El CICI y la crisis del estalinismo

por Barry Grey
1 octubre 2019

Este informe fue presentado a la escuela de verano del Partido Socialista por la Igualdad EUA el 24 de julio de 2019 por Barry Gray, editor nacional en EUA del World Socialist Web Site y miembro destacado del Partido Socialista por la Igualdad en los EUA.

Las ganancias políticas y teóricas de la división con el WRP

La victoria de la mayoría trotskista del Comité Internacional de la Cuarta Internacional (CICI o CI) sobre el liderazgo nacional oportunista del Partido Revolucionario de los Trabajadores británico (WRP, siglas en inglés) reafirmó y fortaleció las bases proletarias internacionalistas del partido mundial. Confirmó la posición histórica de la Cuarta Internacional de una oposición intransigente al estalinismo, entendida como la principal agencia contrarrevolucionaria del imperialismo dentro del movimiento obrero, y defendió el programa de la revolución socialista mundial y la estrategia de la revolución permanente contra la doctrina estalinista del "socialismo en un país".

La lucha entre 1982 y 1986 se desarrolló en el contexto de una profundización de la crisis del estalinismo a nivel internacional. Fue precedido por la declaración de ley marcial del general Jaruzelski en Polonia y la supresión del movimiento Solidaridad en diciembre de 1981, el mismo mes en que el líder del Partido Socialista de los Trabajadores de EUA (SWP, siglas en inglés), Jack Barnes, repudió abiertamente la revolución permanente y avanzó la perspectiva estalinista del "camino no-capitalista".

La Crisis del Estalinismo y el Colapso del WRP

Diciembre 1981

Noviembre 1982

Febrero 1984

Marzo 1985

Gráfico sobre la crisis del estalinismo y el colapso del WRP

Leonid Brézhnev, quien había dirigido el Partido Comunista Soviético y el aparato estatal desde 1964, murió el 10 de noviembre de 1982, tres días después de la fecha de la sección final del documento presentado por la Liga Obrera (precedente del PSI en EUA), en octubre-noviembre de 1982, describiendo sus diferencias con el WRP sobre filosofía marxista y la línea política del WRP. Brézhnev fue sucedido por el jefe de KGB policía secreta de la Unión Soviética) Yuri Andrópov.

Andrópov murió en febrero de 1984, el mismo mes en que la Liga Obrera presentó un documento adicional al CI, resumiendo su oposición a la línea pablista del WRP. Fue sucedido por Konstantín Chernenko.

Chernenko murió en marzo de 1985, siete días después del final de la huelga de mineros del Reino Unido durante un año, que intensificó la crisis dentro del WRP, y menos de cuatro meses antes de la carta de la militante del WRP, Aileen Jennings, sobre los abusos de Gerry Healy, líder del WRP. Chernenko fue inmediatamente reemplazado por Mijaíl Gorbachov.

Gerry Healy

A los pocos meses de la retirada del WRP del CI, Michael Banda (el secretario general del WRP) denunció a Trotsky y aclamó a Stalin como un "Bonaparte proletario", mientras que Gerry Healy formó el Partido Marxista, que proclamó a Gorbachov como el líder de la revolución política en la URSS.

La división fue seguida, en menos de cuatro años, por el colapso de los regímenes estalinistas en Europa del Este, los eventos de la Plaza Tiananmen en China y, dos años después, la disolución de la Unión Soviética.

Al adoptar las posiciones pablistas contra las que había luchado entre 1953 y mediados de la década de 1970, la sección británica estaba respondiendo a la intensificación de presión del imperialismo mundial y sus agencias contrarrevolucionarias para apuntalar los podridos regímenes estalinistas y bloquear el desarrollo de una oposición trotskista consciente en la clase obrera

Pero también hubo una respuesta opuesta. No surgió espontáneamente, aunque fue una expresión, al nivel más consciente, del potencial revolucionario en la creciente crisis del capitalismo mundial. Se tuvo que luchar por ella, basándose en los logros políticos y teóricos de los años anteriores, en los que la Liga Obrera respondió a la deserción de su ex secretario nacional Tim Wohlforth buscando asimilar y profundizar su comprensión de la lucha del CI contra el pablismo y, a través de eso, todas las lecciones de los orígenes y la lucha de la Cuarta Internacional.

Durante varios años, al menos desde 1976, dos tendencias divergentes habían estado madurando dentro del CI: la tendencia revolucionaria internacionalista y trotskista, que fue articulada más conscientemente por la Liga Obrera, y la tendencia cada vez más nacionalista-oportunista centrada en el WRP.

La defensa de la continuidad de la Cuarta Internacional y la profundización de sus fundamentos internacionalistas, que surgió de la ruptura con el WRP, colocó al CI en una posición poderosa para analizar la crisis del estalinismo, oponerse a la restauración capitalista y presentar un programa revolucionario –el programa de revolución política como parte de la revolución socialista mundial– para la clase obrera en los países gobernados por los estalinistas.

Los fundamentos programáticos establecidos por Trotsky en la lucha contra el estalinismo

León Trotsky

Al analizar el régimen de Gorbachov y sus políticas de glasnost y perestroika, el CI se basó en el análisis científico marxista de la Unión Soviética y la burocracia estalinista, desarrollado por León Trotsky en el curso de su lucha contra la burocracia. Este conjunto de conocimientos encarnaba, al nivel más consciente, el esfuerzo revolucionario de la clase obrera soviética para liberarse del control del régimen parasitario y despótico y regresar al camino de la revolución socialista mundial y la construcción socialista dentro de la URSS.

La respuesta del CI contrastaba por completo con las respuestas impresionistas de todas las variedades de revisionismo, incluida la antigua sección británica del CI, que se adaptó al programa de restauración capitalista de Gorbachov. Nada podría exponer más claramente el contenido antimarxista y oportunista de la llamada "práctica de la cognición" de Healy, que su propio apuro por proclamar a Gorbachov como líder de la "revolución política" en la URSS.

La concepción de la formación de cuadros, basada en una asimilación de las experiencias históricas de la Cuarta Internacional, se cristalizó en la lucha contra la degeneración del WRP. Se resume en León Trotsky y el Desarrollo del Marxismo, escrito por David North en el otoño e invierno de 1982:

El verdadero corazón del entrenamiento de cuadros es la subordinación consciente de todos los que se unen al Partido a los principios revolucionarios a través de los cuales se expresa la continuidad histórica del movimiento marxista. Por "continuidad histórica" tenemos en mente la cadena ininterrumpida de lucha política e ideológica de nuestro movimiento internacional contra el estalinismo, la socialdemocracia, el revisionismo y todos los demás enemigos de la clase trabajadora...

Un liderazgo que no se esfuerza colectivamente por asimilar la totalidad de esta historia no puede cumplir adecuadamente sus responsabilidades revolucionarias con la clase trabajadora. Sin un conocimiento real del desarrollo histórico del movimiento trotskista, las referencias al materialismo dialéctico no son simplemente huecas; tales referencias vacías allanan el camino para una distorsión real del método dialéctico. La fuente de la teoría no reside en el pensamiento sino en el mundo objetivo. De este modo, el desarrollo del trotskismo procede de las nuevas experiencias de la lucha de clases, que se postulan en todo el conocimiento derivado históricamente de nuestro movimiento. (Énfasis en el original) [1]

Dentro de los límites de esta conferencia, no es posible revisar toda la historia del movimiento trotskista. Pero ciertas cuestiones centrales deben ser establecidas.

La Unión Soviética fue el producto de la revolución socialista de Octubre de 1917, en la que la clase obrera rusa, liderada por el Partido Bolchevique y con el respaldo de la gran masa del campesinado, derrocó al Gobierno Provisional burgués, tomó el poder en sus propias manos a través de los soviets de trabajadores y soldados, y establecieron un estado obrero. La victoria de la clase trabajadora en Rusia fue el primer disparo en la revolución socialista mundial, y la estrategia y las tácticas que guiaron la revolución, bajo el liderazgo de los bolcheviques, se basaron en el programa de la revolución socialista mundial.

Es por eso que los bolcheviques, bajo el liderazgo de Lenin, vincularon la lucha para derrocar al zar con una lucha intransigente contra la Segunda Internacional, que se había pasado al nacionalismo y el apoyo a la guerra mundial imperialista, y la lucha para establecer una nueva, Tercera Internacional, fundada en 1919.

Lenin reorientó al Partido Bolchevique siguiendo la teoría de la revolución permanente de Trotsky, tras el derrocamiento del zar y la instalación en febrero de 1917 de un gobierno burgués, en manos de los mencheviques y los revolucionarios socialistas, que controlaban los soviets. Esto fue preparado por su análisis del estallido de la guerra imperialista y la traición de la Segunda Internacional, y su conclusión de que la guerra fue la antesala de la revolución socialista mundial.

Las Tesis de Abril de Lenin, en todo lo esencial, adoptaron la perspectiva de la revolución permanente: que la revolución democrática en Rusia solo podría tomar la forma de una revolución socialista que colocaría a la clase trabajadora en el poder. El estado obrero podría defenderse de la reacción capitalista y establecer el socialismo solo luchando por la extensión de la revolución a los países capitalistas avanzados de Occidente.

Trotsky comenzó la lucha contra la emergente burocracia estatal y partidaria en 1923, cuyo representante principal pasó a ser Stalin, como una lucha contra el burocratismo. Explicó que el rápido crecimiento de las tendencias burocráticas fue el resultado, sobre todo, de las derrotas de la revolución europea —en Alemania, Hungría, Italia, Bulgaria y otros países— después de 1917, y el consiguiente aislamiento del primer estado obrero bajo el cerco imperialista. Esto, combinado con el atraso heredado del zarismo (Rusia era un país abrumadoramente campesino) y las terribles pérdidas, tanto humana como económica, en el país, producto de siete años de la Guerra Mundial la guerra civil, crearon condiciones desfavorables para los trabajadores y favorables para el crecimiento de las fuerzas sociales pequeñoburguesas y burguesas.

Trotsky formó la Oposición de Izquierda para oponerse a estas tendencias fortaleciendo los fundamentos internacionalistas proletarios del estado obrero, oponiéndose al estrangulamiento de la democracia obrera en los soviets y en el partido, y luchando por un programa de industrialización planificada, para fortalecer las fuerzas proletarias y debilitarlas. La influencia de los campesinos ricos y elementos cuasi-capitalistas, que crecieron bajo la retirada forzada al implementarse el plan de la Nueva Política Económica. Este plan fue adoptado por Lenin y Trotsky en 1921, para evitar una brecha entre la clase trabajadora y el campesinado, al permitir relaciones capitalistas limitadas, con la concepción de que esta era una retirada necesaria que permitiría a la Unión Soviética resistir hasta la victoria de los trabajadores clase en el oeste.

