Escuadrones de la muerte de la CIA responsables del aumento de víctimas civiles afganas

por Bill Van Auken
4 noviembre 2019

Las bajas civiles han alcanzado un récord por la guerra estadounidense de 18 años en Afganistán, ya que la administración de Trump interrumpió las conversaciones con los insurgentes islamistas de los talibanes y ordenó una fuerte escalada en los ataques aéreos estadounidenses y las incursiones nocturnas de los escuadrones de la muerte respaldados por la CIA.

Según un informe emitido por la Misión de Asistencia de las Naciones Unidas en Afganistán (UNAMA), más de 4,300 civiles afganos fueron asesinados o heridos entre julio y septiembre de este año, un máximo histórico en cualquier trimestre desde que la agencia comenzó a mantener las cifras hace una década.

En un aumento del 42 por ciento en las cifras de víctimas en comparación con el mismo período del año pasado, 1,174 civiles fueron asesinados y 3,139 heridos. El informe también registró el asesinato de al menos 2,563 civiles en los primeros nueve meses de este año, incluyendo 261 mujeres y 631 niños.

Mientras que el informe culpó los ataques a los talibanes por el 46 por ciento de las víctimas, los ataques aéreos de EE. UU. registraron el mayor aumento por cualquier causa de muerte y lesiones, y la ONU registró el asesinato o las heridas de 650 civiles durante los primeros nueve meses de 2019, más del doble de las bajas infligidas por los bombardeos estadounidenses hace un año.

Según las cifras del Pentágono, los aviones de combate estadounidenses atacaron Afganistán con casi 40 ataques aéreos todos los días durante septiembre de este año, alcanzando un total de más de 1,100 bombardeos en el transcurso del mes. Esto es más del doble del número de ataques llevados a cabo en julio.

La UNAMA también ha señalado las llamadas "matanzas o capturas" o "incursiones nocturnas" llevadas a cabo por una red de milicias oscuras que han sido organizadas, financiadas y dirigidas por la Central Intelligence Agency de los Estados Unidos como una causa creciente e inquietante de damnificados de la población civil.

Operando fuera de la cadena de mando del ejército afgano o estadounidense, estas milicias incluyen la llamada Fuerza de Protección Khost, que fue formada por las exmilicias de la Alianza del Norte después de la invasión de Estados Unidos en 2001, trabajando en estrecha colaboración con la CIA. Otros son conocidos simplemente como NDS 01, NDS 02, NDS 03 y NDS 04, aparentemente bajo el mando de la Dirección Nacional de Seguridad de Afganistán, pero en realidad no responden a nadie más que a los operativos de la CIA en Afganistán. Todos ellos han llevado a cabo un reinado de terror en las zonas rurales donde los EE. UU. y su régimen títere están disputando el control de los talibanes.

Un informe emitido el miércoles por la noche por Human Rights Watch (HRW), titulado “‘Han disparado a muchos así’, ataques nocturnos abusivos por parte de las fuerzas de ataque afganas respaldadas por la CIA”, han acusado a la agencia estadounidense de dirigir escuadrones de la muerte en Afganistán que han llevado a cabo ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas y ataques asesinas en instalaciones médicas. El informe establece que estas acciones constituyen crímenes de guerra según la ley internacional.

El papel de la CIA en la dirección de estos escuadrones de la muerte está relacionado con su carácter ilegal. Las unidades de operaciones especiales del ejército de los EE. UU., que anteriormente habían llevado a cabo tales operaciones, redujeron las redadas nocturnas en 2011 ante las protestas generalizadas de la población afgana. Si bien la ley estadounidense prohíbe que el Pentágono y el Departamento de Estado financien a las milicias extranjeras involucradas en crímenes contra poblaciones civiles, ninguna de esas reglas se aplica a las actividades encubiertas de la CIA. La agencia de inteligencia ha dirigido los escuadrones de la muerte con la participación de las fuerzas especiales de los EE. UU., principalmente los Rangers del Ejército, que son prestados a la agencia bajo un programa inicialmente denominado como Omega.

Estas tropas de operaciones especiales, junto con agentes de la CIA y contratistas militares estadounidenses, acompañan con frecuencia a las milicias afganas en sus misiones de "matar o capturar". Incluso cuando no lo hacen, el ejército de los EE. UU. en la mayoría de los casos brinda apoyo logístico crítico, incluyendo volar los escuadrones de la muerte a sus objetivos en helicópteros, llevar a cabo la planificación logística para estas operaciones y lanzar ataques aéreos para apoyarlos.

Describiendo las acciones de las milicias dirigidas por la CIA como "crímenes de guerra", Patricia Grossman, directora asociada de HRW en Asia y autora de su informe, dijo: "En caso tras caso, estas fuerzas simplemente han disparado a personas bajo su custodia y han relegado comunidades enteras a un terror de ataques nocturnos abusivos y ataques aéreos indiscriminados".

