Assange aparece en la corte y abogados advierten que el caso podría prolongarse por nueva imputación de EE.UU.

por Thomas Scripps
29 julio 2020

La audiencia de gestión de caso del fundador de WikiLeaks, Julian Assange, continuó ayer la parodia del debido proceso legal a la que ha sido sometido durante más de una década.

El periodista y editor está luchando contra ser extraditado a los Estados Unidos, donde enfrenta cargos de espionaje por motivos políticos, con una posible sentencia combinada de 175 años. No ha asistido a audiencias a través del enlace de video durante los últimos tres meses por consejo de los médicos, debido a su frágil estado de salud y el peligro de exponerse al coronavirus.

En la audiencia anterior el 29 de junio, la jueza de distrito Vanessa Baraitser regañó a Assange por no estar presente, exigiendo evidencia médica para justificar su no aparición en el futuro. Pero ayer, Baraitser dictaminó que la audiencia podría continuar sin Assange después de que la prisión de Belmarsh interrumpió sus planes de asistir. Las autoridades penitenciarias afirmaron haberse olvidado de organizar el enlace de video para el preso político de fama mundial.

Edward Fitzgerald QC, el abogado defensor principal, dijo que preferiría que su cliente estuviera presente. La audiencia se aplazó durante diez minutos para permitirle contactar a Assange. Cuando se reanudó la corte, Fitzgerald confirmó su deseo de ver a su cliente asistir. La audiencia se aplazó por otra hora y cuarto.

Cuando Assange finalmente apareció a través del enlace de video, parecía cansado y abatido, según los periodistas en la sala del tribunal.

Los breves intercambios entre Fitzgerald, Baraitser y el abogado acusador Joel Smith, se centraron en la imputación de reemplazo contra Assange emitida por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos el 24 de junio.

La nueva acusación se basa en el testimonio de Sigurdur Thordarson, descrito por WikiLeaks como un “sociópata, convicto y delincuente sexual involucrado en una operación del FBI para incriminar WikiLeaks”. Alega que Assange reclutó e incitó a hackers infiltrarse en una variedad de computadoras clasificadas, oficiales y privadas entre 2009 y 2015. No contiene nuevos cargos, pero amplía significativamente el alcance de las acusaciones contra WikiLeaks, profundizando el asalto a la libertad de prensa que libra el Gobierno de los Estados Unidos.

La imputación de reemplazo alega que el apoyo de Assange al denunciante Edward Snowden y la transparencia de la información constituyen solicitar y robar información clasificada. La exeditora de la sección de WikiLeaks, Sarah Harrison, y el exportavoz de WikiLeaks, Jacob Applebaum, son acusados de la misma manera.

Pero la nueva acusación no se había presentado en los tribunales británicos en el momento de la última audiencia (29 de junio) y aún no se había presentado hasta ayer. Baraitser señaló: “Tal como están las cosas, no hay más imputaciones de reemplazo ante este tribunal”. Smith respondió que la acusación “se ha presentado a la defensa” y Baraitser confirmó: “Solo se ha revelado a la corte por correo electrónico de la defensa, pero no formalmente”.

Smith dijo que no podía comprometerse a ninguna fecha para presentar la nueva acusación, antes de afirmar absurdamente que se seguirían los “procedimientos habituales”. No hay nada “habitual” en este caso, incluidos los procedimientos que rodean la nueva acusación. Como dijo Fitzgerald durante la audiencia, “nos lo han hecho surgir”.

Kristinn Hrafnsson, editor en jefe de WikiLeaks, explicó ayer en un comunicado: “Lo que Estados Unidos está haciendo no tiene precedentes. Se está introduciendo una nueva imputación en medio de los procedimientos de extradición, que llevan un año en proceso. El caso de extradición de Assange comenzó en febrero y estaba programado para reanudarse en mayo, pero luego se vio obligado a suspenderse hasta septiembre debido al cierre de COVID.

“La imputación ‘nueva’ reemplaza en realidad no contiene nada nuevo. Todos los supuestos eventos han sido conocidos por la fiscalía durante años. No contiene nuevos cargos. Lo que realmente está sucediendo aquí es que, a pesar de su ventaja de una década, la fiscalía aún no puede construir un caso coherente y creíble. Entonces, desecharon sus dos imputaciones anteriores y se fueron a un tercer intento. Están desperdiciando el tiempo del tribunal e ignorando flagrantemente el proceso debido”.

Tal como están las cosas, los tribunales del Reino Unido continúan con el proceso de extradición de Assange basándose en una imputación desactualizada. La nueva versión se ha ajustado significativamente y solo puede plantear problemas legales nuevos y sustanciales a los que se debe responder. La defensa debe presentar su argumento esquemático el 25 de agosto. En la última audiencia de gestión de casos, Summers señaló que la acusación sustituta “tiene la capacidad obvia de descarrilar la fecha de septiembre para la próxima fase de la audiencia”.

Fitzgerald le dijo a la corte ayer que sería “inapropiado” si las acciones del Gobierno de los Estados Unidos llevaran a un retraso en el caso, particularmente más allá de las elecciones presidenciales de noviembre en Estados Unidos, en las que esperaba que Assange sirviera como un peón político. Continuó: “Nos preocupa que se haga una nueva solicitud en esta etapa con la posible consecuencia de descarrilar los procedimientos y que el fiscal general de los Estados Unidos lo esté haciendo por razones políticas”.

Baraitser le dijo que “reservara sus comentarios” sobre la nueva solicitud, ya que aún no había sido atendida.

Fitzgerald indicó que la defensa podría necesitar una cuarta semana para presentar completamente sus argumentos durante la segunda fase de la audiencia de extradición, actualmente programada para durar tres semanas. Smith dijo que el abogado principal de la fiscalía, James Lewis QC, no estaría disponible durante una cuarta semana y Baraitser acordó que sería una “verdadera preocupación” para el tribunal si el caso se extendiera una semana adicional. Ambas partes acordaron que el tribunal podría decidir más tarde si se necesitase una cuarta semana.

Los periodistas y monitores de organizaciones políticas, legales y médicas que intentaron acceder a la corte a través de una conferencia telefónica nuevamente no pudieron escuchar los procedimientos. La calidad de audio es rutinariamente terrible, pero en esta ocasión ni siquiera se pueden escuchar fragmentos de la conversación ya que, por segunda vez, la llamada quedó en espera después de la suspensión. El espacio en la corte todavía está estrictamente limitado por las medidas de distanciamiento social.

Cuando Assange compareció ayer en la corte de la prisión de Belmarsh, su compañera Stella Morris dio pruebas en una corte española sobre las actividades de espionaje de UC Global. La CIA contrató a la compañía de seguridad española para espiar a Assange y sus asociados más cercanos durante sus últimos años de asilo político en la Embajada ecuatoriana en Londres. Grabó las reuniones confidenciales de Assange con sus abogados y sus consultas privadas con médicos y periodistas. Las actividades de UC Global, que incluyeron planes para secuestrar o asesinar a Assange, exponen el carácter criminal y general de la venganza estadounidense contra Assange y WikiLeaks.

La audiencia final de gestión del caso de Assange se llevará a cabo a las 10 am en el Tribunal de Magistrados de Westminster el 14 de agosto, antes de la reanudación de la audiencia de extradición propiamente dicha el 7 de septiembre en el Tribunal Penal Central. Se acordó que Assange, el juez, la defensa y la fiscalía asistirán en persona, pero no está claro cuáles serán los arreglos para el público, la prensa y los observadores internacionales.

(Publicado originalmente en inglés el 28 de julio de 2020)