Un punto de inflexión fundamental ocurrió a fines de 1924, cuando Stalin, con el apoyo de Nikolái Bujarin, proclamó la "teoría" del "socialismo en un solo país". Esta desviación total del programa del bolchevismo articuló una reacción nacionalista dentro del aparato del partido y del estado, reflejando la presión externa del imperialismo y de las fuerzas pequeñoburguesas en el campo y las ciudades dentro de la URSS. Significaba que la burocracia se estaba volviendo más consciente de sus intereses como una capa social distinta y privilegiada, opuesta a la masa de trabajadores.

Sobre el contenido reaccionario del "socialismo en un país", Trotsky escribió en 1930:

El marxismo toma su punto de partida la economía mundial, no como una suma de partes nacionales sino como una realidad poderosa e independiente que ha sido creada por la división internacional del trabajo y el mercado mundial, y que en nuestra época domina imperiosamente los mercados nacionales. Las fuerzas productivas de la sociedad capitalista han superado hace mucho las fronteras nacionales. La guerra imperialista (de 1914-1918) fue una de las expresiones de este hecho. Con respecto a la técnica de producción, la sociedad socialista debe representar una etapa más alta que el capitalismo. Apuntar a la construcción de una sociedad socialista aislada a nivel nacional significa, a pesar de todos los éxitos del pasado, hacer retroceder las fuerzas productivas incluso en comparación con el capitalismo. (Énfasis en el original) [2]

La doctrina del "socialismo en un solo país" se unió a un ataque vicioso contra Trotsky y la revolución permanente, dirigida por Stalin y sus aliados en la burocracia, que en ese momento incluía a Lev Kámenev y Grigori Zinóviev. Lo que se conoció como "trotskismo" se originó como una defensa marxista e internacionalista del programa de la revolución socialista mundial, en oposición al repudio nacionalista de la perspectiva básica del socialismo científico.

El "socialismo en un país", en esencia una negación de la viabilidad de la revolución socialista internacionalmente, fue una adaptación al imperialismo mundial, que inevitablemente implicó la subordinación de la clase trabajadora, tanto en la URSS como a nivel internacional, a las fuerzas pequeño burguesas y burguesas. Su lógica fue la transformación de la Tercera Internacional y sus secciones, de instrumentos para el derrocamiento del capitalismo en todo el mundo, a ser apéndices de la política exterior de la burocracia que se afianzaba en la URSS. Esto significó la subordinación de los partidos de la Internacional Comunista a las burocracias socialdemócratas y sindicales en los países capitalistas avanzados, y los liderazgos burgueses nacionales en los países coloniales.

Los resultados desastrosos de este programa surgieron rápidamente, con la subordinación del Partido Comunista Británico a la burocracia sindical en la huelga general de 1926, que contribuyó a la traición de la huelga, y la derrota de la clase obrera china en la revolución de 1925–1927. Esa revolución masiva se ahogó en sangre porque, bajo órdenes del Kremlin, el Partido Comunista Chino adoptó el programa menchevique del "bloque de cuatro clases" y se subordinó al nacionalista burgués Kuomintang de Chiang Kai-Shek. Trotsky y la Oposición de Izquierda se opusieron resueltamente a esta línea y advirtieron sobre su inevitable y catastrófico resultado.

Estas derrotas internacionales aislaron aún más a la Unión Soviética e intensificaron las contradicciones internas del régimen. Los campesinos ricos, los kulaks, que habían sido cultivados por Stalin y Bujarin, en oposición a la política de la Oposición de Izquierda de una industrialización más rápida sobre la base de la planificación estatal, llevaron a cabo una huelga de granos que amenazaba con matar de hambre a las ciudades. Stalin, a partir de 1928, giró violentamente hacia las políticas aventureras ultraizquierdistas del "Tercer Período". A nivel nacional, esto se centró en la colectivización violenta y forzada de la agricultura, una operación implementada burocráticamente que infligió daños a la agricultura soviética de la cual la URSS nunca realmente recuperado.

Las derrotas en Gran Bretaña y China reivindicaron las críticas de la Oposición de Izquierda a la orientación nacionalista y oportunista de Stalin. Sin embargo, estos eventos debilitaron objetivamente la posición de la Oposición de Izquierda dentro de la URSS y fortalecieron la de la burocracia, porque contribuyeron al desánimo y la pasividad de la clase trabajadora soviética, y al escepticismo hacia la lucha para extender la revolución socialista más allá de las fronteras de Rusia. Por lo tanto, debilitaron aún más la posición de clase de la clase trabajadora en beneficio de las fuerzas nacionalistas de derecha dentro de la sociedad y el aparato estatal y del partido.

Stalin aprovechó el impacto de estas derrotas para expulsar a Trotsky y la Oposición de Izquierda del Partido Comunista Soviético en 1927. Trotsky fue exiliado al remoto Alma Ata en 1928 y deportado de la Unión Soviética en 1929.

En política exterior, el régimen estalinista reemplazó la adaptación centrista de derecha a las burocracias y partidos contrarrevolucionarios con una actitud sectaria ultraizquierdista hacia la socialdemocracia, tachando al Partido Socialdemócrata alemán (SPD, siglas en alemán), que retuvo la lealtad de millones de trabajadores alemanes, como “social fascista" y ser el "gemelo" de los nazis de Hitler. Detrás de la fachada ultra radical, esta política representaba una respuesta desmoralizada y fatalista al surgimiento del fascismo, y una negativa a llevar a cabo una lucha genuina para exponer a los socialdemócratas ante los ojos de los trabajadores y romper con los partidarios del SPD de la burocracia conservadora.

El liderazgo estalinista de la Internacional Comunista y el Partido Comunista Alemán rechazó el llamado de Trotsky para un frente unido con el SPD, para movilizar toda la fuerza de la clase trabajadora contra la amenaza nazi, mientras se mantiene el programa de revolución socialista del PC y se expone, en la práctica, la cobardía y la traición del liderazgo del SPD. Esta monumental traición paralizó a la clase trabajadora y produjo la catástrofe de la llegada al poder de Hitler sin disparar un solo tiro.

La victoria del fascismo en la tierra de Marx y Engels y el hogar del primer partido socialista de masas en el mundo, demostró la bancarrota del Partido Comunista Alemán. El respaldo del Comintern a las políticas que habían producido el desastre, y el hecho de que ni una sola sección de la Tercera Internacional exigiera una discusión sobre la derrota alemana, demostró a Trotsky que la Tercera Internacional estaba muerta como partido revolucionario y no podía ser reformada. Se había convertido en un instrumento de la burguesía mundial dentro del movimiento obrero internacional.

Hasta 1933, la Oposición de Izquierda, aunque fue expulsada oficialmente del PC y prohibida políticamente, se había considerado a sí misma como una facción dentro del partido y la Tercera Internacional. Luchó por una política de movilizar las filas y los trabajadores del partido contra la burocracia, eliminarlos del liderazgo y reformar el partido y la Internacional, devolviéndolos al programa de la revolución socialista mundial y restaurando la democracia de los trabajadores dentro del estado obrero.

Ahora Trotsky comenzó la lucha necesaria para construir una nueva, Cuarta Internacional.

A los dos años del desastre en Alemania, Stalin abandonó las políticas de ultraizquierda del "Tercer Período" y adoptó la política de colaboración de clase y abiertamente contrarrevolucionaria del "frente popular". En un intento de conciliar los poderes imperialistas occidentales y construir un frente común contra la amenaza nazi a la URSS, el Comintern, en 1935, anunció la política de un "frente popular contra la guerra y el fascismo". Este programa de subordinación de la clase trabajadora en cada país a la llamada burguesía "democrática", y renunciando a la lucha por la revolución socialista, saboteó la resistencia de la clase trabajadora en un país tras otro, particularmente en España y Francia, asegurando la propagación del fascismo y el estallido de una segunda guerra mundial imperialista.

Dentro de la Unión Soviética, a partir de 1936 Stalin lanzó los juicios de purga de Moscú que se convirtieron en la pieza central de un reino de terror. Prácticamente todo el liderazgo de la Revolución de Octubre y todos los elementos genuinamente socialistas dentro del país fueron exterminados, junto con la intelectualidad socialista y la comunidad artística, y muchos académicos y científicos prominentes. Cientos de miles de comunistas fueron asesinados por la burocracia estalinista, en gran parte para convencer a las potencias imperialistas de que no tenían nada que temer de la Unión Soviética.

Como dijo Trotsky, un "río de sangre" separaba a la Cuarta Internacional del estalinismo.

En marzo de 1987, en ¿Qué está pasando en la URSS? Gorbachov y la crisis del estalinismo, el CICI escribió:

El "socialismo en un solo país" se convirtió ahora en una política consciente contrarrevolucionaria de subordinar a la clase obrera internacional a la diplomacia de la burocracia. Encontró su expresión consumada en la política estalinista del frente popular, en la que la revolución proletaria fue rechazada explícitamente a favor de alianzas con sectores "democráticos" de la burguesía mundial. El frontepopulismo fue de la mano con la mayor masacre de comunistas de la historia. [3]

La revolución Traicionada

Trotsky estableció la base científica y marxista para la fundación de la Cuarta Internacional en su monumental obra La revolución Traicionada. David North, en su introducción a la edición de 1991 del trabajo de Trotsky, escribió: "El objetivo de La revolución Traicionada era revelar las contradicciones internas que subyacen a la evolución de un estado que fue el producto de la primera revolución socialista en la historia mundial".

Se erige como una obra maestra del análisis marxista: la aplicación del materialismo dialéctico e histórico al análisis de un fenómeno históricamente sin precedentes: un estado obrero, solo uno, además, en un país económicamente atrasado dentro de un cerco imperialista. Es lo opuesto al comentario impresionista y contencioso que dominó la sovietología burguesa. Su análisis y pronóstico fueron vindicados completamente, en sentido negativo, por la disolución de la Unión Soviética a manos de la burocracia estalinista en diciembre de 1991.

El hilo conductor del análisis de Trotsky es el concepto de la Unión Soviética como parte del proceso histórico de la revolución socialista mundial, y el hecho de que la naturaleza de la sociedad y la política soviéticas no puede considerarse aisladamente de la economía mundial y la lucha de clases internacional.

