El presentador de "Meet the Press" Chuck Todd interroga al senador: "¿No confías en el FBI y la CIA?"

por Barry Grey
9 octubre 2019

Un intercambio el domingo entre el moderador de "Meet the Press" de NBC News, Chuck Todd, y el senador Ron Johnson (republicano de Wisconsin) resume la base de la derecha sobre la cual el Partido Demócrata y sus aliados de los medios están conduciendo su juicio político contra el presidente Trump.

En la entrevista, Johnson se negó a condenar a Trump por retener la ayuda militar para presionar al presidente ucraniano Volodymyr Zelensky a investigar el papel del candidato presidencial demócrata Joe Biden en los tratos comerciales de su hijo Hunter con un oligarca ucraniano, el tema central en la investigación de juicio político.

El senador, que copatrocinó un proyecto de ley bipartidista para enviar armas al régimen antirruso de derecha, también trató de defender la demanda de Trump de que Kiev investigue la colaboración entre la campaña electoral 2016 de Clinton y Ucrania al representar a Trump como un títere del presidente ruso Vladimir Putin y acusar a Moscú de piratear correos electrónicos del Partido Demócrata.

A principios de 2017, antes de la inauguración de Trump, la CIA y el resto de las agencias de inteligencia de EEUU adoptaron oficialmente la narrativa fabricada de la "intromisión" rusa en las elecciones de 2016 y la colusión de la campaña de Trump. Esto se convirtió en la base para una investigación secreta de contrainteligencia del FBI en la Casa Blanca de Trump, que luego se transformó en la investigación de casi dos años por el fiscal especial Robert Mueller. La campaña de destitución actual es una extensión de esta campaña impulsada por la CIA.

Cuando Johnson evadió las preguntas de Todd sobre el acoso de Ucrania por parte de Trump para avanzar en sus posibilidades electorales personales, y en su lugar planteó repetidamente la colaboración de la campaña de Clinton con los funcionarios ucranianos contra Trump, Todd exclamó con incredulidad exasperada:

“¿No confías en el FBI? ¿No confías en la CIA?"

Johnson respondió: "Absolutamente no", a lo que Todd respondió con incredulidad: "¿No confía en ninguna de esas agencias?"

Nada podría revelar más claramente el papel del Partido Demócrata y sus aliados en los medios de comunicación al frente de las agencias de inteligencia que este intercambio entre el analista de noticias "liberal" y el defensor republicano de derecha de Trump. La alternativa de los demócratas a los esfuerzos de Trump por establecer una forma de dictadura presidencial y crear un movimiento fascista basado en el racismo antiinmigrante y el nacionalismo extremo es instalar un gobierno dirigido directamente por la CIA y el Pentágono.

Los demócratas y su coro mediático presentan lo que con razón se conocía como "Asesinato, Incorporado" de Estados Unidos, junto con su contraparte doméstica, el FBI, como pilares de la "democracia", lo que parece improbable para cualquiera familiarizado con la historia criminal de estas organizaciones. Evidentemente, creen que el público es infinitamente crédulo y sufre pérdida de memoria colectiva.

Estas, después de todo, son las organizaciones que justificaron la guerra en Irak sobre la base de la Gran Mentira de "armas de destrucción masiva". Crearon la narrativa fraudulenta de la "guerra contra el terror" para justificar guerras agresivas en Afganistán, el Oriente Medio y África del norte que mataron a millones y destruyeron sociedades enteras. Mientras tanto, en Libia y Siria, financiaron y colaboraron con milicias terroristas vinculadas a Al Qaeda en guerras por el cambio de régimen.

La CIA ha diseñado golpes de estado e instalado dictaduras militares y regímenes de extrema derecha en todo el mundo. Tomaría muchos volúmenes detallar todas las mentiras y crímenes de estos pilares del "estado profundo" contra la gente de los Estados Unidos y el mundo entero.

El resto del programa de Todd subrayó la base derechista de la campaña de juicio político. También destacó su papel personal como portavoz de la propaganda de la CIA, que es compartida por la mayor parte de los medios y su red de cabezas parlantes millonarias.

El siguiente invitado de Todd fue el senador Chris Murphy (demócrata de Connecticut), quien copatrocinó con Johnson el proyecto de ley para proporcionar más armas a Kiev. Murphy atacó repetidamente a Johnson por falta de "patriotismo".

