Alexandria Ocasio-Cortez respalda la censura del internet

por Kevin Reed y Andre Damon
26 octubre 2019

La representante Alexandria Ocasio-Cortez, miembro de los Socialistas Democráticos de América, ha acogido plenamente la demanda de las agencias de inteligencia de Estados Unidos de que los monopolios tecnológicos censuren el discurso político en Internet.

En una audiencia el miércoles en el Comité de Servicios Financieros de la Cámara, Alexandria Ocasio-Cortez pidió al director ejecutivo de Facebook, Mark Zuckerberg, que “quitara las mentiras”.

“Entonces, ¿quitarás las mentiras o no? Es un sí o no bastante simple”, preguntó Ocasio-Cortez.

Como respuesta, el director ejecutivo de Facebook intentó explicar: “En una democracia, creo que las personas deberían poder ver por sí mismas lo que dicen los políticos, a quienes puede que voten o no”.

La representante Alexandria Ocasio-Cortez, demócrata por Nueva York, habla con otros legisladores durante un receso en el testimonio del director ejecutivo de Facebook, Mark Zuckerberg, en una audiencia ante el Comité de Servicios Financieros de la Cámara en Capitol Hill en Washington, el miércoles 23 de octubre de 2019, sobre el impacto de Facebook en los servicios financieros y sectores de la vivienda. (Foto AP/Andrew Harnik)

La interpretación más caritativa de los comentarios de Ocasio-Cortez es que ignora por completo la tradición democrática estadounidense de la libertad de expresión.

La suposición básica de la primera enmienda es que el gobierno no sabe qué es un “hecho” y qué es una “mentira”. Es que el electorado decida por sí mismo, y no es asunto del gobierno, ni de las corporaciones que actúan en su nombre, el imponer ideas al público.

Por eso la primera enmienda prohíbe el establecimiento de la religión, es decir, la determinación del gobierno de que algunas ideas son “hechos” y otras son “mentiras”.

Es una acusación condenatoria de la política de Ocasio-Cortez y de los socialistas demócratas de América, que depende de un ejecutivo multimillonario, que durante años ha llevado a cabo censuras a instancias del gobierno, que se le explique a ella la libertad de expresión.

Pero ya sea por ignorancia o malicia, Ocasio-Cortez se ha convertido en la portavoz de las mismas agencias de inteligencia que, después de haber mentido sobre las armas de destrucción masiva en Irak y espiar ilegalmente a todos los estadounidenses, ahora están tratando de destruir la primera enmienda.

Las agencias de inteligencia de EEUU iniciaron una campaña para la censura de Internet en 2017 después de que WikiLeaks publicara una enorme cantidad de correos electrónicos que documentaban el fraude de las primarias de 2016 por la campaña de Clinton, en detrimento de Bernie Sanders, y que condujo a la renuncia de dos jefes del Comité Nacional Demócrata.

Las agencias de inteligencia y los demócratas alineados con la campaña de Clinton inventaron una narrativa de que la publicación de los correos electrónicos fue el resultado de la “intromisión rusa” en la política de los Estados Unidos y exigió a las compañías tecnológicas que tomen medidas enérgicas contra lo que llamaron “noticias falsas”.

Desde el principio, la campaña de censura de los demócratas se centró en organizaciones de izquierda, antiguerra y progresistas. En 2017, Google anunció que promovería fuentes de noticias “autorizadas” sobre “puntos de vista alternativos”, lo que llevaría a una caída masiva en el tráfico de búsqueda a sitios de izquierda. Facebook y Twitter hicieron lo mismo, eliminando cuentas y páginas de izquierda con millones de seguidores.

Sus declaraciones son una confirmación de las advertencias hechas por el World Socialist Web Site sobre la política del DSA. Lejos de ser “socialistas”, no son más que un complemento de un partido ferozmente derechista a favor de la guerra.

En un discurso en la Universidad de Georgetown el 17 de octubre, Zuckerberg advirtió: “En tiempos de agitación social, nuestro impulso es a menudo retroceder en la libertad de expresión... Vimos esto cuando Martin Luther King Jr. escribió su famosa carta desde la cárcel de Birmingham, donde fue encarcelado inconstitucionalmente por protestar pacíficamente. Vimos esto en los esfuerzos por cerrar las protestas del campus contra la Guerra de Vietnam. Vimos esto cuando Estados Unidos estaba profundamente polarizado sobre su papel en la Primera Guerra Mundial, y la Corte Suprema dictaminó que el líder socialista Eugene Debs podría ser encarcelado por pronunciar un discurso contra la guerra”.

Independientemente de la autenticidad del compromiso de Zuckerberg con estas concepciones (él es el representante del mayor monopolio mundial de redes sociales y sus cálculos están en última instancia impulsados por consideraciones comerciales), es notable que el Partido Demócrata y una parte sustancial del sistema gobernante lo estén atacando desde la derecha.

El New York Times, por ejemplo, bajo el titular, “El desafiante Zuckerberg dice que Facebook no hará de policía del discurso político”, citó a Bill Russo, portavoz de la campaña presidencial del demócrata Joseph Biden. Russo afirmó: “Zuckerberg intentó usar la Constitución como un escudo para el resultado final de su compañía, y su elección de encubrir la política de Facebook en una fingida preocupación por la libre expresión, demuestra cuán poco preparado está su compañía para este momento único en nuestra historia y cuán poco ha aprendido en los últimos años”.

Respondiendo también a la posición de Facebook, la candidata presidencial demócrata Elizabeth Warren publicó una serie de tuits alegando que “Facebook está ayudando activamente a Trump a difundir mentiras y desinformación” y “El discurso de Mark Zuckerberg muestra cuán poco aprendió de 2016 y cuán poco preparado está Facebook para manejar las elecciones de 2020”.

El Washington Post publicó un comentario editorial el 21 de octubre con el título: “La libertad de expresión no significa que Facebook deba publicar anuncios deshonestos”. Los editores escribieron sobre Zuckerberg: “Los principios subyacentes de la charla eran nobles. Pero también evitaron la pregunta esencial, que no es si Facebook debería ser generoso con el discurso político, sino si debería permitir incluso el alcance ilimitado de contenido más obviamente falso”.

La defensa abierta de la censura por parte de los demócratas deja en claro que en la implacable batalla de facciones que se libra en Washington, no existe una circunscripción para la defensa de los derechos democráticos. La libertad de expresión solo se puede defender a través de una ruptura con los partidos del establishment y la construcción de un movimiento obrero por el socialismo.

(Publicado originalmente en inglés el 25 octubre 2019)