Trotsky comienza su análisis resumiendo "lo que se ha logrado" sobre la base de la industria nacionalizada y la planificación económica. Las cifras son asombrosas y demuestran la enorme transformación de la vida económica llevada a cabo en la Unión Soviética, en un breve período y a pesar de las condiciones internacionales altamente desfavorables. Trotsky señala que en los seis años posteriores al colapso de Wall Street, mientras que la producción industrial en los EUA disminuyó en un 25 por ciento, en la URSS aumentó en un 250 por ciento. La industria pesada aumentó la producción entre 1925 y 1935 más de 10 veces.

El escribió:

Logros gigantescos en la industria, comienzos enormemente prometedores en la agricultura, un crecimiento extraordinario de las antiguas ciudades industriales y la construcción de otras nuevas, un rápido aumento del número de trabajadores, un aumento en el nivel cultural y las demandas culturales, tales son los resultados indudables de La Revolución de Octubre, en la que los profetas del viejo mundo intentaron ver la tumba de la civilización humana. Con los economistas burgueses ya no tenemos nada de qué discutir. El socialismo ha demostrado su derecho a la victoria, no en las páginas de Das Kapital, sino en una arena económica que abarca un sexto de la superficie de la tierra, no en el lenguaje de la dialéctica, sino en el lenguaje del hierro, el cemento y la electricidad. Incluso si la Unión Soviética, como resultado de dificultades internas, golpes externos y los errores de su liderazgo, se derrumbara, lo que esperamos firmemente que no suceda, quedaría como una promesa del futuro este hecho imposible de erradicar, que solo gracias a la revolución proletaria, un país atrasado ha logrado en menos de veinte años éxitos sin precedentes en la historia. [4]

Sin embargo, como explica Trotsky, estos logros no podrían considerarse de forma aislada de la economía capitalista mundial. A pesar de los beneficios de la propiedad nacionalizada y la planificación económica, estos se lograron desde un punto de partida muy bajo, y la Unión Soviética todavía estaba muy por detrás de los países capitalistas avanzados en calidad de bienes, técnica y, sobre todo, la productividad del trabajo.

Además, cuanto más desarrollada y compleja se volvió la economía soviética, más agudas sus contradicciones internas, en la medida en que permaneció aislada del mercado mundial y de la división internacional del trabajo. O, para decirlo de otra manera, lo más apremiante se convirtió la necesidad de extender la revolución socialista a los países capitalistas avanzados. A esto sin embargo, la burocracia se opuso con todas sus fuerzas, entendiendo que las revoluciones socialistas exitosas fuera de la URSS alentarían un movimiento revolucionario de la clase trabajadora contra su propio gobierno dentro de la URSS.

Lejos de los logros de la economía soviética confirmar el programa estalinista de autarquía económica nacional, señalaron cada vez más imperiosamente la bancarrota de esa perspectiva nacionalista.

Es importante revisar las concepciones fundamentales desarrolladas por Trotsky en La Revolución Traicionada sobre la naturaleza del régimen soviético, el carácter social y el papel político de la burocracia estalinista, y su relación con la revolución socialista mundial, y, a partir de este análisis, las políticas para la clase obrera soviética e internacional promovidas por Trotsky y adoptadas por la Cuarta Internacional.

Trotsky caracterizó a la Unión Soviética como un "estado obrero degenerado", de transición entre el capitalismo y el socialismo, con el resultado determinado por la lucha de clases a nivel internacional y dentro de la Unión Soviética. Rechazó la idea de que las traiciones y las depredaciones despóticas de la burocracia significaron el derrocamiento de los logros básicos de la Revolución de Octubre y el surgimiento de una nueva forma de capitalismo o alguna otra nueva formación social, vagamente definida por términos como "colectivismo burocrático”.

La burocracia gobernante era una casta, no una clase, insistió. Fue una excrecencia parasitaria en el estado obrero, cuyos orígenes radicaron en las derrotas de la clase trabajadora internacionalmente, agravada por las condiciones económicas atrasadas heredadas del régimen zarista. Basó sus privilegios y su gobierno en las relaciones de propiedad nacionalizadas establecidas por la Revolución de Octubre, no en las formas de relaciones de producción capitalistas o históricamente nuevas. Fue contrarrevolucionario de principio a fin y no pudo ser reformado, pero aun así buscó defender, para sus propios intereses y por medios contrarrevolucionarios, las relaciones de propiedad nacionalizadas establecidas en octubre.

Esto fue en última instancia imposible. A menos que sea derrocado por la clase obrera soviética en una revolución política, la presión del mercado mundial capitalista y la intervención imperialista, ya sea militar, económica o una combinación de ambas, conduciría al desmantelamiento del estado obrero y la restauración del capitalismo. En este acto final de contrarrevolución, la burocracia misma desempeñaría un papel importante, aliándose directamente con el imperialismo mundial para asegurar más firmemente sus intereses parásitos al anclarlos en la propiedad capitalista, es decir, al convertirse en propietarios del capital, en lugar de simplemente sanguijuelas dela propiedad del estado. La revolución antiestalinista que abogó Trotsky fue "política" y no "social", porque no cambiaría el sistema de relaciones de propiedad. Defendería las relaciones de propiedad existentes eliminando la burocracia parasitaria. Reviviría y restablecería la democracia de los trabajadores al estado obrero, en lugar de derrocar al estado y establecer un nuevo régimen de clase.

La clase trabajadora soviética, bajo el liderazgo de un partido de la Cuarta Internacional, tendría que expulsar físicamente a la burocracia, purgarla de los soviets, restablecer la democracia soviética, poner fin a todas las deformaciones burocráticas y los abusos de la economía planificada, y devolver la URSS al programa internacionalista proletario de la revolución socialista mundial.

Trotsky no hizo ningún comentario sobre el carácter insurreccional y no pacífico de la revolución política. En contraposición a los pablistas originales, y sus conversos de los últimos días en el liderazgo del WRP, rechazó la posibilidad de la "auto reforma" de la casta gobernante. "No hay un resultado pacífico para esta crisis", escribió en La Revolución Traicionada. “Ningún demonio nunca ha cortado voluntariamente sus propias garras. La burocracia soviética no renunciará a sus posiciones sin luchar. El desarrollo conduce obviamente al camino de la revolución”.

La Cuarta Internacional, en su lucha por esta revolución política, defendió incondicionalmente a la Unión Soviética contra el imperialismo. Esto fue esencial para defender los logros básicos de la Revolución de Octubre, como parte de la lucha por el socialismo mundial. Lejos de cualquier concesión a la burocracia, la defensa de la Cuarta Internacional de la Unión Soviética fue un aspecto crítico de su lucha implacable contra el estalinismo. La Cuarta Internacional haría todo lo que esté en su poder para evitar que la burocracia contrarrevolucionaria complete sus servicios al imperialismo supervisando la destrucción del estado obrero. La defensa de la Unión Soviética estaba inseparablemente vinculada al programa de revolución política para derrocar a la burocracia.

Resumiendo la relación entre la revolución política en la URSS y la revolución socialista mundial, Trotsky escribió en septiembre de 1939:

La defensa de la URSS coincide para nosotros con la preparación de la revolución mundial. Solo se permiten aquellos métodos que no entren en conflicto con los intereses de la revolución. La defensa de la URSS está relacionada con la revolución socialista mundial como una tarea táctica está relacionada a una estratégica. Una táctica está subordinada a un objetivo estratégico y en ningún caso puede estar en contradicción con este último...

No debemos perder de vista ni en un solo momento el hecho de que la cuestión de derrocar a la burocracia soviética está subordinada a la cuestión de preservar la propiedad del Estado en los medios de producción en la URSS; que la cuestión de preservar la propiedad estatal en los medios de producción en la URSS está subordinada para nosotros a la cuestión de la revolución proletaria mundial. [5]

Trotsky basó su análisis de la Unión Soviética y el programa de acción derivado de ese análisis en un examen materialista dialéctico e histórico de las contradicciones fundamentales del régimen, arraigado en sus orígenes históricos y sus fundamentos socioeconómicos. En un capítulo de La Revolución Traicionada titulado "El carácter doble del estado obrero", explicó que si bien las formas de propiedad establecidas por la revolución de octubre y defendidas por el estado obrero consistían en la propiedad social de los medios de producción, el atraso material de la economía hizo imposible para la Unión Soviética, sobre la base de sus propios recursos, superar la escasez y, por lo tanto, la desigualdad. Como resultado, las normas de distribución se mantuvieron burguesas, basadas en una medida capitalista de valor (salarios).

Él escribió:

En la medida en que el estado, que asume la tarea de la transformación socialista de la sociedad, se ve obligado a defender la desigualdad, es decir, los privilegios materiales de una minoría, por métodos de compulsión, en la medida en que también sigue siendo un estado "burgués", aunque sin burguesía. Estas palabras no contienen alabanza ni culpa; simplemente nombran las cosas por sus nombres reales...

El estado asume directamente y desde el principio un doble carácter: socialista, en la medida en que defiende la propiedad social en los medios de producción; burgués, en tanto que la distribución de los bienes de la vida se realiza con una medida de valor capitalista y todas las consecuencias que de ello se derivan. Tal caracterización contradictoria puede horrorizar a los dogmáticos y escolásticos; solo podemos ofrecerles nuestras condolencias. [6]

Más adelante, llamó a la burocracia el "policía de la desigualdad", escribiendo:

La base del gobierno burocrático es la pobreza de la sociedad en los objetos de consumo, con la consiguiente lucha de cada uno contra todos. Cuando hay suficientes productos en una tienda, los compradores pueden venir cuando lo deseen. Cuando hay pocos bienes, los compradores se ven obligados a hacer cola. Cuando las filas son muy largas, es necesario nombrar a un policía para mantener el orden. Tal es el punto de partida del poder de la burocracia soviética. ‘Sabe’ quién debe obtener algo y quién tiene que esperar...

El significado social del termidor soviético ahora comienza a tomar forma ante nosotros. La pobreza y el atraso cultural de las masas se han encarnado nuevamente en la figura maligna del gobernante con un gran garrote en la mano. [7]

La causa fundamental de la degeneración del estado obrero, en forma de una burocracia totalitaria, fue la demora en la revolución socialista mundial y el consiguiente aislamiento de la URSS. Este dilema fue reforzado y agravado por las políticas contrarrevolucionarias del régimen estalinista, basadas en el programa nacionalista de "socialismo en un solo país".

Solo había dos formas de poner fin a este aislamiento y resolver la crisis del estado obrero: o mediante el desmantelamiento de las relaciones de propiedad socializadas establecidas en octubre y la integración de la Unión Soviética en la estructura del capitalismo mundial, es decir, por medios contrarrevolucionarios; o mediante el derrocamiento de la burocracia por la clase trabajadora, la restauración de la democracia soviética y el retorno al programa de la revolución socialista mundial, el camino revolucionario por el que luchó la Cuarta Internacional.

