Cien años desde la Gran Huelga del Acero

por Tom Mackaman
7 octubre 2019

El 22 de septiembre de 1919, un cuarto de millón de trabajadores siderúrgicos dejaron sus herramientas e hicieron una huelga que pronto se extendió desde Chicago y St. Louis, en el oeste, hasta Bethlehem, Pensilvania, a solo 160 kilómetros de la ciudad de Nueva York, en el este. En su pico, quizás 350,000 obreros se unieron a la Gran Huelga del Acero, que paralizó a la que entonces era la industria más importante de los Estados Unidos.

Los trabajadores desafiaron la cruel represión de las autoridades estatales y locales. Los derechos a la asamblea y libertad de expresión de la Primera Enmienda fueron ignorados en algunas ciudades siderúrgicas. Guardias privados, policías y tropas estatales—los obreros los llamaron “cosacos”, en referencia al gendarme del zar—amenazaron y atacaron a las líneas del piquete. Gary, Indiana fue ocupado brevemente por 2,000 tropas federales. Las ciudades de la compañía desalojaron a familias. Las tiendas de la compañía cortaron el crédito. Sin ingresos, los trabajadores pasaron hambre y frío.

Policías de Pensilvania “cosacos” atacan a trabajadores durante la Gran Huelga de Acero. Crédito: Wikimedia

Pero los obreros siderúrgicos y sus familias estaban acostumbrados a las dificultades. Resistieron durante gran parte del otoño y en pleno invierno. Pero a pesar del gran poder industrial que demostraron, la huelga comenzó a disiparse en diciembre y se suspendió a principios de enero de 1920. Los obreros volvieron a las fábricas, golpeados por US Steel, la compañía más grande del mundo en esa época, y por las otras empresas siderúrgicas.

Para evitar el surgimiento de otra lucha similar, US Steel implementó un gran programa de espionaje industrial luego de la huelga. La compañía siderúrgica pagó a una legión de empleados de la oficina de correos, empresarios locales y “soplones” para saber lo que los obreros leían y pensaban y cuáles eran sus organizaciones. Los obreros socialistas fueron un objetivo especial, y por buenas razones. La influencia del socialismo y de la Revolución rusa se sintió en cada rincón de la Gran Huelga del Acero, a pesar de los esfuerzos de los líderes de la huelga en insistir que era una lucha por “pan y mantequilla”.

Una de las luchas laborales más importantes en la historia de EEUU, la Gran Huelga del Acero y su derrota ofrecen lecciones estratégicas cruciales para los trabajadores de hoy. En particular, demuestra que las principales luchas industriales de la clase obrera deben ser guiadas por una perspectiva política que esté a la altura de la dimensión de esa tarea.

Los sindicatos que trataron de organizar a los obreros siderúrgicos, bajo la Federación Estadounidense del Trabajo (AFL), fracasaron catastróficamente. Sus estrechos métodos de organización ni siquiera tenían relación con la naturaleza de la industria siderúrgica. No tenían ninguna perspectiva para superar la división racial impuesta por las compañías siderúrgicas a los obreros. Y su subordinación política al Partido Demócrata y a Woodrow Wilson y los objetivos bélicos del imperialismo estadounidense durante la Primera Guerra Mundial perjudicaron a la huelga desde el inicio. En el análisis final, la naturaleza de los propios sindicatos fue la barrera más notable para organizar a la industria del acero.

La industria siderúrgica

El medio siglo que separó al final de la Guerra Civil del inicio de la Primera Guerra Mundial fue una época de cambio dramático. En 1865 no había automóviles, teléfonos, aviones o rascacielos; no había luces eléctricas ni voces humanas grabadas ni películas. En 1914 sí existían todas estas maravillas y otras.

El paisaje de George Innes de 1856 del centro de laminado de hierro de Scranton, Pensilvania, "El valle de Lackawanna", captura la pequeña escala de la industria.

En cuanto a la industria, en la época de Lincoln había pocas fábricas grandes, incluso en el norte. La “manufactura” se mantuvo cerca de su raíz latina—para hacer a mano. La industria siderúrgica dramatiza este punto. En la década de 1850, el fabricante de hierro—y republicano radical— Thaddeus Stevens tenía unos 200 trabajadores en su compañía Cambria Iron Works, cerca de Gettysburg, en Pensilvania. Cuando los soldados confederados del general Jubal Early la destrozaron en su invasión de junio y julio de 1863, una sola división de caballería manejó el asunto en un día.

