La administración Trump comienza a deportar a solicitantes de asilo a Guatemala

por Meenakshi Jagadeesan
25 noviembre 2019

La administración Trump ha comenzado oficialmente el proceso de deportar a solicitantes de asilo centroamericanos de los EE. UU. a Guatemala, como parte de su nuevo acuerdo bilateral con el país.

El jueves por la mañana, el ministro del Interior guatemalteco, Enrique Antonio Degenhart, anunció que la "etapa operativa" del acuerdo se había iniciado con la llegada del primer solicitante de asilo deportado —un hombre hondureño adulto— a la ciudad de Guatemala. Degenhart dijo a los periodistas reunidos que su gobierno esperaba muchos más hondureños y salvadoreños deportados en las próximas semanas.

Redada por ICE en lugar de trabajo en Mississippi a principios de este año [Fuente: Twitter @ICEgov]

Estas deportaciones marcan un nuevo bajo para el historial abismal de la administración Trump en el tratamiento de migrantes y solicitantes de asilo. Por primera vez en la historia de los Estados Unidos, se ha convertido en una política oficial negar la entrada a quienes buscan asilo, ya sea que crucen la frontera de los Estados Unidos en un puerto oficial de entrada o no, y enviarlos por la fuerza a un tercer país para "protección".

La administración Trump ha evitado el lenguaje del "Tercer País Seguro" y ha tratado de pasar de manera oculta la implementación del acuerdo. Según CBS News, incluso algunos consulados centroamericanos cerca de la frontera entre Estados Unidos y México se han mantenido en la oscuridad sobre la implementación del acuerdo. BuzzFeed News y Reuters informaron la existencia de una guía interna del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos (USCIS) que parece ser el único documento que detalla los operativos de cómo se implementará el acuerdo con Guatemala.

Según la guía, los oficiales de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) serán los primeros en determinar si los migrantes que buscan asilo, ya sea en un puerto de entrada o después de cruzar la frontera sur sin documentos, estarán sujetos al acuerdo con Guatemala. Los oficiales de asilo de USCIS luego revisarán esas evaluaciones y determinarán, basado en entrevistas con los solicitantes de asilo, si deben ser deportados a Guatemala o si se les debe otorgar una exención del acuerdo en “interés público”. La única forma en que los migrantes pueden evitar la deportación en general sería demostrando a CBP y los oficiales de asilo que son "más propensos que no" a enfrentar la persecución en Guatemala. Durante todo este proceso, los solicitantes de asilo no tendrán acceso a abogados.

El procedimiento enunciado en el memorando interno deja claro que el objetivo del acuerdo bilateral es deportar a la mayor cantidad de detenidos posible. A partir de ahora, solo los migrantes de Honduras y El Salvador que hayan pasado por Guatemala serán deportados a ese país, aunque la orientación siniestra no detalla el requisito de tránsito.

Una vez que lleguen a Guatemala, tendrán la opción de solicitar asilo allí o regresar a su tierra natal. Esta última fue la opción elegida por el primer deportado. Dados los peligros que enfrentan al viajar a los Estados Unidos para solicitar asilo, el hecho de que los migrantes pudieran verse obligados a regresar a sus países de origen es trágico.

Los funcionarios de la administración Trump han tratado de presentar este acuerdo (junto con otros dos que se han negociado con Honduras y El Salvador) como una forma racional de "compartir la distribución" de las solicitudes de asilo. Hablando en la ciudad fronteriza de Texas de El Paso, el jefe interino del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), Chad Wolf, declaró: "Estos acuerdos crearán una sólida capacidad de asilo en toda la región y permitirán a los migrantes buscar protección humanitaria lo más cerca posible de su hogar". También, insistieron los funcionarios, frenaría la práctica de "ir de compras al foro", de buscar asilo en Estados Unidos, en lugar de los países por los que viajan los migrantes para llegar a la frontera estadounidense.

