Los Socialistas Demócratas de EE.UU., Haymarket Books celebran un evento en línea para impulsar al Partido Demócrata en medio de la crisis del coronavirus

por Eric London
30 marzo 2020

El jueves pasado, Haymarket Books y los Socialistas Democráticos de EEUU (DSA) organizaron un evento en línea titulado "Cómo vencer al capitalismo del Coronavirus", en el que participaron la autora Naomi Klein, la profesora de Princeton y miembro de la DSA Keeanga-Yamahtta Taylor y la portavoz del Colectivo de Deuda y documentalista, Astra Taylor.

El evento fue convocado para encubrir el papel del Partido Demócrata en crear las condiciones para que el coronavirus causara estragos en la población de los Estados Unidos. A pesar del título de la reunión y de las pretensiones izquierdistas de los oradores, apenas hubo referencia al capitalismo. La palabra "socialismo" no apareció y el Partido Demócrata sólo fue mencionado en términos favorables.

La orientación a favor del Partido Demócrata del evento arroja más luz sobre el motivo derechista detrás de la decisión de disolver en marzo de 2019 la Organización Socialista Internacional (ISO), a la que anteriormente estaba afiliada Haymarket Books, con mayoría de los miembros uniéndose al DSA. Los oradores del jueves fueron tan cuidadosos en evitar cualquier alusión de ser independiente del Partido Demócrata, hasta en nombre, que no pudieron ni siquiera mencionar el nombre del DSA, quienes organizaron el evento!

La falta total de críticas al Partido Demócrata o al sistema capitalista fue aún más notable considerando las críticas de los oradores sobre el rescate corporativo de 2,2 billones de dólares firmado ayer por Donald Trump.

Klein, una prominente partidaria de Bernie Sanders y autora del libro "Doctrina del Shock" de 2007, denunció "los rescates sin condiciones" como "un ataque a la riqueza pública... en interés de la gente que ya es obscenamente rica". Astra Taylor, directora del documental Zizek!, llamó al proyecto de ley "una afluencia masiva de dinero corporativo".

Y aunque todos los oradores denunciaron a Donald Trump por haber conseguido la aprobación del proyecto de ley de rescate, ninguno de ellos se refirió al hecho de que el Partido Demócrata apoyaron unánimemente el proyecto de ley, que proporciona billones de dólares a los bancos y las empresas y sólo pagos temporales a los trabajadores despedidos. La omisión de los oradores de que Bernie Sanders votó "sí" a este despilfarro corporativo se explica quizás por el reconocimiento de Klein de que "todos hemos sido parte de la campaña de Sanders en este llamamiento".

Astra Taylor se atrevió a elogiar abiertamente a "los demócratas" por "impulsar el alivio de la deuda de los estudiantes como parte del paquete" en el proyecto de ley de rescate. Klein se refirió a "algunos elementos ganados con esfuerzo en el rescate en los EE.UU." que "son mejores que lo que los republicanos tenían la intención de hacer".

Los oradores repitieron varias críticas obvias al manejo de la crisis por parte de Trump, haciéndose eco de las ya realizadas por los mismos líderes del Partido Demócrata que han acogido con entusiasmo el proyecto de ley de Trump.

En un punto durante la reunión, Klein dijo: "Sí, tenemos que centrarnos en Trump y en la forma en que sus hoteles se beneficiarán de esto, pero no se trata sólo de Trump". Si esto le dio a los oyentes más críticos la esperanza de que se aproximaba una crítica a la administración Obama por su rescate de Wall Street y sus recortes a la salud pública y los programas sociales, tal esperanza se vio truncada cuando Klein continuó criticando un blanco fácil como el secretario del Tesoro Steven Mnuchin y el vicepresidente Mike Pence.

Cada orador se refirió al impacto de la crisis financiera de 2008. Yamahtta Taylor explicó: "La crisis financiera de 2008 fue realmente uno de esos momentos de revelación" que mostró "las formas en que los banqueros y los corporativistas de todo el mundo destruyen la economía mundial, destruyen la vida de la gente común y se salen con la suya". Klein dijo que los republicanos tenían un "vergonzoso historial de haberse aprovechado de la última crisis mundial".

Pero ningún orador reconoció que fue la administración de Obama y el Partido Demócrata los que hicieron la mayor parte del trabajo a beneficio de Wall Street, siguiendo los pasos de la administración de Bush, de supervisar el rescate bancario de 700.000 millones de dólares y negarse a levantar un dedo para detener o incluso frenar la ejecución hipotecaria de cuatro millones de hogares del pueblo americano. Cuando Obama asumió el cargo con una mayoría en la Cámara de Representantes y una supermayoría en el Senado, la administración nombró banqueros en su gabinete y amplió los recortes de impuestos de Bush para los ricos. Pero el nombre "Barack Obama" estuvo ausente del evento en su totalidad.

