Surgen más detalles sobre el alcance de la crisis financiera de mediados de marzo

por Nick Beams
25 mayo 2020

Un artículo en el Wall Street Journal (WSJ) a principios de esta semana proporcionó más detalles sobre lo cerca que estuvieron los mercados financieros del colapso a mediados de marzo.

Titulado "El día en que el Coronavirus casi rompió los mercados financieros", el artículo registró cómo los mercados de activos financieros, considerados casi tan buenos como el dinero en efectivo, se congelaron cuando "casi no había compradores".

"El sistema financiero ha soportado numerosas crisis crediticias y caídas del mercado, y los recuerdos de las crisis de 1987 y 2008 establecen un alto nivel de disfunción del mercado. Pero los inversores de larga data... dicen que a mediados de marzo de este año fue mucho más severo en un corto período. Además, las tensiones en el sistema financiero fueron más amplias de lo que muchos habían visto", dijo.

Corredores de la Bolsa de Valores de Nueva York (AP Photo/Richard Drew)

En testimonios y entrevistas, el presidente de la Reserva Federal de los Estados Unidos, Jerome Powell, se ha esforzado por subrayar que los mecanismos y políticas de regulación introducidos después de la crisis de 2008 han fortalecido el sistema financiero.

En su entrevista en el programa "60 Minutes" de CBS el pasado domingo, por ejemplo, Powell minimizó la amenaza de que el desempleo alcanzara niveles no vistos desde la Gran Depresión. En la década de 1930, dijo, el sistema financiero había "fallado realmente", pero que hoy "nuestro sistema financiero es fuerte [y] ha sido capaz de soportar esto". Y pasamos diez años fortaleciéndolo después de la última crisis. Así que esa es una gran diferencia".

Afirmó que, a diferencia de la década de 1930, "Aquí, nuestro sistema financiero es fuerte [y] ha sido capaz de soportar esto. Y pasamos diez años fortaleciéndolo después de la última crisis. Así que esa es una gran diferencia".

De hecho, las garantías de Powell se contradicen con el Informe de Estabilidad Financiera de la Reserva Federal publicado el viernes pasado. Centrándose en la crisis de mediados de marzo, señaló: "Si bien las reformas de la regulación financiera adoptadas han aumentado sustancialmente la resistencia del sector financiero, el sistema financiero no obstante amplificó el choque, y es probable que las vulnerabilidades del sector financiero sean significativas en el corto plazo".

Los eventos de mediados de marzo revelaron lo que realmente ha ocurrido. Si bien la Reserva Federal ha tomado medidas limitadas para tratar de frenar algunas de las actividades más arriesgadas de los bancos que desencadenaron la crisis de 2008, los peligros se han trasladado simplemente a otras áreas del sistema financiero.

Es posible que la especulación de los bancos se haya reducido un poco, pero ahora la llevan a cabo los fondos de cobertura y otros operadores financieros. Se financian con dinero ultrabarato proporcionado por la Reserva Federal a través de su régimen de tipos de interés bajos y de operaciones de mercado, como el flexibilización cuantitativa y, más recientemente, sus intervenciones masivas en el mercado de “repos” de un día para otro.

El informe del WSJ, basado en entrevistas con operadores de Wall Street, proporcionó algunas ideas sobre la forma en que el sistema financiero "amplificó" el choque de la pandemia.

Ronald O'Hanley, el CEO de State Street un grupo bancario y de servicios de inversión, relató la situación a la que se enfrentó en la mañana del lunes 16 de marzo. El domingo por la noche, antes de que los mercados abrieran, la Reserva Federal había anunciado que reducía su tasa base a cero y que planeaba comprar 700.000 millones de dólares en bonos, pero sin ningún efecto.

Según el informe, un alto cargo le dijo a O'Hanley que "los tesoreros de las empresas y los gerentes de pensiones, asustados por el creciente daño económico de la pandemia COVID-19, estaban sacando miles de millones de dólares de ciertos fondos del mercado monetario". Esto estaba forzando a los fondos a tratar de vender algunos de los bonos que tenían. Pero casi no había compradores. Todo el mundo estaba de repente desesperado por dinero en efectivo".

El artículo señalaba que en lugar de consolarse con las extraordinarias acciones de la Fed el domingo por la noche, "muchas empresas, gobiernos, banqueros e inversores vieron la decisión como una razón para prepararse para el peor resultado posible de la pandemia de coronavirus". El resultado fue que una "bajada de bonos fue ahora una derrota".

Se extendía a lo que se había considerado como las áreas más seguras del sistema financiero.

El artículo del WSJ continuó: "Las empresas y los administradores de pensiones han confiado durante mucho tiempo en los fondos del mercado monetario que invierten en deudas corporativas y municipales a corto plazo consideradas lo suficientemente seguras y líquidas para ser clasificadas como 'equivalentes de efectivo'. ... Pero ese lunes, los inversores ya no creían que ciertos fondos de dinero eran como el efectivo en absoluto. Mientras sacaban su dinero, los gerentes luchaban por vender bonos para cumplir con las redenciones".

La crisis fue tan grave que Prudential, una de las mayores compañías de seguros del mundo, "también estaba luchando con valores normalmente seguros".

