Trump elimina las restricciones sobre el uso de minas terrestres por parte del ejército estadounidense

por Kevin Reed
13 febrero 2020

La Casa Blanca anunció formalmente el 31 de enero que el presidente Donald Trump había cancelado todas las restricciones contra el uso de minas terrestres antipersonales por parte del ejército estadounidense. Fuera de la península de Corea, Estados Unidos no ha utilizado oficialmente minas terrestres desde la Guerra del Golfo de 1991.

Un comunicado de prensa en el escritorio de la secretaría de prensa de la Casa Blanca, Stephanie Grisham, dijo: “El Departamento de Defensa ha determinado que las restricciones impuestas a las fuerzas estadounidenses por la política de la Administración de Obama podrían considerarse una grave desventaja durante un conflicto contra nuestros adversarios. El presidente no está dispuesto a aceptar este riesgo para nuestras tropas ".

Grisham también declaró que el Departamento de Defensa está emitiendo una nueva política de minas terrestres que "autorizará a los Comandantes Combatientes, en circunstancias excepcionales, a emplear minas terrestres avanzadas y no persistentes diseñadas específicamente para reducir el daño no intencionado a los civiles y las fuerzas asociadas". Anunciado varios días antes de su discurso sobre el Estado de la Unión el 4 de febrero y su absolución en la acusación de juicio político del Senado el 5 de febrero, la revocación de las restricciones de las minas terrestres por parte de Trump es una señal al ejército de los EE. UU. y su base política fascista de que la administración está comprometida a la agresividad de guerras imperialistas, incluyendo las guerras terrestres, con motivos militares y víctimas civiles masivas.

Minas terrestres antitanques y antipersonales retiradas de la frontera entre la base naval estadounidense en la Bahía de Guantánamo y Cuba [Crédito: Departamento de Defensa]

Grisham concluyó su breve afirmación declarando: “El presidente Trump está reconstruyendo nuestro ejército, y es más fuerte que nunca. El presidente continuará apoyando y equipando a nuestras tropas para que sigan siendo para siempre la mayor fuerza de combate del mundo ".

Está bien sabido internacionalmente que las minas terrestres antipersonal y las municiones agrupados en racimos se encuentran entre las armas de guerra más indiscriminadas y mortales que continúan matando a civiles, especialmente niños, mucho después de que termine el conflicto militar. Antes de la prohibición internacional de minas terrestres en 1997, hasta 25,000 civiles fueron asesinados y miles más heridos y mutilados cada año por artefactos explosivos, que pueden permanecer activos durante décadas. Desde la prohibición, el número de civiles asesinados por las minas terrestres ha disminuido en un 75 por ciento, a 6,500 por año.

La presencia continua de minas terrestres en todo el mundo es un recordatorio de la naturaleza de los crímenes cometidos contra la humanidad durante más de un siglo de guerras imperialistas. En la actualidad, se estima que hay 78 países en el mundo con aproximadamente 110 millones de minas activas en su territorio, la mayoría de los cuales se encuentran en África, Oriente Medio y el sudeste asiático. Egipto tiene 23 millones de minas sin explotar en áreas de su costa norte que fueron colocadas por las fuerzas aliadas en la Segunda Guerra Mundial y la península del Sinaí, que estuvo contaminada con minas terrestres desde 1956 hasta 1973 durante las guerras entre Egipto e Israel.

Estados Unidos nunca ha terminado por completo el uso de minas terrestres y se ha negado a firmar el Tratado Internacional de Prohibición de Minas, también conocido como el Tratado de Ottawa, que fue acordado por 160 países en 1997 e implementado en 1999. El Pentágono puso fin oficialmente al uso de estas armas fuera de Corea después de la Guerra del Golfo por razones militares pragmáticas relacionadas con el despliegue aéreo de más de 100,000 minas terrestres autodestruibles en Kuwait que se convirtió en una barrera para el movimiento de tropas terrestres y resultó en damnificaciones estadounidenses.

Al igual que la administración de George W. Bush, la Casa Blanca de Obama se negó a firmar el Tratado de Prohibición de Minas con el argumento de que hacerlo pondría en peligro las "necesidades de defensa nacional" y los "compromisos de seguridad de EE. UU. con nuestros amigos y aliados". La comunidad internacional no impidió que Barack Obama recibiera el Premio Nobel de la Paz en diciembre de 2009, un mes después de que anunció que Estados Unidos continuaría utilizando minas terrestres.

