Los pablistas preparan una nueva traición contra la clase obrera chilena

por Andrea Lobo
9 noviembre 2019

Las protestas masivas en Chile han visto a millones desafiar la represión militar y rechazar promesas huecas de concesiones por parte del Gobierno de Sebastián Piñera. En respuesta, la clase dominante de Chile no solo está continuando la represión policial, sino que también busca sofocar el levantamiento canalizándolo detrás de las promesas de cambiar la Constitución de 1980 establecida bajo la dictadura del general Augusto Pinochet.

Con el Congreso discutiendo la creación de una Asamblea Constituyente, Piñera afirmando que está "disponible a discutir cambios a nuestra Constitución" y la prensa afirmando que este es el camino para "desactivar" las protestas, está claro que el objetivo fundamental es derrotar las demandas democráticas y sociales de los trabajadores y la juventud.

El Partido de los Trabajadores Revolucionarios (PTR), que publica La Izquierda Diario y ocupa altas posiciones en varios sindicatos, está desempeñando su papel en sembrar ilusiones democráticas y reformistas en estas maniobras, mientras ayuda al estalinista Partido Comunista de Chile (PCCh) y al Frente Amplio en este impulso.

Las protestas chilenas son parte de un resurgimiento internacional de la militancia obrera contra la desigualdad social y marcan una nueva etapa en el aumento de los últimos dos años de luchas de clases en Chile. Esto ha incluido una huelga de 44 días en la mina Escondida, la más grande de cobre del mundo, una huelga de 36 días de los estibadores de Valparaíso, la huelga más grande en la historia del país de 17.000 trabajadores de Walmart y una huelga de maestros de 51 días.

Los trabajadores vieron en el estado de emergencia y el despliegue de 10.000 soldados para dispararles y torturar a los manifestantes el peligro de un giro hacia el autoritarismo para frenar la contraofensiva emergente de la clase trabajadora, lo que llevó a demandas generalizadas de la expulsión de Piñera.

"¡No son 30 pesos, son 30 años!" se convirtió en la consigna principal del movimiento, el cual estalló por alzas en el transporte público y ha desafiado todo el orden político y social capitalista establecido en los 30 años desde el final de la dictadura de Pinochet. Entre aquellos severamente desacreditados por este levantamiento están el PCCh y el Frente Amplio, que participaron en Gobiernos que llevaron a cabo programas de austeridad durante este período y lideraron los sindicatos que traicionaron una huelga tras otra, incluidas las mencionadas.

En una respuesta típica de los medios corporativos a estos eventos históricos, el español El País advirtió que "Chile arde y nadie sabe cómo extinguir el fuego". Indicó que el Frente Amplio pseudoizquierdista goza de la tasa de aprobación más alta, pero agregó que es solo del 16 por ciento, apenas 3 puntos más que el de Piñera. La participación de chilenos que dicen no estar representados por ningún partido aumentó en la última década del 53 al 83 por ciento.

El día antes de que estallaran las protestas a nivel nacional el 18 de octubre, el PTR llamó a la confederación sindical CUT, la Mesa de Unidad Social (una coalición de sindicatos y organizaciones sociales lideradas por el PCCh y el Frente Amplio) y la Confederación de Estudiantes (Confech) a "convocar este 23 de octubre a movilizar masivamente afuera del Congreso" para presionar a Piñera a apoyar un proyecto de ley para reducir la jornada laboral, reconociendo que también está diseñado para "flexibilizar" y abaratar la mano de obra.

Los líderes del PCCh y del Frente Amplio, que controlan la CUT, Unidad Social y la Confech, inicialmente respondieron a las protestas masivas criminalizándolas como "vandalismo injustificable". Esto generó indignación a medida que los trabajadores intervenían cada vez más en huelgas y marchas.

El PTR, mientras glorificaba retóricamente la espontaneidad de las protestas, buscó canalizarlas detrás del PCCh y el Frente Amplio. El 18 de octubre, declaró: “Las organizaciones de izquierda, y en particular el Partido Comunista y el Frente Amplio, no solo tienen el mínimo deber de rechazar esta medida y llamar a luchar contra ella, sino que con su peso parlamentario y en las organizaciones de masas, tienen la responsabilidad de llamar al Paro Nacional para la defensa frente a este ataque".

La CUT convocó una huelga general y otras movilizaciones, pero solo después de reconocer que eran inevitables y que solo podían ser contenidas si el aparato sindical afirmaba el control.

Dado que las protestas solo crecían, el Frente Amplio, el PCCh y el PTR comenzaron a exigir la renuncia de Piñera y el establecimiento de una Asamblea Constituyente.

Un editorial del 4 de noviembre de El Mostrador, un periódico chileno alineado con la "izquierda" oficial, pidió "llegar pronto a acuerdos concretos" y, a pesar de oponerse a destituir a Piñera, enfatizó que una nueva Constitución era "indispensable". Explicó que la “pregunta lacerante” es “mantener la fe en que el sistema finalmente rectificará y dará respuestas sólidas y creíbles ".

