Cientos de periodistas de todo el mundo firman una carta abierta exigiendo la libertad de Assange

por Oscar Grenfell
10 diciembre 2019

Cientos de periodistas y trabajadores de los medios de comunicación de todos los rincones del mundo han puesto su nombre en una carta abierta apasionada que exige la libertad incondicional del fundador de WikiLeaks, Julian Assange, y un inmediato “fin de la campaña legal que se libra contra él por el crimen de revelar crímenes de guerra”.

Los 422 signatarios hasta la fecha incluyen al editor en jefe de WikiLeaks, Kristinn Hrafnsson, el periodista de investigación de renombre mundial John Pilger y Daniel Ellsberg, el denunciante de los Pentagon Papers que reveló la criminalidad total de la Guerra de Vietnam.

El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, saluda a los simpatizantes desde un balcón de la embajada ecuatoriana en Londres. (AP Foto/Frank Augstein, Archivo)

En nombre del World Socialist Web Site, la carta ha sido firmada por el presidente de la Junta Editorial Internacional del WSWS, David North, y otros reporteros destacados del WSWS.

El poderoso llamado atestigua el carácter deshonesto y sin ley del encarcelamiento británico de Assange en la prisión de máxima seguridad de Belmarsh. Deja en claro que el intento de la administración estadounidense del presidente Donald Trump de enjuiciarlo por 17 cargos de la Ley de Espionaje y encarcelarlo de por vida se ve entre los periodistas de principios como un asalto frontal a la libertad de prensa y una grave amenaza para sus propios derechos.

La posición de los periodistas sigue a la emisión de una carta abierta al Ministro del Interior británico el mes pasado por más de 65 médicos eminentes, condenando la denegación de atención médica adecuada a Assange y advirtiendo que podría morir en prisión. Coincide con una declaración de un grupo de abogados internacionales que documenta la ilegalidad de la persecución de Assange liderada por Estados Unidos y pide su liberación inmediata.

Estas iniciativas revelan que fuera de los círculos enrarecidos de los gobiernos, agencias de inteligencia y corporaciones de medios que han encabezado la campaña de nueve años contra Assange, la opinión pública mundial está con el fundador de WikiLeaks y contra sus perseguidores.

La carta de los periodistas dice: “Este caso se encuentra en el corazón del principio de la libertad de expresión. Si el gobierno de los Estados Unidos puede enjuiciar a Assange por publicar documentos clasificados, puede despejar el camino para que los gobiernos procesen a los periodistas en cualquier lugar, un precedente alarmante para la libertad de prensa en todo el mundo".

La carta declara sin rodeos: “En una democracia, los periodistas pueden revelar crímenes de guerra y casos de tortura y abuso sin tener que ir a la cárcel. Es el papel de la prensa en una democracia”.

Revisa los hallazgos repetidos del Grupo de Trabajo de las Naciones Unidas sobre la Detención Arbitraria de que Assange fue efectivamente sometido a detención ilegal por las autoridades británicas cuando sitiaron la embajada ecuatoriana, donde solicitó asilo político con éxito en 2012.

La carta describe la conclusión del relator especial de la ONU sobre la tortura, Nils Melzer, quien declaró que los derechos legales y democráticos de Assange han sido pisoteados y que ha sido sometido a una campaña sin precedentes de "acoso público" que se ha convertido en "tortura psicológica".

Los periodistas escriben: "Hacemos responsables a los gobiernos de los Estados Unidos de América, el Reino Unido, Ecuador y Suecia por las violaciones de derechos humanos a las que el Sr. Assange ha sido sometido".

Citan un poderoso comentario de Melzer, quien escribió a principios de este año: "Finalmente me di cuenta de que había sido cegado por la propaganda, y que Assange había sido calumniado sistemáticamente para desviar la atención de los crímenes que expuso". El papel de la prensa corporativa en demonizar a Assange y repetir las difamaciones inventadas contra él por las agencias de inteligencia.

Significativamente, los trabajadores de los medios afirman: "Assange ha hecho una contribución sobresaliente al periodismo de interés público, la transparencia y la rendición de cuentas del gobierno en todo el mundo". Revisan algunas de las docenas de premios que ha recibido por el reportaje de WikiLeaks. Esta es una refutación poderosa de las afirmaciones de los gacetilleros informáticos corporativos que se han alineado con la administración Trump al afirmar que Assange "no es un periodista".

