Español

Transcripción editada de la conferencia de Joseph Scalice sobre el PCF

Primero como tragedia, segundo como farsa: Marcos, Duterte y los partidos comunistas de Filipinas

El 26 de agosto, el Dr. Joseph Scalice presentó la siguiente conferencia en la Universidad Tecnológica de Nanyang, en Singapur, sobre el apoyo que el Partido Comunista de Filipinas (PCF), y las diversas organizaciones que siguen su línea política, brindaron al p residente de Filipinas, Rodrigo Duterte, en 2016. Scalice examinó los orígenes históricos y políticos de esta política del partido explorando los paralelismos históricos con las medidas adoptadas por el PCF y un partido rival, el Partido Komunista ng Pilipinas (PKP), a finales del decenio de 1960 y principios del de 1970, cuando el entonces p residente Ferdinand Marcos dio pasos hacia la imposición de la dictadura militar.

Joseph Scalice es investigador postdoctoral en la Universidad Tecnológica de Nanyang con un doctorado en estudios del sur y el sudeste asiático de la Universidad de California en Berkeley. Se especializa en la historia de los movimientos revolucionarios modernos en Filipinas, centrándose en la forma en que influyeron y fueron moldeados por los cambios políticos regionales y mundiales. Su tesis doctoral, Crisis de liderazgo revolucionario: Martial Law and the Communist Parties of the Philippines, 1957-1974, trató de la rivalidad política entre dos partidos estalinistas, el PKP y el PCF , y su papel en la imposición de la ley marcial por parte de Ferdinand Marcos en 1972.

Muy afectado por las críticas al PCF , su fundador, José María Sisón, sin una pizca de evidencia, ha denunciado al Dr. Scalice como un agente pagado de la CIA. El Dr. Scalice, mediante el establecimiento del registro histórico sobre las traiciones del PCF estalinista, ha hecho un servicio a la clase obrera en Filipinas y a nivel internacional.

El WSWS hace un pedido a sus lectores para que envíen declaraciones en apoyo del Dr. Scalice y para que se opongan a las calumnias de Sisón y del PCF.

Lo que sigue es una transcripción editada de la conferencia. El vídeo puede verse aquí, y las diapositivas están disponibles para su descarga.

Me gustaría agradecer a la Universidad Tecnológica de Nanyang por facilitar esta serie de conferencias postdoctorales y por promover nuestra beca. Tanto la facultad como el personal de la NTU han sido un gran apoyo para mí y para mi trabajo aquí.

He sido investigador del Partido Comunista de Filipinas [PCF] durante los últimos diez años. En el transcurso de mi estudio, mi investigación se centró en un período de tiempo determinado, a partir de un conjunto de fuentes primarias notablemente rico y comparativamente no utilizado. Cuando inicié este proyecto, pensé, como varios académicos antes que yo, que escribiría una historia del PCF, desde su fundación hasta el presente, y que basaría mi trabajo en gran medida en relatos de entrevistas. En el proceso, descubrí que estaba recorriendo un camino que ya había sido recorrido por académicos anteriores. Sin embargo, encontré lo que se convirtió en el corazón de mi trabajo, cuando excavé en el registro escrito contemporáneo, que era voluminoso, y que abrió horizontes que antes eran desconocidos.

Video de la conferencia de Joseph Scalice

En el proceso, descubrí que no podía comenzar con la fundación del PCF, sino que tenía que ir antes, examinando en detalle por qué se separó del PKP, y el papel desempeñado por sus primeros miembros antes de la separación. Al mismo tiempo, descubrí que no podía continuar escribiendo hasta el presente. Había demasiado terreno que cubrir. Así, al final, mi beca se centró en cómo había dos partidos comunistas, que eran antitéticos entre sí, y cómo ambos tuvieron un papel que desempeñar en la imposición de la ley marcial en 1972.

El registro escrito es diverso: son folletos, volantes, panfletos, manifiestos y boletines. Muchos de ellos son efímeros de una sola hoja, que fueron producidos por diversas organizaciones en el amplio medio conocido como el Movimiento Democrático Nacional. He digitalizado casi 10.000 páginas de diversos archivos y he intentado, mediante un trabajo minucioso, reconstruir el día en que se escribió cada documento y luego situarlo en una narración más amplia, que he reconstruido sobre la base de la lectura del registro periodístico contemporáneo. Leí todos los números de ocho periódicos diferentes en el curso de seis o siete años, así como los semanarios. Por eso mi investigación tardó tanto en completarse.

Me complace ver que hay un interés tan abrumador en el tema que presento hoy: Primero como Tragedia, segundo como Farsa, Marcos, Duterte y los Partidos Comunistas de Filipinas. Sin embargo, un elemento del interés en esta conferencia proviene de una controversia que estalló la semana pasada, cuando el fundador del Partido Comunista de Filipinas, José María Sisón, conocido como Joma Sisón, comenzó a atacarme directamente a través de los medios de comunicación social.

En la semana del 18 al 25 de agosto, publicó imágenes manipuladas de mí, con una nariz y un pelo de payaso, un alfiler "I luv Trotsky" y un libro sobre la distorsión de la historia. También escribió que yo era "un anticomunista patológicamente rabioso y un agente de guerra psicológica de la CIA que se hacía pasar por un trotskista académico". Esto, me gustaría señalar, es difamatorio. No tiene pruebas para afirmar que soy un "agente de guerra psicológica de la CIA".

Continuó diciendo que "los trotskistas en el extranjer —como Joseph Scalice—y en Filipinas, han hecho intentos inútiles de culpar a las fuerzas democráticas legales, así como a las fuerzas revolucionarias, por el ascenso al poder y el actual régimen criminal del traidor régimen de Duterte, tiránico, genocida, saqueador y estafador".

El PCF dedicó una edición especial de su publicación insignia, Ang Bayan, que existe desde 1969, a atacarme. En una extensa entrevista, Sisón se refirió de nuevo a mí como un "agente pagado de la CIA", repitiendo la misma calumnia infundada.

La edición especial de Ang Bayan que se dedicó a atacar a Joseph Scalice

Declaró, "He estado al tanto de los rabiosos escritos anticomunistas y antiestalinistas de Scalice por bastante tiempo, mucho antes de ahora. Lo he ignorado, porque camaradas y amigos estadounidenses me han dicho que ya estaba bien expuesto como trotskista y como agente pagado de la CIA, pagado para centrarse en el Partido Comunista de Filipinas y mis escritos, y hacer una carrera de atacarme y tergiversarme".

Él continuó, y ciertamente no tengo intención de entrar en todo esto, pero leeré una cita más. "Scalice es un mentiroso y un incorregible agente anticomunista del imperialismo y la reacción. De hecho, es prácticamente un informante salvaje para el beneficio de los escuadrones de la muerte de Duterte".

Sisón no ha aportado ninguna prueba que corrobore ninguna de sus viciosas acusaciones contra mí. No ha hecho ningún intento serio de comprometerse con mi investigación. Es evidente que cree que puede descartar mi trabajo simplemente etiquetándome con un vocabulario de ad hominem calumniosos.

Ahora, me gustaría señalar que su intimidación, en las páginas de la edición especial de Ang Bayan, conlleva una amenaza muy real. El partido ha sido asociado por mucho tiempo con el asesinato de sus oponentes políticos, y el nombre "trotskista", en boca de un estalinista, es una amenaza de liquidación física. El registro de la historia en este punto es muy claro, tanto en Filipinas como en todo el mundo.

Sin embargo, no me dejaré intimidar por Sisón, ni tampoco seré incitado a comprometerme con él en su vulgar nivel político. Tengo la intención de seguir adelante con mi conferencia histórica.

Frente a su ataque, he recibido un gran apoyo de académicos y periodistas que han hecho declaraciones públicas en mi favor, y deseo expresar mi gratitud a los que han acudido en mi defensa. Es más, el World Socialist Web Site publicó una declaración en defensa de la libertad académica, la verdad histórica y mi estudio, y estoy agradecido por esta defensa también.

Antes de que estallara esta controversia, escribí una declaración pública en respuesta a los ataques violentos de la administración Duterte contra varios activistas asociados con el Movimiento Democrático Nacional, la amplia gama de organizaciones que siguen la línea política del Partido Comunista de Filipinas. Durante varias semanas, al menos dos figuras destacadas del movimiento Democrático Nacional habían sido brutalmente asesinadas. Quisiera leer la declaración que publiqué el 14 de agosto.

"Quienes conozcan mi obra también sabrán que mi trabajo histórico es muy crítico con el papel que desempeñan los dirigentes del Partido Comunista de Filipinas y de las diversas organizaciones afiliadas a su línea política.

"Por lo tanto, quisiera ser explícitamente claro en este punto: defiendo sin reservas al partido y a los asociados a él de los ataques perpetrados contra ellos por el Estado y por los grupos paramilitares y de vigilancia.

"El asesinato de Randall Echanis fue un ataque a las masas trabajadoras de Filipinas y marcó un dramático paso hacia el gobierno del estado policial.

"La defensa contra el peligro de la dictadura requiere la unidad de la clase obrera para sus propios intereses independientes.