El documento continuó argumentando que tal enfoque constitucionalista evitaría "la posibilidad de afiebradas soluciones autoritarias". Los trabajadores solo necesitan recordar que el Gobierno del frente popular (llamado Unidad Popular) dirigido por Salvador Allende hizo garantías similares incluso cuando Washington y el ejército estaban orquestando abiertamente el golpe militar del 11 de septiembre de 1973 que llevaría a Pinochet al poder.

Además, el virtual silencio en los círculos gobernantes europeos y estadounidenses y en los medios de comunicación sobre la represión militar en Chile y los recientes elogios de Donald Trump a Piñera por "reestablecer el orden" y combatir la "injerencia extranjera" demuestra que la clase dominante en todas partes se está preparando para la dictadura.

Unidad Social ha buscado criminalmente encubrir los peligros mortales al afirmar que se necesita una Asamblea Constituyente "para cambiar el modelo económico". Sin embargo, el PTR se ha dedicad ha esforzado por reforzar sus mentiras.

En un artículo titulado "Qué tipo de Constituyente y cómo imponerlo: un debate con la PCCh y el Frente Amplio", el PTR llama a la Asamblea Constituyente una "experiencia 'parlamentaria' de los trabajadores y sectores populares ... que puede llevar a la conclusión sobre la necesidad de un gobierno de trabajadores que rompa el capitalismo para implementar todos los cambios socioeconómicos profundos en Chile".

En medio de referencias casuales a la "autoorganización", el PTR también se ha lamentado de que este proceso se mantenga "sin participación ni deliberación de las bases que componen cada organismo dentro de la Unidad Social", por lo que propone "construir asambleas, coordinadoras y comités". "El PTR enfatiza: "Creemos que la Mesa de Unidad Social se debe plegar a este llamado y a impulsar asambleas de base de los organismos que dirige". En otras palabras, estas organizaciones “de base" deben ser impuestas desde arriba por las mismas direcciones que intentan contener y traicionar el descontento masivo.

El colíder de la exitosa Revolución de 1917 en Rusia, León Trotsky, advirtió en un artículo titulado El creciente conflicto” de marzo de ese año que el Gobierno Provisional buscaba "transformar todo el trabajo preparatorio de convocar una Asamblea Constituyente" en un impulso para reinstalar la dictadura zarista derrocada en febrero". Escribió:

“[I]nmediatamente, el proletariado revolucionario tiene que establecer sus propios organismos revolucionarios, los Consejos (Sóviets) ... en oposición a los cuerpos ejecutivos del Gobierno Provisional. En esta lucha, el proletariado debe tener como objetivo directo la conquista del poder, uniendo a su alrededor a las masas populares insurgentes. Solo un Gobierno revolucionario de trabajadores tendrá la voluntad y la capacidad durante la preparación de una Asamblea Constituyente para llevar a cabo una limpieza democrática radical en el país".

Trotsky continuó explicando que esta "limpieza democrática radical" incluiría el reemplazo del ejército existente por una milicia revolucionaria, ganar el apoyo de las masas campesinas a un Gobierno revolucionario obrero y una lucha internacionalista y socialista contra la guerra.

No hay rastro de esta concepción revolucionaria en la demanda de la Asamblea Constituyente planteada por los estalinistas, el Frente Amplio y el PTR.

Las maniobras de hoy de los estalinistas chilenos, cuyas raíces se encuentran en la degeneración nacionalista y burocrática de la Internacional Comunista bajo Stalin, y sus socios pseudoizquierdistas, buscan evitar que los trabajadores extraigan las lecciones históricas necesarias.

En defensa de las lecciones de 1917, el Comité Internacional de la Cuarta Internacional (CICI) escribió una semana después del golpe de Estado de 1973 en Chile: "En la época del declive del capitalismo—el imperialismo— ... [s]i la clase trabajadora no logra crear un partido revolucionario y derrocar al Estado, entonces la transición al fascismo y el bonapartismo se vuelve inevitable".

El CICI agregó: “Si en 1970-71 los militares no pudieron tomar el poder y tuvieron que esperar tres años para ejecutar sus planes, podemos decir categóricamente que esto se debió a que requerían la desorientación política planificada y sistemática llevada a cabo por el estalinismo antes de crear condiciones para el golpe".

Mientras la clase dominante utiliza las promesas de una Asamblea Constituyente para facilitar su giro hacia el autoritarismo, el PRT convoca a "comités" controlados por los sindicatos y partidos burgueses como el PC y el Frente Amplio. Su hostilidad hacia cualquier movilización genuinamente independiente de la clase trabajadora en la lucha por la igualdad social refleja la perspectiva e intereses de la burocracia sindical y las capas de la clase media-alta.