Trotsky resumió el análisis de manera concisa y brillante en el Programa de Transición :

La Unión Soviética surgió de la Revolución de Octubre como un estado obrero. La propiedad estatal de los medios de producción, un requisito previo necesario para el desarrollo socialista, abrió la posibilidad de un rápido crecimiento de las fuerzas productivas. Pero el aparato del estado obrero sufrió una degeneración completa al mismo tiempo: se transformó de un arma de la clase trabajadora en un arma para el sabotaje de la economía del país. La burocratización de un estado obrero atrasado y aislado, y la transformación de la burocracia en una casta privilegiada todopoderosa, constituyen la refutación más convincente, no solo teórica sino esta vez en la práctica, de la teoría del socialismo en un país.

La URSS encarna así contradicciones enormes. Pero sigue siendo un estado obrero degenerado. Tal es el diagnóstico social. El pronóstico político tiene un carácter alternativo: o la burocracia, que se convierte cada vez más en el órgano de la burguesía mundial en el estado obrero, derrocará las nuevas formas de propiedad y hundirá al país nuevamente en el capitalismo; o la clase trabajadora aplastará a la burocracia y abrirá el camino al socialismo. [8]

El asalto revisionista al análisis de la Cuarta Internacional del estalinismo: capitalismo de estado y pablismo

La cuestión de la naturaleza de la Unión Soviética y la burocracia estalinista ha estado en el centro de las controversias y luchas dentro de la Cuarta Internacional casi desde su fundación en septiembre de 1938. La firma del pacto Stalin-Hitler el 23 de agosto de 1939, y el estallido de la Segunda Guerra Mundial una semana después, se convirtieron en la ocasión para el primer gran ataque revisionista contra el programa de la Cuarta Internacional. Una facción pequeñoburguesa dentro del Partido Socialista de los Trabajadores de los Estados Unidos (SWP, por sus siglas en inglés), liderada por Max Shachtman y James Burnham, declaró que estos eventos demostraron el carácter "imperialista" de la Unión Soviética y requirió que la Cuarta Internacional abandonara su llamado a la defensa de la URSS contra el imperialismo.

Esta oposición reflejó el giro hacia la derecha dentro de la clase media radical, en línea con las necesidades del imperialismo estadounidense mientras se preparaba para entrar en la guerra. El pacto de Stalin con Hitler expresó la crisis de la burocracia y su absoluto desprecio por la clase trabajadora internacional, pero no significó un cambio en los fundamentos sociales de la URSS. Burnham y Shachtman, junto con el grueso de la clase media radical, defendieron a la URSS cuando la GPU estaba asesinando a revolucionarios en España y reprimiendo brutalmente a la clase trabajadora, para defender el gobierno burgués del "frente popular", lo que condujo a la victoria de Franco. Del mismo modo, cuando Stalin estaba exterminando el liderazgo de la Revolución de 1917 y cientos de miles de socialistas durante la purga en los juicios de Moscú. Pero se negaron a defender a la URSS cuando la burocracia cambió cínicamente su orientación de los imperialistas "democráticos" a los imperialistas fascistas.

Trotsky explicó, en el curso de la lucha de facciones de 1939-1940 dentro del SWP, que la afirmación de que la burocracia se había transformado en una nueva clase dominante "burocrática colectivista" equivalía a una renuncia a cualquier perspectiva de revolución socialista durante toda una época histórica. Si la burocracia encarnaba una nueva clase dominante, explicó, eso significaba que tenía que ser el portador de un desarrollo históricamente necesario de las fuerzas productivas. Por lo tanto, la clase trabajadora no fue la portadora histórica y revolucionaria de un nuevo y más alto modo socialista de producción. La revolución socialista estaba fuera de la agenda histórica. La concepción del imperialismo como época de guerras y revoluciones y la transición al socialismo mundial era falsa y tuvo que ser descartada.

Esta fue una declaración de escepticismo completo y desmoralización política, y, a pesar de su forma antiestalinista, una capitulación a la burocracia estalinista, así como al imperialismo.

El liquidacionismo pablista, que surgió a fines de la década de 1940 bajo el liderazgo de Michel Pablo y Ernest Mandel, fue una virulenta tendencia pequeñoburguesa que tomó la forma de un capitalismo de estado al revés. Rechazó la caracterización del estalinismo como contrarrevolucionario y, en cambio, le atribuyó un papel revolucionario, negando la necesidad histórica de la Cuarta Internacional como el único liderazgo revolucionario de la clase trabajadora. Repudió el llamado de la CI a una revolución política para derrocar al régimen estalinista, afirmando en cambio que, bajo la presión de la clase trabajadora, por un lado, y el imperialismo por el otro, una facción "progresista" dentro de la burocracia podría "desestalinizar" el régimen y devolverlo al camino revolucionario.

Lo que el capitalismo de estado y el pablismo tenían en común era un rechazo al papel revolucionario de la clase obrera. Los pablistas exigieron que la Cuarta Internacional se liquidara en los partidos estalinistas y socialdemócratas, y en los movimientos nacionalistas burgueses en los países coloniales.

Como escribió el CICI en el editorial de la Cuarta Internacional, julio-diciembre de 1989:

En el análisis final, el oportunismo pablista representó la capitulación ante la dominación temporal del movimiento obrero internacional por parte de los estalinistas. Esta capitulación encontró su expresión teórica más precisa en la notoria proclamación de Pablo y Mandel en 1951 de que "la realidad social objetiva consiste esencialmente en el régimen capitalista y el mundo estalinista". De esta manera, los oportunistas pablistas dotaron al estalinismo de una vasta misión histórica, y de ese modo descartó el papel revolucionario independiente del proletariado y su auténtica vanguardia marxista, la Cuarta Internacional. [9]

El CICI, fundado con la "Carta Abierta" al movimiento trotskista mundial por el SWP en noviembre de 1953, nació de una lucha contra el liquidacionismo pablista. Sin embargo, la lucha dentro del movimiento trotskista contra el revisionismo continuó, primero contra la reunificación del SWP con los pablistas en 1963, luego contra el centrismo de la OCI (Organisation Communiste Internationaliste francesa), y finalmente contra la capitulación del WRP al pablismo a través del oportunismo nacional, culminando en la ruptura de 1985-1986. Esa lucha política marcó la victoria de los trotskistas ortodoxos sobre las fuerzas pequeñoburguesas dentro del CI.

Fue a través de estas luchas, llevadas a cabo en condiciones generalmente desfavorables —primero del auge económico y luego de la reacción política reinante, y la dominación del movimiento obrero por las burocracias contrarrevolucionarias— que se mantuvo la continuidad del trotskismo y el marxismo.

El WRP se adapta al estalinismo

El descenso del WRP al pablismo implicaba necesariamente una adaptación cada vez más pronunciada al estalinismo. El WRP prestó poca atención al aumento masivo contra el estalinismo, en la forma del movimiento de Solidaridad en Polonia de 1980-1981, y usó su inmensa influencia en el CICI para evitar cualquier intervención trotskista independiente. De este modo, dejó el campo abierto a los pablistas para promover facciones reformistas de izquierda de Solidaridad, que trabajaron para evitar un movimiento revolucionario de los trabajadores para el derrocamiento de la burocracia y desviarlo hacia una política de buscar presionar al régimen para que haga reformas.

Si bien News Line (el diario del WRP) no intentó enviar un reportero a Polonia para cubrir los tumultuosos eventos allí, en 1980 envió a su editor deportivo a Moscú, para cubrir los Juegos Olímpicos de verano, donde el gobierno le dio una cálida recepción.

El WRP entró en acuerdos de publicación con las autoridades soviéticas a espaldas de las secciones de CI. En 1982, News Line se negó a publicar un extenso análisis de la crisis en la economía soviética publicado por la Liga Obrera en su periódico El Boletín. Anteriormente News Line había reimpreso, sin comentarios críticos, un comunicado de prensa de Novosti, alabando las condiciones en la industria siderúrgica soviética.

En 1983, el WRP intervino en una lucha de facciones dentro del Partido Comunista Británico por el control del periódico estalinista Morning Star, apoyando al ejecutivo del partido euroestalinista contra una facción de la oposición que había ganado el control del brazo editorial del periódico. El News Line publicó titulares de pancartas y editoriales defendiendo el aparato del partido y aconsejándolo sobre cómo recuperar el control de su periódico contrarrevolucionario.

La línea de noticias del 24 de junio de 1983 llevó una "carta abierta" del Comité Político del WRP a los miembros del Partido Comunista británico, lamentando el hecho de que Morning Star "ya no estaba bajo el control político del Partido Comunista de Gran Bretaña y su congreso".

El líder de la Unión Nacional de Mineros Arthur Scargill durante la huelga de mineros británicos de 1984-85

La "carta abierta" del WRP hizo la asombrosa declaración de que la "pérdida de control del periódico por parte del liderazgo del partido... representa no solo un repudio del Partido Comunista, sino los fundamentos históricos sobre los que se formó el partido, es decir, para defender los grandes logros de la Revolución Rusa de 1917 dirigida por Lenin y Trotsky y el establecimiento del primer estado obrero en la historia". [10]

En la huelga de mineros británicos de 1984–85, el WRP capituló ante el liderazgo del Partido Laborista y el líder de la Unión Nacional de Mineros (NUM, siglas en inglés), Arthur Scargill, un ex miembro del Comité Ejecutivo Nacional de la Liga de Jóvenes Comunistas. Menos de dos semanas antes de que Scargill suspendiera la huelga, sobre la base de una rendición completa al gobierno Tory (Conservador) de Thatcher, el WRP publicó una declaración de su Comité Central que declaraba: “El Comité Central llama a todos los mineros en huelga a ponerse de pie firme detrás de Arthur Scargill y el Ejecutivo de la NUM ".

Unas seis semanas después de la traición, Healy escribió una carta a Scargill (descubierta más tarde en 1985 por la Comisión de Control Internacional de CICI) que comenzó "Querido Arthur" y declaró, en parte:

Todos los recursos e instalaciones técnicas que constituyen la práctica de nuestro Partido están a disposición del NUM y de usted como su presidente. Si es necesario, imprimiremos y publicaremos todo lo que el sindicato quiera, por nada, hasta el límite de nuestros recursos. [11]

Así, el infame apretón de manos del representante del WRP al CI, Cliff Slaughter, con el mercenario estalinista y apologista de los Juicios de Moscú, Monty Johnstone, en la reunión del Friends Hall del 26 de noviembre de 1985, no ocurrió de la nada. Fue una demostración pública de una capitulación oportunista al estalinismo que se había desarrollado durante varios años.

