Mientras que los estados del suroeste comienzan a reabrir

Los casos de COVID-19 de la Nación Navajo aumentan mientras la ayuda federal de emergencia sigue retrasada

por Evan /Cohen
4 mayo 2020

Las tribus indígenas de EEUU se están quedando sin ayuda federal más de un mes después de que la Ley de Ayuda para el Coronavirus, Recuperación y Seguridad Económica (CARES, por sus siglas en inglés) se convirtiera en ley, incluso cuando las tasas de infección por COVID-19 en las tierras tribales de los Estados Unidos siguen aumentando. En una base per cápita, el brote entre la Nación Navajo a través del suroeste de los EE.UU. es casi tan severo como los de Nueva York y Nueva Jersey.

La Ley CARES, el mayor paquete de estímulo en la historia de los Estados Unidos, con cerca de 2.5 billones de dólares destinados a la asignación, actuará como un fondo ilícito para que la aristocracia corporativa y financiera del país continúe saqueando a la clase trabajadora para apuntalar a Wall Street. Como ha señalado el World Socialist Web Site, los "lobos cuidando el gallinero" supervisarán una vasta transferencia de riqueza a la clase gobernante, eclipsando la del rescate de 2008.

De los 2.5 billones de dólares, los gobiernos tribales de todo el país recibieron $8 mil millones de dólares en "fondos directos de ayuda de emergencia". Los gobiernos tribales han demandado al Departamento del Tesoro de los Estados Unidos por la inclusión de empresas en la definición de "Tribu Indígena" en la ley CARES, preocupados de que las empresas reciban una ayuda desproporcionada. Las empresas en cuestión son empresas de nativos de Alaska, que son propietarias de la mayoría de las tierras nativas de Alaska, controlan el empleo, la gestión de la tierra y la construcción, incluyendo la construcción de instalaciones de salud.

Esta semana, un juez de distrito federal falló a favor de las tribus reconocidas federalmente y en contra de las corporaciones nativas de Alaska, pero el Departamento del Tesoro no ha comenzado a desembolsar los pagos a las tribus y, según el Huffington Post, han negado a comentar sobre el retraso.

Reflejando las luchas políticas internas que afectan a la clase gobernante de EE.UU., los demócratas de la Cámara de Representantes emitieron una carta el miércoles al secretario del Tesoro Steven Mnuchin y al secretario del Interior David Bernhardt solicitando una distribución de los fondos, citando el "impacto negativo que cada día de retraso tiene en las tribus". Los $8 mil millones de dólares que las tribus están tratando de obtener —que serán monopolizados por una estrecha capa de élite rica de líderes tribales—, son una miseria comparados con los billones que se reparten en Wall Street, y las semanas de retraso han costado vidas incalculables.

De hecho, las condiciones de profundo empobrecimiento y la falta de infraestructura crítica impuestas a los nativos americanos por el gobierno federal han contribuido a algunas de las peores tasas de infección por coronavirus del país. Las tribus indígenas americanas siguen enfrentando una crisis de hospitales superpoblados, con familias enteras infectadas con COVID-19.

La Nación Navajo, que cubre 17.5 millones de acres de territorio a través de Arizona, Nuevo México y Utah, tiene 2,141 casos de COVID-19 y 71 muertes hasta el 1 de mayo, según el Navajo Times. Es probable que estos casos no representen el verdadero número de casos en toda la Nación Navajo, ya que se han administrado poco más de 12,000 pruebas a una población de más de 300,000 personas repartidas en un área del tamaño de Virginia Occidental.

Las tasas de infección por COVID-19 en la Nación Navajo están entre las más altas del suroeste. En Arizona, mientras que el condado Maricopa de Phoenix tiene 93.4 casos por cada 100,000 personas, los condados en tierra Navajo tienen casos tan altos como 655 por cada 100,000 personas. En Nuevo México, donde el condado de Santa Fe tiene 67.2 casos por 100,000, el condado de McKinley, un centro de población para los pueblos navajo y zuni, tiene 1,409 casos por 100,000 personas.

