Español

El complot contra Estado Unidos y el mundo: cómo el Gobierno de EE.UU. y los medios de comunicación suprimieron la verdad sobre la pandemia de COVID-19

El miércoles, el reportero principal del Washington Post y miembro del establishment, Bob Woodward, publicó grabaciones de llamadas telefónicas con el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, dejando claro que la Casa Blanca, a pesar de sus esfuerzos públicos por restar importancia a la amenaza de COVID-19, era plenamente consciente en enero del peligro masivo que representaba la nueva enfermedad mortal.

Las cintas establecen que la administración Trump mintió al público sobre la amenaza, mientras que deliberadamente aplicó una política que ha llevado a la muerte de casi 200.000 personas.

Durante el período crítico que va de enero a marzo, en el que medidas oportunas, similares a las adoptadas en China, habrían salvado cientos de miles de vidas en los Estados Unidos y a nivel internacional, la Casa Blanca tomó la decisión a sangre fría de mentir al público, en un delito sin precedentes.

Este fue un complot contra el pueblo de Estados Unidos y el mundo.

El 7 de febrero, Trump le dijo a Woodward que acababa de tener una conversación con el presidente chino Xi Xinping, quien le había proporcionado al presidente estadounidense una evaluación clara y contundente de los peligros de la pandemia. “Esto es algo mortal”, dijo Trump. “También es más mortal que... incluso tu extenuante gripe... esto es un cinco por ciento [tasa de mortalidad] a diferencia de uno por ciento y menos de un uno por ciento”.

Estas palabras estaban en flagrante contradicción con las declaraciones que Trump hizo en público durante las siguientes semanas y meses, en las que equiparó la pandemia con la gripe estacional, prometió que “desaparecería” y afirmó que los casos “estaban bajando”.

Evitando la demagogia anticientífica de sus declaraciones públicas, Trump demostró una comprensión clara y precisa de la propagación de la enfermedad en su discusión con Woodward. “Va por el aire, Bob. Siempre es más difícil que el tacto”, dijo Trump, una valoración totalmente en línea con el consenso científico actual.

El 28 de enero, según el relato de Woodward, el asesor de seguridad nacional de Trump, Robert C. O'Brien, le dijo a su “Esta será la mayor amenaza a la seguridad nacional que enfrentará en su presidencia... Esto va a ser la cosa más dura que enfrente”.

Woodward ocupa una posición única en el periodismo americano, habiendo sido asociado con la exposición de la conspiración del Watergate que llevó a la renuncia del presidente Richard Nixon en 1974. Desde entonces, Woodward ha hecho una carrera de usar su acceso virtualmente ilimitado a los niveles superiores del Estado para publicar cuentas internas de la Casa Blanca bajo múltiples administraciones. Las cintas de Trump se hicieron como parte de las entrevistas realizadas para la publicación del nuevo libro de Woodward sobre la Casa Blanca Trump.

El hecho de que Woodward, que hizo su carrera publicando los resultados de la investigación del Watergate del Washington Post día a día mientras ocurría, retuvo información que podría haber salvado decenas de miles de vidas, lo convierte, a todos los efectos, un cómplice del crimen cometido por la Casa Blanca.

Si Woodward ha publicado estas cintas ahora, después de haberlas ocultado durante seis meses, es porque la crisis sobre las próximas elecciones ha exacerbado masivamente las divisiones dentro del Estado. Pero al elegir liberar esta información, los oponentes facciosos de Trump se han implicado como cómplices en un encubrimiento masivo.

Trump y su gabinete no habrían sido los únicos en recibir información de inteligencia sobre la pandemia. Es bien sabido que los senadores de alto rango y los miembros de la Cámara de Representantes de ambos partidos reciben regularmente informes de las agencias de inteligencia de los Estados Unidos, y los expresidentes siguen teniendo acceso a la información de inteligencia. Estas reuniones informativas, a través de las “fuentes anónimas” citadas tan a menudo por el New York Times y el Washington Post, habrían sido conocidas por los editores de los principales periódicos de los Estados Unidos.

Además, es inconcebible que Woodward, teniendo en su poder cintas que habrían significado la vida o la muerte para decenas de miles de personas, no las hubiera discutido con sus colegas del Post y otros importantes medios de comunicación.

En otras palabras, Trump no fue la única parte de esta conspiración. Las cintas constituyen una prueba directa de que los medios de comunicación eran conscientes de los peligros, pero se negaron a alertar al pueblo americano.