"Mi oposición al PCF y a sus agrupaciones aliadas se basa en el hecho de que se han opuesto constantemente a la independencia política de la clase obrera y han buscado siempre subordinar sus intereses a la formación de una alianza con un sector de la élite gobernante. Fue esta perspectiva, el programa del estalinismo, la que llevó a la dirección del partido a abrazar a Duterte, facilitando su ascenso al poder y minimizando el peligro de una dictadura.

"Mi oposición a la dirección del partido y a su programa político es, por tanto, una defensa de los intereses de la clase obrera. Por la misma razón fundamental que me opongo al partido —defensa de la clase obrera— declaro públicamente mi defensa de los asociados al partido de los ataques del Estado y sus fuerzas paramilitares".

Ahora bien, ni Sisón ni nadie más asociado con el PCF han reconocido esta declaración, aunque un buen número de académicos y el público en general han respondido a ella muy calurosamente. Sisón afirma que soy un informante de los escuadrones de la muerte.

Sin duda, los escuadrones de la muerte de Duterte son una amenaza muy real. La guerra contra las drogas, a nivel nacional, comenzó cuando Duterte asumió el cargo.

Las víctimas de los escuadrones de la muerte son abrumadoramente pobres. Vienen de barrios pobres, son conductores de triciclos, vendedores de albóndigas, pequeños delincuentes sin cargos y son asesinados todas las noches. Hay asesinatos llevados a cabo por la policía sin orden judicial y, aún más, hay asesinatos llevados a cabo por organizaciones paramilitares y grupos de vigilantes.

El último recuento que he podido localizar del recuento oficial del gobierno de los asesinados por la policía en el marco de la guerra contra las drogas fue de 6.000. Sabemos, sin embargo, por los relatos regulares en la prensa que hay varias veces más que son asesinados por organizaciones paramilitares y grupos de vigilantes que por la policía. Las cifras son muy difíciles de evaluar con precisión en la actualidad. Podemos estimar el número total de víctimas utilizando las cifras oficiales de la policía filipina y aplicando a este número la proporción que sabemos que existe entre las víctimas de los escuadrones de la muerte paramilitares y las de la policía. Ese cálculo sugeriría que alrededor de 30.000 víctimas parece ser una estimación aproximada relativamente segura.

Creo que esto puede llevar la etiqueta de "genocidio", un genocidio contra los pobres en nombre de la guerra contra las drogas. Sin duda habrán visto en la prensa internacional que la guerra contra las drogas de Duterte es abrumadoramente popular entre la población filipina. Creo que cuando los futuros historiadores y sociólogos investiguen más a fondo estos acontecimientos llegarán a una narración mucho más complicada. Las mismas encuestas que encuentran alrededor del 80 por ciento de apoyo a la guerra contra las drogas, arrojan otra cifra que se cita muy raramente: 8 de cada 10 filipinos temen morir en la guerra contra las drogas.

Ahora bien, si usted fuera encuestado y admitiera que teme por su vida, ¿cree que afirmaría simultáneamente que se opone a la guerra contra las drogas? Creo que hacer una declaración pública de cualquier tipo en oposición a la guerra contra las drogas podría ser visto como una especie de sentencia de muerte. No creo que la guerra contra las drogas sea inmensamente popular.

Entre las afirmaciones que Sisón hizo en su ataque público contra mí fue que es "una mentira descarada" que el PCF apoyó el régimen de Duterte. Sisón escribió "sólo un trotskista puede interpretar las negociaciones de paz entre dos partes en guerra como apoyo a Duterte, y como traición al pueblo". Para que quede claro, ese no es mi argumento. No estoy atacando las negociaciones de paz, o afirmando que esta fue la forma en que el partido apoyó a Duterte. Como demostraré, su apoyo fue mucho más obvio y minucioso que eso.

Me gustaría destacar esta frase en la declaración de Sisón: "Es una mentira descarada que el PCF apoyó al régimen de Duterte en sus asesinatos extrajudiciales de gente pobre, durante dos años". Quiero que tenga en cuenta esta formulación cuando revise la evidencia histórica.

Lo que pretendía hacer en esta charla era centrarme, sobre todo, en un conjunto de instructivos paralelismos históricos con un período anterior, el período de 1969 a 1972, y el ascenso al poder de Ferdinand Marcos. Dado que Sisón ha afirmado explícitamente que es una mentira que el PCF apoyó el régimen de Duterte, creo que primero es necesario revisar con cierto detalle el registro contemporáneo.

Muchos de mis oyentes recordarán seguramente que el movimiento Democrático Nacional y el PCF estaban bastante entusiasmados con Duterte cuando asumió el cargo. Este apoyo entusiasta es ahora constantemente negado. Se nos dice que nunca ocurrió. Un comentarista en mi página de Facebook el otro día hizo un comentario que me pareció particularmente acertado. Dijo, "Se siente como si estuviéramos siendo engañados y manipulados". Creo que hay algo de verdad en la caracterización.

Antes de comenzar mi revisión de las pruebas, me gustaría hacer un punto más: no sé, ni me importa particularmente, quién es o no es miembro del Partido. Esta no es una información que yo conozca, y si lo fuera, no la revelaría. Más allá de los rostros públicos del Partido, no es información que yo posea.

Sin embargo, sabemos que existe un amplio movimiento de masas en Filipinas, que está organizado en varios grupos, la mayoría de los cuales comparten una perspectiva y orientación política común. No estoy alegando que estas organizaciones estén controladas secretamente por el Partido Comunista. No las estoy etiquetando de rojo. Estoy afirmando, más bien, que comparten con el partido una línea política común. Examinaré la naturaleza de esa línea política con bastante detalle, pero, en última instancia, consiste en la búsqueda de la sección progresista de la burguesía nacional y su alianza con ella.

El Movimiento Democrático Nacional no sólo ha tenido siempre esta orientación, que comparte con el PCF, sino que de alguna manera se ha aliado siempre con las mismas fuerzas que el partido ha identificado como progresistas.

¿Quién es Rodrigo Duterte? Duterte fue miembro del ala juvenil del Partido Comunista de Filipinas en los años 60. Fue, en los años 80, un miembro destacado de BAYAN, parte del Movimiento Democrático Nacional. Lo sabemos porque el propio Joma Sisón lo dijo. Duterte subió al poder en la ciudad sureña de Davao, donde rápidamente alcanzó la prominencia como una figura política particularmente viciosa: el jefe de los escuadrones de la muerte. Como resultado de su reputación, la entonces presidenta Gloria Macapagal Arroyo lo incorporó a su comisión anticrimen. Duterte se dirigió a la cumbre contra el delito en 2002, afirmando que "las ejecuciones sumarias de delincuentes siguen siendo la forma más eficaz de frenar el secuestro y las drogas ilícitas".

Me propongo señalar sólo unas pocas declaraciones de Duterte, que he seleccionado por el deseo de dejar claro que no hubo una transformación milagrosa de Duterte en una figura fascista en 2016. Su historial ya era muy claro.

El relator especial de la ONU que investiga los escuadrones de la muerte en Davao bajo el mando de Duterte declaró: "Nadie involucrado en los asesinatos de los vigilantes se cubre la cara". En otras palabras, estos actos tenían una sanción oficial. Todo el mundo lo sabía. Cientos de cadáveres, durante una década bajo el gobierno de Duterte, proporcionaron la sombría evidencia.

La respuesta del Movimiento Democrático Nacional no fue oponerse. Luz Ilagan, congresista de Gabriela, parte del Movimiento Democrático Nacional, en una declaración publicada en el Manila Times en 2009 evaluó el papel de Duterte como alcalde: "El alcalde merece nuestro apoyo. Aquellos que vienen de fuera de la ciudad no pueden apreciar lo que el alcalde ha hecho para mantener el orden que disfrutamos. La marca de liderazgo de Duterte nos ha mantenido a salvo y seguros".

Hay algo de verdad en esta declaración. Durante el mandato de Duterte como alcalde, las víctimas de los asesinatos de los vigilantes parapoliciales no procedían del Movimiento Democrático Nacional. No eran activistas. De hecho, ni siquiera el PCF ni el NEP fueron atacados. Los objetivos eran los pobres, los mismos que ahora sufren bajo su presidencia.

Grafiti del PCF celebrando a Pitao y Duterte

Avancemos rápidamente hasta el 2015. Duterte ha sido llevado a la escena nacional. Se ha convertido en lo que se conoce en Filipinas como alguien "presidencial". En enero de 2015, Duterte dio una conferencia de prensa, frente a una bandera a martillo y hoz que fue izada para él por el PCF-NEP, y anunció que si era elegido, aboliría el Congreso, privatizaría los bienes del Gobierno, incluida la seguridad social, y formaría un Gobierno de coalición con el PCF. Prometió que Joma Sisón sería nombrado jefe de la recién privatizada oficina de bienestar social. Sisón, el fundador del Partido Comunista, respondió en Facebook, "El alcalde Duterte debería convertirse en presidente".

Recuerda que es una mentira descarada que el PCF apoyó a Duterte.

25 de mayo de 2015: Durante una entrevista radiofónica, Duterte fue confrontado con un informe de Human Rights Watch de que más de 1.000 personas fueron asesinadas a finales de los 90 por los escuadrones de la muerte en esta ciudad. Respondió afirmando con orgullo que era el jefe de los escuadrones de la muerte, y luego hizo una declaración que se hizo famosa: "Si me convierto en presidente ese número se convertirá en 100.000". Alimentaré con los cadáveres a los peces de la bahía de Manila".