La industria siderúrgica de 1914 habría sido irreconocible tanto para Stevens como para sus antagonistas. Ahora las fábricas tenían una extensión de muchas hectáreas y sus chimeneas tenían decenas de metros de altura. Daban trabajo a miles y miles de obreros, y a unos 10,000 o más si se incluyen a Homestead Works, cerca de Pittsburgh, y a los grandes complejos de US Steel en el sur de Chicago y en Gary.

Las fábricas definieron a una región grande. Enormes cargueros de mineral recorrieron los Grandes Lagos desde Duluth, Minnesota, en la cabeza del Lago Superior, a través de una banda de ciudades cuyas poblaciones crecieron fuertemente con el acero y con otras industrias: Milwaukee, Chicago, Gary, Detroit, Toledo, Cleveland, Erie (puerto fluvial de Pittsburgh) y Búfalo. El desarrollo del horno Bessemer y el proceso de coquización, mediante el cual se transformó el carbón bituminoso para fines industriales, llevó a la órbita de la industria siderúrgica a los campos de algodón que se extendían desde los montes Apalaches hasta el sur de Illinois.

En 1914, las operaciones de los pequeños fabricantes de hierro, como Stevens, habían sido devoradas por industriales como Andrew Carnegie. El acero se convirtió en una industria altamente capitalizada que invirtió fuertemente en nueva tecnología. Criticado por los fabricantes de acero británicos, que se aferraron a sus plantas físicas durante mucho más tiempo, Carnegie respondió, “Los Estados Unidos los está convirtiendo en un número atrasado porque conservan esta maquinaria gastada”.

Pero la despiadada reducción de costos e implacable búsqueda de eficiencia de Carnegie hizo que la industria fuera caótica y puso enormes presiones deflacionarias a la economía a finales del siglo XIX. El capital financiero intervino. En un proceso que ilustra bien el análisis de Lenin sobre el surgimiento del capitalismo, el banquero líder, J.P. Morgan, compró a Carnegie y a sus rivales clave en 1901, creando US Steel, la corporación más grande del mundo. Inicialmente se capitalizó en la suma inaudita de $1,400 millones, y constituyó, ella sola, casi la vigésima parte del producto interno bruto de EE.UU.

Andrew Carnegie, Crédito: Theodore Christopher Marceau - Library of Congress

La “fundación del acero” monopolizó la industria y eliminó la competencia en el mercado interno. Sin embargo, una vez logrado esto, solo podía encontrar salida y crecimiento en el mercado mundial. Procesos similares, como explicó Lenin, comenzaban en los otros grandes países capitalistas, conduciendo a las grandes potencias a una guerra entre sí.

Los trabajadores del acero

Mientras los capitalistas y sus gobiernos dividían al mundo y se preparaban para la guerra, las mismas fuerzas estaban, hablando objetivamente, uniendo a los trabajadores. La industria siderúrgica de EEUU trasladó a las fábricas a trabajadores de docenas de tierras. La afluencia fue tal que se definió despectivamente a la Gran Huelga del Acero como una lucha de “extranjeros” o “huelga de fortachones”. Hacia 1914, los inmigrantes del este y sur de Europa y sus hijos representaban más del 70 por ciento de la mano de obra industrial. En las fábricas se unieron a los obreros “estadounidenses”—que a menudo eran hijos de inmigrantes irlandeses, ingleses, alemanes o escandinavos.

La Primera Guerra Mundial les cortó a las fábricas de acero su suministro europeo de mano de obra. Su escasez fue compensada, en gran medida, por la Gran Migración de afroestadounidenses del sur rural. Ingresaron a las fábricas de a miles y tomaron trabajos en los talleres junto a otros recién llegados de Polonia, Hungría, Rusia, Lituania, Serbia y otros lugares. Los inmigrantes negros trajeron con ellos el recuerdo amargo del sistema de segregación de Jim Crow, su violencia y sus humillaciones. Pero descubrieron en las ciudades del norte que los aliados demócratas de los políticos sureños de Jim Crow imponían violentamente la segregación racial en los vecindarios. Estos políticos, que trabajaron codo a codo con los industriales, ayudaron a fomentar la animosidad racial contra los recién llegados, desatando los “disturbios raciales” que mataron a muchos en East St. Louis en 1917 y en Chicago en 1919—en la víspera de la Gran Huelga del Acero.