En junio de 2014, el gobierno de Obama anunció una prohibición de la producción y adquisición de minas terrestres antipersonales, y en septiembre de 2014 implementó una política que comprometió a los EE. UU. a dejar de usar municiones en racimo y destruir sus reservas, no porque matan indiscriminadamente a seres humanos, sino que porque eran "poco fiables".

El fraude de la política de minas terrestres de la administración Obama se revela en el uso continuo de tales armas en la península de Corea. En esta "circunstancia única", el ejército estadounidense dispersó aproximadamente 1 millón de minas terrestres al sur de la zona desmilitarizada después de que la Guerra de Corea terminara en 1953 para proteger las bases estadounidenses en el área. Miles de surcoreanos han sido asesinados en campos minados sin marcar durante décadas.

Según el sitio web JustSecurity.org, “EE. UU. tiene reservas limitadas [de minas terrestres] para aprovechar. En 2014, el Pentágono reveló que EE. UU. tiene un 'arsenal activo de poco más de 3 millones de minas antipersonales en el inventario' ... Los EE. UU. produjo por última vez minas antipersonales en 1997, cuando fabricaron 450,000 de artillería ADAM entregadas y 13,200 unidades aéreas de las minas CBU-89/B Gator que cayeron. Ha pasado años en una búsqueda costosa, pero aún sin resolver, en busca de "alternativas" a las minas antipersonales ".

El plan para eliminar las restricciones de la era de Obama ha estado en marcha desde los primeros días de la Casa Blanca con Trump en 2017. Según lo declarado por el portavoz principal del Pentágono, Jonathan Hoffman el 3 de febrero, el cambio de política "fue el resultado de una extensa conversación” con diferentes departamentos del ejecutivo.

La nueva iniciativa de minas terrestres es parte de un cambio militar y geopolítico más amplio que comenzó con la reorientación de la política exterior contenida en la Estrategia de Defensa Nacional anunciada por el entonces secretario de Estado James Mattis en enero de 2018. El uso renovado de bombas de racimo y antipersonales de las minas terrestres que matan y mutilan en una amplia gama son una parte integral de los planes de guerra del Pentágono que incluyen el combate de infantería contra los rivales de la "gran potencia" de Estados Unidos, Rusia y China.

Según un informe publicado en el New York Times el viernes, “ex funcionarios del Departamento de Defensa dijeron que el debate sobre la reintroducción de minas terrestres y otras armas diseñadas para evitar el uso de áreas determinadas llegaron a un punto crítico en 2017 cuando la administración analizó la rápida invasión y anexión de Crimea por parte de Rusia”. El Times continuó informando que hasta octubre de 2019 el Ejército había invertido $60 millones con Northrop Grumman y Textron para desarrollar nuevas minas antivehículos en Picatinny Arsenal, un centro de investigación de armas del Ejército en Nueva Jersey.

Mientras el nuevo documento de política del Departamento de Defensa, firmado por el actual Secretario de Defensa Mark Esper, se centra en el desarrollo de características de "autodestrucción" y "auto deshabilitación" que limitan "el riesgo de daños no intencionados a los no combatientes", es inconfundible que la Casa Blanca y el Pentágono están trazando escenarios para nuevas guerras importantes contra enemigos con formidables capacidades de guerra terrestre. En su impulso por la dominación global, el Pentágono está imaginando campos minados que se autodestruyen o auto deshabilitan después de un período de tiempo específico o son permanentes y se pueden activar y apagar a voluntad mediante control remoto.

El cambio de política de la Casa Blanca ha aumentado las tensiones con sus aliados europeos, al menos por el momento. En una rara crítica formal a Washington, la UE emitió una declaración que decía que la prohibición de las minas terrestres antipersonales habían "salvado a decenas de miles de personas en los últimos veinte años ... Su uso en cualquier lugar, en cualquier momento y por cualquier actor sigue siendo completamente inaceptable para la Unión Europea ".

Declaraciones sin sentido similares se han hecho por demócratas de EE.UU., tales como el senador de Vermont, Patrick Leahy, quien dijo: “Esta decisión, al igual que muchos otros de esta Casa Blanca, retrasa los avances que hemos logrado y debilita nuestro liderazgo global”.

(Publicado originalmente en inglés el 12 de febrero de 2020)