New York Times: La fuente principal para la campaña contra Rusia puede haber sido de un "agente doble"

por Andre Damon
12 septiembre 2019

En una exposición adicional de las pretensiones inventadas del New York Times y los demócratas de la "subversión" rusa del sistema político de Estados Unidos, el Times reconoció el martes que la fuente clave utilizada por las agencias de inteligencia para afirmar la participación directa de Vladimir Putin "podría ser un agente doble."

El 7 de octubre de 2016, el Departamento de Seguridad Nacional y la Oficina del Director de Inteligencia Nacional dijeron que estaban "seguros de que el Gobierno ruso dirigió los compromisos recientes de correos electrónicos de personas e instituciones estadounidenses".

De acuerdo con esta narrativa, amplificada por el Partido Demócrata y el propio New York Times, Putin intervino personalmente para tratar de lograr que Donald Trump sea elegido al ordenar al Estado ruso que robe correos electrónicos incriminatorios de la campaña de Clinton y los envíe a WikiLeaks para su publicación.

El lunes 8 de mayo de 2017, el exdirector nacional de Inteligencia James Clapper testifica en Capitol Hill en Washington, ante la audiencia del subcomité del Poder Judicial del Senado sobre Crimen y Terrorismo: "Interferencia rusa en las elecciones de estados Unidos de 2016". Clapper el domingo 14 de mayo, describió a un Gobierno de los Estados Unidos "bajo asalto". (AP Foto/Pablo Martínez Monsivais, Archivo)

Pero esta teoría de conspiración radical, alegando que una trama que abarca continentes que involucra a Rusia, un Estado soberano, el candidato presidencial republicano y WikiLeaks, la organización de noticias disidentes más famosa del mundo, se ha desmoronado.

En agosto, un tribunal federal desestimó una demanda civil del Comité Nacional Demócrata (DNC) contra Trump, el Gobierno ruso y el fundador de WikiLeaks, Julian Assange.

Ahora, el principal medio editorial que impulsa la campaña antirusa de los demócratas ha admitido que surgieron serias preocupaciones dentro del establecimiento de inteligencia de EE. UU. sobre la fuente principal detrás de sus denuncias hiperventilaste de "intromisión" rusa. El Times informó que la fuente, identificada más tarde por la prensa rusa como Oleg Smolenkov, ganó una "posición influyente que vino con el acceso al más alto nivel del Kremlin".

Smolenkov "se convirtió en uno de los agentes más importantes —y altamente protegido— de la CIA", según el Times. CNN informó que pudo fotografiar documentos en el escritorio de Putin y enviarlos a Washington.

El Times escribió: "El informante de Moscú fue fundamental para la conclusión más explosiva de la CIA sobre la campaña de interferencia de Rusia: que el presidente Vladimir V. Putin lo ordenó y lo orquestó él mismo. Como la mejor idea del Gobierno estadounidense sobre el pensamiento y las órdenes del Sr. Putin, la fuente también fue clave para la evaluación de la CIA de que afirmativamente favorecía la elección de Donald J. Trump y personalmente ordenó el pirateo del Comité Nacional Demócrata".

Hubo solo un problema. Cuando los Estados Unidos, preocupados de que los informes de los medios de comunicación sobre la "intromisión" rusa pudieran comprometer su agente en el Kremlin, ofrecieron exfiltrar a su espía de Rusia, donde se arriesgaba a cadena perpetua o ejecución si lo atrapaban, al principio se negó, llegando a la conclusión que él podría ser un agente doble, proporcionando información falsa a los estadounidenses en nombre de elementos dentro del Estado ruso.

El Times escribió que en 2016 "el rechazo de la fuente de la oferta inicial de exfiltración de la CIA provocó dudas entre algunos funcionarios de contrainteligencia". Se preguntaban si el informante había volteado y se había convertido en un agente doble, traicionando en secreto a sus manejadores estadounidenses. Eso seguramente significaría que parte de la información que el informante proporcionó sobre la campaña de interferencia rusa o las intenciones de Putin habría sido inexacta".

El Times continuó: "Algunos agentes tenían otras razones para sospechar que la fuente podría ser un agente doble, según dos exfuncionarios, pero se negaron a explicar más".

En última instancia, después de que el Times, el Washington Post y otros medios de comunicación importantes publicaron informes sobre la fuente no identificada, Estados Unidos exfiltró al espía, que ahora vive con su nombre real en Washington.

El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, dijo que Smolenkov trabajó para el Gobierno de Putin, "pero nunca fue un funcionario de alto rango" y fue despedido hace dos años.

Con el nombre de combatir la "intromisión rusa", los políticos presionaron a las empresas tecnológicas estadounidenses para que emprendieran el programa de censura política más oneroso en la historia de Internet en los Estados Unidos. Las cuentas con millones de seguidores se eliminaron de la noche a la mañana, mientras que Google manipuló los resultados de búsqueda para enterrar los puntos de vista de la izquierda.

Hubo un esfuerzo masivo por envenenar a la opinión pública contra Julian Assange, el valiente editor y expositor de crímenes de guerra. Los demócratas y el Times lo calumniaron como un agente ruso que se coludió con Trump, preparando el escenario para su encarcelamiento.

Sin duda surgirá más información sobre los antecedentes y las posibles motivaciones de Smolenkov. Pero independientemente, el hecho de que la fuente detrás de las acusaciones que el periódico proclamó sin pausa como un hecho tenía serios problemas de credibilidad deja en claro que el Times no hizo esfuerzos serios para cuestionar, y mucho menos validar, su narrativa política elegida.

Este periódico funciona como un centro de distribución de despachos incuestionables y no examinados desde dentro del aparato de inteligencia estadounidense. Su papel en la promoción de las mentiras de la administración Bush sobre las armas de destrucción masiva en Irak no fue una aberración, sino su modus operandi.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 11 de septiembre de 2019)