Estas declaraciones reflejan una desconexión completa de la élite gobernante de la realidad que enfrentan los cientos de miles de migrantes de la clase trabajadora que realizan el peligroso viaje desde sus países de origen a los Estados Unidos. La mayoría de las veces, estos hombres, mujeres y niños huyen de la violencia, la pobreza brutal y la muerte casi segura.

La mayoría de ellos migran desde los tres países del Triángulo Norte (Honduras, El Salvador y Guatemala) que han sido sacudidos por décadas de violencia suscrita por la CIA, el Departamento de Estado y el Pentágono. Estos países todavía tienen que lidiar con los legados de esos conflictos y no tienen una infraestructura real para brindar protección a los solicitantes de asilo o, para darles la oportunidad de una vida mejor. Hablar de "compartir la distribución" de los solicitantes de asilo en este contexto no solo es absurdo, sino de hecho criminal.

La Agencia de la ONU para los Refugiados, que tiende a no criticar directamente a los EE. UU. dada su dependencia de los fondos estadounidenses, emitió una rara reprimenda del acuerdo entre los EE. UU. y Guatemala, diciendo que "Es un enfoque en desacuerdo con el derecho internacional que podría resultar en la transferencia de personas altamente vulnerables a países donde pueden enfrentar peligros que amenazan la vida".

Rechazando la caracterización de su país, el ministro del Interior guatemalteco, Degenhart, dijo a los periodistas que el acuerdo de su gobierno con Estados Unidos tenía como objetivo frenar las acciones de las "organizaciones de contrabando" afectando a los pobres de la región: "En ningún momento hemos tratado de atacar o dañar los derechos de migrantes ... Aquellos que necesitan protección, la tendrán. Lo tendrán allí, en los Estados Unidos, o en este caso, aquí”. Si bien la retórica es admirable, las condiciones socioeconómicas y políticas existentes en Guatemala contradicen esta afirmación.

A pesar de la certificación del DHS de que Guatemala puede proporcionar un "procedimiento completo y justo" para determinar las solicitudes de asilo, el país tiene menos de 10 empleados en su oficina de asilo. En 2018, procesó un total de 262 reclamaciones. Por otro lado, sigue siendo uno de los países principales de destino para los migrantes intentando cruzar la frontera. Según los últimos datos disponibles de la ONU, Guatemala tiene una de las tasas más altas de pobreza y desnutrición en el hemisferio occidental, y la novena tasa más alta de homicidios en el mundo.

Incluso mientras la administración Trump comienza a deportar a migrantes detenidos que buscan asilo al país centroamericano, permanece (junto con Honduras, El Salvador y México) en la lista de aviso de viaje del Departamento de Estado para ciudadanos estadounidenses. Sorprendentemente, estos son los cuatro países que la administración estadounidense insiste en que son capaces de proporcionar "protección" a los solicitantes de asilo.

Además de acuerdos similares con Honduras y El Salvador que pretenden pronto implementar, la administración Trump también ha impulsado la expansión del programa "Permanecer en México" que obliga a los solicitantes de asilo a estar en México mientras se determinan sus casos en los Estados Unidos. Combinado con la regla que prohíbe el asilo para las personas que cruzan México en camino hacia la frontera sur, el resultado es la creación de un muro fronterizo virtual que anula el derecho básico a buscar un lugar seguro para vivir y trabajar.

Michael Knowles, el jefe de un sindicato que representa a los oficiales federales de asilo, declaró en una audiencia en la Cámara el martes que estas políticas eran "abiertamente ilegales ... inmorales, y de hecho son la base de algunas violaciones atroces de los derechos humanos por parte de nuestro propio país". Douglas Stephens, un exoficial de asilo, repitió el punto, diciendo a los periodistas que las políticas de la administración Trump están "diseñadas para destruir" el programa de asilo de los Estados Unidos y para "atacar y discriminar a una clase particular de aspirantes de asilo".

(Artículo publicado originalmente en inglés el 23 de noviembre de 2019)