El análisis de CI de Gorbachov y la perestroika

Solo unos 13 meses después de la finalización de la división con el WRP, en febrero de 1986, el Comité Internacional de la Cuarta Internacional publicó una declaración, fechada el 23 de marzo de 1987, que expone su análisis marxista y su línea revolucionaria trotskista de principios sobre la gran cacareada glasnost (apertura) y perestroika (reestructuración) de Gorbachov en la Unión Soviética. Esto todavía estaba en una etapa bastante temprana del impulso de Gorbachov hacia la restauración capitalista, pero el análisis ya demostró la orientación anticlase trabajadora, pequeñoburguesa y procapitalista de la burocracia. Esto fue vindicado rápidamente por la cadena de eventos resultante, que condujo a la terminación jurídica de la Unión Soviética en diciembre de 1991.

La declaración, ¿Qué está pasando en la URSS? Gorbachov y la Crisis del Estalinismo, comienza por exponer la posición de principios del CI:

La Cuarta Internacional defiende incondicionalmente a la Unión Soviética y los logros de la Revolución de Octubre contra el imperialismo. Establece inequívocamente que esta defensa solo es posible a través de la revolución socialista mundial, que incluye como una de sus partes componentes la revolución política para derrocar a la burocracia contrarrevolucionaria actualmente encabezada por Mijaíl Gorbachov.

El actual programa de glasnost de Gorbachov, aclamado por la opinión pública burguesa y celebrado por cada renegado revisionista del trotskismo, no altera ni una pizca esta perspectiva histórica.

Gorbachov no representa a los trabajadores soviéticos y las conquistas que hicieron para derrocar al zarismo y establecer el primer estado obrero, sino más bien la casta burocrática que usurpó el poder político de la clase trabajadora. No es el heredero de Lenin y Trotsky, que dirigió la revolución de 1917, sino de su sepulturero: Stalin. Él es el producto de esta burocracia a la que ha servido toda su vida. Se elevó entre sus filas, aislado de las masas y completamente imbuido de su hostilidad pequeño burguesa hacia la clase trabajadora...

Actuando como el conducto para este bombardeo mediático burgués y comenzando con sus impresiones de las políticas nacionales de Gorbachov, varias tendencias revisionistas, rechazando el análisis científico del estalinismo desarrollado por Trotsky, especulan sobre el potencial de la burocracia para la auto reforma.

La Cuarta Internacional rechaza completamente estas afirmaciones de la opinión pública burguesa y desarrolla su propio análisis en oposición directa al método antimarxista de los revisionistas. No comienza ni por el "encanto" de Gorbachov ni por una u otra medida nacional dirigida a salvar su régimen burocrático en crisis. Nuestro punto de partida es el del proletariado internacional y la revolución socialista mundial. Gorbachov y la Unión Soviética solo pueden entenderse desde esta perspectiva internacional y desde el punto de vista de los orígenes y el desarrollo del estado soviético y su posterior degeneración burocrática. [12]

Mikhail Gorbachev

Después de revisar los orígenes de la burocracia estalinista, su base nacionalista esencial y su evolución como la principal agencia del imperialismo dentro del movimiento obrero internacional, la declaración examinó la crisis de la Unión Soviética que subyace en el programa de "reforma" de Gorbachov.

Explicó políticamente que las "reformas" de Gorbachov encarnaban la reacción de la burocracia ante la amenaza de la revolución política que tan claramente percibía en los acontecimientos en Polonia. Frente a la creciente oposición de la clase trabajadora a la casta burocrática osificada, Gorbachov, en forma de un aflojamiento limitado de la represión estatal denotada por glasnost, se movió contra los peores excesos de la burocracia desde el punto de vista de defender la burocracia en su conjunto contra el soviet proletariado.

Sin embargo, la declaración explicaba:

Tanto para la clase obrera en la Unión Soviética como para los trabajadores y las masas oprimidas a nivel internacional, la llamada política de reforma de Gorbachov representa una amenaza siniestra. Pone en peligro las conquistas históricas de la Revolución de Octubre y está ligada a una profundización de la colaboración contrarrevolucionaria de la burocracia con el imperialismo a escala mundial. [13]

Económicamente, el marco reaccionario de la autarquía económica nacional había llevado a la economía soviética a una crisis insoluble. Dentro de la URSS, el inmenso crecimiento de las fuerzas productivas en los 70 años transcurridos desde la Revolución de Octubre —que fue posible gracias a la nacionalización de los medios de producción y planificación económica— no había disminuido la desigualdad, el privilegio o el burocratismo.

La productividad del trabajo seguía muy por debajo de los niveles de los países capitalistas más avanzados. Solo superando estos niveles podría garantizarse el socialismo, pero eso solo podría lograrse, como señaló Trotsky, "en el terreno de la división mundial del trabajo que ha sido creada por todo el desarrollo precedente del capitalismo". En otras palabras, a través de La conquista del poder por la clase obrera en los países capitalistas avanzados.

En un discurso ante el Comité Central en enero de 1987, Gorbachov había esbozado la creciente crisis económica. Las tasas de crecimiento habían caído bruscamente desde mediados de la década de 1970, la mayoría de los objetivos del plan quinquenal no se habían cumplido, y la Unión Soviética se había quedado muy por detrás de Occidente en el desarrollo de tecnología avanzada, asociada con las revoluciones de las computadoras y las telecomunicaciones.

Cuanto más crecían las fuerzas productivas dentro de la Unión Soviética, más dependiente de la economía mundial se hacía la economía soviética. Las exportaciones e importaciones soviéticas crecieron seis y siete veces entre 1970 y 1984. Una caída en los precios mundiales del petróleo tuvo un efecto devastador en la URSS, cuyo continuo atraso económico se expresó por el hecho de que se vio obligado a depender de la exportación de energía, para adquirir las divisas necesarias para la compra de importaciones de alta tecnología.

El régimen estalinista bajo Gorbachov no fue menos hostil a la extensión del socialismo fuera de la URSS que bajo sus predecesores, viendo en ese desarrollo una amenaza mortal para su propio gobierno. Como explica la declaración del CI:

El desarrollo del socialismo en la Unión Soviética y la solución de los problemas económicos que surgen en su evolución están indisolublemente ligados a la extensión de la revolución proletaria al ámbito mundial. La escasez de tecnología y las continuas contradicciones entre la industria y la agricultura solo pueden resolverse mediante el acceso al mercado mundial. Solo hay dos caminos para la integración de la Unión Soviética en ese mercado: el de Gorbachov que conduce a la restauración capitalista y el de la revolución socialista mundial. (Énfasis agregado) [14]

Cualquier observador objetivo habría tenido poca dificultad para detectar en las propias palabras de Gorbachov el eje de la clase anti-obrera de sus políticas. En su discurso ante el Comité Central, por ejemplo, afirmó que "el principio más importante del socialismo" era "la distribución según el trabajo".

Esta es una completa falsificación del marxismo, que establece que el principio del socialismo es "de cada uno según sus habilidades, a cada uno según sus necesidades". Gorbachov hizo de la norma burguesa de distribución, que el socialismo termina y reemplaza, la base del socialismo!

En otra parte de su discurso denunció el "parasitismo". Pero identificó el parasitismo no con la corrupción y el saqueo de la burocracia, sino con la clase trabajadora. “Los sentimientos parasitarios se fortalecieron y la mentalidad de nivelación salarial comenzó a afianzarse. Todo eso golpeó a los trabajadores que podían y querían trabajar mejor, al tiempo que facilitaban la vida de los perezosos”.

Después de revisar las medidas económicas iniciales de Gorbachov, llevadas a cabo bajo la bandera de la perestroika, la declaración de CI decía:

Ahora surge la esencia de las "reformas" de Gorbachov. Temiendo el movimiento de la clase trabajadora soviética, la burocracia intenta superar los obstáculos en el desarrollo de la economía creados por la propia burocracia.

Al expandir las normas burguesas de distribución, debilitar el monopolio estatal del comercio exterior, abrir el camino para la conversión de dinero en capital por parte de empresas individuales, la burocracia funciona como el agente de la burguesía mundial en el estado obrero y abre el camino para la restauración capitalista.

Las medidas "democráticas" de Gorbachov —la liberación de algunos presos políticos, una relajación muy limitada de la censura y la crítica de los excesos burocráticos— no constituyen, de ninguna manera, un movimiento hacia la restauración de la democracia soviética. Son un intento de ganar una base social para la burocracia entre las amplias capas de la inteligencia soviética y los funcionarios gerenciales. [15]

Inicialmente, el aflojamiento limitado de la censura y la represión desencadenó una respuesta generalmente de izquierda en la población. Hubo un aumento de interés en la historia de la Unión Soviética y la Revolución Rusa, y, en particular, el papel de Trotsky, que había sido calumniado como un agente contrarrevolucionario y fascista, y luego fue eliminado durante décadas del discurso histórico y político. Como discutiremos más adelante, el CICI buscó activamente alentar este desarrollo e intervino para presentar la historia y el programa del trotskismo y la Cuarta Internacional a los jóvenes y trabajadores que estaban siendo activados políticamente.

Si bien el régimen de Gorbachov rehabilitó a docenas de líderes del partido, a quien Stalin le tendió una trampa y ejecuto, incluidos Bujarin, Kámenev, Zinóviev, Radek y Piatakov, se negó a rehabilitar a Trotsky. En 1987, Gorbachov declaró que las ideas de Trotsky eran "esencialmente un ataque contra Lenin en todos los ámbitos".

Los esfuerzos de Gorbachov para defender los intereses sociales de la burocracia, mediante la introducción de las relaciones del mercado capitalista, desencadenaron un movimiento de oposición en la clase trabajadora. En pocos días, en julio de 1989, una huelga de cientos de miles de mineros de carbón soviéticos se extendió desde Siberia a través de los Urales hasta Ucrania.

Más decidida fue la intervención de los revisionistas, incluidos los renegados del WRP, para promover a Gorbachov y responder por el contenido supuestamente progresivo y democrático de sus reformas. En su libro Más Allá de la Perestroika, publicado en 1989 por Verso, Ernest Mandel escribió: "Desde el punto de vista de los trabajadores soviéticos y el proletariado mundial, Gorbachov sería hoy la mejor solución para la URSS".