El informe describe varias de estas misiones, incluyendo un ataque del 11 de agosto de 2019 por parte de la milicia NDS 01, acompañado por personal estadounidense, en una aldea en la provincia oriental de Paktia. En el alboroto subsiguiente, según el informe, la fuerza de ataque "abrió las puertas de la casa y disparó a cuatro hombres enfrente del resto de la familia. En otra casa, mataron a tiros a tres tenderos y uno de sus invitados, todos los cuales estaban en casa para las celebraciones de Eid. En el tercer incidente, mataron a un maestro religioso y dos trabajadores de la construcción”. Los familiares informaron que las víctimas, que estaban desarmadas y no ofrecían resistencia, recibieron disparos en los ojos o en la boca.

En otro incidente de octubre del año pasado, una redada de la milicia NDS 02 en la provincia de Nangarhar causó 13 muertes de civiles. Un sobreviviente de la redada, que se prolongó durante dos noches, describió una de las masacres: “Primero volaron la puerta. Cuando un padre de familia salió de la casa, primero le dispararon, luego los hijos salieron a verlo y los mataron, luego vino otro hermano y las mujeres impidieron que otro hermano saliera. Las mujeres dijeron: "Por favor, no nos maten", y luego le dispararon a una mujer mayor. Una niña más joven corrió hacia el hermano y le dispararon, hiriéndola, y luego mataron al último hermano".

El informe de HRW describe atrocidades similares llevadas a cabo por los escuadrones de la muerte de la CIA en Kandahar, Paktia y otras provincias durante el año pasado.

En una ruptura con la política anterior, el Pentágono ha permitido a las milicias afganas llamar directamente a los ataques aéreos sin tener en cuenta la presencia de civiles en las áreas seleccionadas.

Estos ataques aéreos han resultado en una matanza indiscriminada. El informe de HRW incluye una entrevista con Masih Ur-Rahman Mubarez, cuya familia entera fue asesinada en septiembre del año pasado después de que una fuerza de ataque estadounidense y afgana allanó una aldea en la provincia central de Wardak, que durante mucho tiempo estuvo bajo el control talibán de facto. La fuerza de ataque convocó un ataque aéreo estadounidense que golpeó la casa de Mubarez y mató a toda su familia, incluyendo su esposa, cuatro hijas, tres hijos y tres sobrinas. Los niños tenían entre cuatro y 16 años. Le dijo a HRW: “Traté de llamar a mi familia esa mañana. No pude alcanzarlos. Entonces un vecino llamó y me dijo que mi casa había sido golpeada ... He perdido a todos, estoy solo ahora".

El informe también documenta los ataques sistemáticos llevados a cabo por las milicias dirigidas por la CIA contra instalaciones médicas sospechosas de tratar a combatientes talibanes heridos, un crimen de guerra patente. En el caso más infame, una redada en julio de 2019 en una clínica financiada por Suecia en la provincia de Wardak, el escuadrón de la muerte fue transportado a bordo de un helicóptero estadounidense. Después de atar a todo el personal médico y los familiares de los pacientes, la fuerza de ataque arrastró a cuatro hombres, incluyendo el director de la clínica. Después de que los hombres armados se fueron, los aldeanos encontraron los cuerpos de tres de los hombres, junto con el de un niñero dentro de las instalaciones. El director ha desaparecido.

La CIA respondió al informe de HRW con una defensa general de sus crímenes y una advertencia apenas velada contra quienes los exponen. "La guerra nunca será 'inmaculada'", decía. Agregó: "Nuestros desafíos son inmensos porque nos enfrentamos a enemigos que no usan uniformes, que se esconden entre mujeres y niños, y que usan mentiras sobre la muerte de civiles para tratar de comprobar nuestra efectividad".

Estas atrocidades son el resultado directo de una estrategia deliberada del Pentágono y la CIA para continuar la guerra de los EE. UU. en su decimonoveno año en condiciones de una disminución de la presencia militar directa de los EE. UU. en el suelo. El general Scott Miller, el comandante estadounidense en Afganistán, informó la semana pasada que la fuerza de las tropas estadounidenses en el país se había reducido en 2,000 durante el año pasado a una fuerza actual de 12,000.

La administración de Trump ha ordenado una fuerte intensificación de la masacre en Afganistán, donde el número de muertos en los últimos 18 años se estima conservadoramente en 150,000, con cientos de miles más muriendo de los efectos de la guerra.

A principios de septiembre, Trump desbarató un informe de un acuerdo de paz con los talibanes alcanzado después de un año de negociaciones. Mientras que el presidente de los EE. UU. afirmó que tomó la acción en respuesta a la muerte de un soldado estadounidense en un ataque por el talibán, la realidad es que estaba respondiendo a fuertes críticas tanto del comando militar estadounidense como de sus supuestos opositores políticos en el Partido Demócrata.

En Afganistán, como en Siria, la promesa de Trump de poner fin a las "guerras de Washington para siempre" se ha convertido en una demagogia vacía. Su administración, al igual que sus predecesores demócratas y republicanos, continúan estas guerras, lanzadas bajo falsos pretextos de lucha contra el terrorismo o "armas de destrucción masiva". El objetivo estratégico de Washington sigue siendo la afirmación de la hegemonía estadounidense sobre las principales fuentes de recursos energéticos del mundo —la cuenca del Mar Caspio y el Golfo Pérsico— en un intento de retroceder la disminución del dominio global del capitalismo estadounidense con medios militares.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 2 de noviembre de 2019)