Tengo que decir que gran parte de la prensa y varias figuras políticas que deberían haber tratado esto como una admisión de asesinato en masa, una declaración política indignante y una advertencia explícita, respondieron afirmando que Duterte estaba bromeando. Si la estimación de 30.000 víctimas que propuse antes en esta conferencia es casi exacta, Duterte está tratando de cumplir su promesa.

Duterte dirigiéndose al velatorio de Leoncio Pitao

En julio de 2015, hubo un velatorio para uno de los líderes del brazo armado del PCF, el Nuevo Ejército Popular, un hombre llamado Leoncio Pitao, conocido como Ka Parago. El velatorio se realizó en Davao. No hubo intentos de ocultar el evento, no hubo preocupaciones por la seguridad. El PCF se reunió en una inmensa multitud para honrar a este "líder revolucionario". El escenario llevaba las pancartas del partido, "¡Viva el Frente Unido! ¡Viva el Partido Comunista de Filipinas!" En el centro del escenario están las imágenes de la hoz y el martillo y de la Rifle Armalite. Sin duda cantaron la Internacional, y luego la fiesta trajo a Rodrigo Duterte como su orador invitado. El jefe de los escuadrones de la muerte, que un mes antes había proclamado públicamente que supervisaría el asesinato de 100.000 personas, fue puesto en escena por el Partido Comunista para honrar a uno de sus líderes.

Recuerden: Es una mentira descarada que el PCF apoyó a Duterte.

El partido hizo grafitis en Davao promoviendo la lucha armada y conmemorando a Pitao. Junto al rostro de Pitao colocaron la imagen de Rodrigo Duterte.

En las elecciones de 2016, en su habitual forma volátil, Duterte hizo algo bastante inusual ya que se cerraba el plazo oficial para declarar su candidatura a presidente. Se echó atrás y anunció que no se presentaba a la presidencia. Un hombre poco importante, Martín Diño, fue elegido como candidato del partido de Duterte.

Buscando un candidato presidencial con el que aliarse, el Movimiento Democrático Nacional se aferró a Grace Poe, a quien habían apoyado para el Senado en 2013. La candidata a senadora de la Coalición Makabayan, Neri Colmenares, se presentó en su lista.

Luego, con un toque dramático, Duterte anunció que había decidido volver a la carrera. Diño renunció y Duterte comenzó a hacer campaña para la presidencia. Esto planteó un desafío al Movimiento Democrático Nacional, ya que ya se habían establecido lazos formales con Poe. Estaban obligados a hacer campaña con y para ella.

Los partidarios del Movimiento Democrático Nacional que hicieron campaña por Duterte en Mindanao

Sin embargo, en Mindanao y en todo el sur de Filipinas, Anakbayan, Anakpawis y sus organizaciones afiliadas no hicieron campaña por Poe, sino por Duterte. Los camiones de la campaña en toda la región llevaban carteles para Anakpawis, Neri Colmenares y Rodrigo Duterte.

En el centro de esto estaban las figuras asociadas con el Movimiento Democrático Nacional de Davao, en particular el representante de Anakpawis, Ayik Casilao. Las imágenes de él, tomadas de su propia página de Facebook, muestran a Anakpawis haciendo campaña en toda la región utilizando el saludo con el puño en alto que es la marca registrada de Duterte.

Los candidatos del Movimiento Democrático Nacional de Mindanao, Casilao y Carlos Zárate de Bayan Muna, firmaron una declaración pública en mayo de "pleno apoyo al presunto presidente electo Rodrigo Duterte".

Algunos representantes de Bayan Muna en Manila se sorprendieron por la rapidez con la que el Movimiento Democrático Nacional se movía para apoyar a Duterte después de haber hecho campaña por Poe. Sisón usó Facebook en mayo para criticarlos públicamente. Escribió: "No se puede solamente atacar a los capitalistas... Podemos colaborar con los capitalistas nacionalistas incluso mientras hablamos y persuadimos a los compradores... Nuestra luna de miel acaba de empezar. Estamos hablando con él. Él nos ha ofrecido posiciones".

Sisón pronunció un discurso particularmente vil el 10 de junio de 2016, en un discurso dirigido a los líderes juveniles reunidos, procedentes de una amplia gama de organizaciones. Afirmó: "Aunque es alcalde de la ciudad de Davao, Duterte ha reconocido y apreciado el papel de la mujer en la vida pública, ha creado instalaciones para mujeres y niños necesitados y ha demostrado su aborrecimiento de la violencia hacia las mujeres". Esta es una mentira asombrosa.

Duterte es conocido por hacer "chistes" de violación; chistes en el sentido de, haber visitado a hombres que llevaron a cabo una violación, acosándolos por no dejarlo ir primero. Él silba a las reporteras durante sus conferencias de prensa. Cuando el PCF finalmente tuvo una ruptura con Duterte, hizo un discurso en el que llamó a los militares a atacar a las mujeres del PCF disparándoles en la vagina.

Este no es un hombre que haya "demostrado su aborrecimiento de la violencia contra las mujeres".

Añadiría que Sisón no tiene mucha credibilidad cuando habla de la defensa de los derechos de la mujer. El partido mantuvo una política a lo largo de décadas de disciplinar a los cuadros femeninos si tenían relaciones sexuales prematrimoniales. Esto fue un intento por parte de la dirigencia de evitar alienar a algunos de sus aliados en la Iglesia Católica. Las mujeres fueron rutinariamente excluidas del liderazgo político dentro del partido.

Sisón continuó en su discurso del 10 de junio a los líderes juveniles:

"Lo que se vislumbra es una especie de Gobierno de coalición, entre el Partido y la administración de Duterte, que implica la participación del Partido Comunista en medio de otras fuerzas patrióticas y progresistas. Es un Gobierno de unidad nacional, paz y desarrollo. ... Por lo tanto, se plantea la cuestión de si la revolución democrática nacional puede ser completada en ausencia de una guerra popular. …".

No dio respuesta a la pregunta, pero sí propuso lo que precisamente sucedería con el Nuevo Ejército Popular en caso de un Gobierno de coalición con Duterte.

"Las unidades armadas revolucionarias pueden convertirse en guardianes del medio ambiente y de las industrias en condiciones de paz y desarrollo. La integración de las fuerzas armadas es permisible".

Muchos de los cuadros del Nuevo Ejército Popular que se han alzado en armas, creyendo que luchan por un mundo mejor, son jóvenes. Estos jóvenes se han convencido de que no hay otra solución a la extraordinaria pobreza del país. Muchos de ellos han sacrificado sus vidas.

Sisón declaraba que el ala armada del partido, incluyendo a los jóvenes idealistas y abnegados que se han unido a las filas, se transformaría en guardias de seguridad en la industria. Tengan en cuenta que Sisón propone que esta transición tenga lugar bajo la democracia nacional, no el socialismo. Se trata de empresas capitalistas privadas a las que el NEP se convertiría en guardias de seguridad. Sostuvo además que el cuadro del NEP podría integrarse en las Fuerzas Armadas de Filipinas, fuerza que ha sido responsable de la supresión, la tortura brutal y el asesinato del cuadro del partido durante décadas.

No pasó ningún tiempo bajo la recién elegida administración de Duterte antes de que el carácter de su presidencia se hiciera evidente. La Agencia France Presse escribió el 12 de junio: "La policía armada está deteniendo a niños llorones, borrachos desconcertados y hombres sin camisa por toda la capital filipina, en un bombardeo nocturno que está ofreciendo un sabor autoritario de la vida bajo el presidente entrante Rodrigo Duterte. Los padres de los niños, encontrados en la calle, de noche, solos, fueron encarcelados". En la primera semana de la nueva administración se acumuló un recuento de cuerpos. Los cadáveres de las víctimas estaban esparcidos por las calles junto a carteles de cartón ensangrentados, y las imágenes de la carnicería aparecían en las primeras páginas de la prensa filipina.

El Movimiento Democrático Nacional no se limitó a apoyar a Duterte. Respaldaron la guerra contra las drogas. Einstein Recedes, secretario general de Anakbayan escribió el 26 de junio: "Creemos que la guerra de Duterte contra las drogas peligrosas y el crimen es una bendición para los pobres".

Renate Reyes, secretaria general de Bayan, escribió el 4 de julio: "Para decirlo claramente, él es un aliado". Aunque admitió que Bayan tenía "diferencias" con Duterte, argumentó que "ser inmediatamente confrontado cada vez que el presidente decía algo desagradable durante el último mes habría debilitado la alianza". Apeló a sus lectores: "Al menos deberíamos darle una oportunidad".

Esa era la preocupación del Movimiento Democrático Nacional. Si advirtieran al público que Duterte estaba involucrado en una campaña de asesinatos masivos fascistas, debilitarían su alianza con el presidente.

Bayan produjo, para la inauguración de Duterte, una declaración: "La agenda de cien días del pueblo", que declaraba: "El pueblo filipino está entusiasmado con los pronunciamientos políticos nacionalistas y propopulares de Duterte".

Sisón y los negociadores de paz del Frente Democrático Nacional mostrando el puño característico de Duterte

Después del discurso de inauguración de Duterte, fueron recibidos en el palacio presidencial de Malacañang donde le presentaron la declaración y posaron para las fotografías levantando los puños junto con el presidente.