Homestead Works circa 1910, Crédito: Steel Valley Avenues

Aún así, las condiciones brutales en las fábricas fueron una poderosa fuerza unificadora. En la industria del acero, los turnos de doce horas eran la norma, y en 1913 el obrero promedio trabajaba 66 horas por semana. La muerte y las lesiones eran comunes. En el transcurso de un año, en una sola fábrica del sur de Chicago, 46 hombres murieron en su trabajo y 386 quedaron “discapacitados permanentemente”. Los obreros generalmente habitaban ambientes muy contaminados, en viviendas abarrotadas, apenas por encima del nivel de subsistencia. A menudo vivían a poca distancia de las fábricas que se alzaban imperiosamente sobre sus barrios, un recordatorio constante del poder de las empresas siderúrgicas sobre sus vidas.

Los sindicatos

Ningún sindicato “puro y simple” es lo mismo que organizar una fuerza laboral políglota contra un oponente tan poderoso como US Steel y sus empresas satélites. Pero los sindicatos existentes en la industria siderúrgica bajo la AFL eran particularmente inadecuados para la tarea.

El torrente de obreros inmigrantes en la industria siderúrgica durante el cuarto de siglo anterior fue el corolario de una reorganización dramática de la mano de obra en las fábricas. La mecanización de la producción, la proliferación de estudios de tiempo y movimiento y los esquemas de “gestión científica” intentaron poner, en palabras del experto en eficiencia Frederick Winslow Taylor, “el cerebro del pesebre bajo la gorra del trabajador”. El objetivo de los capitalistas del acero, el empaque de carne y de otras industrias era romper el monopolio sobre el conocimiento de la producción, que estuvo en manos de los obreros capacitados durante mucho tiempo.

Frederick Winslow Taylor, Crédito: Wikipedia

Los sindicatos del acero quedaron muy rezagados con respecto a estos desarrollos. Eran sindicatos de artesanos que organizaban a los obreros según su habilidad en las plantas. Los sindicatos siderúrgicos se aferraron a esta perspectiva cuando la posibilidad de tal organización se evaporó ante los desarrollos industriales y técnicos, e incluso tras ser aplastados en huelgas, como ocurrió con Carnegie en la Huelga de Homestead, en 1892.

Durante mucho tiempo, la AFL rechazó los esfuerzos para movilizar a los obreros no calificados en la industria siderúrgica. Despreció a las masas de trabajadores industriales “extranjeros”, y a nivel nacional hizo campaña por la exclusión de la inmigración. La mayoría de los sindicatos de la AFL excluyó a los obreros afroestadounidenses de su membresía, con la notable excepción de United Mine Workers. Las empresas siderúrgicas fueron astutas con esto, y durante la Gran Huelga del Acero reclutaron a decenas de miles de afroestadounidenses como rompehuelgas.

Los dieciocho sindicatos de artesanos en la industria perduraron después de Homestead y de una posterior ofensiva corporativa tras la formación de US Steel. Con poca o ninguna negociación, en el momento de la Gran Huelga del Acero la mayoría no eran mucho más que clubes sociales para los obreros más acomodados y los dirigentes sindicales. Por lo tanto, la organización seleccionada por el presidente de la AFL, Samuel Gompers, para liderar el impulso organizacional en el acero, el Comité Nacional para Organizar a los Trabajadores del Hierro y el Acero, debía respetar el terreno jurisdiccional de todos los sindicatos de artesanos. El Comité Nacional fue dirigido por William Z. Foster, el futuro líder del estalinista Partido Comunista de los Estados Unidos.

Las concepciones políticas de Gompers, la AFL y el Comité Nacional fueron un fracaso. Pocos burócratas de la AFL podían ser acusados de pensamiento radical. Pero en sus orígenes, en los años 1880, la “Casa del Trabajo” aceptó, como es natural, que había un conflicto fundamental entre los propietarios y los trabajadores. Esta perspectiva llegó a su fin en la Primera Guerra Mundial, cuando la AFL se aferró al corporativismo—la creencia de que el triunfo del imperialismo estadounidense (“el esfuerzo bélico”) y el posterior botín de las grandes empresas de EEUU sería compartido con los trabajadores.

William Z. Foster, Crédito: Marxists Internet Archive

Con la oferta de un estatus semioficial de parte del gobierno de Wilson, Gompers y el resto de la AFL trabajaron fuertemente para evitar que los obreros hicieran huelgas durante la participación de EEUU en la Segunda Guerra Mundial. Aun así, en cada año, 1917 y 1918, más de 1 millón de trabajadores dejaron sus tareas en una ola de huelgas provocada por una inflación desenfrenada y una creciente politización entre los obreros. Sin embargo, aún después de la guerra, cuando las corporaciones afilaban sus cuchillos para una contraofensiva, Gompers trató de conservar la fe en Wilson. Cuando los trabajadores irrumpieron en el Comité Nacional en el verano de 1919, Gompers apeló repetidamente a Foster para que retrasara una huelga con el fin de llegar a un acuerdo. Pero US Steel no quería reconocer al sindicato.