La carta también defiende a los denunciantes que están siendo perseguidos por haber expuesto la criminalidad del gobierno, declarando: “La denuncia del Sr. Assange de abusos y crímenes es de importancia histórica, como lo han sido las contribuciones de los denunciantes Edward Snowden, Chelsea Manning y Reality Winner, quienes ahora están en el exilio o encarcelados".

Los periodistas invocan la lucha emprendida por el novelista francés Émile Zola en nombre de Alfred Dreyfus, un oficial militar judío que fue acusado de falsos cargos de espionaje a principios del siglo XIX. En 1898, Zola escribió su famosa carta abierta "¡J’Accuse!", nombrando a los responsables de la persecución de Dreyfus.

La carta de los periodistas dice: "La postura de Zola entró en los libros de historia y aún hoy representa nuestro deber de luchar contra los errores judiciales y hacer que los poderosos rindan cuentas. Este deber es tan necesario como siempre hoy, cuando Julian Assange está siendo victimizado por los gobiernos y enfrenta 17 cargos bajo la Ley de Espionaje de los Estados Unidos, una legislación que también se remonta a más de cien años".

La comparación es completamente apropiada. Como en el caso de Dreyfus, la persecución de Assange está siendo encabezada por las fuerzas más reaccionarias de la sociedad, que la utilizan como precedente para abrogar los derechos fundamentales de toda la población. Y, como en la defensa de Dreyfus, nada menos que la movilización de la clase trabajadora y de los partidarios de las libertades civiles, incluidos los periodistas, garantizará la libertad incondicional de Assange y rechazará los ataques a los derechos democráticos.

La sección final de la carta merece que se cite en su totalidad. Afirma: "Como periodistas y organizaciones de periodistas que creen en los derechos humanos, la libertad de información y el derecho del público a saber, exigimos la liberación inmediata de Julian Assange.

“Instamos a nuestros gobiernos, a todas las agencias nacionales e internacionales y a otros periodistas a que pidan el fin de la campaña legal que se libra contra él por el delito de revelar crímenes de guerra.

"Instamos a nuestros colegas periodistas a informar al público con precisión sobre este abuso de los derechos fundamentales".

En un signo del inmenso respeto mundial por WikiLeaks y el reconocimiento de las implicaciones internacionales de la persecución de Assange, la carta ha sido firmada por periodistas de países tan diversos como Sudáfrica, Kenia, Namibia, Uganda, Israel, Líbano, Chile, Sri Lanka, Ucrania, Rusia, China, Nueva Zelanda, Australia, Islandia, Suecia, Italia, Francia, Turquía, Croacia, Gran Bretaña, Estados Unidos y muchos otros.

Entre ellos se encuentran figuras con décadas de experiencia en la industria de los medios. En Australia, esto incluye a Kerry O'Brien, presidente de la Fundación Walkley, junto con los reporteros de investigación Andrew Fowler y Quentin Dempster.

Los empleados actuales de las principales organizaciones de medios también han firmado. En Alemania, figuras destacadas de muchas de las organizaciones de noticias más destacadas del país participan en la iniciativa. Esto incluye a Becker Sven, el editor de Der Spiegel, y Bastian Obermeyer, jefe de investigaciones en Süddeutsche Zeitung.

Figuras prominentes en los medios de comunicación progresistas y contra la guerra, incluido el editor de Consortium News Joe Lauria y los periodistas Chris Hedges, Mark Curtis, Elizabeth Vos, Nozomi Hayase y muchos otros son signatarios.

También está presente Anthony Bellanger, secretario general de la Federación Internacional de Periodistas, una asociación global con 187 organizaciones afiliadas en 140 países, que representan a 600,000 miembros.

Todos los defensores de Assange y de los derechos democráticos deben promover la posición de los periodistas lo más ampliamente posible. La carta debe circular en las redes sociales, enviarse a todos los trabajadores de los medios y distribuirse en los campus universitarios y en las áreas de la clase trabajadora.

La carta es otra expresión de la oleada de apoyo público a Assange, con la hostilidad a su persecución entre millones de trabajadores, estudiantes, jóvenes e intelectuales de todo el mundo que estalla en la superficie de la vida política.

Este desarrollo positivo subraya la necesidad de intensificar la campaña en su defensa, sobre todo planteándola lo más ampliamente posible en la clase obrera internacional, la fuerza social más poderosa del mundo cuyos intereses son inseparables de una ofensiva para proteger todo los derechos democráticos y sociales.

El texto completo de la carta se puede leer aquí, junto con la lista actual de firmantes.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 9 de diciembre de 2019)