Los trabajadores brasileños rechazan las demandas de elegir entre COVID-19 y la hambruna

por Tomas Castanheira
11 mayo 2020

El siguiente discurso fue pronunciado por Tomás Castanheira en nombre del grupo de brasileños que apoyan al Comité Internacional de la Cuarta Internacional en Brasil, en la conmemoración en línea del Día Internacional de los Trabajadores de 2020, celebrada por el World Socialist Web Site y el Comité Internacional de la Cuarta Internacional el 2 de mayo. Castanheira es un escritor frecuente sobre América Latina para el World Socialist Web Site.

En Brasil y en toda América Latina, el Día Internacional de los Trabajadores de 2020 se ha caracterizado por la intensificación de las tendencias predominantes de desigualdad social extrema y la violencia de la lucha de clases a causa de la pandemia COVID-19.

Como en otras partes del planeta, los trabajadores rechazan la exigencia de elegir entre COVID-19 y la hambruna, y avanzan en la lucha contra un sistema capitalista que antepone el lucro al derecho a la vida misma.

Brasil, el país más grande, más poblado y más desigual del continente, se está convirtiendo rápidamente en un epicentro mundial de la pandemia del coronavirus.

El discurso de Tomas Castanheira comienza en el minuto 1:46:40 del video.

En Manaos, la capital del estado brasileño de Amazonas, los pacientes de COVID-19 están siendo tratados en medio de cadáveres que no pueden ser enterrados. Las imágenes de cientos de fosas comunes siendo excavadas han conmocionado a Brasil y al mundo. Después de ver a sus colegas enfermarse o morir por la enfermedad, las enfermeras se declararon en huelga para exigir al gobierno el equipo de protección más básico.

Esta drástica situación se está extendiendo rápidamente al resto del país. La enfermedad recién comienza a golpear las favelas de Brasil, cuyas precarias casas carecen de la más mínima infraestructura sanitaria, y donde familias enteras comparten la misma habitación.

La indiferencia y la negligencia criminal de la élite capitalista mundial no encuentran una expresión más cruel que en la figura del presidente fascista brasileño, Jair Bolsonaro. Desde el principio, minimizó los efectos de la enfermedad y se enfrentó a los gobernadores que impusieron medidas de cuarentena, mientras que apoyaba abiertamente las manifestaciones fascistas que pedían tanto la intervención militar como la reapertura inmediata de la economía.

Pero no pasó mucho tiempo antes de que los trabajadores brasileños se involucraran en huelgas salvajes y protestas. Entre las características más significativas de estas acciones ha sido su carácter abiertamente internacional, junto con su independencia y hostilidad hacia los sindicatos existentes.

Sólo unos días después de que se confirmaran las primeras muertes de COVID-19 en Brasil, cientos de trabajadores se declararon en huelga en un frigorífico de JBS en Santa Catarina, en oposición a las mortales condiciones de trabajo. En los Estados Unidos y Canadá, las mismas condiciones hicieron que las plantas operadas por la empresa con sede en Brasil fueran los puntos focales de la transmisión de la enfermedad, lo que provocó enfermedad y muerte.

En marzo, miles de operadores de centros de llamadas protagonizaron una rebelión nacional contra sus condiciones de trabajo inseguras. La acción comenzó primero en los centros dirigidos por AlmaViva, una corporación transnacional con sede en Italia, inspirada por la noticia de que AlmaViva se había visto obligada a cerrar su sede de Palermo por una huelga similar.

La semana pasada, una protesta contra los bajos salarios y las condiciones de trabajo inseguras, impuestas por las empresas globales de reparto de alimentos por Apps, e iniciada por los trabajadores de reparto en España, se convirtió en una huelga en Brasil, Argentina y Ecuador.

Al igual que la rebelión de los trabajadores en Matamoros, México, hace poco más de un año, el hecho de que los recientes episodios de lucha de clases en Brasil se hayan llevado a cabo de forma independiente —y en oposición— a los sindicatos nacionalistas y corporativistas, confirma de forma crucial la perspectiva política por la que ha luchado el Comité Internacional durante los últimos 30 años. Como afirmaron los trotskistas, la globalización de la producción capitalista impone a la lucha de clases no sólo un contenido internacional, sino también una forma internacional, que requiere la coordinación de las luchas de la clase obrera a escala internacional.

Pero la intensificación de la acción industrial de los trabajadores es también una respuesta a acontecimientos más amplios en el continente. En el último año, América Latina ha revivido, de forma concentrada, la historia de su opresión por el imperialismo estadounidense y la incapacidad de sus burguesías nacionales para sostener un desarrollo económico duradero o los derechos democráticos más fundamentales, lo que ha dado lugar a un desarrollo explosivo de la lucha de clases.

