Español

La pandemia del coronavirus y la perspectiva del socialismo

El domingo 29 de marzo, el World Socialist Web Site y el Partido Socialista por la Igualdad celebraron un foro en línea, “La pandemia del COVID-19”: el capitalismo y la creación de una catástrofe social y económica”. Una gran audiencia de todo el mundo participó, dejando cientos de comentarios en la transmisión en vivo.

El foro proporcionó la respuesta socialista a la pandemia, en oposición a la negligencia e indiferencia criminal de los Gobiernos capitalistas de todo el mundo. Respondió a las mentiras y evasiones de la clase dominante y sus apologistas en los medios de comunicación. Elaboró una perspectiva para movilizar a la clase obrera internacional para luchar por medidas de emergencia y satisfacer las necesidades sociales urgentes como parte de la lucha contra la desigualdad social y el capitalismo.

El escritor del WSWS, Andre Damon, fue el moderador y hubo cuatro oradores: el Dr. Benjamin Mateus, médico, experto en la pandemia del coronavirus y colaborador del WSWS; David North, presidente del Consejo Editorial Internacional del WSWS y presidente nacional del PSI (EE. UU.); Joseph Kishore, secretario nacional y candidato presidencial del PSI (EE. UU.); y Johannes Stern, miembro destacado del Sozialistische Gleichheitspartei en Alemania.

Foro en línea “La pandemia del COVID-19: el capitalismo y la creación de una catástrofe

El Dr. Mateus comenzó la reunión examinando el alcance mundial de la pandemia. El aumento en infecciones y muertes “se lee como una crónica de guerra”, dijo. “Estamos listos para alcanzar el umbral de un millón para la primera semana de abril, para la segunda semana de abril podemos ver potencialmente diez millones, y para la primera parte de mayo hasta 100 millones de casos, lo cual es astronómico”.

La importancia política e histórica de la pandemia fue resumida por North en sus comentarios introductorios. “La pandemia”, dijo, “ha expuesto en forma altamente concentrada la bancarrota económica, social, política, cultural e incluso moral de una sociedad basada en el capitalismo”. Continuó:

La pandemia es un evento desencadenante. En este sentido, es comparable al asesinato del archiduque Francisco Fernando en junio de 1914, que puso en marcha la cadena de acontecimientos que culminó con el estallido de la Primera Guerra Mundial cinco semanas después, en agosto de 1914. El asesinato no hizo más que determinar la fecha del comienzo de la guerra. Pero la guerra en sí, es decir, el estallido de las contradicciones globales entre las rivalidades nacionales capitalistas y la economía del imperialismo, era inevitable.

La pandemia guarda la misma relación con la crisis actual. Sin duda, la pandemia, como fenómeno biológico, plantea un inmenso desafío para la sociedad. Pero la posibilidad, incluso la inevitabilidad de tal contagio, ha sido reconocida desde hace mucho tiempo. El carácter histórico de este acontecimiento es producto de la respuesta a la pandemia, la manera en que ha expuesto tan completamente el fracaso global de la sociedad existente: la ignorancia y la inhumanidad de sus dirigentes políticos, la corrupción y la venalidad de su clase dirigente, la incompetencia de sus instituciones y la bancarrota intelectual y moral de sus falsos héroes creados por los medios de comunicación e incluso más falsos valores.

Ahora bien, la pandemia terminará en algún momento. Pero incluso después de que la virulencia de la pandemia retroceda, cuando la gente salga del aislamiento, no habrá vuelta atrás a lo que existía antes. Las ilusiones que han persistido durante tanto tiempo se han hecho añicos, de la misma manera en que fueron destrozadas por la Primera Guerra Mundial. Lo que ha ocurrido no puede deshacerse.

No se olvidarán las vidas que se han perdido como resultado de la total ausencia de preparación, que es el resultado de la subordinación de la necesidad humana al lucro privado. El cambio de conciencia ya está en marcha. La gente está animando a los trabajadores de la salud, no a los banqueros. No va a haber un retorno al statu quo ante. Millones de personas en todo el mundo, habiendo pasado por esta experiencia global única, percibirán y pensarán sobre la realidad de una manera diferente.

En resumen, el capitalismo se ha convertido una vez más en una palabra sucia. Esta crisis intensificará y acelerará una crisis política mundial. El socialismo y el socialismo de un tipo muy serio –el socialismo de Lenin y Trotsky y Rosa Luxemburgo, no las tonterías de Bernie Sanders y otras personas políticamente insignificantes— el socialismo real emergerá de nuevo como un movimiento de masas, en todo el mundo, y más explosivamente en los Estados Unidos.

Los oradores refutaron la afirmación de que la pandemia era impredecible. Señalaron que durante decenios los epidemiólogos y científicos han advertido sobre tal acontecimiento, pero que nadie había hecho nada para prepararse. Denunciaron la respuesta de los Gobiernos de todo el mundo, la cual ha estado dictada por los intereses de la clase dirigente, no por las necesidades de la población.

“En los Estados Unidos”, dijo Kishore, “que ha sido el centro de la reacción ideológica y política mundial, durante cuarenta años la élite gobernante ha subordinado todo a la acumulación interminable de riqueza... La respuesta a la pandemia ha estado condicionada por las mismas consideraciones”.

Kishore señaló que la responsabilidad no es solo de la Administración de Trump, sino de toda la élite política. La respuesta del Estado estadounidense, dijo, ha sido aprobar de forma unánime en ambos partidos un proyecto de ley que financia la entrega ilimitada de dinero en efectivo a Wall Street y a la élite corporativa y financiera.

Stern explicó que las condiciones que prevalecen en los Estados Unidos están presentes en Europa y en todo el mundo. Se está produciendo una catástrofe en Italia, España y en todo el continente, mientras que los Gobiernos están divididos por conflictos nacionales y se centran sobre todo en la promoción de los intereses de sus propias élites dirigentes.

“Los capitalistas quieren que su Estado intervenga para defenderlos. Para verter más y más recursos en sus cuentas bancarias. La clase obrera tiene que crear su propio poder estatal; tiene que luchar por adquirir poder político y usar un Estado obrero genuinamente democrático para organizar la sociedad de una manera racional y científica en el interés de la humanidad”.

En sus comentarios finales, North señaló el rápido crecimiento de lectores del WSWS, en particular en la clase obrera. Hizo un llamamiento a la audiencia a que tome la decisión de unirse al Partido Socialista de la Igualdad y el Comité Internacional de la Cuarta Internacional.

“Este mundo debe cambiar. Esta no es la última crisis, y esta no es la última amenaza existencial. La realidad es que el futuro consistirá en el socialismo o la destrucción de la humanidad y la destrucción de este planeta. La experiencia por la que estamos pasando ahora es una terrible, terrible advertencia. Debemos aprender de ella, y debemos actuar de acuerdo con esas lecciones”.

Instamos a los lectores a que vean toda la transmisión y la compartan lo más ampliamente posible.

(Publicado originalmente en inglés el 30 de marzo de 2020)

Loading