Mientras tanto en Utah, mientras los aviones multimillonarios F-35 sobrevolaban el estado el miércoles aparentemente para honrar a los trabajadores de la salud, el condado de Salt Lake alcanzó 217.5 casos por cada 100,000 personas, y el condado rural de San Juan, que frontera con Monument Valley, alcanzó 301 casos por cada 100,000 personas.

Mientras que los estados del suroeste siguen reabriendo los parques estatales y nacionales, muchos de los cuales se encuentran en tierras tribales, el turismo traerá nuevos casos a las zonas rurales ya abrumadas.

Escribiendo para el New England Journal of Medicine, Heather Kovich, una profesional de la medicina que trabaja en la Nación Navajo en el noroeste de Nuevo México, caracterizó la situación en los hospitales tribales como una crisis cada vez más profunda: "Hace un mes, nuestros primeros casos nos alarmaron; hace una semana, nuestro hospital estaba en el nivel de emergencia tres: una serie de lonas separaban nuestra sala Covid del resto del hospital. Ahora estamos en el nivel cinco: todo el hospital es esencialmente la sala Covid. En el nivel seis, quizás nos expandimos a un gimnasio escolar."

La pandemia, que se propaga principalmente entre las familias bajo el mismo techo, ha diezmado a generaciones de nativos americanos que viven en viviendas de alta densidad con múltiples generaciones bajo el mismo techo. Kovich explicó:

"El virus aterrizó en medio de la reserva y explotó hacia el exterior, desde una región remota con un departamento de emergencias pero sin hospital. Muchos pacientes fueron trasladados a 100 millas al este de nuestras instalaciones, pero otros fueron enviados igualmente lejos en la dirección opuesta. Algunos fueron transportados al sur a Albuquerque o Phoenix. En las semanas siguientes, estas familias han tenido miembros enfermos y muertos esparcidos a lo largo de un circuito de 800 millas. Los miembros de la familia que están lo suficientemente sanos están tratando de coordinar las altas del hospital, la entrega de oxígeno a domicilio, el transporte de los cuerpos y los monumentos conmemorativos, todo mientras lamentan la pérdida de múltiples parientes, jóvenes y viejos. El impacto de este trauma colectivo es difícil de comprender".

La Nación Navajo, y las tribus nativas americanas de todo el país, tienen las tasas más altas de pobreza y malnutrición de los Estados Unidos, lo que ha provocado una crisis de salud endémica que ha dejado a estas comunidades vulnerables a pandemias como el coronavirus. Esta pobreza generacional, impuesta por el gobierno federal, es el resultado de la misión de siglos del imperialismo estadounidense de exterminar y luego asimilar a los nativos americanos.

La pandemia de coronavirus, y la negligencia maligna de la clase gobernante, son fenómenos mundiales que destruyen las comunidades indígenas vulnerables a través de América del Norte y las poblaciones indígenas de todo el mundo.

La semana pasada, el presidente de la Tribu Oglala Sioux emitió una carta en la que solicitaba al gobernador de Dakota del Sur, proponiendo que el 70 por ciento de la población de Dakota del Sur se infectara, que impusiera una orden de permanencia en el hogar y suspendiera la construcción del oleoducto de Keystone XL para evitar la propagación de COVID-19 a las tierras tribales.

En Canadá, la Primera Nación de Gull Bay, en el noroeste de Ontario, intenta combatir un brote de coronavirus después de que seis personas resultaron positivas con COVID-19. El territorio de Nunavut, que es mayoría Inuit, registró su primer caso de la enfermedad el jueves en la remota comunidad de Pond Inlet.

En la Amazonía peruana, las tribus indígenas han acusado al gobierno de "etnocidio por inacción" en una denuncia formal ante las Naciones Unidas. En Brasil, el mes pasado, un niño de 15 años de la remota tribu yanomami murió a causa de COVID-19; no tuvo ningún contacto conocido con un portador de coronavirus, lo que indica la posibilidad de propagación en la comunidad.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 2 de mayo de 2020)