El último invitado fue John Brennan —ahora un analista senior de seguridad nacional e inteligencia de NBC — a quien Todd presentó como un héroe nacional injustamente calumniado y víctima de Trump y sus aliados políticos. Al presentar al veterano de 25 años de la CIA, que se desempeñó como subdirector ejecutivo de George W. Bush y director de Barack Obama, Todd preguntó: "¿Y cómo le explicarías a alguien que has sido completamente asesinado y eviscerado … Entiendes cómo llegaste aquí?”

Brennan respondió que, de hecho, ha sido "ridiculizado como un ejemplo del estado profundo". A lo que Todd exclamó indignado: "Bueno, en este punto, es una campaña para destruir la credibilidad de la comunidad de inteligencia. Incluso ahora, el senador Johnson no afirmaría que confiara en la CIA y el FBI en este momento. ¿Qué dice eso sobre esas dos agencias en este momento y su capacidad para llevar a cabo el trabajo de proteger a Estados Unidos?”

Brennan aprovechó la oportunidad brindada por Todd para denunciar la "desinformación" que está "inundando las ondas", señalando las "plataformas de redes sociales", con la implicación de que las fuentes de medios que no difunden la línea de la CIA deberían cerrarse o censurarse.

¿Quién es este titán de la democracia estadounidense? Como alto funcionario de la CIA bajo Bush, defendió públicamente el "interrogatorio mejorado", la "entrega extraordinaria" y los sitios negros de la CIA, es decir, el secuestro y la tortura. Bajo Obama, primero dirigió el programa de asesinatos de drones, seleccionó los objetivos para el asesinato del estado (incluidos los ciudadanos estadounidenses) y presidió los llamados "martes del terror" en los que Obama y sus compañeros asesinos firmaron los objetivos para la próxima ronda de ejecuciones ilegales.

Durante el segundo mandato de Obama, Brennan se convirtió en director de la CIA, encabezando la guerra de Estados Unidos por el cambio de régimen en Siria que mató a cientos de miles y convirtió a millones más en refugiados apátridas. Se unió a Obama para suprimir una investigación del Senado sobre el programa de tortura de la administración Bush y pirateó ilegalmente las computadoras de los miembros del personal del Senado que preparan el informe.

Es necesario que la clase trabajadora se oponga a Trump y luche por su destitución. El especulador fascista multimillonario de bienes raíces personifica la oligarquía financiera. Sus ataques a los inmigrantes, los recortes de impuestos para los ricos, los recortes en los cupones de alimentos, la atención médica y otros programas sociales, y su guerra internacional lo marcan como un enemigo mortal de los trabajadores.

Pero los demócratas han facilitado o apoyado abiertamente estas políticas. Han optado por lanzar una investigación de juicio político que excluye los problemas democráticos y sociales que afectan a las grandes masas del pueblo estadounidense. En cambio, lo están basando en cuestiones y un marco dictado por la CIA y secciones del establecimiento de política militar y exterior que están en desacuerdo con Trump en cuestiones de política exterior, particularmente en relación con Rusia.

Estas fuerzas dentro del estado consideran que las acciones erráticas de Trump (suspender un ataque militar contra Irán en el último minuto, desechar repentinamente las conversaciones de paz con los talibanes y anunciar la retirada de las tropas estadounidenses del Medio Oriente) son perjudiciales para los intereses globales del imperialismo estadounidense. Han perdido la confianza en Trump y están decididos a eliminarlo o obligarlo a someterse a sus demandas.

Es crucial que los trabajadores no permitan que su oposición a Trump se canalice detrás de la campaña de destitución demócrata de la CIA. La clase trabajadora debe conducir la lucha contra Trump independientemente de todos los sectores de la clase dominante y de ambos partidos capitalistas. Sus métodos no son los del golpe de palacio, sino la lucha de clases, que debe ampliarse para abarcar a todos los sectores de trabajadores y jóvenes, tanto en los EEUU como a nivel internacional, en la lucha contra el sistema capitalista, fuente de desigualdad, guerra y dictadura.

(Publicado originalmente en inglés el 8 de septiembre de 2019)