", los inmigrantes y los refugiados forman parte del campamento enemigo, que serán blanco de persecución en el caso de Trump, mientras que Warren los ignorará en silencio.

Quizás el aspecto más significativo del "Plan para el patriotismo económico" es la descripción de Warren de la globalización no como un proceso económico inexorable y objetivo, sino simplemente una política seguida por las corporaciones multinacionales, utilizando su influencia sobre los Estados Unidos y otros gobiernos y así, implícitamente, algo que puede ser revertido por medio de diferentes políticas.

Esta es la base de su afirmación de que el capitalismo puede ser reformado, a través de la elección de sí misma y de figuras políticas similares, y hacer que funcione para los intereses de los trabajadores. Una de las funciones de esta afirmación es contrarrestar la creciente popularidad del socialismo entre los jóvenes y los trabajadores, reafirmar la fundación pro-capitalista del Partido Demócrata y, en términos de la campaña de 2020, cortar el apoyo al senador Bernie Sanders, quien utiliza el término "socialismo democrático" para describir políticas indistinguibles de las de Warren. Su utilidad como arma contra Sanders explica gran parte del respaldo mediático que Warren ha recibido en los últimos meses.

Otra función de la profunda fe de Warren en el mercado capitalista es su papel como "fábrica de ideas" para el campo presidencial demócrata. Su campaña ha emitido más de una docena de importantes documentos de política. Según una reciente tabulación del New York Times, estos incluyen un impuesto a la riqueza, cuidado infantil universal, desintegración de grandes compañías tecnológicas, fomento de viviendas para personas de bajos ingresos, agricultura, mayor responsabilidad para ejecutivos corporativos, impuestos corporativos, la administración de tierras públicas, la cancelación de la deuda estudiantil y la universidad gratuita, la reducción de la mortalidad materna, la vivienda militar, el alivio de la deuda de Puerto Rico, la crisis de opioides, el cambio climático, los derechos de aborto, el patriotismo económico y la manufactura ecológica.

Desde el punto de vista de la profundización de la crisis mundial del capitalismo, estos pronunciamientos de política, en particular las propuestas para gravar la riqueza acumulada y aumentar los impuestos corporativos, son ridículas. Ningún gobierno capitalista llevará a cabo medidas para obtener $ 3.75 billones en riqueza e ingresos de la élite gobernante; la clase capitalista ignoraría tales políticas o eliminaría el régimen que intente promulgarlas. Pero desde el punto de vista de restaurar la imagen política descolorida del Partido Demócrata, pintándola con colores brillantes como un partido de reforma social, la campaña de Warren está bombeando rosa, amarillo, azul y verde en abundancia, pero nada rojo.

En su reportaje del New York Times, Warren declara a Teddy Roosevelt como su presidente favorito. La elección es políticamente calculada. Roosevelt fue un republicano que se enfrentó con las gigantescas corporaciones, ganando el apodo de "agente de confianza", para defender mejor el sistema capitalista. Por encima de todo, fue un firme defensor de una política exterior agresiva, primero se destacó como un héroe de guerra en la guerra hispanoamericana, y luego fue un ferviente defensor de la entrada de Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial.

La similitud entre la perspectiva de Warren y la de Donald Trump contiene una importante lección política. Desde el punto de vista del estilo y la presentación, la profesora Warren es el polo opuesto del vulgar ignorante Trump. Pero en términos de su perspectiva sobre la economía y la política mundiales, están estrechamente alineados. Esto solo demuestra que el temerario unilateralismo de Trump en la política exterior no es una aberración, sino una amplia tendencia dentro de la elite dominante estadounidense.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 11 de julio de 2019)