Las preguntas fundamentales del escándalo Watergate, “¿Qué sabía el presidente y cuándo lo sabía?” se han ampliado a “¿Qué sabían el Gobierno, el Congreso y los medios de comunicación y cuándo lo sabían?”.

En una llamada posterior, el 19 de marzo, Trump explicó a Woodward por qué buscaba restarle importancia al peligro de la enfermedad. Dijo: “Siempre quise restarle importancia... Todavía me gusta restarle importancia, porque no quiero crear pánico”.

¿De qué “pánico” estaba hablando Trump? Se preocupaba principalmente por contener una venta de la bolsa antes de que se preparara el rescate de Wall Street. Además, con los trabajadores de las fábricas cada vez más inquietos por la propagación de la enfermedad, tenía miedo de los paros masivos de la clase obrera, como los que finalmente llevaron al cierre de las fábricas automotrices de EE.UU. en marzo.

En lugar de alertar al público sobre lo que sabía en enero, el Gobierno se puso a trabajar preparándose para una erupción de la pandemia, no a través de medidas para contener la enfermedad, sino a través del mayor rescate de las grandes empresas en la historia del mundo, que se preparó en silencio, sin que el público lo supiera.

Cuando se hizo evidente que los cierres eran inevitables después de que los mercados entraran en caída libre en febrero y marzo, el Gobierno estaba listo con un rescate de $6 billones, aprobado en tiempo récord. Entonces, con el rescate asegurado, comenzó la campaña para reunir a millones de trabajadores en las fábricas y a los niños en las escuelas.

Las grabaciones de las conversaciones de Trump con Woodward son una confirmación de la evaluación del Partido Socialista por la Igualdad, que explicó en una declaración publicada el 1 de agosto que el gobierno de EE.UU. hizo un esfuerzo deliberado para suprimir la información sobre la pandemia:

Claramente, el Gobierno de los Estados Unidos y sus agencias de recolección de inteligencia entendieron para los primeros días de 2020 y, con toda probabilidad, para la segunda mitad de diciembre-que el mundo estaba al borde de un desastre en el cuidado de la salud.

Refiriéndonos al período entre diciembre y marzo, escribimos:

La administración Trump y los líderes del Congreso de ambos partidos capitalistas — actuando bajo las instrucciones de la élite empresarial-financiera— tomaron las decisiones socialmente catastróficas que priorizaron el rescate de los bancos, las grandes corporaciones y los poderosos inversores de Wall Street, por encima de prevenir la propagación de la pandemia y salvar vidas.

La declaración continuó:

A pesar del peligro extremo para la salud que representaba la propagación de la pandemia, la clase dirigente se concentró casi exclusivamente en el impacto económico de una pandemia, es decir, en cómo la enfermedad afectaría al mercado de valores y a la riqueza personal del uno al cinco por ciento más rico de la sociedad. La oligarquía capitalista temía, en primer lugar, que el reconocimiento público inequívoco del peligro provocara un pánico financiero, haciendo que los mercados “se tambalearan y tal vez cayeran precipitadamente”.

Si las declaraciones de Trump se hubieran hecho públicas antes, se podrían haber salvado decenas o incluso cientos de miles de vidas. Los expertos médicos, incluidos los de la propia administración Trump, han atribuido el resurgimiento masivo de la pandemia en los Estados Unidos a la aplicación meramente parcial de los confinamientos y su levantamiento prematuro. La publicación de estas cintas antes podría haber contribuido a la demanda pública de cierres más estrictos, salvando incontables vidas.

¿Por qué, entonces, Woodward esperó para hacer públicas las cintas hasta que los cierres se hubieran levantado en todos los estados, los trabajadores se hubieran reunido en los lugares de trabajo y las escuelas hubieran reabierto?

La explicación dada por el propio Woodward, de que quería “comprobar” la historia, no puede ser tomada en serio. Tenía cintas del presidente admitiendo haber engañado al público. No había nada que “comprobar”.

Pero hay otra respuesta: que Woodward quería ganar más dinero mientras permitía que decenas de miles de personas murieran al publicar las cintas más cerca de la fecha de publicación de su libro. Pero esta racionalización mercenaria no puede explicar el encubrimiento. No, el momento de la revelación de Woodward fue una cuestión de política de estado. Un elemento básico del establishment de los medios de comunicación durante décadas, la información de Woodward se basa en una red de acceso e influencia. Sus revelaciones son discutidas, examinadas y planificadas.

