Los mercados caen mientras Estados Unidos entra en recesión manufacturera

por Andre Damon
5 octubre 2019

El sector manufacturero de EUA ha entrado en recesión, definida como dos trimestres de contracción, dijo el Instituto de Gestión de Suministros el martes, cayendo al nivel más bajo desde las secuelas inmediatas del colapso financiero de 2008.

La cifra es solo la última de una serie de indicadores económicos negativos que contribuyeron a una venta masiva el miércoles en el mercado de valores estadounidense y mundial.

La Organización Mundial del Comercio (OMC) dijo que el crecimiento del comercio este año sería el más bajo en una década, en medio de la erupción de una guerra comercial que llamó un "ciclo destructivo de recriminación".

El comercio mundial crecerá solo un 1.2 por ciento este año, informó la OMC. Hace solo seis meses, esperaba que el comercio creciera un 2.6 por ciento este año.

Los mercados de todo el mundo se desplomaron en respuesta a las cifras. El Dow Jones Industrial Average cayó 494.42 puntos, o 1.9 por ciento, después de una caída de 1.3 por ciento el día anterior. El S&P 500 tuvo su peor venta de dos días del año. Los tres principales índices bursátiles de EUA están por debajo de sus valores en los últimos 12 meses.

El mercado de valores del Reino Unido tuvo su peor día en más de tres años, con el FTSE 100 cerrando un 3.2 por ciento más bajo.

Avión siendo ensamblado [vía Canva Pro]

Pero la guerra comercial global, que está arrastrando el crecimiento económico a nivel mundial, solo se está intensificando. Después de que los mercados cerraron el miércoles, la Casa Blanca anunció la imposición de aranceles adicionales por US 7.5 mil millones a las importaciones procedentes de la Unión Europea.

Las medidas, dirigidas a los aviones europeos, serán las medidas comerciales más agresivas de Estados Unidos contra la UE desde que Washington impuso aranceles al acero y al aluminio el año pasado.

Las cifras económicas negativas están presionando cada vez más a la junta de la Reserva Federal para que reduzca las tasas de interés en su próxima reunión este mes. El Wall Street Journal informó que la probabilidad de otro recorte de la tasa de la Reserva Federal este año aumentó al 89 por ciento, frente al 73 por ciento de la semana anterior.

Respondiendo a los datos económicos negativos del martes, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, escribió en Twitter: “Como predije, Jay Powell y la Reserva Federal han permitido que el dólar se vuelva tan fuerte, especialmente en relación con TODAS las demás monedas, que nuestros fabricantes están siendo afectados negativamente. Tasa de Fed demasiado alta. Son sus propios peores enemigos, no tienen ni idea. ¡Patético!"

Trump ha exigido en repetidas ocasiones que la Reserva Federal adopte una política monetaria más acomodaticia, y ha tratado de culparla por una caída en el mercado de valores.

Bajo la presión de Trump y de secciones sustanciales de Wall Street, la Reserva Federal ha revertido abruptamente el curso de sus planes de "normalizar" la política monetaria después de una década de rescates, "flexibilización cuantitativa" y tasas de interés de cero por ciento.

Originalmente, la Reserva Federal tenía la intención de continuar aumentando las tasas de interés durante este año. Sin embargo, ha quedado claro para una creciente sección de formadores de opinión económica que nunca será posible "normalizar" la política monetaria.

En cambio, una amplia gama de teorías monetarias "marginales", muchas de las cuales se alinean estrechamente con los sentimientos expresados por Trump en Twitter, están ganando popularidad entre los financieros e incluso los economistas. Bloomberg, en un artículo titulado "Una doctrina económica despreciada y arriesgada ahora es una idea candente", informó: "Un consenso emergente dice que la próxima recesión puede necesitar ser combatida con inyecciones directas y permanentes de efectivo, a menudo llamado ‘dinero de helicóptero’ y que los bancos centrales no pueden entregarlo solos".

Bloomberg escribió que "una solución es combinar" la política fiscal y monetaria "por ejemplo, permitiendo que los bancos centrales creen dinero para financiar los déficits presupuestarios del gobierno".

Históricamente, esto se conoce como monetización de la deuda, y está universalmente condenado en los libros de texto económicos como la acción de dictaduras y regímenes desesperados.

El artículo concluyó con una cita de Joachim Fels, asesor económico global de Pacific Investment Management Co., quien le dijo a Bloomberg: "La independencia del banco central se parece cada vez más a un breve episodio histórico que alcanzó su punto máximo a finales de siglo".

El gerente de fondos de cobertura Ray Dalio fue más allá, al proponer una "política monetaria 3" que va más allá de la "flexibilización cuantitativa" al ámbito de la monetización de la deuda, nombrando explícitamente las políticas monetarias seguidas por los gobiernos durante la Segunda Guerra Mundial como ejemplos para el presente.

La rapidez con que la Fed se ha movido para apuntalar los mercados y su incapacidad para volver a una política monetaria "normal" han provocado advertencias de que la próxima fase del ciclo económico puede no ser solo una crisis financiera como en 2008. Bien podría ser un pánico que involucra la deuda del gobierno de las principales economías, e incluso las principales monedas mismas.

"En última instancia, la fe en el sistema de moneda fiduciaria se basa en la percepción de que los bancos centrales están actuando de manera responsable", escribieron Danny Yong y Nikhil Srinivasan en el Wall Street Journal. “En caso de que se pierda la confianza en el dólar estadounidense como depósito de riqueza, podría haber una importante fuga de capitales, incluso un colapso de la moneda. Si bien esto parece muy lejano, el continuo despilfarro monetario y fiscal de los Estados Unidos eventualmente pondrá a prueba la fe en el sistema de moneda fiduciaria”.

Concluyeron: "Dado que las tiendas alternativas de riqueza como el oro y las criptomonedas han superado a todas las monedas principales en 2019, podríamos estar en la cúspide de una crisis de confianza en las monedas fiduciarias".

Las clases dominantes en todo el mundo respondieron al colapso financiero de 2008 poniendo la carga de la crisis únicamente en la clase trabajadora, recortando el gasto social y expandiendo el empleo contingente y de bajos salarios, mientras proporcionaban efectivo ilimitado para rescatar a los bancos.

El pináculo de esta respuesta fue la reestructuración de GM, que recortó los salarios de los trabajadores y aseguró una década de ganancias extraordinarias. Con GM ahora exigiendo aún más recortes a los salarios reales de los trabajadores y su atención médica, la clase dominante está tratando de hacer que la clase trabajadora pague nuevamente la próxima fase de la crisis económica mundial.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 3 de octubre de 2019)