Otros 1,5 millones de trabajadores estadounidenses solicitan beneficios de desempleo

por Jerry White
27 junio 2020

Cerca de 1,5 millones de trabajadores solicitaron el subsidio de desempleo la semana pasada, según el Departamento de Trabajo de EE.UU., la decimocuarta semana consecutiva en la que el número superó el millón. Además, 728.000 contratistas independientes, trabajadores por cuenta propia y trabajadores "Gig" (temporales) que no tienen trabajo pero no califican para los beneficios regulares de desempleo, solicitaron la semana pasada la ayuda del programa de Asistencia de Desempleo para Pandemias financiado por el gobierno federal.

Aunque millones de trabajadores se han visto obligados a volver a trabajar debido a la prematura y catastrófica reapertura de la economía, el desempleo se mantiene en niveles no vistos desde la Gran Depresión. El número total de personas que reclamaron beneficios en todos los programas para la semana que terminó el 6 de junio fue de 30,5 millones, informó el Departamento de Trabajo. Por el contrario, en 2019 sólo hubo 1,5 millones de personas que cobraron dichos beneficios en una semana comparable.

La gente hace cola para recibir ayuda con los beneficios de desempleo en el One-Stop Career Center de Las Vegas.

Las cifras oficiales de desempleo son una subestimación flagrante de la situación real porque no cuentan los trabajadores indocumentados, los que aún no han podido cobrar las prestaciones y los que han quedado fuera de la fuerza laboral. Sin embargo, incluso las tasas oficiales pintan un cuadro devastador. Los estados y territorios con las tasas más altas en la semana que terminó el 6 de junio fueron Nevada (22,6), Puerto Rico (20,6), Hawái (18,3), Nueva York (17,8), California (17,3), Michigan (16,9), Luisiana (16,2), Massachusetts (16,2), las Islas Vírgenes (16,2) y Connecticut (15,8).

A pesar de los últimos datos que indican una creciente catástrofe económica para decenas de millones de trabajadores, el mercado de valores se recuperó el jueves después de una caída inicial por las preocupaciones sobre la rápida propagación de la pandemia en Texas, Arizona y otros estados.

Al final de la negociación, la Bolsa de Nueva York subió 300 puntos al conocerse la noticia de un nuevo levantamiento de las regulaciones gubernamentales sobre los bancos de Wall Street, lo que les permitirá hacer grandes inversiones en fondos de capital de riesgo y otras actividades especulativas. La administración Trump, con el pleno respaldo de los demócratas del Congreso, ha puesto trillones a disposición de los financistas que tienen garantizado un respaldo del gobierno sin importar cuán grave sea la situación en la economía real y para la clase trabajadora.

"Cuando pensamos en una recesión de la magnitud que tenemos, va a haber algunas cancelaciones de crédito por parte de los bancos", dijo Art Hogan, jefe de estrategia de mercado de National Securities, a la CNBC. "El hecho de que vayan a tener más capital de trabajo hace que los mercados respiren con alivio".

Después de una contracción de la economía de EE.UU. de un cinco por ciento en el primer trimestre, los economistas proyectan que el segundo trimestre, que termina la próxima semana, verá la mayor contracción económica trimestral en los registros que se remontan a 1947, informó el Wall Street Journal .

"No creo que una recuperación en forma de V sea realista en absoluto", dijo John Johnson, director ejecutivo de Edgeworth Analytics, una empresa consultora de datos, al Journal, refiriéndose a las proyecciones optimistas de la Casa Blanca de que la economía se recuperará rápidamente a las condiciones prepandémicas.

Cada vez está más claro que la crisis provocada por la pandemia está siendo utilizada por las empresas para impulsar una importante reestructuración de las relaciones de clase. Esta semana varias empresas anunciaron importantes despidos.

* General Motors ha anunciado que está eliminando el tercer turno en su planta de ensamblaje en Spring Hill, Tennessee, eliminando 680 puestos de trabajo.