Tariq Ali dedicó su libro de 1988 Revolución Desde Arriba a Boris Yeltsin, escribiendo: " Revolución Desde Arriba argumenta que Gorbachov representa una corriente progresista y reformista dentro de la élite soviética, cuyo programa, de ser exitoso, representaría una enorme ganancia para los socialistas y demócratas a escala mundial. La escala de las operaciones de Gorbachov es, de hecho, una reminiscencia de los esfuerzos del presidente estadounidense del siglo XIX: Abraham Lincoln”.

Michael Banda

Michael Banda demostró rápidamente la lógica de sus infames 27 Razones por las cuales el CICI debería ser enterrado inmediatamente al abandonar el WRP, denunciando la lucha emprendida por el movimiento trotskista desde 1928 y aclamando a Stalin como el "Bonaparte proletario". Atacó las advertencias de la restauración capitalista de Trotsky como una "fantasía espeluznante" y se unió al coro de cortesanos de Gorbachov, alabando el programa de Gorbachov como una "liberalización gradual del gobierno burocrático" y "descentralización de la administración económica en línea con los vastos y sin precedentes cambios en la industria y la tecnología soviéticas, y el trabajo clase".

En cuanto a Gerry Healy, en agosto de 1986 afirmó, en una reunión de PC del resto del WRP que había formado con Torrance y los Redgraves, que la burocracia soviética ya no era termidoriana y que "se estaba dando un giro a la izquierda en la URSS". Esto fue citado en la edición de junio-julio de 1987 de The Marxist, que Healy creó cuando él y los Redgraves se separaron del grupo de Torrance a fines de 1986. Durante los últimos tres años de su vida, habiendo aclamado a Gorbachov como el líder de la revolución política., viajó varias veces a la Unión Soviética como invitado del gobierno soviético.

En octubre de 1986, un miembro del grupo de Healy, Mick Blakey, emitió un documento que proclamaba:

Junto con estos arrebatos violentos en la Revolución Política, en la propia Unión Soviética, entre una sección de la Inteligencia, se ha desarrollado el materialismo dialéctico, principalmente por Omelyanovsky, Oizerman e Ilyenkov... este desarrollo no tuvo lugar en el vacío, pero ha entrado en el pensamiento de una sección del movimiento a la izquierda de la burocracia, que hoy ocupa las posiciones de liderazgo, y que está desestalinizando la burocracia...

Sostengo que la Revolución Política está en marcha y es evidente en los niveles más altos del Partido Comunista de la Unión Soviética. [16]

En cuanto al WRP de Slaughter, Cyril Smith denunció al CI, en la edición del 13 de mayo de 1989 de Workers Press, por ver "en el glasnost y la perestroika de Gorbachov nada más que un movimiento deliberado y consciente para traer de vuelta el capitalismo".

El análisis del CI sobre la perestroika se actualizó y profundizó en la Perestroika Versus Socialism: Stalinism and the Restoration of Capitalism in the USSR de David North, una colección de artículos publicados en el periódico Bulletin de la Liga Obrera entre marzo y mayo de 1989. Este análisis exhaustivo y políticamente devastador examinó el programa y las acciones del régimen de Gorbachov desde el punto de vista de sus innovaciones en los campos de la superestructura política y jurídica, ideología y doctrina, política económica y política exterior.

Mostró que los cambios en el sistema electoral fueron diseñados para diluir la representación de la clase obrera industrial en el Congreso de los Diputados del Pueblo, y que, en general, las reformas "liberales" de glasnost tenían la intención de facilitar la restauración de la propiedad privada, el desmantelamiento del monopolio estatal del comercio exterior y el crecimiento de una capa poderosa de empresarios burgueses. Todo esto se llevaría a cabo a costa de millones de empleos y una reducción brutal en el nivel de vida de la clase trabajadora soviética.

Dave North resumió esta conexión de la siguiente manera:

Cuando Gorbachov "lucha" contra la burocracia, o, más precisamente, una sección de ella, dirige sus golpes contra esos estratos dentro del aparato estatal y del partido cuyas posiciones y privilegios están vinculados con la administración de la industria nacionalizada y los colectivos agrícolas. Este tipo de "lucha" antiburocrática ofrece una cobertura política para un ataque abierto contra las relaciones de propiedad creadas por la Revolución de Octubre. En busca de la "perestroika radical", es decir, la implementación de políticas de libre mercado, la liquidación del monopolio del comercio exterior y la legalización de la propiedad privada de los medios de producción, la facción de Gorbachov ha estado buscando forjar una alianza de los estratos más privilegiados y políticamente articulados de la sociedad soviética: desde la élite gerencial dentro de las secciones más prósperas de la industria estatal y los colectivos agrícolas, hasta los tecnócratas, la intelectualidad y la pequeña burguesía avariciosa, cuyo crecimiento numérico y enriquecimiento se encuentran entre los principales objetivos del régimen estalinista. [17]

Al discutir la promoción de Gorbachov de los conceptos burgueses en lugar de las categorías de clase del marxismo y el concepto de un estado obrero, North citó el discurso de Gorbachov en la XIX Conferencia, en la que declaró que el estado soviético no debe ser un estado obrero, sino un “estado del pueblo".

En un artículo publicado en febrero de 1989, el jefe del Partido Comunista Soviético y el estado, en nombre de "elaborar el concepto de una nueva cara del socialismo", pidió superar la "alienación del hombre de los medios de producción" al poner fin al estado propiedad de la tierra y la conversión de las granjas colectivas en "cooperativas" de propiedad privada.

Sobre la política económica, North señaló: "Las medidas ya promulgadas en la ley han destruido virtualmente el monopolio del comercio exterior y han establecido una base legal para las relaciones económicas directas entre las preocupaciones imperialistas y las cooperativas de propiedad privada en la URSS".

El editorial de la Cuarta Internacional de enero-junio de 1990, "Cincuenta años desde el asesinato de León Trotsky", informó lo siguiente:

El alcance de la conciencia y la deliberación en el impulso de la burocracia para restaurar el capitalismo queda suficientemente claro por una nueva ley que entró en vigencia en la Unión Soviética el 1ro de julio de 1990. Ofrece protecciones legales a la propiedad privada tan amplias como las que se encuentran en cualquier país capitalista. Lo citado declara:

"El derecho de propiedad es reconocido y protegido por la ley en la URSS".

“Un propietario tiene derecho a hacer cualquier cosa con su propiedad que no viole la ley. Puede usar su propiedad para llevar a cabo cualquier tipo de actividad económica o de otro tipo que no esté prohibida por la ley... "

"La propiedad puede consistir en tierra, recursos minerales, agua, vida vegetal y animal, edificios, estructuras, equipos, objetos de cultura material y espiritual, dinero, valores y otros activos".

"Los resultados de la utilización económica de la propiedad (producción e ingresos) pertenecen al propietario de esta propiedad a menos que la ley estipule lo contrario..." [18]

Sobre la relación entre la restauración capitalista y la política exterior de Gorbachov, North escribió, en Perestroika versus Socialismo :

Durante los últimos tres años, Gorbachov ha tomado medidas decisivas para promover la propiedad privada de las fuerzas productivas. La burocracia identifica cada vez más abiertamente sus intereses con el desarrollo de las cooperativas soviéticas a lo largo de líneas completamente capitalistas. Por lo tanto, en la medida en que los propios privilegios de la burocracia ya no estén vinculados, sino que sean hostiles a las formas de propiedad estatal, sus relaciones con el imperialismo mundial deben sufrir un cambio correspondiente y significativo. El objetivo principal de la política exterior soviética se convierte cada vez menos en la defensa de la URSS contra el ataque imperialista, sino más bien en la movilización del apoyo imperialista, político y económico, para la realización de los objetivos internos de la perestroika, es decir, el desarrollo de relaciones de propiedad capitalista dentro de la Unión Soviética. Así, la lógica contrarrevolucionaria de la teoría estalinista del "socialismo en un solo país" encuentra su máxima expresión en el desarrollo de una política exterior dirigida a socavar la propiedad del Estado soviético y reintroducir el capitalismo dentro de la propia URSS. [19]

Resumiendo la esencia de las innovaciones de la política exterior de la burocracia, North escribió:

Las características distintivas de la nueva política exterior soviética son el repudio incondicional del socialismo internacional como un objetivo a largo plazo de la política soviética, la renuncia a cualquier solidaridad política entre la Unión Soviética y las luchas antiimperialistas en todo el mundo, y el rechazo explícito de la lucha de clases como factor relevante en la formulación de la política exterior. Los cambios en la política exterior soviética están inseparablemente vinculados con la integración continua de la economía en la estructura del capitalismo mundial. Los objetivos económicos del Kremlin requieren que la Unión Soviética renuncie enfáticamente e incondicionalmente a cualquier asociación persistente entre su política exterior y la lucha de clases y el antiimperialismo en cualquier forma. Fue por esta razón que Gorbachov eligió a las Naciones Unidas como foro para su declaración en diciembre pasado que la Revolución de Octubre de 1917, como la Revolución Francesa de 1789, pertenece a otra era histórica y es irrelevante para el mundo moderno. [20]

Los ejemplos de la nueva política exterior en acción incluyeron el corte de Gorbachov de las exportaciones de petróleo al régimen sandinista en Nicaragua, su adopción de Suharto en Indonesia, sus movimientos para establecer relaciones diplomáticas con Israel y Sudáfrica y, por supuesto, su luz verde para que Estados Unidos invadiera Iraq en 1990-1991.

La portada de Perestroika versus Socialismo de David North

North proporcionó más ejemplos del odio patológico de la burocracia hacia la clase trabajadora y el anticomunismo absoluto:

La economista Tatyana Zaslavskaya, una de las principales asesoras de Gorbachov, en una entrevista con Izvestia dijo: "La situación en la que comenzó [la perestroika] fue esencialmente una situación prerrevolucionaria, en la que las 'clases bajas' no estaban dispuestas o se negaron a hacer un buen trabajo de calidad, mientras que la capa superior ya no podía hacerlos".

En un intercambio de 1989 entre L.I. Albalkin, el principal asesor económico de Gorbachov, y Alexander Afanasyev, reportero de Komsomolskaya Pravda, Albalkin se compadeció con Afanasyev sobre las dificultades para destruir la "máquina" de afinidad de la clase trabajadora por los ideales de la Revolución Rusa al decir: "Solo una máquina puede contrarrestar una máquina".

North escribió sobre este intercambio:

Dos destacados portavoces de la perestroika, como dos aristócratas emigrados ebrios que lloran por botellas vacías, lamentan el destino de la Vieja Madre Rusia y sus maestros artesanos y personas perdidas con un sentido de propiedad. El problema, concluyen, son las propias masas rusas. Los ideales de la Revolución de Octubre han penetrado en su psicología. No permitirán que el "humus social" del capitalismo vuelva a surgir.

