La política de la economía de deuda capitalista

por Nick Beams
15 julio 2020

Mientras los trabajadores de todo el mundo se enfrentan a la mayor amenaza para sus empleos y niveles de vida desde la Gran Depresión, en medio de las medidas de los gobiernos para retirar el muy limitado apoyo social que han proporcionado para hacer frente a los efectos de la pandemia COVID-19, la oligarquía financiera tiene un programa muy claro.

Todas las fuerzas económicas del Estado—tanto los gobiernos como los bancos centrales—deben movilizarse para asegurar su continua acumulación de riqueza mediante la provisión de interminables suministros de dinero para impulsar los precios de las acciones y otros activos financieros.

Esto fue establecido más claramente en una nota emitida a principios de este mes por JPMorgan Chase, reportado por Bloomberg. La nota decía que la política monetaria extremadamente flexible, el mantenimiento de las tasas de interés ultra-bajas y las compras masivas de deuda por parte de los bancos centrales, tendría que continuar durante mucho tiempo.

"Más deuda, más liquidez, más reflación de activos" fue la conclusión del banco. Según uno de sus principales estrategas, Nikolaos Panigirtzoglou, habrá un aumento de la deuda de 16 billones de dólares este año, con lo que el total de la deuda privada y pública en el sistema financiero mundial ascenderá a 200 billones de dólares a finales de año.

En lo que va de año, las empresas estadounidenses más cotizadas han emitido casi tanta deuda como en todo el año 2019. El total recaudado por las empresas de grado de inversión es sólo 27.000 millones de dólares menos que los 1,15 billones de dólares que emitieron en el transcurso de 2019, lo que las pone en camino de superar el récord de emisión de deuda de 1,37 billones de dólares en 2017.

Los mercados se congelaron a finales de febrero y en las primeras semanas de marzo. Pero después de la intervención de la Reserva Federal de EE.UU., que intervino para actuar como respaldo de todo el sistema financiero mediante la compra de activos que van desde los bonos del gobierno hasta el papel comercial, abril fue el mes más grande de la historia para la venta de nuevos bonos corporativos.

En parte, esto es el resultado de un esfuerzo de las grandes corporaciones para aislarse de los efectos de la pandemia. Pero esta no es de ninguna manera la única motivación. También están aprovechando el dinero ultra barato proporcionado por la Reserva Federal y su compromiso de apoyar el mercado de bonos corporativos, incluyendo la compra de bonos basura por debajo del grado de inversión.

El atracón de deuda no es un hecho reciente. En este caso, como en general, la pandemia ha demostrado ser un acelerador de las tendencias que ya estaban en marcha mucho antes de que apareciera en escena.

Tras la crisis financiera de 2008, los supuestos reformistas de la economía capitalista sostuvieron que, dado que la crisis había sido provocada por las operaciones especulativas cada vez más arriesgadas de los principales bancos en el mercado de las hipotecas de alto riesgo y en otros lugares, era necesario desapalancar el sistema financiero.

Se produjo lo contrario. Las enormes cantidades de dinero proporcionadas por la Reserva Federal, el Banco Central Europeo y otros bancos centrales financiaron la propagación de la especulación con la deuda de los bancos a todo el sistema financiero, lo que dio lugar a una expansión sin precedentes en la historia de la deuda empresarial.

Este dinero no se utilizó para financiar la expansión de la inversión productiva. Más bien se utilizó en diversas formas de la llamada "ingeniería financiera" para aumentar la rentabilidad y los precios de las acciones. Entre los mecanismos más destacados estaban las fusiones y adquisiciones y las recompras de acciones.

Según un informe del Financial Times de la semana pasada, ha habido una "acumulación incesante de deuda corporativa en los EE.UU., donde las empresas deben ahora un récord de 10 billones de dólares—equivalente al 49 por ciento de la producción económica". Cuando se añaden otras formas de deuda empresarial, el periódico dijo, "esa ya extraordinaria cifra aumenta a 17 billones de dólares".

El aumento y el incremento de la deuda de las empresas ya era motivo de preocupación antes del inicio de la pandemia. La expresidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, llamó la atención sobre el aumento del uso de préstamos apalancados a las empresas, que, según los estándares anteriores, se habrían considerado de alto riesgo.

