Trabajadora de Matamoros denuncia asesinato de familiar y copartícipe en histórica huelga

por Andrea Lobo
25 septiembre 2019

El domingo pasado, Laura Santillán, una trabajadora en una maquiladora de electrónicos y autopartes de la empresa Robertshaw, fue hallada muerta después de no reportarse a trabajar el día anterior. Una familiar cercana de Laura y obrera compartió el incidente con el World Socialist Web Site y extrajo conclusiones cruciales para todos los trabajadores en Matamoros, el resto de México e internacionalmente.

La trabajadora solicitó permanecer en el anonimato dado que el asesino no ha sido encontrado y que ha habido tres incidentes similares en las últimas tres semanas. “Llevo noches sin dormir pues no es fácil reponerse de la impresión, impotencia y coraje que sentimos, el miedo a andar solas y que por necesidad nos exponemos”, señaló.

Tanto ella y Laura participaron en la histórica huelga espontánea más temprano este año en la ciudad. Entre enero y febrero, más de 70.000 trabajadores de las maquilas que producen autopartes y electrónicos hicieron huelga, y se les unieron trabajadores de supermercados, Coca-Cola, recolectores de basura y otros. Exigieron un aumento del 20 por ciento y un bono. La última huelga en la ciudad acabó el 4 de abril en la embotelladora de Coca-Cola.

Apenas los trabajadores descubrieron que las empresas, el Gobierno local encabezado por el partido oficialista Morena y los sindicatos habían conspirado para eliminar sus bonos anuales, los trabajadores se reunieron en redes sociales, fuera de las plantas y en asambleas masivas, eligieron comités de huelga de las propias bases y organizaron huelgas espontáneas en oposición a los sindicatos.

La trabajadora declaró:

“Simplemente la policía está para servir a los patrones en las huelgas, dispersar y golpear a obreros. No tenemos protección de las autoridades. La verdad la justicia en México es nula—se protegen a los que más dinero tienen—. El presidente municipal y el gobierno estatal solo se sirven del pueblo.

“Cuando el gobierno del estado mandó a la policía estatal fue para proteger al empresario. Después hubo asaltos, robos a casas de habitación y abusos de las autoridades por parte de éstos, ahorita no hay ninguno en las calles para protección del pueblo”.

La policía hostiga piquete de huelga en Mecalux el 31 de marzo

Se utilizaron soldados de la Marina y policías estatales repetidamente para intimidar y atacar físicamente a los trabajadores, quienes también fueron objeto de agresiones por parte de matones de los sindicatos. Miles de los trabajadores más militantes fueron despedidos y puestos en listas negras durante las huelgas y desde entonces.

Estos ataques llevaron a los trabajadores tanto a formar patrullas de seguridad obreras que acompañaran a los huelguistas después de las manifestaciones masivas como a hacer llamados más fervientes hacia los trabajadores en todo México e internacionalmente para que los apoyaran. Incluso marcharon a la frontera con Brownsville, Texas, y les apelaron a los trabajadores estadounidenses a que se “¡despierten!”.

El domingo pasado inició una huelga de 49.000 trabajadores de General Motors en EUA, muchos que operan día a día con autopartes producidas en Matamoros, y es imperativo que los trabajadores reaviven esos llamados y se unan a sus hermanas y hermanos al otro lado de la frontera en una lucha conjunta contra la desigualdad social.

Nuestra corresponsal habló apasionadamente sobre Laura: “Era una persona muy trabajadora, amable y sociable. Siempre se quedaba entre semana horas extras pues su trabajo lo requería. No tenía problemas con sus compañeros. Solo recibimos muestras de cariño por parte de ellos. Era líder de área por sus años en la empresa y su experiencia”.

“Tenía más de 10 años trabajando en la empresa Robertshaw”, añadió. “Su vida era salir de su casa a las 5:45 AM de lunes a viernes para tomar el transporte al trabajo caminando por el periférico a un costado del canal de aguas negras, pues la mayoría de las rutas pasan por ahí. Yo me la encontraba algunas veces en el transporte cuando regresábamos ya de la jornada laboral.

“Los sábados era tiempo extra para nosotras y, como todos, ella tenía la necesidad de obtener un dinero más para su hogar. Su esposo es de oficio mecánico automotriz. El taller está en su casa. Él llevaba a su hija menor a la preparatoria por lo cual [Laura] nunca quiso compañía para irse al trabajo. Realmente nunca había sucedido una situación así en la colonia, por eso confiábamos andar por estos rumbos”.

Policías atacan piquete de huelga en Bright Finishing el 18 de febrero

“Cuando ella se ponía de acuerdo con sus amigas e irse a comer después del trabajo, llamaba para decir a dónde irían, pero nunca salía sin avisar.

“Ese día ella pasó a las 5:45 AM y mi [otra pariente] que también trabaja en maquila estaba afuera poniendo agua al depósito de su camioneta para ir a su trabajo, al lado contrario de la casa de Laura. Ella le dio los buenos días y se contestaron el saludo, intercambiando palabras entre ellas sin saber que serían sus últimos momentos. Dio vuelta hacia la calle del drenaje de aguas negras y nunca llegó al trabajo.

“Pasaron las horas y terminó la jornada laboral cuando sus familiares notaron que no llegaba y no contestaba el celular. Notaron que su perfil [de redes sociales] está activo, porque sigue activo hasta el momento. Pero no sabían nada de ella. Hablaron al trabajo y les dijeron que no se presentó. Quisieron interponer una denuncia por la desaparición, pero les dijeron que tenían que esperar 72 horas para poder iniciar la búsqueda. Ellos lo hicieron por sus propios medios ese día sábado”.

En Facebook y otras plataformas de redes sociales, sus hijas y otros familiares y amigos reportaron su desaparición junto a la imagen de Laura.

“Continuaron [buscándola] el domingo y cuando salí a la calle venía su esposo caminando muy desorientado con su hija menor. Pero ella lloraba con mucho dolor. Le pregunté si había aparecido su madre y dijo, ‘Sí, ya apareció’. Le dije, ‘¿dónde está?’. Pero ya no me contestó; soltó en llanto. Luego corrió su hija mayor hacia el canal y me fui detrás de ella, pensando que a lo mejor tuvieron problemas como cualquier pareja, pero no fue así.

“El resultado fue horrible. Su cadáver flotó del fondo de las aguas negras con múltiples hematomas en su estómago y cara, estaba semidesnuda. Sus pertenencias estaban ahí entre los árboles, dentro de una bolsa. Solo le faltaba un celular nuevo, lo demás ahí seguía.

“La asesinaron a sangre fría, abusada sexualmente, herida y desfigurada de su rostro… No ha sido fácil olvidar el hallazgo pues pensaba que cuando dijeron ‘la encontramos allá’ que aún vivía”.

Tras describir lo sucedido, concluyó, “Esto es con el fin de que conozcan la triste realidad de las obreras en muchas partes del país, y por otra parte da tristeza saber que siguen los despidos injustificados en GM de San Luis [Potosí] y Silao. Los empresarios y sindicatos, a pesar de las peticiones durante la huelga [en EUA], no respetan los derechos del trabajador y sus garantías”.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 24 de agosto de 2019)

We need your support

The WSWS Autoworker Newsletter needs your support to produce articles like this daily. We have no corporate sponsors and rely on readers just like you. Become a monthly subscriber today and support this vital work. Donate as little as $1. It only takes a minute. Thank you.