La demora resultó fatal. Se reducía la capacidad productiva de la industria siderúrgica, que fue construida durante la guerra. Se acercaba la recesión severa de 1920. US Steel y los otros productores podían soportar una huelga. Peor aún, la huelga del acero se tambaleó y colapsó cuando comenzó una huelga poderosa de mineros—también de unos 350,000 obreros—liderada por United Mine Workers (UMW). En ese año, los mineros de base pidieron la nacionalización de la industria del carbón, que estaba vinculada estrechamente con la industria del acero. Pero no hay nada que sugiera que la UMW, el Comité Nacional o la dirección de la AFL hayan considerado alguna vez una acción industrial conjunta.

Socialismo

Desde la década de 1950, los historiadores tienden a ver al “Temor Rojo” de principios de la década de 1920 como una reacción exagerada y paranoica. Sin embargo, una lectura más cercana del período muestra que la creciente ola de huelgas—unos 4.5 millones de obreros solo en 1919—se entrecruzó con varias formas de radicalismo de la clase trabajadora bajo el impacto de la Revolución rusa.

La AFL finalmente aceptó el impulso organizacional cuando fue evidente que hacer lo contrario tenía el riesgo de provocar un resultado más radical. El Comité Nacional suplicó a los patrones del acero al decirles, en palabras de sus organizadores, que “la única seguridad de la industria es permitir que los hombres se organicen en un sindicato conservador afiliado a la AFL”.

Volver al trabajo la huelga ha fracasado - Propaganda de la compañía, Crédito: Wikipedia

El revolucionario I.W.W. (los Trabajadores Industriales del Mundo, también conocido como “los Wobblies”) había encabezado las principales huelgas de los trabajadores del acero y los mineros del hierro en Pensilvania y Minnesota, respectivamente, en los años previos a la guerra. En 1917, huelgas espontáneas sacudieron a fábrica tras fábrica. Estas fueron atribuidas a los Wobblies, pese a que toda la dirección de I.W.W. había sido arrestada por el gobierno de Wilson, incluido William “Big Bill” Haywood. El fallecido David Montgomery estimó que una sexta parte de todas las huelgas en 1917 fueron encabezadas por I.W.W., y muchas de las demás “respiraron el espíritu de Un Gran Sindicato”.

Mientras tanto, el Partido Socialista (PS) creció rápidamente en 1917 y 1918, cuando su líder, Eugene Debs, también fue arrestado por Wilson por oponerse a la guerra. El crecimiento del PS se concentró en los obreros industriales y especialmente en las “Federaciones de Idiomas Extranjeros” de Europa del Este y del Sur, que estaban arraigadas en los grandes centros siderúrgicos.

A partir de 1918, las huelgas en la industria siderúrgica fueron atacadas por ser huelgas “bolcheviques”. La hostilidad hacia la revolución de los trabajadores en Rusia se fusionó, en la propaganda mediática, con la ola de huelgas de los “extranjeros”, muchos de los cuales fueron sacados de tierras en Europa atrapadas por la revolución. De manera previsible, cuando se produjo la Gran Huelga del Acero de 1919, la prensa afirmó que los bolcheviques también estaban detrás de ella. Efectivamente, muchos de los obreros se inspiraron en la Revolución de Octubre.

Luego de anunciar su apoyo a la Revolución rusa, la Federación Socialista de Ucrania en EEUU triplicó su membresía. Un informante finés le aconsejó a un orador socialista conservador que “inyecte un considerable bolchevismo en el discurso y la necesidad de la democracia industrial en todo el mundo” si quería contener el enojo de un grupo de obreros fineses procedentes de los muelles de minerales en Superior, Wisconsin. Una huelga de 13,000 obreros de Toledo en el verano de 1919 formó una organización llamada “El Consejo de Obreros, Soldados y Marineros”. Un investigador del gobierno de Wilson advirtió que no podían contener por mucho más tiempo a los obreros del acero en Hammond, Indiana, quienes operaban con las “doctrinas del bolchevismo y el socialismo”. Un informante en Pittsburgh explicó que los trabajadores del acero “piden literatura y devoran cualquier literatura laboral o radical que puedan tener en sus manos”. En Gary, el 4 de mayo, las autoridades disolvieron una multitud estimada entre 4,000 y 10,000. Los investigadores descubrieron que los eslóganes de la manifestación eran los siguientes:

Trabajadores siderúrgicos en pensión rusa, Crédito: Lewis Hine - wikimedia Commons

“Exigimos la liberación de los presos políticos; exigimos el reconocimiento del gobierno soviético; exigimos la liberación inmediata de nuestros Eugene Debs y Wm. Haywood; exigimos la retirada inmediata de las tropas estadounidenses de Rusia”.

