Nuevas protestas de masas en Hong Kong

por Peter Symonds
20 agosto 2019

Cientos de miles de personas participaron ayer en una manifestación y marcha de masas en Hong Kong desafiando una prohibición policial y lluvias torrenciales. El movimiento de protesta desatado por los intentos de la administración de la ciudad de aprobar una legislación que permitiría extradiciones a China ha entrado en su semana 11 y no hay señales de que vaya a disiparse.

Según los organizadores, al menos 1,7 millones de personas o aproximadamente una cuarta parte de la población de la ciudad participaron en las protestas. Si bien la mayoría eran jóvenes, participaron muchas otras capas de la población de Hong Kong. El sábado, miles de maestros realizaron una manifestación en el centro de la ciudad para oponerse a la violencia policial y mostrar su apoyo a sus estudiantes.

Las protestas están siendo impulsadas por los temores generalizados de que el régimen de Beijing esté tratando de socavar los derechos democráticos limitados que existen en Hong Kong e intimidar a los críticos y disidentes que utilizan la ciudad como base en medio de una creciente crisis social y económica en toda China. Subyacente a las protestas está la creciente frustración y hostilidad hacia la flagrante desigualdad social de la ciudad y la ausencia de servicios de asistencia social, viviendas asequibles y oportunidades de trabajo, especialmente para los jóvenes.

La manifestación de ayer en Victoria Park y la posterior marcha fueron convocadas por el Frente Civil por los Derechos Humanos como una protesta contra el uso creciente de la violencia policial contra los manifestantes. Fue llamada a "Detener que la policía y el crimen organizado hundan a Hong Kong en el caos". El "crimen organizado" es una referencia a los ataques a los manifestantes por matones presuntamente pertenecientes a bandas conectadas con figuras pro-Beijing.

Una declaración emitida por el Frente declaró: “Desde activistas de primera línea, hasta ancianos en hogares de ancianos, hasta residentes de viviendas públicas, los hongkoneses se han enfrentado a la brutalidad policial en forma de gases lacrimógenos, rondas de bolsas de frijoles y balas de goma, que utilizaron para dispersarnos y arrestarnos. También hemos sufrido ataques indiscriminados por parte de las tríadas. Los hongkoneses estamos profundamente indignados y aborrecemos las acciones del Gobierno de Hong Kong y la policía de Hong Kong".

El Frente Civil por los Derechos Humanos está estrechamente relacionado con varias organizaciones no gubernamentales (ONG) y partidos políticos y grupos asociados con la llamada agrupación pandemócrata en el Consejo Legislativo de Hong Kong. Los pandemócratas de la oposición representan en general a capas de la élite gobernante preocupadas por la irrupción de Beijing en sus intereses comerciales.

Al llamar a la protesta, el Frente reiteró las demandas de la retirada completa de la legislación de extradición, la renuncia de Carrie Lam, una investigación independiente sobre la violencia policial, la anulación de la designación de algunas protestas como "disturbios" y la retirada de todos los cargos contra los manifestantes. Se han realizado más de 700 arrestos desde principios de junio.

Los manifestantes también exigen elecciones basadas en el sufragio universal. La elección para el Consejo Legislativo se basa en electorados restringidos y refleja los métodos utilizados bajo el dominio colonial británico. La "elección" del director ejecutivo está determinada por un comité dominado por oficiales nombrados en Beijing. Su carácter antidemocrático provocó las protestas masivas en 2014 que se conocieron como el movimiento paraguas.

La protesta masiva de ayer también tuvo lugar a pesar de las amenazas implícitas de Beijing de utilizar la fuerza militar para reprimir las manifestaciones. El régimen del Partido Comunista Chino (PCCh) se ha aprovechado de la presunta violencia de los manifestantes para denunciarlos como una franja radical y para afirmar que sus acciones están al borde del terrorismo. La semana pasada, los medios estatales muestran un video de la policía paramilitar equipada con vehículos blindados de transporte de personal que se concentran en la vecina ciudad de Shenzhen.

Beijing ha estado presionando a las empresas de Hong Kong para que tomen medidas contra los empleados que participen en las protestas. También utilizó los perjuicios a negocios y sus reclamos de "violencia" por parte de los manifestantes para promover una manifestación pro-Beijing el sábado que, según sus organizadores, atrajo a 100.000 personas con banderas chinas y dando el visto bueno a la policía.

Las manifestaciones en apoyo del movimiento de protesta de Hong Kong también tuvieron lugar el fin de semana pasado en varias ciudades del mundo, incluidas París, Berlín, Toronto, Sídney y Melbourne. En algunas ciudades, los contramanifestantes pro-Beijing también realizaron sus propias manifestaciones.

La respuesta en los medios de comunicación occidentales a la protesta de ayer en Hong Kong podría describirse como un suspiro audible de alivio. El tema universal fueron elogios por su carácter no violento. Sin embargo, la preocupación no es sobre la "violencia", cuya mayoría provino de la policía. El principal temor en los círculos gobernantes a nivel internacional es que las protestas prolongadas en Hong Kong formen parte de un resurgimiento de la clase trabajadora en todo el mundo.

Hace dos semanas, decenas de miles de trabajadores de los ferrocarriles, aeropuertos, finanzas y bancos, y servicios, dejaron de trabajar en la primera huelga general en Hong Kong en décadas. El tamaño mismo de las protestas más grandes también indica un amplio apoyo entre los trabajadores a favor de la defensa de los derechos democráticos básicos y la hostilidad a la violencia policial.

La debilidad del movimiento de protesta radica en la falta de una dirigencia de la clase trabajadora y, por lo tanto, de cualquier lucha por la independencia política de la clase trabajadora. Las protestas siguen dominadas por la perspectiva de los pandemócratas, que buscan limitar las demandas y están dispuestos a llegar a un acuerdo con la administración pro-Beijing. La huelga general no fue organizada por los sindicatos. La Confederación de Sindicatos (CTU), que está alineada con los pandemócratas, brindó un apoyo nominal a la huelga, pero no convocó a los casi 200.000 miembros de sus sindicatos afiliados.

La ausencia de una dirección genuinamente socialista también ha permitido que grupos chovinistas anticomunistas y antichinos, como Hong Kong Indigenous y Civic Passion, desfilen como defensores de los empleos, salarios y servicios, culpando a los "continentales" por el deterioro de las condiciones de vida. La causa de raíz de los ataques a los derechos democráticos y sociales en Hong Kong, China e internacionalmente es el sistema capitalista y su abolición requiere una lucha unificada por parte de la clase trabajadora en todo el mundo.

La construcción de un partido revolucionario en China, incluido en Hong Kong, requiere una asimilación de las lecciones de la lucha prolongada del movimiento trotskista contra el estalinismo en todas sus formas, incluido el maoísmo, que allanó el camino para la restauración capitalista en China. Eso subraya la necesidad de establecer una sección del Comité Internacional de la Cuarta Internacional en Hong Kong y China.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 19 de agosto de 2019)