A principios del siglo XXI, la "marea rosa" de los gobiernos nacionalistas burgueses que barrió la región fue celebrada por las organizaciones pablistas y la pseudoizquierda como una ruptura con la desigualdad y la opresión imperialista, e incluso como un "nuevo camino al socialismo". Hoy en día, con el colapso de la gran mayoría de estos gobiernos, la "marea rosa" ha sido expuesta como un fraude.

Los gobernantes burgueses de América del Sur están una vez más conspirando abiertamente con el imperialismo americano, con el colombiano Iván Duque y el brasileño Jair Bolsonaro actuando como actores clave en los esfuerzos de Washington para promover el cambio de régimen en Venezuela.

El golpe de Estado de noviembre pasado en Bolivia anticipó el regreso de las fuerzas armadas corruptas del continente al centro del poder. El camino fue abierto para ellos por el presidente Evo Morales, quien abandonó a las masas que se resistían al golpe en las calles. En una traición criminal a la clase obrera boliviana, la COB, la mayor federación sindical del país, aceptó participar en el régimen golpista.

Un levantamiento de millones de personas contra la desigualdad social sacudió a Chile el año pasado. Gritando "no son 30 centavos, son 30 años", la clase obrera y la juventud se encontraron con el resurgimiento de los métodos del estado policial de la sangrienta era de Pinochet, demoliendo cualquier pretensión democrática del régimen instalado tras el fin de la dictadura.

Las protestas masivas en Chile provocaron obsesión y terror en la clase dirigente brasileña, lo que llevó a Bolsonaro a pedir la reimposición de las leyes represivas de la dictadura militar, y el uso irrestricto del ejército para mantener el orden.

Por su parte, el Partido de los Trabajadores (PT) de Brasil y sus satélites pseudoizquierdistas, ante el explosivo desarrollo de la lucha de clases por un lado, y la amenaza de la dictadura por otro, han tratado de alinearse con facciones de la burguesía e incluso de los militares, a los que llaman "adultos en la sala" del gabinete de Bolsonaro. Han aclamado a los gobernadores más derechistas —incluso cuando fijaron sus propias fechas para la reapertura de la economía— como defensores de la "ciencia" contra la demagogia fascista de Bolsonaro. Al mismo tiempo, se unieron al gobierno en votaciones cruciales en el Congreso para un rescate de los bancos y los mercados financieros, equivalente al 15 por ciento del PIB de Brasil, incluso cuando a las masas de trabajadores se les ofrece menos que un alivio de la hambruna.

En medio de la pandemia, los sindicatos dirigidos por el PT y el PCdoB maoísta, junto con el CSP-Conlutas dirigido por los morenistas, han impulsado recortes salariales y despidos masivos para beneficiar a las empresas con el pretexto de "salvar puestos de trabajo".

¿Cómo han marcado estos partidos, sindicatos y pseudoizquierda el Día Internacional de los Trabajadores este año? Con el pretexto de la unidad nacional contra Bolsonaro, invitaron a su plataforma a los presidentes del Senado y la Cámara de Representantes de Brasil —ambos miembros de los Demócratas, el sucesor del partido que gobernó bajo la dictadura militar— junto con los gobernadores de derecha Wilson Witzel, de Río de Janeiro, y João Doria, de São Paulo, que apoyaron la elección de Bolsonaro en 2018.

Independientemente de sus críticas vacías a este "frente amplio", todas las tendencias de la pseudoizquierda, desde los pablistas del PSOL hasta los morenistas del PSTU, están comprometidas con la subordinación de la clase obrera brasileña a los sindicatos procorporativos y nacionalistas y, a través de ellos, al propio Estado capitalista.

La tarea central a la que se enfrentan ahora los trabajadores más avanzados políticamente en el Brasil y en América Latina es extraer las lecciones del colapso de la "marea rosa" y de la subordinación de la clase obrera a los regímenes nacionalistas burgueses y a los sindicatos procorporativos.

Esto requiere una lucha implacable contra todas las tendencias revisionistas que rompieron con el movimiento trotskista, basada en una perspectiva nacionalista, y la afirmación de que el socialismo podría lograrse sin construir una dirección revolucionaria consciente dentro de la clase obrera.

Llamamos a todos los que están escuchando a unirse en la lucha por construir la sección brasileña del Comité Internacional de la Cuarta Internacional, junto con secciones de este Partido Mundial de la Revolución Socialista en toda América Latina.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 9 de mayo de 2020)