Sisón comenzó a terminar sus declaraciones declarando "¡Viva el presidente Duterte!"

Recuerde otra vez: Es una mentira descarada que el PCF apoyó a Duterte.

Duterte entregó su discurso sobre el estado de la nación. Fue un discurso incoherente y vulgar, de un tipo con el que desgraciadamente ya estamos familiarizados. Parte de su discurso fue dirigido directamente a los militares y a la policía. "Tengo que masacrar a estos idiotas que están destruyendo mi país", declaró. "Le dije a los militares que si veían a algún [criminal], le dispararan, aunque se rindiera con una bandera blanca, que es para la guerra no para los criminales. Dispárenles, no tengan piedad de ellos". Anakbayan declaró que el discurso de Duterte sobre el estado de la Nación fue un "soplo de aire fresco".

El 26 de junio de 2016, Ang Bayan, la publicación insignia del Partido Comunista de Filipinas, escribió: "El pueblo apoyará completamente las medidas que Duterte tome para eliminar y castigar a los sindicatos de la droga". Dos semanas después, el 7 de julio, Ang Bayan declaró: "El PCF acoge con satisfacción el llamamiento de Duterte a la cooperación con las fuerzas revolucionarias contra el narcotráfico generalizado". Luis Jalandoni declaró en Ang Bayan en agosto: "La relación entre el movimiento revolucionario y Duterte es excelente".

"El pueblo filipino está eufórico", Bayan, Agenda de los 100 días del pueblo, 29 de junio de 2016

Duterte pronunció un discurso ante las Fuerzas Armadas de Filipinas el 1 de julio en el que hizo un llamamiento al Nuevo Ejército Popular del PCF. "Usen sus tribunales canguro para matarlos [supuestos traficantes de drogas] para acelerar la solución de nuestro problema". El PCF respondió al día siguiente con una declaración titulada "Respuesta al llamamiento del presidente Duterte para la cooperación antidroga" que declaraba: "El partido acoge con beneplácito el llamado del presidente Duterte a la cooperación con las fuerzas revolucionarias contra el narcotráfico generalizado". El PCF declaró que "comparten la reprimenda del presidente Duterte por el tráfico de drogas ilegales".

Ya había transcurrido un mes y el número de cuerpos era de cientos. La policía disparaba a cualquiera que se resistiera al arresto, con explícita sanción presidencial. El PCF siguió el ejemplo. Su declaración continuaba: "El NEP está dispuesta a luchar contra cualquiera que se resista al arresto con violencia armada".

Sisón fue entrevistado en CNN al día siguiente y anunció a una audiencia internacional que el partido estaría reprimiendo violentamente a los supuestos traficantes de drogas. Al preguntársele cómo se concedería a los sospechosos el debido proceso en los tribunales del NEP, declaró que el "fiscal del pueblo" presentaría pruebas a primera vista en forma de declaraciones de testigos antes de que se llevara a cabo la "justicia revolucionaria".

El partido tiene una larga y sangrienta historia de "justicia revolucionaria" y "tribunales populares". En la década de 1980, el partido lanzó una serie de purgas internas dirigidas a sus propias filas, ya que perseguían lo que afirmaban que eran agentes militares de penetración profunda. Basándose en testimonios de "testigos", extraídos bajo tortura, el PCF asesinó a casi 1.000 de sus propios cuadros.

Recordemos de nuevo la afirmación de Sisón: "Es una mentira descarada que el PCF apoyó al régimen de Duterte". Espero que a estas alturas esté claro para usted lo que es, de hecho, una mentira descarada. Es una mentira descarada que el PCF no apoyó a Duterte.

Un gráfico que muestra a Sisón y Duterte bajo el título "Unidad". Sisón compartió repetidamente la imagen en su página de Facebook

Este apoyo y la retractación del apoyo, en el que las mentiras se utilizan para justificar el apoyo y posteriormente para encubrirlo, constituyen un patrón que forma un elemento crítico del comportamiento histórico del partido. Este es un punto que deseo establecer claramente. Toda la historia del partido ha sido falsificada por su dirección. Si de esta charla sólo se desprende una cosa, debe ser un llamamiento apasionado a la verdad histórica.

Me gustaría señalar un ejemplo más de cómo el partido y las organizaciones demócratas nacionales apoyan a Duterte. Me resulta particularmente desagradable.

En nombre del Kabataang Makabayan (KM), la Juventud Nacionalista, que era el ala juvenil del Partido Comunista en los días previos a la ley marcial, el Movimiento Democrático Nacional y el PCF concedieron el "Premio Gawad Supremo" a Rodrigo Duterte en honor a su nacionalismo.

El Premio Gawad Supremo, máximo galardón del Kabataang Makabayan, fue otorgado a dos personas y sólo a dos personas: Rodrigo Duterte y José María Sisón. Los jóvenes que se unieron al Kabataang Makabayan fueron en muchos sentidos las mejores capas de toda una generación. Eran abnegados, trabajaban sin cesar. A medida que trabajaba en la historia del período que condujo a la dictadura de Marcos, salí con una profunda admiración por estos jóvenes y su compromiso y dedicación. Al mismo tiempo, desarrollé una profunda oposición a lo que su liderazgo hizo con esta dedicación.

La concesión del Gawad Supremo a Rodrigo Duterte me parece una traición final. Los sacrificios de aquellos que lucharon contra la dictadura hace cincuenta años y todo su sufrimiento se convirtieron en una insignia de mérito de mal gusto para ser clavada en el pecho de un matón fascista con el fin de facilitar una alianza política.

Quiero volver a las cosas de la historia. ¿Qué fue el Kabataang Makabayan? ¿Cuáles son las raíces históricas de la alianza del partido con Duterte? ¿Hay paralelismos instructivos que puedan ayudarnos a entender el presente?

Mi relato comienza con el propio Joma Sisón. Los eventos que nos preocupan no comienzan con un individuo, y la historia involucrada es muy anterior a la de Sisón. Las raíces de nuestra historia comienzan con la fundación del Partido Komunista ng Pilipinas (PKP), un partido estalinista anterior. Explicaré precisamente lo que quiero decir con estalinismo en un momento. El PKP fue fundado en los años 30, estableció una gran ala campesina, supervisó una rebelión campesina, conocida como la Rebelión de Huk, que luchó contra la ocupación japonesa y posteriormente contra el nuevo Estado independiente, y pasó en gran medida a la clandestinidad en los años 50. No puedo cubrir esta historia aquí.

Quiero centrarme en mi conferencia de hoy en la historia de la escisión del PKP que llevó a la fundación del PCF y en cómo, argumento, ambos partidos facilitaron la imposición de la ley marcial. En el renacimiento del PKP fuera de su letargo en los años 50, en la escisión, en la fundación de un nuevo partido, ningún individuo desempeñó un papel más central que José María Sisón.

Los antecedentes de Sisón son particularmente instructivos. Venía de una de las familias más ricas del país. Su bisabuelo, Don Leandro Serrano, controlaba la mayor finca del norte de Luzón durante el último cuarto del siglo XIX. El mismo Sisón contó que su bisabuelo era dueño del 80 por ciento de su ciudad natal y de grandes trozos de otros cuatro municipios. Con las ganancias de la finca construyó "la mayor mansión de la provincia". Con 25 habitaciones se decía que tenía una superficie total de 5.000 metros cuadrados, excluyendo un comedor con capacidad para cientos de personas, una capilla y un almacén de cuatro niveles que era el más grande de la provincia". La descripción está tomada de las propias memorias de Sisón que fueron escritas en base a las entrevistas con él.

Don Gorgonio Sisón, el abuelo de Joma Sisón, se casó con una de las hijas de Don Leandro. Fue el último gobernadorcillo de Cabugao bajo el régimen colonial español. Se convirtió en el presidente municipal de la ciudad durante la breve vida de la República Filipina y logró mantener su posición bajo los americanos, convirtiéndose en el alcalde de Cabugao.

En 1921, la finca de la familia Sisón incluía vastas propiedades de tabaco trabajadas por un gran número de agricultores arrendatarios. La familia Sisón encarnaba el privilegio feudal con clientes campesinos y extensas tierras adyacentes y divididas por matrimonios mixtos. Estaba en el centro de un vasto nexo de conexiones familiares. Dos de sus tíos eran congresistas, uno era el arzobispo de Nueva Segovia, y su tío abuelo era el gobernador. Uno de sus otros tíos era el presidente de la Universidad de Filipinas, otro tío era el jefe de la Comisión de Elecciones (COMELEC). Los asientos delanteros de la misa dominical estaban reservados para su familia. Los campesinos venían cada día a la casa para entregar el alquiler de la tierra y pedir semillas, para hacer tareas domésticas en la casa y para pedir una consideración especial. Todo esto formó la psicología de Sisón.

Su madre, en una encantadora entrevista con Graphic Weekly en 1970, dijo que su hijo, al que llamaba Cheng, "solía dar órdenes a las criadas, más que cualquiera de mis otros hijos". Las criadas tenían que atenderlo constantemente. Nunca hacía las cosas por sí mismo. Incluso en el baño llamaba a los sirvientes para que le dieran su toalla, su ropa".