El artículo proporcionó un ejemplo sorprendente de cómo, cuando un sistema fundamentalmente disfuncional y en descomposición trata de emprender una reforma, por lo general sólo exacerba su crisis subyacente. Este fenómeno es conocido desde hace mucho tiempo en el ámbito de la política, pero los acontecimientos de mediados de marzo demuestran que se aplica también a las finanzas.

El lunes por la mañana, cuando estalló la crisis, Vikram Rao, el jefe de la mesa de negociación de deudas de la empresa de inversión Capital Group, se puso en contacto con altos ejecutivos de bancos para que le explicaran por qué no estaban negociando y se encontró con la misma respuesta.

"No había espacio para comprar bonos y otros activos y seguir cumpliendo con las directrices más estrictas impuestas por los reguladores después de la anterior crisis financiera. En otras palabras, las normas de capital destinadas a hacer más seguro el sistema financiero estaban, al menos en este caso, drenando la liquidez de los mercados", declaró el informe del WSJ.

La crisis tuvo un gran impacto en los inversionistas que habían apalancado sus actividades con grandes cantidades de deuda, uno de los principales medios para acumular beneficios financieros en un régimen de tasas de interés bajas.

Según el artículo del WSJ: "La caída de los bonos hipotecarios fue tan grande que aplastó a un grupo de inversionistas que habían pedido prestado a los bancos para obtener sus ganancias: los fondos de inversión inmobiliaria".

Las acciones de la Reserva Federal, al menos temporalmente, han sofocado la tormenta. Pero sólo lo ha hecho al convertirse esencialmente en el respaldo de todas las áreas del mercado financiero: bonos del Tesoro, deuda municipal, deuda de tarjetas de crédito y préstamos estudiantiles, el mercado de repos y bonos corporativos, incluyendo aquellos que han caído de grado de inversión al estatus de basura.

Y, como Powell dejó claro en su entrevista de "60 Minutos", la Fed planea ir aún más lejos si lo considera necesario.

"Bueno, hay mucho más que podemos hacer", dijo. "Diré que no nos hemos quedado sin municiones ni mucho menos. No, realmente no hay límite a lo que podemos hacer con estos programas de préstamos que tenemos. Así que hay mucho más que podemos hacer para apoyar la economía, y estamos comprometidos a hacer todo lo que podamos durante el tiempo que sea necesario."

La afirmación de que la Reserva Federal está apoyando la "economía" es una ficción. No funciona para la economía de millones de trabajadores, sino como la agencia de Wall Street, dispuesta a hacer todo lo posible para que continúe el desvío de riqueza a la oligarquía financiera, que ya ha promovido.

Una indicación de lo que "más" podría implicar se proporciona en las actas de la reunión de la Reserva Federal del 28 y 29 de abril.

Hubo una discusión sobre si la Reserva Federal debería organizar sus compras de valores del Tesoro para limitar el rendimiento de los bonos a corto y medio plazo. Esta es una política empleada por el Banco de Japón que también ha sido adoptada recientemente por el Banco de la Reserva de Australia.

No se llegó a una decisión inmediata, pero es seguro que la cuestión se volverá a plantear. En los próximos meses, el Tesoro de los EE.UU. emitirá nuevos bonos para financiar el funcionamiento de la Ley CARES que ha proporcionado billones de dólares para apuntalar las empresas, mientras que sólo proporciona un alivio limitado a los trabajadores.

Por sí misma, la emisión de nueva deuda provocaría una caída de los precios de los bonos debido al aumento de su oferta, lo que llevaría a un aumento de sus rendimientos (los dos se mueven en direcciones opuestas) y promovería un aumento general de los tipos de interés, algo que la Reserva Federal quiere evitar a toda costa en interés de Wall Street.

La única manera en que la Fed puede contrarrestar esta presión alcista es interviniendo en el mercado para comprar bonos, manteniendo así su rendimiento bajo. Esto formalizaría lo que ya está ocurriendo de facto, donde un brazo del estado capitalista, el Tesoro de los EE.UU., emite deuda mientras que otro brazo, la Reserva Federal, la compra.

Esto aumentaría aún más la montaña de capital ficticio que, como los acontecimientos de mediados de marzo revelaron tan gráficamente, no tiene ningún valor intrínseco y su valor es esencialmente cero.

La clase dirigente no puede restaurar la estabilidad del sistema financiero mediante la creación interminable de aún más dinero con sólo pulsar un botón de la computadora. El valor real debe ser inyectado en los activos financieros a través de la intensificación de la explotación de la clase obrera y la profundización de la evisceración de los programas sociales.

Las crisis financieras se presentan en los medios de comunicación y en otros lugares como si fueran números. Pero detrás de los datos económicos y financieros están los intereses de dos clases sociales irreconciliablemente opuestas —la clase obrera, la masa de la sociedad, y la oligarquía corporativa y financiera gobernante cuyos intereses son defendidos por el estado del cual la Reserva Federal es un componente crucial.

Como se demostró en 2008, lo que surge de una crisis financiera es una polarización de clase cada vez más profunda. Ese será sin duda el resultado de los acontecimientos de mediados de marzo. Se avecina un enfrentamiento social masivo, que ya se estaba desarrollando mucho antes de que la pandemia llegara a la escena, en el que la clase obrera se verá enfrentada a la necesidad de luchar por el poder político para tomar en sus manos las palancas de la economía y el sistema financiero.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 22 de mayo de 2020)