Durante décadas, su función ha sido hacer cumplir las condiciones necesarias para atraer capital financiero globalizado. “El reporte sobre riqueza” de Credit Suisse de 2019 informa que, desde 2010, el número de millonarios en dólares en Chile aumentó más de 12 veces, de 5.000 a 65.000, mientras que aquellos con más de US$100.000 en riqueza aumentaron de 2,9 por ciento a 9 por ciento de los chilenos.

Los dirigentes sindicales pertenecen a estas capas privilegiadas, y algunos compiten por puestos aún mejor pagados, y tienen todo el interés material de mantener el levantamiento social bajo control, viéndolo como una amenaza para la acumulación continua de capital y para las privatizaciones y la desregulación iniciadas bajo Pinochet que han acelerado este proceso.

Así como la naturaleza procapitalista y nacionalista de los sindicatos ha atraído a las capas dedicadas a traicionar a los trabajadores para ganarse la vida, es la perspectiva e historia fundamentalmente nacionalistas y procapitalistas del PTR lo que lo ha anclado dentro de estas capas traicioneras y la clase media acomodada más ampliamente.

El PTR pertenece a la llamada Fracción Trotskista-Cuarta Internacional (FT-CI) dirigida por el Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS) en Argentina. El "trotskismo" para el FT-CI se refiere al movimiento revisionista creado por Michel Pablo en 1953 que rompió con la perspectiva de la Cuarta Internacional fundada por León Trotsky en oposición al estalinismo. Pablo afirmó que la burocracia estalinista en Moscú (que mató a Trotsky en 1940) y los líderes nacionalistas burgueses y pequeñoburgueses en los países coloniales y semicoloniales podrían convertirse en "marxistas naturales" y revolucionarios en respuesta a la presión de los eventos objetivos. Por lo tanto, los trotskistas ya no necesitaban construir un partido revolucionario en la clase trabajadora, sino que debían integrarse en las burocracias y movimientos nacionalistas existentes.

El FT-CI es una escisión del movimiento fundado por el argentino Nahuel Moreno. En 1953, Moreno se unió al Comité Internacional de la Cuarta Internacional (CICI) cuando éste rompió con Pablo; sin embargo, en menos de una década, él y el Partido Obrero Revolucionario (POR) de Chile se adaptaron políticamente a la radicalización en curso de la pequeña burguesía nacionalista.

La Revolución Cubana de 1959 llevó a Moreno y al POR a aceptar abiertamente las posiciones de Pablo y abandonar el CICI en 1963. Afirmaron, y el FT-CI todavía lo hace, que Fidel Castro y el Che Guevara, dos nacionalistas pequeñoburgueses que lideraron un movimiento guerrillero, pudieron construir un Estado obrero sin la necesidad de la intervención revolucionaria consciente de la clase trabajadora, y mucho menos la construcción de un partido marxista para liderarla.

Mientras promovía el castrismo, Moreno también se adaptó al nacionalista burgués argentino Juan Domigo Perón y a los sindicatos peronistas, pidiéndoles que levantaran "las banderas nacionalistas y populares” incluyendo, “como única solución nacional a la crisis política del país la de una Asamblea Constituyente". En 1965, el POR chileno se liquidó en una organización castrista, el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), que, a pesar de no unirse a la Unidad Popular de Allende, siguió la línea de Castro y la burocracia estalinista de proporcionar apoyo "crítico" al Gobierno burgués de Allende.

Tanto en Chile como en Argentina, donde el Gobierno peronista fue derrocado en 1976 por otro golpe militar fascista respaldado por Estados Unidos, el pablismo impidió a los trabajadores avanzar una lucha independiente contra la burguesía nacional y el imperialismo y preparó el escenario para la derrota. Hoy, el PTS en Argentina y el PTR en Chile, ambos pablistas, están avanzando el mismo programa nacionalista destinado a canalizar la lucha revolucionaria de la clase trabajadora detrás de los sindicatos peronistas y estalinistas.

Los trabajadores en Chile e internacionalmente deben construir nuevas organizaciones, comités de base, controlados democráticamente por los propios trabajadores, en cada fábrica, lugar de trabajo, escuela y comunidad de clase trabajadora. Estos deben ser construidos independientemente y en oposición a los sindicatos y partidos políticos existentes, no impuestos desde arriba por ellos, como lo prevén los morenistas.

La lucha de la clase trabajadora en Chile, como en cualquier otro país del mundo, solo puede librarse con éxito sobre la base de un programa socialista e internacionalista que una a los trabajadores a través de las fronteras nacionales en una lucha coordinada contra un sistema capitalista globalmente integrado.

Esto requiere, sobre todo, la construcción de partidos marxistas-trotskistas en la clase trabajadora en Chile y en toda América Latina como secciones nacionales del Comité Internacional de la Cuarta Internacional.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 8 de noviembre de 2019)