Con hasta 5.000 personas muriendo cada día en marzo, es inconcebible que guardara las cintas en secreto para sí mismo. Las habría discutido al menos con otros en el Washington Post, y las revelaciones eran probablemente conocidas en la junta editorial del New York Times y entre los miembros de alto rango del Partido Demócrata.

¿Por qué estas figuras no habrían alentado a Woodward a publicar las cintas antes? Si, como el candidato presidencial demócrata Joe Biden ahora afirma, los demócratas habían estado pidiendo una respuesta vigorosa de salud pública a la pandemia, ¿no habrían las revelaciones fortalecido su mano en la lucha para contener la enfermedad?

La verdad es que si las cintas no se publicaron es porque los demócratas no querían que se publicaran. Retórica aparte, los demócratas han perseguido una respuesta a la pandemia en gran parte indistinguible de la de Trump.

Mientras Trump negaba activamente la amenaza de la pandemia, los demócratas simplemente guardaron silencio. Durante todo un mes, entre el 29 de enero y el 29 de febrero, mientras la pandemia se afianzaba en los Estados Unidos, el New York Times no publicó ni un solo editorial sobre el tema. La senadora demócrata Dianne Feinstein, tras una sesión informativa del 24 de enero ante el Comité de Inteligencia del Senado, vendió entre 1,5 y 6 millones de dólares en acciones antes de la caída del mercado, pero no alertó al público sobre la amenaza.

Bajo condiciones en las que los editores del New York Times, con sus “fuentes anónimas”, probablemente conocían el contenido de los informes de inteligencia dados a la Casa Blanca y al Senado, así como, con toda probabilidad, la existencia de las cintas de Woodward, permitieron a escritores como Thomas Friedman abogar públicamente por una política de dejar que la pandemia se extendiera sobre la base de la “inmunidad colectiva” (de la manada).

Declarando que los estadounidenses estaban “cansados” y “hartos” de los cierres, a pesar de que las encuestas mostraban lo contrario, el Post y el Times promovieron manifestaciones de extrema derecha, algunas mostrando abiertamente esvásticas, como expresiones legítimas del deseo de la población de poner fin a los cierres.

Cuando la Casa Blanca declaró que correspondería a los gobernadores determinar cuándo se reabrirían los estados, todos los estados de la unión levantaron sus cierres, y algunos estados demócratas ni siquiera esperaron la reducción de casos exigida por las directrices de reapertura del Centro de Control de Enfermedades.

Los demócratas, al igual que Trump, hablan en nombre de una clase dirigente que ha sido totalmente indiferente a la pérdida de vidas causada por la pandemia, preocupada exclusivamente por su impacto en las carteras de acciones de los superricos.

¿Es una coincidencia, entonces, que el empleador de Woodward, el CEO de Amazon Jeff Bezos, que es dueño del Washington Post, ha visto su riqueza casi duplicarse durante el último año, convirtiéndose en el primer ser humano con un valor neto de más de $200 mil millones?

Si las cintas de Woodward han salido ahora, es por el conflicto que ha estallado dentro de la clase dirigente por las elecciones. Pero cualesquiera que sean las motivaciones de los oponentes facciosos de Trump, las cintas los incriminan no menos que a Trump.

Nada de lo que dicen el gobierno y los principales medios de comunicación puede ser creído. Si escondieron estas cintas, pueden mentir sobre cualquier cosa. La pregunta urgente que debe plantearse ahora es: ¿Qué más se le está ocultando al pueblo estadounidense? Sin duda, los medios de comunicación y el Estado están ahora en posesión de información que, si se divulga al público, detendría inmediatamente la reapertura de las escuelas y lugares de trabajo.

Mientras el Post y el Times trabajaban para cubrir la conspiración que se desarrolló este año, el World Socialist Web Site trató de exponerla. No es sorprendente que la campaña para restarle importancia a la pandemia haya ocurrido al mismo tiempo que se han intensificado los esfuerzos para censurar el WSWS.

Lo que se está desenredando lentamente es una conspiración, orquestada en los niveles más altos del Estado y la oligarquía capitalista, para sacrificar vidas humanas para obtener beneficios. Trump, en todas sus mentiras y criminalidad, estaba llevando a cabo esta política de clase.

Trump es cómplice de la muerte de 200.000 seres humanos. Pero también lo son sus coconspiradores en los medios de comunicación y el establ ishment político. El número de muertos de la pandemia es un crimen social del que es responsable todo el orden capitalista.

(Publicado originalmente en inglés el 10 de septiembre de 2020)

Loading