Este diálogo morboso es una articulación escalofriante del anticomunismo vitriólico que anima a los ‘Cien negros’ ideólogos de la perestroika En este diálogo se refleja el reconocimiento dentro de la burocracia de que es solo cuestión de tiempo antes de que los objetivos contrarrevolucionarios de la perestroika requieran la organización de la violencia a gran escala contra la clase trabajadora. Como acordaron los dos interlocutores: "Solo una máquina puede contrarrestar una máquina". [21]

Resumiendo el análisis del CICI y las conclusiones políticas que se derivan de él, North escribió:

Al considerar la posición de la URSS en la economía mundial, la pregunta esencial es cómo la Unión Soviética saldrá del aislamiento económico que le impone el mercado mundial capitalista. Solo son posibles dos métodos: la forja de una alianza revolucionaria con el proletariado internacional en la lucha contra el imperialismo mundial, o la integración de la URSS en las estructuras económicas existentes del capitalismo mundial. La primera ruta es la de la revolución socialista mundial; el segundo es el de la restauración capitalista en la URSS. Es el segundo curso que sigue Gorbachov...

La verdadera confrontación entre las masas soviéticas y la burocracia estalinista todavía está en la agenda. Cuando llega esa confrontación, la victoria del proletariado soviético depende del desarrollo de un liderazgo revolucionario consciente que, habiendo asimilado completamente las lecciones de la larga lucha emprendida por León Trotsky y la Cuarta Internacional contra la burocracia estalinista, sea completamente independiente de todos los camarillas burocráticas.

Es sobre esta base que los auténticos trotskistas del Comité Internacional se esfuerzan por construir la sección soviética de la Cuarta Internacional. [22]

La intervención del CI en la URSS

El análisis de Gorbachov y la crisis del estalinismo, y las medidas prácticas tomadas para intervenir en la URSS, se guiaron por el profundo análisis internacional que el CI estaba haciendo –producto de la ruptura– de la nueva etapa de la crisis mundial del capitalismo. En el centro de este análisis estaba la comprensión de las implicaciones de largo alcance de la globalización y el conflicto intensificado entre la economía mundial y el sistema de estado nación.

El líder soviético Mikhail Gorbachov, segundo desde la derecha, y el presidente de los Estados Unidos, Ronald Reagan, segundo desde la izquierda, se dan la mano fuera del Hofdi al comienzo de una serie de conversaciones, el 11 de octubre de 1986, Reykjavik, Islandia. Los otros hombres no están identificados. (Foto AP / Ron Edmonds)

Este marco, elaborado por primera vez en su documento de perspectivas internacionales de 1988, permitió al CI comprender que el colapso de los regímenes estalinistas era, en última instancia, una expresión de la crisis cada vez más profunda del sistema de Estado nación en su conjunto, que encontró su expresión inicial en las economías más vulnerables debido a su carácter autárquico nacional cerrado.

Este entendimiento permitió al CI, y solo al CI, reconocer que el colapso de los regímenes estalinistas, mientras que, en sí mismos, graves retrocesos para la clase trabajadora, sin embargo significaron el colapso de todo el orden imperialista de la posguerra en sus eslabones más débiles. Lejos de anunciar el "fin de la historia", la "muerte del socialismo" o el "triunfo del capitalismo liberal", este desarrollo masivo fue el precursor de una intensificación rápida y violenta de las tensiones interimperialistas y un nuevo impulso hacia la guerra mundial. También anunció un nuevo período de convulsiones sociales revolucionarias.

Además, el colapso de los regímenes estalinistas fue, en sí mismo, parte de un colapso más amplio de todas las burocracias laborales basadas en programas nacionales. La clase obrera se vería obligada, en defensa de sus intereses más básicos, a coordinar sus luchas a escala internacional; y la única organización que encarnaba esa perspectiva era el CICI. De ahí el inmenso potencial revolucionario y el desafío que enfrenta el movimiento trotskista.

La lucha contra el liderazgo nacional-oportunista del WRP y la victoria de los genuinos trotskistas, expresados en la expulsión del WRP del CI, hicieron posible y proporcionaron un poderoso impulso para la intervención de la Cuarta Internacional en la creciente crisis de los regímenes estalinistas en Europa del Este y la URSS. El WRP había usado su influencia para bloquear cualquier lucha seria para intervenir, ganar a los trabajadores, jóvenes e intelectuales más avanzados para el programa trotskista y construir secciones del CICI en estos países. La aclaración política de los temas básicos del programa y el principio llevados a cabo por la mayoría del CI, con respecto al internacionalismo, el partido mundial y la lucha contra el estalinismo y el revisionismo, sirvió de base para la intervención del CI.

El registro de la intervención del CI en la URSS y Europa del Este es voluminoso. Marcó un hito histórico en la historia del movimiento trotskista. Por primera vez en muchas décadas, el programa y los principios del trotskismo, y el legado genuino de la Revolución de Octubre, fueron traídos a la clase trabajadora soviética. El hilo central de la intervención fue la lucha por restablecer los vínculos históricos y políticos de la clase obrera soviética y los trabajadores en los países de Europa del Este con gobierno estalinista, a las fundaciones proletarias internacionalistas de octubre. Fue, sobre todo sobre esta base, que el CI buscó educar a los trabajadores avanzados, jóvenes e intelectuales, y crear las condiciones para la construcción de secciones del CICI.

El CI llevó a cabo tres viajes a la URSS entre 1989 y 1992. El camarada North pasó dos semanas en la Unión Soviética en noviembre de 1989, visitando Moscú y Leningrado, y regresó allí en octubre de 1991, celebrando reuniones y debates en Moscú y Kiev. El camarada Nick Beams visitó Moscú, Lvov y Kiev en octubre de 1990.

En esta etapa de la crisis hubo un gran fermento político e intelectual, y un tremendo interés en la figura de Trotsky. El camarada North habló en el Instituto de Archivo Histórico de Moscú, por invitación de la facultad, el 13 de noviembre de 1989, y participó en un seminario sobre "comunismo científico" por invitación de estudiantes en Moscú, el 14 de noviembre de 1989. Él habló en Kiev cuando regresó a la URSS en 1991. Nick Beams dio una conferencia en Kiev en 1990.

El CI publicó el Boletín de la Cuarta Internacional en ruso durante cuatro años, a partir de 1988. Los volúmenes de la Cuarta Internacional de 1990 a 1992 contienen una amplia correspondencia con contactos soviéticos, así como declaraciones, artículos, polémicas y transcripciones de debates, sometiendo meticulosamente los rápidos desarrollos al análisis marxista y elaborando el programa trotskista de revolución política y revolución socialista mundial.

Este trabajo sentó una base poderosa para el establecimiento de una sección del CI en la antigua Unión Soviética. Sus resultados más inmediatos fueron el reclutamiento del camarada Vladimir y el inicio de la colaboración con Vadim Rogovin, del cual surgió el monumental estudio de siete volúmenes de Rogovin ¿Había una alternativa? que examinó la lucha de la Oposición de Izquierda y la Cuarta Internacional contra la degeneración estalinista de la URSS.

David North presentando su conferencia sobre "El futuro del socialismo: la perspectiva trotskista" en el Instituto de Archivo Histórico de Moscú, 13 de noviembre de 1989

La conferencia del camarada North del 13 de noviembre de 1989 en el Instituto de Archivo Histórico de Moscú fue un hito en la historia de la Cuarta Internacional. Se tituló "El futuro del socialismo: la perspectiva trotskista", y asistieron profesores, estudiantes, activistas sindicales y miembros del público en general.

Luego, los estudiantes le pidieron a North que asistiera a un seminario sobre "comunismo científico" para explicar más a fondo los puntos de vista de Trotsky sobre el marxismo y el socialismo. Esa discusión se llevó a cabo el 14 de noviembre de 1989.

En su conferencia, North acogió con satisfacción la desacreditación de la burda mentira estalinista de que Trotsky era enemigo de la Unión Soviética y agente de Hitler, pero señaló la nueva mentira que se estaba promoviendo: que no había diferencias de principios entre Trotsky y Stalin, y la victoria del primero no habría cambiado la evolución de la URSS de ninguna manera significativa. El estalinismo, según esta narrativa, fue el resultado inevitable de la Revolución de Octubre.

Antes de pasar a la importancia de las políticas de Gorbachov, North explicó los fundamentos históricos y políticos de la lucha de Trotsky contra Stalin, y el programa de revolución política de la Cuarta Internacional contra la burocracia en los estados obreros deformados y degenerados. La crisis actual en la URSS y las "reformas" de Gorbachov equivalieron a un reconocimiento de la bancarrota del programa estalinista de "socialismo en un solo país".

North elaboró:

Sesenta y cinco años después de que se planteó el problema por primera vez, sigue siendo la cuestión decisiva. "Socialismo en un solo país" ahora significa restauración capitalista y una disminución horrible en el nivel cultural y social de la Unión Soviética. La única alternativa es la revolución internacional. [23]

En su animada y a veces polémica discusión con los estudiantes de Moscú al día siguiente, North llamó la atención sobre un problema central en el desarrollo de un liderazgo revolucionario en la clase trabajadora soviética. Él declaró:

Has comenzado a hacer preguntas y nunca dejas que nadie te detenga. Pero si puedo hacer una crítica, sigo creyendo que uno tiende a ver las cosas en un marco simplemente nacional. Esto es comprensible en la medida en que el gobierno te ha impuesto aislamiento durante tantas décadas. Pero es importante ver los desarrollos dentro de un marco internacional y es importante entender los eventos dentro de la Unión Soviética como parte de una crisis mundial y no simplemente como una crisis soviética. [24]

A principios de ese mismo mes, el papel contrarrevolucionario del pablismo en el apoyo a los regímenes estalinistas y su programa de restauración capitalista se resumió en un evento importante que ocurrió el 4 de noviembre. Ese día, la sección alemana del CICI, en ese entonces se llamaba Bund Sozialistischer Arbeiter (BSA), intervino en una manifestación masiva de más de un millón de personas en Berlín Oriental. La BSA distribuyó miles de copias de una declaración del Comité Central titulada "¡Derrocar a la burocracia SED! ¡Construya consejos de trabajadores!

Ernest Mandel

El SED (el partido estalinista gobernante de Alemania Oriental) luego invitó a Ernest Mandel y lo entrevistó en el periódico de su organización juvenil Junge Welt. El periódico presentó a Mandel como el "principal teórico de la Cuarta Internacional trotskista" y le preguntó explícitamente sobre la declaración distribuida por la BSA el 4 de noviembre. Mandel denunció la declaración como "sin tacto" e "interferencia del exterior".

