Cambio climático como tema, según reunión de Davos se enfrenta a una creciente crisis ambiental y económica

por Nick Beams
21 enero 2020

El Foro Económico Mundial (FEM), que celebra su reunión anual esta semana en Davos, Suiza, ha intentado en los últimos años fingir preocupación por el bienestar de la sociedad, ya que reúne a los representantes de los medios de información, el gobierno y los medios extremadamente ricos y los jefes de grandes corporaciones para defender el sistema de ganancias. La reunión de este año no es la excepción.

Se centrará en el tema del cambio climático bajo el título "Partes interesadas para un mundo cohesionado y sostenible" con una sesión titulada "Evitar un apocalipsis climático".

En un esfuerzo por promover las credenciales "progresivas" de la organización, el fundador y presidente ejecutivo de FEM, Klaus Schwab, ha pedido a los jefes corporativos que "muestren liderazgo" y se comprometan a lograr cero emisiones de gases de efecto invernadero para 2050 o antes. El FEM ha alineado a un grupo de activistas del cambio climático, incluida la adolescente sueca Greta Thunberg, para dirigirse a los participantes sobre la necesidad de una acción urgente.

Como lo señaló un comentario puntual de un columnista del Financial Times: "Las colinas están vivas con el sonido del giro ambiental".

Las propias evaluaciones del FEM dejan claro, sin embargo, que no se puede o se hará nada para detener el creciente desastre climático dentro del marco del sistema capitalista de Estado nación que el foro defiende frente a la creciente oposición social global.

En un documento informativo sobre el desafío de cero emisiones, el FEM citó un informe de noviembre de 2019 de las Naciones Unidas que mostró que cuatro años después del Acuerdo de París, las emisiones globales habían aumentado un 1.5 por ciento anual durante la última década, sin signos de pico. Esto ocurrió bajo condiciones en las que se necesita una reducción del 5 por ciento anual solo para limitar el calentamiento global a 1.5 grados C. Si la trayectoria actual continúa, se observó, se proyecta que el mundo se caliente entre 3 y 5 grados C al final de la temporada. siglo "con efectos catastróficos en la civilización humana".

Pero según reconoció el informe del FEM, el plazo está mucho más cerca. Declaró: "La próxima década decidirá si la humanidad puede lograr el objetivo de limitar el calentamiento a 1.5 grados C. Sin una reducción significativa de las emisiones en los próximos cinco años, la capacidad de actuar se perderá cada vez más, resultando en daños que podrían convertirse en irreversible."

Dijo que el mundo necesitaba "una acción internacional coherente y rápida". Pero esto seguía siendo una "ilusión" y los gobiernos y corporaciones individuales "pueden y deben avanzar con iniciativas unilaterales". Tal perspectiva sigue siendo tan descabellada como la colaboración internacional.

Como se señaló en el informe, hasta ahora solo 67 países, ninguno de ellos entre los cinco principales emisores, se han comprometido con el objetivo de lograr emisiones netas de carbono cero. Reconoció que "la mayoría de los países con este compromiso no han promulgado políticas suficientemente sólidas para lograr las reducciones de emisiones requeridas".

Hay incluso menos posibilidades de que esta reducción se logre a través de las acciones de corporaciones individuales. De los millones de corporaciones en todo el mundo, solo 7,000 divulgan sus emisiones a CDP, una organización de monitoreo global. De los que informan, solo un tercio proporciona información completa, solo una cuarta parte establece algún tipo de objetivo de reducción de emisiones, y solo uno de cada ocho reduce sus emisiones año tras año.

Incluso cuando las empresas informan sobre objetivos, no existe una medida común. El informe declaró: “Como resultado, hasta la fecha no existe una forma sólida de evaluación comparativa de la acción climática global corporativa, incluso entre los pares de la industria. Esta falta de transparencia sugiere que las empresas pueden estar proporcionando escaparatismo y haciendo muy poco para reducir las emisiones en realidad".

El llamado del FEM al "capitalismo de los interesados" en el que las corporaciones, según Schwab, deberían actuar no solo como entidades con fines de lucro sino como "fideicomisarios de la sociedad", es un sueño imposible.

Como admite el informe del FEM, existe poca o ninguna presión por parte de las finanzas de los inversores, —el principal impulsor de la toma de decisiones corporativas, para tomar medidas sobre las emisiones. Afirma: "En entrevistas individuales, los CEOs dicen que la presión para obtener rendimientos a corto plazo supera con creces cualquier demanda de descarbonización a largo plazo".

Los crecientes movimientos sociales y de protesta por el calentamiento global no son la única preocupación del FEM. Su Informe de Riesgos Globales apunta a la presión a la baja sobre la economía mundial por "fragilidades macroeconómicas y desigualdad financiera" que continuó intensificándose durante 2019, aumentando el riesgo de estancamiento económico como "el aumento de las barreras comerciales, la menor inversión y la alta deuda están agotando las economías en todo el mundo".

En su evaluación de los riesgos globales, señaló que agravar los factores económicos es un "descontento generalizado con los sistemas económicos actuales, percibido como fraudulento e injusto".

El FEM comentó que "el profundo descontento ciudadano —nacido de la desaprobación de la forma en que los gobiernos están abordando los desafíos económicos y sociales— ha provocado protestas en todo el mundo, lo que debilita potencialmente la capacidad de los gobiernos para tomar medidas decisivas en caso de una recesión".

Las conclusiones no se extraen específicamente. Pero lo que se señala aquí es que el tipo de "acción decisiva" tomada en 2008-2009, cuando los gobiernos y los bancos centrales entregaron billones de dólares para financiar el capital e imponer condiciones de austeridad a la masa de la población, puede provocar una oposición social masiva y revolución social si se repite en respuesta a otro colapso económico y financiero. Y los signos de tal colapso son cada vez más evidentes.

Entre otras cosas, el informe apunta a la sustitución del "crecimiento moderado pero estable" con lo que el Fondo Monetario Internacional ha llamado una "desaceleración sincronizada". Esto incluye una disminución de la inversión, una contracción en el comercio internacional, el aumento de la deuda corporativa como " vulnerabilidad clave" en el sistema financiero internacional y las "confrontaciones económicas entre las principales potencias".

La continuación de las tasas de interés a niveles históricamente bajos y su mayor reducción en 2019 ha aumentado el riesgo de que "las herramientas disponibles para frenar las caídas económicas ya no estén disponibles", al tiempo que plantea preocupaciones "sobre la solidez de los sistemas bancarios" han ayudado al crecimiento económico, pero "también han fomentado una mayor deuda y una búsqueda de renta más arriesgada que afecta la estabilidad del mercado financiero".

La imagen presentada por el propio análisis del FEM es de un sistema socioeconómico que se dirige a la catástrofe en todos los frentes para los cuales las élites gobernantes reunidas en Davos no tienen respuesta y sus políticas exacerbarán. No será impedido por la ficción del "capitalismo de los interesados" sino a través de la promulgación de la única agenda realista: la lucha política consciente de la clase trabajadora por un orden social superior, es decir, el socialismo internacional.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 20 de enero de 2020)