Empresa de seguridad española espió a Julian Assange en la embajada ecuatoriana para la inteligencia estadounidense

por Kevin Reed
30 septiembre 2019

Un contratista español de defensa y seguridad contratado para proteger la embajada ecuatoriana en Londres espió a Julian Assange en nombre de la inteligencia estadounidense mientras el fundador y editor de WikiLeaks vivía allí.

Una noticia del periódico español El País informó en la madrugada del viernes que tenía acceso a declaraciones y documentos que muestran que David Morales, el propietario de Undercover Global S. L., entregó audio y vídeo a la CIA de las reuniones entre Julian Assange y sus abogados y colaboradores. La evidencia es parte de una investigación realizada por la corte nacional de España, la Audiencia Nacional, sobre Morales y su relación con la inteligencia estadounidense.

El fundador de WikiLeaks, Julian Assange (Fuente: AP/Matt Dunham)

La investigación secreta hasta ahora sobre Undercover Global es el resultado de una denuncia penal presentada por Julian Assange. En su presentación, Assange acusó a Morales y a su firma de violar los derechos de la vida privada y las leyes que protegen los privilegios entre abogado y cliente. La queja de Assange también acusa a Undercover Global de malversación, soborno y lavado de dinero.

La noticia de El País indica que Morales es un exmiembro del ejército español “que está de permiso para ausentarse”. La noticia dice que Morales “declaró verbalmente y por escrito a varios de sus empleados que, a pesar de haber sido contratado por el gobierno del entonces presidente ecuatoriano Rafael Correa, también trabajó ‘para los Estados Unidos’”.

Morales también fue citado diciendo a sus colegas más cercanos “estamos jugando en otra liga, esta es la primera división”, después de regresar de una conferencia de seguridad en Las Vegas, Nevada, en 2015, donde hizo sus contactos iniciales con la inteligencia estadounidense.

Aunque Undercover Global, con sede en la ciudad de Jerez de la Frontera, en el sur de España, había sido contratada por el servicio de inteligencia ecuatoriano Senain para proteger la embajada, Morales repetidamente les dijo a sus empleados “que mantuvieran en secreto su relación con los servicios de inteligencia de Estados Unidos”.

La noticia proporciona amplios detalles del intercambio de grabaciones entre Undercover Global y el gobierno de los Estados Unidos. En un caso significativo, una reunión celebrada el 21 de diciembre de 2017 entre Assange y el jefe del servicio secreto ecuatoriano Rommy Vallejo fue grabada por la empresa de Morales y entregada a los Estados Unidos. En esta reunión, se discutió un plan para que Assange saliera de la embajada con un pasaporte diplomático y viajara a un tercer país. Apenas un puñado de personas, incluyendo abogados de Australia, sabían sobre el plan.

Horas después de la reunión, el embajador de Estados Unidos informó a las autoridades ecuatorianas sobre el plan y al día siguiente se emitió una orden internacional para el arresto de Assange. Afortunadamente, Assange ya había rechazado la propuesta alegando que actuar de esa manera parecería una derrota y alimentaría las teorías de la conspiración sobre sus relaciones y motivaciones.

Como prueba de la colaboración de Undercover Global con los EEUU, El País cita a un asociado cercano de Morales diciendo: “Es absurdo espiar a quien te ha contratado si no vas a entregar ese material a otro país”.

La noticia de El País explica que se instalaron nuevas cámaras de vídeo en la embajada ecuatoriana a principios de diciembre de 2017. Morales solicitó que se incluyera un punto de acceso de transmisión externa “para que los Estados Unidos pudieran acceder instantáneamente a todas las grabaciones”. También se instalaron micrófonos en los extintores y otros elementos decorativos de la embajada.

Se instalaron micrófonos en los baños de mujeres donde los abogados de Assange se reunían con frecuencia para evitar ser espiados. Las grabaciones incluyeron al español Aitor Martínez y los colaboradores más cercanos de Assange, así como a sus abogados Melynda Taylor, Jennifer Robinson y Baltasar Garzón.

Una vez que Lenín Moreno asumió la Presidencia de Ecuador en mayo de 2017, se intensificó el espionaje a Julian Assange en la embajada, donde el editor de WikiLeaks buscó refugio en junio de 2012 y se le otorgó asilo político como protección contra la extradición a los Estados Unidos. En ese momento, Morales comenzó a hacer viajes regulares a la ciudad de Nueva York y Washington DC, que fueron confirmados por El País.

Julian Assange se encuentra actualmente recluido en la prisión de máxima seguridad Belmarsh en Londres, donde lleva encerrado desde su desalojo por Moreno de la embajada el 11 de abril. A pesar de haber cumplido su condena por fugarse aparentemente bajo fianza cuando ejercía su derecho a solicitar asilo político a Ecuador, Assange está detenido indefinidamente por orden de un juez británico hasta su audiencia de extradición prevista para el 25 de febrero de 2020.

(Publicado originalmente en inglés el 28 septiembre 2019)