Las protestas en Egipto sacuden la sangrienta dictadura militar de al-Sisi

por Johannes Stern
24 septiembre 2019

Los recientes acontecimientos en Egipto traen recuerdos de los levantamientos revolucionarios que derribaron al dictador egipcio de mucho tiempo respaldado por los imperialistas, Hosni Mubarak, en 2011. Según las noticias, numerosas manifestaciones tuvieron lugar en todo Egipto el pasado fin de semana. Esta vez, están dirigidos contra el general Abdel Fatah al-Sisi, quien tomó el poder en 2013 y desde entonces ha estado sometiendo brutalmente al país.

Cantos de “Irhal, Irhal” [vete, vete], “La gente quiere el derrocamiento del régimen” o “¡Dilo! ¡No tengas miedo! Sisi debe irse”, se hicieron eco en numerosas ciudades egipcias durante el fin de semana. Las protestas comenzaron en la capital, El Cairo, donde el viernes por la noche varios cientos de manifestantes se reunieron en Meidan al-Tahrir, la plaza central de la Revolución Egipcia.

Se extendieron rápidamente a otras regiones, lejos de la capital. Miles de manifestantes en su mayoría jóvenes salieron a las calles en las ciudades costeras de Alejandría y Damieta, en Mansoura y en Suez, la metrópoli a la entrada del Canal de Suez. Hasta ahora, no ha habido noticias de huelgas u ocupaciones de fábricas que se extendieron como reguero de pólvora hace ocho años. Pero también hubo protestas en importantes ciudades industriales como Mahalla al-Kubra, el centro de la industria textil egipcia en el delta del Nilo.

Manifestantes corean consignas contra el régimen de El Cairo, el sábado 21 de septiembre de 2019. Montones de personas realizaron una inusual manifestación en El Cairo durante la cual exigieron la renuncia del presidente egipcio Abdel-Fattah el-Sissi. Fuerzas de seguridad dispersaron a los manifestantes y no se informó de heridos. (Foto AP/Nariman El-Mofty)

El régimen reaccionó nerviosa y brutalmente. En El Cairo, fuerzas de seguridad fuertemente armadas dispersaron a los manifestantes el sábado por la mañana y vehículos blindados sellaron la plaza Tahrir. En otras ciudades, también, las protestas se disolvieron por la fuerza. Según las noticias limitados que están disponibles, hubo más de doscientos arrestos. Los vídeos en las redes sociales mostraron a las fuerzas de emergencia persiguiendo a manifestantes pacíficos y atacándolos con gases lacrimógenos y balas de goma.

En Suez, donde los manifestantes se reunieron nuevamente en el centro de Arbaeen Square durante la noche del sábado al domingo a pesar de la violencia policial masiva, las fuerzas de seguridad incluso usaron municiones reales. “[Las fuerzas de seguridad] dispararon gases lacrimógenos, balas de goma y balas de verdad, y hubo heridos”, dijo a la AFP un hombre que participó en la manifestación y no quiso ser identificado.

Otro residente informó que el gas lacrimógeno era tan espeso que había llegado a su departamento a pocos kilómetros del centro de la ciudad: “Me empezó a arder la nariz. El olor se filtraba por el balcón. También vi a algunos jóvenes correr y esconderse en nuestra calle”.

El desencadenante inmediato de las protestas fue una serie de vídeos publicados por el actor y contratista egipcio Mohamed Ali, que vive en España, en su cuenta de Facebook. En ellos, acusa a Sisi de malversación de dinero público para fines personales y de construir palacios caros para su familia, mientras que la masa de la población vive en una pobreza extrema. Es hora de que la población egipcia se levante, dijo, ya que es “numéricamente más fuerte que el ejército y la policía”.

El hash tag árabe #Kifaya_baqi_yaSisi [“Sisi, ya basta”] fue compartida más de 1,5 millones de veces a las pocas horas de que Ali, quien como empresario trabajó con el ejército egipcio durante muchos años, publicara los vídeos en Twitter. Muchos usuarios también publicaron fotos y vídeos de las protestas revolucionarias de 2011 en las redes sociales y anunciaron a través de Twitter: “¡Volveremos a las calles mañana!”. El propio Ali llama a una “marcha de un millón de hombres” contra el régimen el próximo viernes.

Si bien las protestas del fin de semana aún no han alcanzado el alcance de las protestas masivas de 2011, desencadenaron conmoción en la bolsa de valores egipcia. El comercio se suspendió el domingo, después de que el EGX 100 colapsara en un 5 por ciento. Esto es “definitivamente” debido a la “pequeña escalada durante el fin de semana, que está haciendo que los inversores sean cautelosos”, dijo Ashraf Akhnoukh, director de Arqaam Capital en El Cairo.