Este mundo de privilegios, sin embargo, estaba desapareciendo. La finca de Don Leandro se había basado en el arroz, el tabaco, el índigo y el maguey. Estos productos no se llevaron bien en el siglo XX. Mientras que el azúcar se convirtió en una mercancía de monocultivo de inmensa importancia mundial, el índigo y el maguey fueron reemplazados por tintes sintéticos y tejido sintético. El centro de la producción de arroz se trasladó en gran medida a la provincia de Nueva Écija. El tabaco llegó a dominar las explotaciones familiares y no pudo sostener su antigua riqueza.

Buscando apuntalar las propiedades familiares, el padre de Sisón, Salustiano, escribió una carta a su tío Vicente Mallari en 1949 pidiéndole que transmitiera al secretario de Interior que estaba interesado en convertirse en "un agente secreto" del gobierno. Esta carta se encuentra en la Universidad de Hawái en la colección del hermano de Sisón, Ramón Sisón. Él escribió:

"Me he enterado por fuentes fidedignas que el secretario Sotero Baluyut está empleando agentes secretos para el Departamento del Interior en el marco de la actual campaña contra los disidentes en Luzón Central y otras partes de Filipinas". Esto fue en referencia a la Rebelión de Huk. El padre de Sisón buscaba apuntalar las propiedades de la familia convirtiéndose en un agente secreto para suprimir la rebelión Huk.

La disminución de los medios financieros de la familia significaba que los horizontes de Sisón estaban algo circunscritos. Todavía era un niño privilegiado, pero él y sus hermanos perseguían una existencia menos feudal y más urbana con medios decididamente más limitados. Eran, en una palabra, pequeño burgués.

Los hermanos de Sisón se convirtieron en médico, dentista y tecnócrata en la administración de Marcos y el propio Sisón aspiraba a "convertirse en abogado, ir a Harvard y convertirse en un líder político". Realizó sus estudios de licenciatura y de posgrado en la Universidad de Filipinas, donde su tío, Vicente Sinco, fue presidente de la universidad. Sinco obtuvo fondos para su sobrino de la Agencia de Cooperación Internacional (ACI), la predecesora de la USAID.

Claro M. Recto

Fue en el curso de su carrera de posgrado cuando Sisón comenzó a desarrollar una perspectiva política, que se formó sobre todo con las ideas de Claro M. Recto.

Recto dio forma a las ideas de toda una capa social a finales de los 50 y principios de los 60 con sus discursos llamando al "capitalismo nacionalista". Se ocupaba de un problema fundamental que afectaba a la economía filipina, al igual que a las economías de los países de desarrollo capitalista tardío de todo el mundo. La economía filipina estaba dominada por el capital financiero internacional, sobre todo por los intereses comerciales de los Estados Unidos, y se configuraba de acuerdo con sus intereses. Recto articuló, de manera bastante elocuente, los intereses de los capitalistas filipinos.

Es representativo el discurso que Recto pronunció ante los Cavite Jaycees el 24 de febrero de 1957. Hizo un llamamiento a "la industrialización del país por los capitalistas filipinos, y no simplemente la prevención de la industrialización por los capitalistas extranjeros; la explotación de nuestros recursos naturales por los capitales filipinos; el desarrollo y el fortalecimiento del capitalismo filipino, no del capitalismo extranjero; el aumento de la renta nacional, pero sin permitir que vaya en su mayor parte en beneficio de los no filipinos".

Esta era la preocupación fundamental de Recto: el desarrollo del capitalismo filipino. Se tomaron medidas en este sentido a través de la política Filipinas Primero de la administración de García. Los privilegios del capital estadounidense en Filipinas habían sido consagrados legalmente por Washington en las leyes de su antigua colonia. Como resultado, los blancos de Filipinas Primero fueron, en su inmensa mayoría, la comunidad empresarial china. Fueron convertidos en chivos expiatorios y se les quitaron sus activos.

Al final no se resolvió ninguna de las cuestiones que Recto intentó abordar en el desarrollo del capitalismo filipino. Los jóvenes que fueron atraídos por la perspectiva de Recto comenzaron a reconocer que si la visión de Recto iba a ser alcanzada requería el ímpetu de un movimiento de masas detrás de ella. No bastaba con que siguiera siendo el programa de los capitalistas, tenía que convertirse en un programa adoptado por la amplia masa de la población.

En 1965, poco después de la fundación de Kabataang Makabayan (KM) y poco antes de que Sisón instruyera a KM para que apoyara a Ferdinand Marcos, Sisón pronunció un discurso frente a la embajada de los Estados Unidos en el que, según el Boletín de Manila, dijo a su audiencia: "Estamos del lado de los capitalistas filipinos". Esta era su perspectiva fundamental.

Elaboró esta perspectiva muy claramente en un discurso titulado "El nacionalista como activista político", que pronunció en 1966. Le dijo a su audiencia que la sociedad filipina estaba dividida en tres alas.

Bloque de cuatro clases (PCF, Drowing: Tulong sa Pagtuturo)

"En términos de tendencias de clase, intereses materiales e ideología, el ala izquierda estaría ocupada por la clase obrera y el campesinado. El ala media abarca tres estratos de la llamada clase media y estos tres estratos pueden describirse a su vez como izquierda, media y derecha dentro del ala media, el ala media izquierda está ocupada por la intelectualidad y los pequeños propietarios autosuficientes a los que podemos llamar la pequeña burguesía; el ala media, los empresarios nacionalistas, a los que podemos llamar la burguesía nacional o media; y el ala media derecha, los comerciantes que son en parte inversores en la industria local y que también son en parte compradores. La derecha está compuesta por las fuerzas antinacionalistas, como los compradores, los terratenientes y sus rabiosos agentes intelectuales y políticos".

¿Cuál es la tarea política del movimiento de masas? Sisón continuó:

"Para inclinar la balanza con el fin de aislar a la derecha compuesta por los enemigos del progreso y la democracia, es necesario por lo tanto que las fuerzas principales y masivas de los obreros y campesinos se unan con la intelectualidad, los pequeños propietarios y los artesanos independientes, se ganen a los empresarios nacionalistas y al menos, neutralicen las fuerzas medias de derecha. La unidad resultante es lo que llamamos unidad nacionalista o antiimperialista y antifeudal".

La tarea fundamental de los obreros y campesinos, la abrumadora mayoría de la población, no era luchar por sus propios intereses independientes, sino ganarse al "medio", la burguesía nacionalista.

Esto es algo difícil de vender. Lo que Sisón estaba promoviendo efectivamente era la economía de goteo. Aún no había recibido ese nombre, porque ésta no era aún la era de Reagan. La afirmación de Recto, sin embargo, y en las primeras articulaciones de Sisón tomó la misma forma, era que si se mejora el capitalismo filipino se mejorará la suerte en la vida de todos, incluyendo la clase obrera. Seamos honestos, decirle a un trabajador, "apoya a tu jefe, será bueno para ti", no es un lema efectivo sobre el cual construir un movimiento de masas.

La carrera de Sisón terminó y viajó a Indonesia. Fue facilitado en esto por un miembro del Partido Comunista Indonesio llamado Bakri Ilyas. En Indonesia, Sisón trabajó en estrecha colaboración con el gran Partai Komunis Indonesia (PKI) y durante su estancia de medio año en el país aprendió lo que yo llamo el programa del estalinismo. Permítanme explicarles con precisión lo que quiero decir con eso.

El estalinismo no es simplemente el mecanismo que creo que se asocia popularmente con el nombre, las farsas de juicio, las purgas, el culto al gran líder. Estas cosas son parte del estalinismo, pero son sus expresiones necesarias y no la esencia del asunto. El estalinismo es ante todo un programa político. Los registros históricos lo confirman con creces.

El estalinismo era un programa político que articulaba los intereses de las burocracias gobernantes, primero en Moscú y luego en Beijing. Estas capas sociales, de las cuales Stalin era el principal representante, llegaron a sentir que sus intereses estaban mejor servidos no por la promoción de la revolución socialista mundial sino por el desarrollo de la economía nacional de la URSS. Fue esta economía nacional la que financió y estabilizó sus privilegios. Al servicio de este fin, propusieron una línea política que era fundamentalmente antitética a todo el marxismo anterior, algo que Lenin nunca había soñado —el socialismo en un país. Argumentaban que se podía construir el socialismo dentro de las fronteras de un solo país.

La idea del marxismo era que el socialismo tenía que ser un paso más allá del capitalismo y por lo tanto tenía que construir sobre los más altos logros del capitalismo y que entre estos logros estaba la creación del mercado mundial. Por lo tanto, el socialismo sólo podía lograrse a escala mundial. Esta ya no era una perspectiva propuesta por los líderes de la Unión Soviética bajo Stalin. Este era el núcleo programático del estalinismo: el socialismo en un solo país.

No todo el Partido Comunista Soviético adoptó esta perspectiva. Stalin se opuso ferozmente a esto por lo que se conoció como la Oposición de Izquierda bajo el liderazgo de León Trotsky. En oposición a Stalin, Trotsky presentó el programa de la revolución permanente, que argumentaba que el socialismo sólo podía ser alcanzado por la clase obrera internacional que llevaba a cabo revoluciones socialistas en todo el mundo; no podía ser construido dentro de un solo país. La tarea política, por lo tanto, era organizar a los obreros y campesinos de todo el mundo en una lucha por el socialismo.