Como concluyó David Saposs, un comentarista laboral contemporáneo,

“El resultado del asunto es este: los métodos de organización en la huelga del acero fueron anticuados y se hicieron ostentosos para que los organizadores reconocieran las posibilidades radicales…El grito del bolchevismo fue… algo peligroso porque vendía a las masas de obreros siderúrgicos inmigrantes, que fueron derrotados bajo viejas banderas y eslóganes, una idea y métodos no probados bajo los cuales podrían verse tentados a librar otra batalla”.

Lecciones

La experiencia de la derrota de la Gran Huelga del Acero ofrece lecciones clave para los trabajadores de hoy.

En el nivel más inmediato, no se pueden reformar o revivir las formas de organización sindical anticuadas, que no tienen relación con las condiciones existentes. Ese fue el gran error de Foster en 1919. Los organizadores del Comité Nacional intentaron imponer 18 sindicatos de artesanos a una sola fuerza laboral no calificada en una industria masiva. Esos sindicatos fueron hostiles hacia los obreros que debían organizar, y lo fueron aún más a medida que los trabajadores demostraron su fuerza industrial y se inclinaron hacia el socialismo, como señaló Saposs. Como demostraron los trabajadores automotrices de EEUU en la lucha por sindicar su industria en la década de 1930, los sindicatos viejos tuvieron que ser literalmente expulsados de las plantas.

Propaganda del "Temor rojo" [crédito: Wikipedia]

Hoy, 100 años después, los trabajadores automotrices de todo el mundo observan a casi 50,000 de sus hermanos y hermanas enfrentarse a General Motors. El sindicato obrero, United Auto Workers, es mucho más corrupto que cualquier cosa que se hubiera podido imaginar hace un siglo. Como lo deja claro el creciente escándalo de corrupción, toda su dirección está en la nómina de pago de las empresas automotrices. Al igual que todos los sindicatos con base nacional, el UAW se opone a cualquier organización con obreros en México, Canadá, Europa, Asia y América Latina. Pero la industria automotriz es una industria global. No es posible una solución progresista que no se base en el reconocimiento de esta realidad objetiva.

Hace un siglo, los sindicatos de la AFL mantuvieron exclusiones raciales que impidieron la afiliación de los obreros y aceptaron una división de la fuerza laboral que benefició a los patrones del acero y ayudó a crear un grupo vasto de rompehuelgas. Hoy, los practicantes de la política de identidad—haciéndose pasar por “progresistas” e incluso socialistas—insisten en que el problema social esencial es el “privilegio blanco”. Los nombres y señalamientos cambiaron, pero quien está avivando la política racial es el mismo partido político: el Partido Demócrata. Los obreros deben aprender la lección de 1919. De la promoción de divisiones raciales y nacionales surgen consecuencias terribles.

Hace un siglo, los obreros que participaron en la Gran Huelga del Acero y otras luchas del período mostraron un interés inmenso por el socialismo. La clase dominante de EEUU respondió con el “Temor Rojo” y la exclusión inmigratoria. Desde entonces, la política anticomunista y antinmigrante ha sido la base de su ideología capitalista. Los trabajadores deben entender lo que el anticomunismo es realmente: una política de clase ajena y en desacuerdo con sus intereses más básicos.

Con el resurgimiento de la lucha de clases a escala global, los trabajadores deben armarse con la ideología más avanzada, acorde a la inmensidad de las tareas que enfrentan. El Comité Internacional de la Cuarta Internacional y la World Socialist Web Site están proporcionando el liderazgo y la perspectiva socialista e internacionalista que se necesitan para esta lucha.

Referencias:

Brody, David, Labor in Crisis: The Steel Strike of 1919

Brody, Steelworkers in America: The Non-Union Era

Mackaman, Tom, New Immigrants and the Radicalization of American Labor, 1914–1924

(Artículo publicado originalmente en inglés el 25 de septiembre de 2019)