Mientras tanto, sus partidarios dentro de la RDA en los "socialistas demócratas" pedían un gobierno común con el SED.

En la misma entrevista de Junge Welt, Mandel dijo de Gorbachov:

No ver que tenemos que defender el núcleo de los logros de "glasnost" contra todos sus enemigos como un gran paso adelante para la clase obrera soviética, el pueblo soviético, la clase obrera internacional y todas las fuerzas democráticas en el mundo, eso parece para mí una peligrosa ceguera política, engaño o manía. [25]

Hubo muchas expresiones de oposición masiva, en la clase trabajadora en la URSS y en los países de Europa del Este, a las políticas de restauración capitalista y al gobierno de la burocracia. De ninguna manera estaba claro o predestinado cuál sería el resultado de la crisis.

Mineros soviéticos en huelga, julio de 1989

Los mineros soviéticos se fueron a la huelga en gran parte de la URSS en julio de 1989 y plantearon demandas políticas en oposición a la burocracia, incluida la abolición de las cooperativas y el fin de los privilegios de la burocracia. Formaron comités de huelga para dirigirla y movilizar apoyo en las regiones afectadas.

La huelga estalló poco después de que Gorbachov regresó de una visita a Beijing, donde fue testigo de primera mano de la ola de huelgas y protestas que culminó con la sangrienta represión masiva del régimen maoísta que comenzó en la Plaza Tiananmen el 4 de junio.

Hubo huelgas en Polonia y otros países gobernados por los estalinistas contra aumentos masivos de precios, privatización y legislación contra la huelga.

El Comité Político de la Liga Obrera publicó una declaración en el Bulletin con fecha del 21 de julio de 1989 que explicaba los problemas históricos y políticos fundamentales planteados por el resurgimiento de la lucha de la clase trabajadora en la URSS, y avanzó el programa de revolución política y revolución socialista mundial. Declaró:

La ola de ataque soviético tiene una gran importancia histórica. Significa el resurgimiento de las grandes tradiciones revolucionarias de la clase obrera rusa y soviética, que ya ha hecho tres revoluciones en este siglo: la Revolución de 1905, que primero desafió a la autocracia zarista, la Revolución de febrero de 1917, que derrocó al zarismo, y el Octubre Revolución de 1917, que derrocó el gobierno capitalista y estableció el primer estado obrero.

Esto significa un renacimiento dentro de la clase trabajadora soviética del programa revolucionario internacionalista en el que se basó la Revolución Bolchevique. [26]

Uno puede tener una idea de la intensidad de la intervención del CI y la riqueza del material político que produjo, al considerar la lista de artículos sobre la historia de la lucha contra el estalinismo y los desarrollos que se dieron en la URSS y Europa del Este, en la edición de enero-junio de 1990 de la Cuarta Internacional:

La Cuarta Internacional de Verano-Otoño de 1991 proporcionó una muestra de la extensa correspondencia que se estaba desarrollando entre estudiantes, trabajadores, historiadores e intelectuales en la URSS y el CICI. Se publicaron cartas de un joven soviético, un académico soviético, un trabajador en Volzhsky, un trabajador en Vorkuta, un trabajador en Kiev y un corresponsal en Kirov, todos con respuestas de David North, así como una contribución de un historiador soviético, con una respuesta extensa de North. El volumen también incluyo y una conferencia dada por Nick Beams en el Instituto Pedagógico de Idiomas Extranjeros en Kiev.

Hay una gran cantidad de material fascinante e iluminador en estos intercambios, pero a los fines de esta conferencia, citaré solo un extracto de una respuesta del camarada North a una carta de un joven soviético el 14 de agosto de 1990:

En ningún país del mundo el marxismo ha sido tan implacablemente falsificado y reprimido como en la Unión Soviética. Por esta misma razón, la mayor tarea que enfrentan los socialistas en la URSS es volver a forjar los vínculos históricos y políticos entre la clase obrera y sus grandes tradiciones revolucionarias y genuinamente bolcheviques. La mentira más terrible de todas, contra la que debemos luchar con todas nuestras fuerzas, es la que afirma que el estalinismo fue producto del marxismo y que los crímenes de la burocracia surgieron de forma orgánica e inevitable de la revolución bolchevique...

¡La historia del marxismo en los últimos 67 años es la historia de la lucha contra el estalinismo! [27]

La misma carta contiene una exposición mordaz de la política del oportunista antitrotskista, Boris Kagarlitsky, que había desarrollado seguidores entre los jóvenes descontentos.

El 3 de octubre de 1991, menos de tres meses antes de que la burocracia del Kremlin disolviera oficialmente la Unión Soviética, David North pronunció una conferencia en un club de trabajadores en la capital ucraniana de Kiev que presentó una advertencia precisa y profética de las consecuencias catastróficas de la restauración capitalista para la clase trabajadora. En medio de interminables conversaciones en los medios soviéticos sobre las maravillas del capitalismo en Occidente, especialmente en los Estados Unidos, de los escritorzuelos y apologistas estalinistas desde hace mucho tiempo por los crímenes del régimen de Moscú, North dijo:

En la medida en que incluso estén dispuestos a reconocer las graves implicaciones de un retorno al capitalismo en Rusia y Ucrania, los economistas presumidos entre los ex estalinistas, los 'demócratas' y los nacionalistas de derecha declaran que Rusia y Ucrania no son como otros. 'países del Tercer Mundo’. Eso es bastante cierto: ambos poseen una infraestructura industrial masiva y un nivel de cultura social desconocido para las masas de cualquier otro país "en desarrollo". Pero aquí yace el dilema único de la URSS y sus repúblicas. Para los países del tercer mundo, el desarrollo capitalista está teóricamente "justificado", en la medida en que puede justificarse, como un medio para crear las economías industriales modernas que proporcionarán, en una fecha desconocida en un futuro lejano, un escapar de la pobreza extrema. Aparte del hecho de que esta disculpa se basa más en ilusiones y mitos que en hechos, no tiene relevancia para la Unión Soviética. En este país, la restauración capitalista solo puede realizarse sobre la base de la destrucción a gran escala de las fuerzas productivas ya existentes y las instituciones socioculturales que dependen de ellas. En otras palabras, la integración de la URSS en la estructura de la economía imperialista mundial sobre una base capitalista no significa el lento desarrollo de una economía nacional atrasada, sino la rápida destrucción de una que ha mantenido condiciones de vida que son, al menos para la clase obrera, mucho más cercana a las que existen en los países avanzados que en el tercer mundo”. (Énfasis en el original) [28]

Al asumir los argumentos de los nacionalistas, incluidos los operativos de toda la vida dentro de la burocracia en las diversas repúblicas, incluida Ucrania, que ahora claman por la independencia de la URSS sobre una base capitalista, North explicó:

En las repúblicas, los nacionalistas proclaman que la solución a todos los problemas radica en la creación de nuevos estados "independientes". Permítanos preguntar, ¿independiente de quién? Al declarar la "independencia" de Moscú, los nacionalistas no pueden hacer nada más que colocar todas las decisiones vitales relacionadas con el futuro de sus nuevos estados en manos de Alemania, Gran Bretaña, Francia, Japón y Estados Unidos. Kravchuk va a Washington y se retuerce en su asiento como un niño de escuela mientras el presidente Bush le da una conferencia...

¿Qué camino deberían seguir los trabajadores de la URSS? ¿Cuál es la alternativa? La única solución es la que se basa en el programa del internacionalismo revolucionario. El regreso al capitalismo, para el cual la agitación chovinista de los nacionalistas es solo un disfraz, solo puede conducir a una nueva forma de opresión. En lugar de que cada una de las nacionalidades soviéticas acercarse a los imperialistas por separado con la cabeza inclinada y las rodillas dobladas, pidiendo limosna y favores, los trabajadores soviéticos de todas las nacionalidades deberían forjar una nueva relación, basada en los principios de la igualdad social real y la democracia, y sobre esta base emprender la defensa revolucionaria de todo lo que vale la pena preservar el patrimonio de 1917. [29]

Conclusión

Esta conferencia solo podría esbozar el contenido histórico de la lucha emprendida por el CICI en defensa de los logros de la Revolución de Octubre contra la restauración capitalista en la Unión Soviética. Los artículos, declaraciones, conferencias, correspondencia, etc. comprenden cientos de páginas y requieren un estudio cuidadoso. Este es un aspecto crítico del desarrollo de la perspectiva y la práctica revolucionaria del CICI, después de la escisión con el WRP.

Espero que esta introducción facilite ese estudio y contribuya a la educación de cuadros y la preparación del CI para un rápido crecimiento en nuestras filas y para las explosivas batallas de clase que se avecinan.

Notas al pie de la página :

[1] Leon Trotsky and the Development of Marxism, Labor Publications, 1985, Detroit, p.5 and p. 18

[2] The Permanent Revolution, Pathfinder Press, 1969, New York, p. 146

[3] What is Happening in the USSR: Gorbachev and the Crisis of Stalinism, p. 8

[4] The Revolution Betrayed, Labor Publications, 1991, Detroit, pp.7–8

[5] In Defense of Marxism, Pathfinder Press, 1995, New York, pp. 67-68 and 73

[6] The Revolution Betrayed, p. 46

[7] Ibid ., pp. 96–97

[8] The Death Agony of Capitalism and the Tasks of the Fourth International, Pathfinder Press, 1977, New York, pp. 184-85

[9] Fourth International, July–December 1989, p. iv

[10] News Line, June 24, 1983

[11] Carta de Gerry Healy a Arthur Scargill, April 29, 1985, How the Workers Revolutionary Party Betrayed Trotskyism, p. 108

[12] What is Happening in the USSR? Gorbachev and the Crisis of Stalinism, p. 1–2

[13] Ibid ., p. 12

[14] Ibid ., p. 13

[15] Ibid ., p. 18

[16] Fourth International, September 1987, p.10

[17] Perestroika Versus Socialism, Labor Publications, 1989, Detroit, p. 10

[18] Fourth International, January–June 1990, p. vi

[19] Perestroika Versus Socialism, p. 49

[20] Ibid ., pp. 64–65

[21] Ibid ., p. 25

[22] Ibid ., p. 63, p. 71)

[23] The USSR and Socialism, p.11

[24] Ibid ., p. 25

[25] Fourth International, January–June 1990, p. 92

[26] Fourth International, July–December 1989, p. 18

[27] Fourth International, Summer–Fall 1991, p. 117

[28] Fourth International, Fall–Winter 1992, p. 109

[29] Ibid ., p. 110

(Artículo publicado originalmente en inglés el 25 de septiembre de 2019)