Los intereses internacionales del estalinismo, al servicio del programa del socialismo en un solo país, eran sobre todo asegurar los lazos comerciales y las relaciones diplomáticas con las potencias capitalistas. Necesitaba mercados para las mercancías, una fuente de suministros para crear la industria pesada, y estabilidad en sus fronteras. ¿Cómo podían asegurar tales cosas, qué peso podían aportar a las negociaciones?

El éxito de la Revolución Rusa y la herencia del marxismo, que el partido reivindicó como propia, dieron a Stalin y a la burocracia un inmenso capital político: el cuadro de los partidos comunistas de todo el mundo. Instruyeron a estos cuadros para que se aliaran con un sector de la clase capitalista. De esta manera podían negociar con la clase dominante de todo el mundo mediante el trueque con el apoyo de un movimiento de masas. Los estalinistas crearon la justificación teórica para apoyar a un sector de la clase capitalista rehabilitando una vieja teoría, originalmente propuesta por un oponente de los bolcheviques, los mencheviques —la idea de una revolución en dos etapas.

La teoría de dos etapas argumentaba que en los países de desarrollo capitalista tardío, como Filipinas, las tareas de la revolución no eran todavía socialistas. En primer lugar era necesario llevar a cabo medidas nacionales y democráticas, y entre ellas estaba la reforma agraria. Eran tareas inmensamente importantes. La teoría de las dos etapas argumentaba que era imposible intentar llevar a cabo medidas socialistas hasta que se hubieran completado estas tareas democráticas nacionales.

Por lo tanto, las tareas no eran todavía de carácter socialista sino capitalista, y como resultado, los estalinistas argumentaron que un sector de la clase capitalista desempeñaría necesariamente un papel progresista —estos estratos a los que se referían como "el sector progresista de la burguesía nacional".

Este era entonces el programa fundamental del estalinismo: el socialismo en un país, una revolución en dos etapas y el bloque de cuatro clases, que requería una alianza con la clase capitalista.

Trotsky y la Oposición de Izquierda, que se organizó en la Cuarta Internacional, se opusieron a este programa y argumentaron que en los países de desarrollo capitalista tardío la clase capitalista era fundamentalmente incapaz de llevar a cabo medidas nacionales y democráticas.

Los capitalistas de Filipinas, por ejemplo, no llevarían a cabo la reforma agraria porque no son una clase separada de los terratenientes. De hecho, todos los grandes capitalistas son también la élite terrateniente. Si se examina la historia de las alianzas del PCF en los últimos 50 años, muchos de sus aliados han sido los representantes de los barones del azúcar. Estas no son fuerzas con ningún interés en llevar a cabo la reforma agraria. Las tareas de la revolución democrática nacional, argumentaba Trotsky, sólo podían ser llevadas a cabo por los trabajadores, dirigiendo al campesinado, para sus propios intereses independientes, y esto requería que adoptaran un programa socialista.

Habiendo expuesto lo que quiero decir con el programa del estalinismo, me gustaría explorar cuál fue su expresión política en los años 60 y principios de los 70.

Sisón se dirigió a una audiencia de jóvenes a principios de 1967, citando extensamente a Mao. Mao había declarado:

"Algunos no entienden por qué, lejos de temer al capitalismo, los comunistas deben abogar por su desarrollo en determinadas condiciones. Nuestra respuesta es simple. La sustitución de un cierto grado de desarrollo capitalista por la opresión del imperialismo extranjero y el feudalismo nacional no es sólo un avance sino un proceso inevitable. Beneficia tanto al proletariado como a la burguesía, y a la primera quizás más".

Nótese que Mao dice que el capitalismo es de hecho mejor para el proletariado que para la burguesía. El estalinismo había suministrado los argumentos de Recto con el disfraz del marxismo. La cita de Sisón de Mao continuó:

"No es el capitalismo doméstico, sino el imperialismo extranjero y el feudalismo doméstico lo que es superfluo en la China de hoy, de hecho, tenemos muy poco capitalismo".

Sisón elaboró esta perspectiva: "Es un principio básico del marxismo que las condiciones democrático-burguesas deben existir primero antes de que se pueda construir una sociedad socialista. Lo que necesitamos hoy en Filipinas es una unidad nacional consciente lo suficientemente fuerte como para afirmar nuestra propia soberanía y lograr la democracia filipina antes de que estemos divididos en la cuestión del socialismo".

Esta era la esencia del asunto. Según Sisón, la perspectiva del socialismo para Filipinas era que todavía no era el momento para el socialismo. Era necesario encontrar a los capitalistas progresistas y aliarse con ellos.

El primer representante progresista de la burguesía nacional respaldado por el partido durante la época de Sisón en la dirección del PKP fue el presidente Diosdado Macapagal.

En 1962, a su regreso de Indonesia, Sisón fue incorporado a un comité ejecutivo del PKP de cinco miembros recién formado. Entre los demás miembros del comité estaba el líder sindical Ignacio Lacsina. Trabajando a través de los documentos confidenciales de la embajada de los EE.UU., descubrí que Lacsina no sólo era miembro del comité ejecutivo del partido, sino que también era un informante habitual de un representante de la CIA alojado en la embajada de los EE.UU. Lacsina se reunía regularmente con el encargado de la embajada para informarle de los acontecimientos dentro del partido.

Uno de los acontecimientos más notables en los años 60 fue la fundación de un Partido de los Trabajadores conocido como Lapiang Manggagawa (LM). Era un órgano independiente de trabajadores formado a partir de la fusión de los principales sindicatos en un partido político que se fundó en enero de 1963. Tal cosa nunca había existido antes. Lacsina recibió el puesto más poderoso del LM, el de secretario general, mientras que Sisón ocupaba el cargo de vicepresidente de Propaganda, cargo que le hacía responsable de todas las declaraciones públicas del partido.

En siete meses Sisón y Lacsina habían fusionado el partido de los trabajadores independientes con el Partido Liberal (LP) de la presidenta Macapagal. Macapagal estaba estableciendo lazos de amistad con Sukarno en Indonesia y tanto el PKI como el PKP vieron esto como un paso hacia el no alineamiento geopolítico. Este fue su motivo para proclamarlo representante progresista de la burguesía nacional.

Huelga portuaria de 1963

Sisón y Lacsina organizaron la fusión de la LM con la LP durante la brutal supresión por parte del Gobierno de algunos de los más agudos disturbios laborales en la historia del país. En 1963, 3.000 estibadores del puerto de Manila se declararon en huelga. La huelga duró 169 días, cerrando el principal puerto del país. El comercio se detuvo. Los trabajadores fueron asesinados en el piquete por tropas gubernamentales y rompehuelgas. Algunos trabajadores murieron de desnutrición porque ninguno de ellos recibió el pago de la huelga. A mediados de agosto, las estimaciones oficiales situaron las pérdidas comerciales de la huelga portuaria en más de mil millones de pesos a falta de más de un mes.

El puerto estaba directamente controlado por el Gobierno. Los trabajadores estaban haciendo piquetes y huelgas contra el régimen de Macapagal, no contra una empresa privada. El 6 de agosto de 1963, cuando Macapagal concluyó la cumbre de Manila con Sukarno, Joma Sisón e Ignacio Lacsina supervisaron la fusión del Lapiang Manggagawa con el Partido Liberal.

Un documento firmado tanto por el LM como por el LP declaraba,

"Consciente de las reformas sociales y nacionales trascendentales que se están llevando a cabo enérgicamente bajo el liderazgo del presidente Diosdado Macapagal;

"Creyendo que nada menos que la unidad de todas las fuerzas para el cambio democrático puede asegurar el éxito de estas reformas...

"Dándose cuenta de que las fuerzas que se oponen a los programas de reforma se han unido bajo la bandera del Partido Nacionalista; ... acuerdan unir los partidos con efecto inmediato...".

Esta fue la lógica que presentaron a la clase obrera: Macapagal estaba llevando a cabo reformas y las fuerzas opuestas a la reforma se habían unido en el rival político del LP, el Partido Nacionalista. Sobre esta base, Sisón y Lacsina fusionaron el partido obrero independiente con el LP de Macapagal.

Los trabajadores portuarios ya estaban en huelga, y lo habían estado durante dos meses, cuando se firmó el documento de fusión. Lacsina había anunciado públicamente que tenía la intención de convocar una huelga general de la LM en apoyo de los trabajadores del puerto. Aprovechó esta amenaza para negociar con Macapagal y luego canceló la huelga general antes de que pudiera comenzar, abandonando a los trabajadores portuarios.

A principios de septiembre, mientras la huelga de los trabajadores portuarios seguía su curso, los trabajadores de Aerolínea Filipinas se declararon en huelga y cerraron casi todos los viajes nacionales en el país. Macapagal desplegó la policía filipina y el 8 de septiembre acribillaron a bayonetazos a los trabajadores en los piquetes. Dudo que una sola persona de esta reunión supiera que estos hechos habían tenido lugar. Han sido borrados de la historia porque los responsables de la dirección de las organizaciones de trabajadores los traicionaron.