En su primera declaración oficial el domingo por la mañana, el régimen egipcio trató de minimizar la importancia de las protestas. “En el contexto del tamaño de Egipto, como país de más de 100 millones de personas”, no fueron significativas. Al mismo tiempo, el régimen instruyó a los periodistas que habían informado sobre los “eventos de las últimas 24 horas” que no usaran las redes sociales como fuente de información y que se adhirieran a las “reglas profesionales”. Es decir, quien no refleje la propaganda del gobierno debe temer la persecución.

De hecho, las protestas son una expresión de la enorme oposición social y política que se acumula bajo la superficie de la sangrienta dictadura militar de Sisi. Desde que el régimen obtuviera un nuevo préstamo del FMI en 2016 y buscara reducir el gasto público y los subsidios para el gas, el agua y el pan, la pobreza ya desenfrenada ha explotado. Según las estadísticas oficiales, uno de cada tres egipcios vive en la pobreza, es decir, con menos que US$ 1,40 por día. Según el Banco Mundial, “alrededor del 60 por ciento de la población de Egipto es pobre o vulnerable”.

Para mantener la desigualdad social y reprimir las luchas revolucionarias de los trabajadores egipcios, Sisi instaló una de las dictaduras más brutales del mundo con el apoyo de las potencias imperialistas. Inmediatamente después del golpe de Estado contra el presidente islamista Mohamed Mursi, quien murió en prisión en 2019, el ejército egipcio asaltó dos campos de protesta y asesinó a miles de opositores al régimen. Desde entonces, más de 60.000 personas han sido arrestadas, se han dictado unas 2.500 condenas a muerte y al menos 144 personas han sido ejecutadas.

Ahora que las masas egipcias vuelven a la batalla, es crucial aprender las lecciones de las amargas experiencias de los últimos años.

A través de huelgas masivas y protestas en 2011, la clase trabajadora egipcia y la tunecina lograron derrocar a los dictadores apoyados por las potencias imperialistas y desestabilizar a las élites gobernantes en toda la región e internacionalmente. Pero sin su propio liderazgo político, la clase obrera no podía realizar sus aspiraciones sociales y democráticas. En cambio, la clase dominante logró mantenerse en el poder e intensificar sus políticas de guerra, dictadura y austeridad social.

El único camino a seguir es una lucha revolucionaria internacional de la clase trabajadora, que conscientemente tiene como objetivo derrocar al Estado capitalista y al imperialismo, tomar el poder y remodelar la sociedad sobre la base de un programa socialista. Las condiciones objetivas para esto han madurado en el Medio Oriente y en todo el mundo. Todo este año ha estado marcado por un repunte de la lucha de clases internacional. Solo en los últimos meses, se han producido protestas masivas en Sudán, Argelia, Puerto Rico y Hong Kong. Y la lucha también se está desarrollando en los centros imperialistas de Europa y Estados Unidos, como la huelga actual de casi 50.000 trabajadores del automóvil en General Motors en los Estados Unidos.

La construcción necesaria de un liderazgo independiente de la clase trabajadora, es decir, una sección egipcia del Comité Internacional de la Cuarta Internacional, requiere sobre todo un reconocimiento político con las fuerzas de la pseudoizquierda como los Socialistas Revolucionarios (RS), que en los últimos años, y a pesar de su nombre, se han expuesto como apéndices del capitalismo egipcio.

En cada fase de la revolución, la RS buscó subordinar a la clase obrera a una u otra facción de la burguesía. Primero, difundieron ilusiones en la junta militar bajo el mariscal de campo Mohammed Hussein Tantawi, quien inmediatamente siguió a la caída de Mubarak. Luego apoyaron a Mursi y a los Hermanos Musulmanes como “la derecha de la revolución”. Y en 2013, después de las protestas masivas contra Mursi, el RS una vez más respaldó a los militares y elogió el golpe de Estado de Sisi como una “segunda revolución”.

El RS ha reaccionado al actual aumento de las protestas con una hostilidad apenas disimulada. Uno de sus principales miembros, Gigi Ibrahim, quien fuera cortejada internacionalmente por las fuerzas de la pseudoizquierda y los medios y políticos burgueses por igual en 2011 junto con su esposo Hossam el-Hamalawy, denunció las protestas en Twitter, sugiriendo que son una conspiración del régimen. “Cuando hay una protesta en Egipto en 2019 y la policía no la está atacando ... como revolucionaria debes ser escéptica acerca del porqué”, escribió, y agregó: “El espacio en las calles está ligeramente abierto esta noche solo porque está respaldado por una facción del aparato de seguridad”.

(Publicado originalmente en inglés el 23 septiembre 2019)