En una entrevista con el Financial Times en octubre de 2018, advirtió que se había producido un "enorme deterioro" en las normas de los préstamos bancarios a las empresas que planteaban "riesgos sistémicos".

Uno de los principales riesgos asociados a estos préstamos, emitidos a empresas con calificaciones crediticias poco sólidas, es que se reempaquetan en obligaciones de préstamo garantizadas, que luego son compradas y vendidas por los inversores en un proceso similar al que se produjo en el mercado de las hipotecas de alto riesgo.

Yellen atribuyó el riesgo a una relajación de la normativa. Pero, de hecho, fue el resultado de las políticas de flexibilización cuantitativa aplicadas por ella misma y por su predecesor Ben Bernanke, y ahora llevadas a nuevas alturas bajo el actual presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell.

En menos de cuatro meses, Powell ha supervisado la expansión del balance de la Reserva Federal de 4 a 7 billones de dólares, con predicciones de que podría llegar a más de 10 billones. La intervención trajo un aumento de más de 7 billones de dólares en la capitalización del mercado de Wall Street en sólo tres meses.

También se emitieron otras advertencias. A finales de 2019, el Fondo Monetario Internacional dijo que alrededor de 19 billones de dólares de deuda corporativa en los EE.UU. y otros siete países—un 40 por ciento del total—podrían ser vulnerables si se producía una "desaceleración material" en la economía mundial, signos de la cual ya estaban apareciendo en ese momento. Hoy en día, la economía mundial está experimentando la mayor contracción desde los años 30 como resultado de la pandemia.

En la economía mundial se están produciendo ahora dos procesos interconectados: la creación de las condiciones para un gran derrumbe financiero y una reestructuración de las relaciones de clase destinada a imponer un empobrecimiento masivo de la clase trabajadora.

Los banqueros centrales están tratando de evitar un colapso financiero mediante la provisión de aún más dinero. Pero mientras que pueden expandir la oferta de dinero con sólo pulsar un botón de la computadora, estas acciones no crean valor adicional, y todo el castillo de naipes puede colapsar de la noche a la mañana. Esto se vio a mediados de marzo, cuando los mercados se congelaron e incluso la deuda de alta calificación, como los bonos del gobierno, no se pudo vender, lo que significa que su valor era esencialmente cero.

Mientras Powell ha insistido en que no hay "ningún límite" a las acciones de la Fed, la interminable impresión de dinero comienza a poner en duda la estabilidad del dólar y otras monedas importantes que forman la base del sistema financiero mundial.

Los activos financieros, cuyos precios son inflados por la Reserva Federal y otros bancos centrales, no representan por sí mismos un valor. En última instancia, son una reivindicación del plusvalor que se extrae de la explotación del trabajo vivo de la clase obrera.

Y aquí está la fuente objetiva del otro rasgo central de la situación actual: el impulso homicida de retorno al trabajo que están imponiendo los gobiernos capitalistas de todo el mundo en interés de las oligarquías financieras que representan, incluso cuando la pandemia se extiende e intensifica.

El valor debe ser inyectado nuevamente en la montaña de capital ficticio que las clases dominantes han creado para rescatarse a sí mismas a través de una "reestructuración" de las relaciones de clase, sin importar los costos económicos o de salud para los productores de toda la riqueza, la clase trabajadora.

La historia de la última década y más, desde el colapso de 2008, ha demostrado que no hay posibilidad de reforma de este sistema. Más bien, al igual que se impuso la austeridad después de esa crisis, ahora se está organizando una nueva ronda de "reestructuración", como lo demuestra el impulso para retirar incluso las limitadas medidas de bienestar social relacionadas con la pandemia, con el argumento de que no se debe permitir que se conviertan en un "desincentivo" para el trabajo y que se deben hacer cumplir las llamadas "obligaciones mutuas".

Contra esta "reestructuración" de la guerra de clases, la clase obrera debe avanzar en su propio programa independiente basado en la lucha por el poder político como primer paso para el establecimiento de una economía socialista basada en las necesidades humanas y no en los dictados del beneficio.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 14 de julio de 2020)

 

El autor también recomienda:

La paradoja del alza en Wall Street
[11 junio 2020]

La economía política de la deuda capitalista
[6 mayo 2020]