En cuanto a las propuestas programáticas, los oradores no tenían absolutamente nada que ofrecer. Expresando la actitud de la clase media de aquellos que viven en relativo privilegio y que están completamente separados de la realidad que enfrenta la clase trabajadora, Astra Taylor proclamó que las víctimas de la crisis del coronavirus deberían tomar medidas "haciendo cero pagos" en la deuda de los préstamos estudiantiles. Esto, dijo, no sólo era "increíblemente fácil de hacer", sino también la manera de "construir un nuevo tipo de poder económico". No pague sus cuentas... ¡Si los trabajadores hubieran pensado en esta solución genial!

En la medida en que los oradores presentaron algún programa político real, esto fue expresado más claramente por Keeanga-Yamahtta Taylor, quien dijo: "La vieja fórmula de Ocupar [Wall Street] todavía tiene gran resonancia, del uno por ciento y del 99 por ciento. ¿Cómo podemos construir sobre la conexión y la solidaridad entre el 99 por ciento que nos pone en una situación en la que nuestras protestas no sólo son viables sino eficases?"

Esta perspectiva de subordinar los intereses clasistas del 90 por ciento inferior de la población—la clase trabajadora y las capas más precarias de la clase media—a los intereses del "próximo nueve" por ciento de la clase rica— constituye la base de la política de la pseudoizquierda. En lo que se refiere a las relaciones entre clases, no puede haber "solidaridad" entre los sectores acomodados de la clase media alta de los que habla Keeanga-Yamahtta Taylor y las masas que ahora se enfrentan al desempleo, al desalojo y a el panorama de la pobreza.

Los oradores intentaron crear esa "solidaridad" entre las capas sociales con intereses de clase antagónicos apoyándose en los más vagos eslóganes de la política pseudoizquierdista y posmodernista.

Por ejemplo, Klein proclamó que "nuestra interdependencia se está haciendo más visible" e hizo el llamado para "una economía verdaderamente regenerativa basada en el cuidado". Astra Taylor explicó a los espectadores que "no eres un préstamo" e instó a la necesidad de "alcanzar a través de esta distancia y agregar nuestro poder". Los oradores se refirieron a la necesidad de "desembalar" varios conceptos, con Astra Taylor explicando que la solución radica en "pensar mucho en el lenguaje".

Típico de algunos seminarios de estudiantes de posgrado, pero completamente inútil en la realidad. Aquí hay que añadir una cosa sobre el carácter superficial del evento, en el que los oradores se rieron y bromearon entre ellos mientras el número de muertos aumenta. Klein dijo más de lo que pretendía cuando dijo que era "obviamente increíblemente privilegiada" antes de invitar entre risas a su perro "Smoke" a aparecer en cámara.

Lo que realmente se necesita para salvar la vida de decenas de millones de personas es el programa socialista basado en la lucha de clases del Partido Socialista por la Igualdad (SEP).

El SEP pide la promulgación de un plan para nacionalizar las principales industrias, proporcionar licencias por enfermedad con sueldo completo a todos los trabajadores genuinamente no esenciales, protección contra el coronavirus en el trabajo para todos los empleados esenciales, y utilizar billones de dólares en fondos gubernamentales, obtenidos a través de impuestos a los ricos, para producir el equipo médico necesario para salvar vidas y protegerse contra la propagación del virus.

Exigimos el fin de todas las sanciones y medidas de guerra comercial para garantizar una respuesta coordinada internacionalmente a una enfermedad que no respeta las fronteras arbitrarias del sistema del Estado nación.

No anticipamos que los gobiernos capitalistas promulguen tales medidas para salvar vidas. Con este fin, llamamos a los trabajadores a organizar comités de acción en sus lugares de trabajo, vecindarios y escuelas para llevar adelante estas demandas sociales, hacer cumplir los cierres y paros y protegerse de la aplicación de medidas de Estado policial que la clase dominante pretende mantener en su lugar mucho después de que la enfermedad haya pasado.

Esta es la perspectiva —totalmente opuesta a la presentada por la DSA y Haymarket Books —que el Partido Socialista por la Igualdad elaborará el domingo 29 de marzo a la 1 PM en su foro en línea, "La pandemia Covid-19: El capitalismo y la creación de una catástrofe social y económica". Animamos a todos los lectores a asistir a esta importante reunión internacional.

(Publicado originalmente en inglés el 28 de marzo de 2020)

El autor también recomienda:

Socialist Alternative town hall injects racial politics into COVID-19 pandemic
[25 marzo 2020]

¿Quién financiaba a la ISO? Un análisis de la base financiera de la política de la pseudoizquierda
[18 abril 2019]

¡Ningún rescate corporativo! ¡Dirijan los recursos financieros a la clase obrera, no a la élite capitalista!
[24 marzo 2020]