¿Qué estaba haciendo Sisón en ese momento? Estaba escribiendo el Manual del programa de Reforma Agraria de Macapagal. La reforma agraria de la administración de Macapagal había sido escrita por un hombre llamado Wolf Ladejinsky de la Fundación Ford. Su función era transformar a los aparceros en inquilinos que pagaran el alquiler en efectivo. Los campesinos que fueron entrevistados más tarde en los años 60 declararon que esta transformación había empeorado sus vidas.

Sabemos que Sisón escribió este manual para la LM, porque lo ha incluido como una de sus publicaciones en la bibliografía de sus escritos en su sitio web personal. El frontispicio del libro de Sisón llevaba una foto sonriente de Macapagal y una inscripción que decía " Para el presidente Macapagal, por su incesante lucha para emancipar al campesino filipino". Sisón les dijo a sus lectores:

"El presidente Diosdado Macapagal cree que el problema de la tierra no puede resolverse simplemente regulando la tenencia de acciones y/o coaccionando a un campesino inquieto con guardias civiles y operaciones militares.

"En el Código de Reforma Agraria, la solución básica al problema básico está prevista: La tenencia compartida debe ser totalmente abolida y en su lugar se debe instituir la propiedad-cultivo. Para lograr este objetivo principal, el Código ofrece una panoplia completa de organismos de aplicación de la reforma agraria cuyas funciones y operaciones se revelan en este manual".

La sociedad y la revolución filipinas

Eso es lo que Joma Sisón escribió en 1963. Siete años después, escribió Sociedad y Revolución Filipina, que se convirtió en la obra más importante del Partido Comunista de Filipinas. Esto es lo que tenía que decir sobre el Código de Reforma Agraria del que había sido el principal promotor en 1963:

"Para hacerse parecer más progresista y estafar al campesinado, el régimen títere de Macapagal promulgó el Código de Reforma Agraria. Como todas las leyes anteriores de reforma agraria, el código no sirve para nada cuando se despoja de sus brillantes generalidades y cuando se exponen las disposiciones favorables a los terratenientes. Después de algunos proyectos simbólicos de reforma agraria, la bancarrota del código se hace evidente...".

La reforma agraria de Macapagal fue "una colección rimbombante de palabras para cubrir las repetidas mentiras de la clase terrateniente".

Eso fue en 1970. Recordemos de nuevo el esquema: el partido apoya a Duterte; el partido declara que es una "mentira descarada" que ellos apoyaron a Duterte. Sisón escribió el manual de la reforma agraria de Macapagal; Sisón declaró que la reforma agraria de Macapagal promovía los intereses de los terratenientes y estafaba al campesinado. Mentiras sobre las mentiras.

Macapagal demostró tener una utilidad limitada y se volvió contra Sukarno en 1964. Joma Sisón supervisó el cambio en las organizaciones del frente del partido de su apoyo a Macapagal a su apoyo a Marcos. El partido dio instrucciones a los trabajadores, campesinos y jóvenes para que apoyaran a Marcos en la afirmación de que Marcos mantendría a Filipinas fuera de la guerra de Estados Unidos en Vietnam.

Ferdinand Marcos

Lyndon Johnson se acercó a Macapagal en 1964 pidiendo a Filipinas que desplegara tropas en Vietnam en previsión de un aumento del despliegue de los Estados Unidos en el país. Es históricamente digno de mención que este llamamiento se hizo antes del incidente del Golfo de Tonkín. Macapagal prometió enviar tropas y envió un proyecto de ley a la legislatura. El entonces presidente del Senado Ferdinand Marcos atacó a Macapagal, acusando al presidente de intentar implementar una dictadura.

Basándose en la afirmación de que Marcos mantendría las tropas fuera de Vietnam, Sisón pronunció una serie de discursos en apoyo del Partido Nacionalista, y para noviembre de 1965 había dado instrucciones a MASAKA, la organización campesina, Lapiang Manggagawa, la organización de trabajadores, y Kabataang Makabayan, la recién fundada organización juvenil, para que apoyaran a Ferdinand Marcos.

Una semana después de que Marcos fuera elegido, en una entrevista con Stanley Karnow del Washington Post, declaró que desplegaría tropas filipinas en Vietnam.

El Kabataang Makabayan había sido fundado un año antes de que se le ordenara apoyar a Marcos. En su discurso al Congreso Fundador, Joma Sisón dijo a su audiencia, en una retórica que ya debería sonar familiar:

"Del lado del imperialismo están los compradores y los grandes terratenientes. Del lado de la democracia nacional están la burguesía nacional, compuesta por empresarios y comerciantes filipinos; la pequeña burguesía, compuesta por pequeños propietarios, estudiantes, intelectuales y profesionales; y las amplias masas de nuestro pueblo, compuestas por la clase obrera y el campesinado a los que pertenece la gran mayoría de la juventud filipina de hoy".

El ala juvenil militante del PKP se fundó en la perspectiva del bloque de cuatro clases y una alianza con la clase capitalista.

Cuando Ferdinand Marcos asumió el cargo a principios de 1965, y como resultado de las circunstancias mundiales y no de los acontecimientos nacionales, se avecinaba una inmensa crisis social. Marshall Wright, del Consejo de Seguridad Nacional de EE.UU., envió un memorándum confidencial al Asesor de Seguridad Nacional Walter Rostow, en el que decía:

"Sería casi imposible sobreestimar la gravedad de los problemas con los que nuestro próximo embajador en Manila debe lidiar. Se ha convertido en algo habitual para las personas conocedoras de Filipinas predecir una gran agitación social en un futuro próximo. Se habla mucho de que el actual presidente será el último jefe ejecutivo filipino elegido popularmente. Muchos funcionarios estadounidenses de alto nivel consideran que Filipinas es la amenaza más grave y sombría a la que nos enfrentamos en Asia".

Suharto, Marcos y Pinochet

Una explosión social era inminente. La respuesta de la clase dirigente de todo el mundo fue un giro hacia formas de gobierno autoritarias. Hay más que sombras del presente contenidas aquí. Nos enfrentamos a una crisis social y a la creciente marea del autoritarismo mundial: Suharto, Marcos, Pinochet. Al igual que la clase capitalista en todo el mundo, la élite gobernante en Filipinas sintió que su posición de clase estaba en peligro. Toda la élite gobernante, y no sólo Marcos, buscó la solución a este peligro en las formas dictatoriales de gobierno. Apenas había un individuo entre ellos que estuviera decidido a defender la democracia.

La arquitectura para el Gobierno del estado policial en Filipinas había sido escrita por el imperialismo estadounidense, que introdujo la ley marcial en la constitución de su antigua colonia y excluyó el juicio por jurado. Numerosos presidentes anteriores, entre ellos Macapagal y García y Quirino, habían indicado que emplearían estas cláusulas y declararían la ley marcial.

¿Por qué Marcos tuvo éxito donde ellos habían fracasado? Su éxito se basó en un contexto de crisis social que llevó al aumento del autoritarismo mundial y en el sentimiento universal de la élite de que ya no podían permitirse los adornos de la democracia. Si se me permite una analogía: la implantación de la dictadura de Ferdinand Marcos fue como un juego de sillas musicales o, como lo llamamos en Filipinas, un viaje a Jerusalén. Toda la élite gobernante se dedicaba a un juego que giraba en torno al Malacañang, sabiendo que cuando la música cesara, cuando se impusiera la ley marcial, quien se sentara en el palacio presidencial sería un dictador.

Fue en este contexto en el que la división chino-soviética se desarrolló a lo largo de Filipinas. Una de las acusaciones más condenatorias del estalinismo es el hecho de que las vastas economías de China y la URSS nunca se fusionaron. El programa de "socialismo en un solo país", sostengo, siempre fue una traición al marxismo, pero se podría argumentar que tenía una cierta lógica: sólo había un país en el que construir el socialismo. Pero después de 1949 había varios países, cada uno de ellos comprometido a construir el "socialismo en un solo país", cada uno con sus propios intereses nacionales. Esos intereses nacionales divergían inevitablemente, y esa divergencia se convirtió en un conflicto fraternal, y ese conflicto en una disputa armada, y dividió al comunismo en todo el mundo.

La Unión Soviética, situada detrás de la zona de amortiguación de Europa oriental y sobre una base industrial bastante estable, pudo articular un programa de coexistencia pacífica con Washington, y mantuvo vínculos con dictadores de todo el mundo como medio de estabilizar sus relaciones diplomáticas y comerciales. Cuando Suharto supervisó el aplastamiento del PCI, asesinando a más de un millón de comunistas, obreros y campesinos indonesios, y tomó el poder, el ejército indonesio había estado operando, hasta cierto punto, con armas que le habían sido vendidas por la Unión Soviética. Tras la matanza, Moscú estableció lazos de amistad con Suharto.

Beijing, mientras tanto, se enfrentó a Taiwán, Japón, la guerra de EE.UU. en Vietnam y una economía dramáticamente subdesarrollada. En un intento por difundir la amenaza del imperialismo estadounidense desde sus fronteras en 1965, Lin Biao planteó la línea de la "guerra popular prolongada": movimientos armados de guerrilla en todo el campo del mundo. Esto seguía sirviendo al programa de apoyo al sector progresista de la burguesía nacional, pero no a los dictadores gobernantes. Era para, como me gusta llamarlos, los suplentes conspiradores en el drama de la dictadura: aquellas fuerzas en Filipinas como Ninoy Aquino, que buscaban desplazar a Marcos, pero no lo hicieron, al final, en defensa de la democracia. Lo hicieron para asegurarse de que ellos mismos estarían en la posición de poder.