* El gran almacen Macy's están despidiendo a casi 4.000 trabajadores. El minorista de suplementos nutricionales GNC se declaró en bancarrota el martes, esbozando planes para cerrar al menos 800 de sus 1.200 tiendas. Esta es la última sangría en la industria minorista, que ha visto la quiebra de Pier 1, JC Penney, J. Crew y Neiman Marcus, y la eliminación de 114.327 puestos de trabajo hasta abril, la mayor pérdida de empleo en el sector minorista registrada.

* El alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, advirtió el miércoles que debido al impacto económico de la pandemia la ciudad podría tener que despedir a 22.000 empleados municipales, el mayor recorte en décadas. Esto es parte de una ola de ataques a los trabajadores del sector público, incluyendo la imposición de permisos y un recorte salarial del 11 por ciento a 96.000 conserjes, enfermeras y otros empleados del Estado de California, y advertencias de que 300.000 o más maestros podrían perder sus empleos en todo Estados Unidos.

* Tyson Foods cerrará su planta de Columbia, Carolina del Sur, eliminando 150 puestos de trabajo. La última planta de la compañía en Carolina del Sur, que hace carne para tacos y coberturas para pizza, cerrará a mediados de agosto.

Los recortes de puestos de trabajo en los EE.UU. son parte de una ola global de despidos, incluyendo el fabricante de automóviles alemán Daimler (10.000) y Lufthansa (22.000); el Correo Real Británico (2.000); las aerolíneas canadienses West Jet (3.300) y la compañía australiana Qantas (6.000).

Mientras que los multimillonarios estadounidenses han visto aumentar su riqueza colectiva en medio billón de dólares, en gran parte debido al rescate del mercado de valores por parte del gobierno, la administración de Trump ha dejado claro que no tiene intención de continuar con el suplemento de 600 dólares por semana de los beneficios de desempleo del estado, que expirará la semana que termina el 25 de julio.

En una medida de la precariedad en que se encontraban los trabajadores estatales antes de la pandemia, el beneficio de 600 dólares a la semana, más el pago único de 1.200 dólares por impacto económico, junto con los pagos a los trabajadores autónomos, impidieron que aumentara la pobreza de 159 millones de personas y, en muchos casos, provocaron un incremento de los ingresos más allá de lo que ganaban mientras estaban empleados.

La eliminación del beneficio de 600 dólares significará un recorte del 60 por ciento o más en los ingresos de los trabajadores desempleados, dado que los beneficios del Estado sólo ascienden en promedio a 370 dólares por semana. Los demócratas proponen una extensión del beneficio, sabiendo muy bien que no será aprobado por el Senado controlado por los republicanos. Ambos partidos están usando el espectro de la indigencia y el hambre para obligar a los trabajadores a volver a las fábricas y lugares de trabajo insalubres, donde atraparán y difundirán COVID-19, con el fin de bombear los beneficios necesarios para pagar el rescate de Wall Street y las corporaciones gigantes.

Con el aumento de los precios de los alimentos al ritmo más rápido en más de 50 años, el porcentaje de familias preocupadas por obtener suficiente comida se ha más que duplicado durante la pandemia, según un estudio publicado el jueves por la Institución Brookings. En general, los hogares preocupados por su suministro de alimentos aumentaron de 8.5 por ciento en febrero a 23.0 por ciento en promedio desde finales de abril hasta mediados de mayo, y la inseguridad alimentaria se triplicó con creces entre los hogares con niños, de 9.3 por ciento a 29.5 por ciento, según el informe.

"El desempleo aumentó más entre los trabajadores con bajos niveles de educación. Las familias con niños perdieron las comidas escolares. También tuvimos el mayor aumento en el precio de los alimentos en 50 años. Es una tormenta perfecta", dijo a Brookings Diane Whitmore Schanzenbach, la directora del Instituto de Investigación de Políticas de la Universidad Northwestern.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 26 de junio de 2020)