UAW mantiene en secreto la propuesta de contrato de GM de los trabajadores a solicitud de la empresa

por Eric London
10 octubre 2019

A medida que la huelga de casi 50,000 trabajadores de GM ralentiza la producción en la industria automotriz internacional, el UAW está reteniendo información crítica de los trabajadores automotores para sabotear la huelga.

El Detroit Free Press informó ayer que "General Motors presentó una nueva propuesta de contrato el lunes por la mañana", citando fuentes anónimas. GM le pidió al UAW que mantuviera los detalles "confidenciales", escribió el Free Press, y el UAW obedeció, manteniendo a los trabajadores en la oscuridad sobre la oferta.

Trabajadores de GM en la línea de piquete en Warren, Michigan

La revelación demuestra que el UAW está involucrada en una conspiración con la corporación para traicionar la huelga e imponer las demandas profundamente impopulares de GM. Desde el principio, el UAW ha operado en secreto porque saben muy bien que enfrentarían una revuelta si los trabajadores supieran qué concesiones ya había acordado.

La noticia de que el UAW estaba ocultando la última propuesta de GM llegó cuando los analistas de la industria notaron el creciente impacto de la huelga. El analista de la industria automotriz Anderson Economic Group (AEG) publicó ayer un informe señalando que la huelga "ha saltado de impactar a los 49,000 trabajadores del UAW a casi 150,000 trabajadores en toda la industria automotriz".

Brian Peterson, director de políticas públicas y análisis económico de AEG, dijo: "Lo que comenzó como un evento concentrado que afectaba a un grupo selecto de trabajadores ahora tiene un alcance creciente".

Entre los directamente afectados se encuentran 25,000 trabajadores de GM de cuello blanco que antes de la huelga enfrentaron miles de despidos. Además, AEG estima que 75,000 trabajadores de autopartes también se han enfrentado a despidos, despidos temporales, o recortes salariales.

Miles de trabajadores de GM en las plantas de Oshawa y St. Catharines, Ontario, en Canadá y en las plantas de Silao y Ramos Arizpe en México también han sido despedidos temporalmente.

Los informes en la prensa mexicana indican que la huelga también está ralentizando o deteniendo la producción de decenas de miles de trabajadores en docenas de instalaciones de plantas explotadoras en Matamoros, México, frente a Brownsville, Texas. A principios de este año, 70,000 trabajadores de Matamoros formaron comités independientes y lanzaron una huelga salvaje que desaceleró la producción en los Estados Unidos y Canadá.

Según En Linea Directa, Rogelio García Treviño, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Procesamiento de Matamoros, dijo que el 20 por ciento de las plantas de autopartes en la ciudad se han visto afectadas por la huelga de GM.

García Treviño dijo que "la situación preocupa a los dueños de negocios que ya han tenido que reducir las horas de trabajo debido a la baja demanda de las piezas que producen, causando recortes salariales en muchas maquilas", informó En Linea Directa .

El creciente impacto global de la huelga muestra cuánto está en juego: GM, respaldado por sus inversores de Wall Street, está librando una batalla para reestructurar las relaciones de clase, reducir los salarios, aumentar los costos de atención médica y facilitar la hiperexplotación de los trabajadores en todas las industrias.

El exejecutivo de GM Bob Lutz le dijo a CNBC ayer que la huelga determinará la rentabilidad de las empresas estadounidenses en los próximos años. "Lo que está en juego realmente es la competitividad estadounidense", dijo, denunciando a los trabajadores por no respetar el hecho de que "General Motors paga bien, se preocupa por su gente, tiene una excelente atención médica".

El profesor de Relaciones Laborales Harley Shaiken de la Universidad de California, Berkeley, también le dijo a CNBC que la rentabilidad de las empresas estadounidenses es el producto de la colaboración sindical con la administración. "Es la competitividad de toda la economía porque el sindicato y la corporación trabajan juntos", dijo.

El hecho de que la huelga esté afectando a más y más proveedores de piezas no significa que GM se doblegue. Por el contrario, cuanto mayor sea el impacto de la huelga, más difícil será que la compañía y el sindicato trabajen para cerrar la huelga.

Por ejemplo, según el New York Times, el UAW está preparando un truco sucio para dividir a los trabajadores estadounidenses y mexicanos al ofrecer destripar la producción en las compañías automotrices mexicanas.

El Times informó el 6 de octubre que "el sindicato, que ha estado en huelga desde el 16 de septiembre, ha presionado a GM para que cambie la producción de algunos vehículos utilitarios deportivos y camionetas de las fábricas mexicanas para crear y asegurar empleos en plantas domésticas".

Cualquier acuerdo para "repatriar" empleos a los Estados Unidos significaría reducir drásticamente los salarios y los beneficios en los Estados Unidos a niveles imposibles de vivir, dejando a miles de trabajadores mexicanos transgénicos desempleados. Los trabajadores automotrices estadounidenses no quieren un acuerdo que obligue a sus hermanos mexicanos a salir a la calle y reduzca los salarios para todos. La estrategia de la clase dominante de enfrentar a los trabajadores entre sí por motivos de nacionalidad ha resultado en décadas de concesiones y recortes salariales, lo que ha puesto a los trabajadores en una carrera permanente hacia el fondo.

En la planta de GM en Silao, México —que produce las altamente rentables camionetas Silverado y Sierra— la corporación despidió a nueve valientes trabajadores que se organizaron independientemente de su sindicato proempresarial contra las aceleraciones para apoyar a los trabajadores en huelga en los Estados Unidos.

La compañía y el sindicato han trabajado juntos para victimizar a Carlos Márquez, con ocho años y medio en la planta; Fernando Moreno Moya, 23 años; Arturo Martínez Fernández, 23 años; Juan Carlos Mendoza, 25 años; Ramón Rodríguez, 23 años; Javier Martínez Mosqueda, 24 años; Israel Cervantes, 13 años; Pedro Masías, 15 años; y Mauricio Negrete Pérez, 21 años.

El UAW es una organización corrupta y criminal que trabaja para traicionar la huelga. Los trabajadores deben formar comités de base para compartir información, tomar decisiones y llevar a cabo una acción unida.

Los comités de base deben exigir:

* Expande la huelga de inmediato a FCA y Ford.

* Pago de triple huelga a $750 por semana y pago de congelación para todos los funcionarios de la UAW.

* Un aumento salarial del 40 por ciento, la restauración de COLA para los trabajadores actuales y jubilados, la abolición del sistema de salarios y beneficios de dos niveles y la conversión inmediata de todos los trabajadores temporales a trabajadores a tiempo completo con salarios y beneficios completos.

* La reapertura de todas las plantas cerradas y la recontratación de trabajadores despedidos. No hay cierres de plantas en ningún lado.

* La reincorporación de todos los trabajadores despedidos y victimizados en la planta de GM en Silao, México, y el pago de todos los salarios atrasados.

Al establecer comités de base y tomar el control de la huelga, los trabajadores automotores pueden liberar el inmenso poder potencial de la clase trabajadora en esta batalla de clase crítica contra la aristocracia financiera.

Pero debe hacerse una advertencia desnuda: si los trabajadores permiten que el UAW mantenga el control, la huelga será duramente derrotada y las condiciones de trabajo para millones de personas se verán desastrosamente afectadas en las próximas décadas.

(Publicado originalmente en inglés el 9 de octubre de 2019)

We need your support

The WSWS Autoworker Newsletter needs your support to produce articles like this daily. We have no corporate sponsors and rely on readers just like you. Become a monthly subscriber today and support this vital work. Donate as little as $1. It only takes a minute. Thank you.