El movimiento armado del PCF, y la fuerza de persuasión que su retórica radical le dio sobre la crisis social, fue puesta al servicio de estas capas, las capas conspiradoras de la burguesía nacional.

No tengo tiempo para elaborar adecuadamente la manera en que esto se desarrolló, pero me gustaría hacer algunos puntos.

El PKP, orientado a Moscú, tomó posiciones asalariadas en la administración de Marcos en 1966. Facilitaron secretamente sus negociaciones con Moscú, que no pudo llevar a cabo democráticamente porque se vio obstaculizado por ciertas cláusulas reaccionarias de la legislación filipina que le prohibían interactuar con los países comunistas.

La revolución de hoy: democracia

El PKP hizo que los miembros de su periferia escribieran la justificación de la ley marcial de Ferdinand Marcos, un libro titulado La revolución de hoy: La democracia. Fue escrito por Adrián Cristóbal, que estaba en la periferia del Partido Comunista, y declaraba: "A Lenin le debemos la afirmación de que no puede haber revolución sin una teoría revolucionaria. ... Lenin concebía la revolución en dos pasos: primero el burgués, luego el proletario".

El argumento de una revolución en dos etapas no era el de Lenin, sino el de Stalin, pero lo que es aún más sorprendente es que era la voz de Ferdinand Marcos. El PKP escribió la justificación de la ley marcial, pretendiendo que Lenin había planteado la perspectiva de Stalin y luego puso estas líneas en boca del aspirante a ser dictador. ¡Qué acto tan extraordinario!

Jesús Lava, durante mucho tiempo jefe del partido, proclamó que el libro de Marcos era "un brillante análisis de los males de la sociedad filipina".

Cuando Marcos impuso la ley marcial en 1972, una sección del PKP se separó e intentó, mediante la lucha armada, oponerse al apoyo del partido al régimen. Estas capas habían esperado demasiado tiempo para separarse del partido, un punto que elaboro con gran detalle en mi disertación. El PKP, sin embargo, no podía entrar en el gabinete de Ferdinand Marcos si había una sección de las filas que se oponía a la ley marcial. Y así, denunciando a sus oponentes como trotskistas —un lenguaje que los estalinistas usan para asesinar a sus oponentes— asesinaron y ejecutaron a sus bases insubordinadas. Las estimaciones son difíciles de conseguir, pero entre 60 y 70 de los cuadros del PKP fueron asesinados por los líderes del PKP para que pudieran apoyar la dictadura militar. Aunque las cifras no están claras, se puede decir que el PKP mató a más comunistas que la administración de Marcos.

El PKP justificó su apoyo al dictador alegando que estaba usando la ley marcial para crear rápidamente las condiciones para el funcionamiento del capitalismo nativo. En su Sexto Congreso del Partido, celebrado a principios de 1973, el PKP escribió:

"Filipinas es un país neocolonial de desarrollo capitalista dinámico. Su economía está en su mayor parte atrasada y deformada por el saqueo colonial. ... Bajo la hegemonía del capital financiero, encabezado por el imperialismo estadounidense, Filipinas se está transformando enérgicamente de un país predominantemente feudal a una economía capitalista moderna. Hoy en día, está experimentando un ritmo tremendamente rápido de acumulación capitalista a través de la instrumentalización de la dictadura de la ley marcial".

Ahora, si no lo sabías, eso no suena como un respaldo de un Partido Comunista: el capital financiero internacional está desarrollando el capitalismo a través de la dictadura de la ley marcial. Esta formulación expresaba de hecho la orientación de clase del PKP y sirvió como el respaldo a la dictadura que publicaron en su Sexto Congreso. Cada miembro del partido fue obligado, tras el congreso, a volver a suscribirse al partido para seguir siendo miembro. Si uno iba a ser miembro del PKP, estaba obligado a firmar esta resolución política de apoyo al dictador.

Los líderes del PKP cometieron un tremendo crimen político. Entraron en la administración de la dictadura de la ley marcial. Tomaron posiciones en Asuntos Exteriores, el Ministerio de Trabajo y la inteligencia militar, donde fueron responsables de aplastar a sus rivales, los maoístas. Muchos de ellos siguen vivos, algunos de ellos están en posiciones prominentes.

El PCF, mientras tanto, se orientó a los sectores conspiradores de la oposición burguesa. El partido dominó el vasto movimiento de masas de la época, y usando la retórica de la Revolución Cultural y la guerra popular prolongada, pudieron canalizar este malestar detrás de sus aliados burgueses.

Sobre todo, el PCF se alió con Ninoy Aquino, descendiente de una dinastía política líder que estaba en el centro de un vasto conjunto de intereses azucareros. Aquino había facilitado el establecimiento de relaciones entre Sisón y el jefe de un movimiento armado local, que se basaba en la hacienda azucarera de Aquino, un hombre conocido como el comandante Dante. La reunión entre Sisón y Dante fue fundamental para la creación del Nuevo Ejército Popular.

Este punto de mi disertación ha sido sacado de contexto por ciertos apologistas de Duterte, que se aferran a las relaciones de Aquino con el PCF para argumentar que Marcos estaba de alguna manera justificado en la imposición de la dictadura. Ellos deliberadamente dejan fuera el hecho central de que Marcos tenía el apoyo total de su propio Partido Comunista que ayudó en la implementación de la dictadura.

Aquino no se oponía a la ley marcial. Un memorándum de la Embajada de EE.UU., el 12 de septiembre de 1972, que resume una reunión entre Aquino y los funcionarios políticos de la Embajada, dice:

"Aquino cree que la ley marcial es el medio más probable que Marcos usará para mantenerse en el poder. Aquino dijo que apoyaría a Marcos si éste es el camino que adopta. Dado que el orden público y la situación económica se están deteriorando tan rápidamente, en opinión de Aquino, el bien del país requiere medidas firmes por parte del Gobierno Central. La creciente amenaza de los disidentes, el empeoramiento del problema del orden público... fueron citados por Aquino como razones por las que se necesita una acción más fuerte del gobierno central. Tal acción significa la ley marcial. Si fuera presidente, Aquino indicó que no dudaría en tomar una acción tan fuerte y, por ejemplo, ejecutaría a varios funcionarios corruptos en el Parque Luneta en Manila como una lección para otros funcionarios de que hablaba en serio".

Aquino no era una figura democrática. Representaba plenamente a las capas sociales con las que el PCF se había aliado, y a las que promovían como oponentes del "fascismo". Al final no importaba quién ganara: Marcos y el PKP o Aquino y el PCF. A pesar de todo, la clase obrera filipina se enfrentaba a la dictadura.

Cuando finalmente se impuso la dictadura, Sisón la aclamó como buena para la revolución, ya que afirmó que "la represión engendra resistencia". Esta ha sido siempre la línea del partido: cuanto peor se pone el "fascismo", mejor es para construir la oposición. Esta es una falsedad fundamental. Los trabajadores tienen todo en juego en la defensa de la democracia. Es el aire que respiran para el desarrollo de un movimiento político.

Sisón no se limitó a repetir que la represión haría crecer la revolución. También insistió, dos semanas después de la imposición de la dictadura militar en el país, el 1 de octubre de 1972, en que el partido debía encontrar y aliarse con los sectores progresistas de la burguesía nacional:

"El partido debe ganarse a los miembros de la burguesía nacional, tanto en las ciudades como en el campo, para dar apoyo político y material al movimiento revolucionario. Ya que no se puede esperar que ellos mismos se levanten en armas contra el enemigo...".

El partido no esperaba que estos capitalistas progresistas llevaran armas. Esa era la tarea de los trabajadores, los campesinos y los jóvenes. Estas eran las fuerzas que el partido esperaba que trabajaran, sufrieran y murieran.

"... pueden extender al movimiento revolucionario apoyo en efectivo o en especie...". Se esperaba que los capitalistas dieran dinero al partido, para financiarlo. Y a cambio, Sisón continuó: "El partido debe proteger sus intereses legítimos...".

Esta fue la respuesta de Sisón a la ley marcial: era buena para la revolución; los trabajadores tomaban las armas; los capitalistas daban dinero al partido; el partido instruía a los trabajadores armados para defender los intereses de los capitalistas.

Mao besa la mano de Imelda Marcos

Mao, mientras tanto, tomó un camino muy diferente. Ante la amenaza de una posible invasión soviética tras el aplastamiento de la Primavera de Praga y la declaración de la doctrina Brézhnev de que la Unión Soviética interferiría en los asuntos de cualquier país socialista que amenazara los intereses soviéticos, Mao aplastó la Revolución Cultural, condenó al ostracismo a Lin Biao, se acercó a Kissinger y Nixon y estableció vínculos con el imperialismo estadounidense, con Washington.

Mao se dirigió entonces a países de todo el mundo y, al igual que la Unión Soviética, estableció relaciones con dictadores. Abrazó a Marcos y a Pinochet. Salvador Allende estaba ligado al Partido Comunista de Chile, que estaba orientado a Moscú, y cuando Pinochet aplastó al Partido Comunista y a la clase obrera chilena, el Partido Comunista de China dio inmediatamente la bienvenida a Pinochet.

Marcos utilizó la ley marcial para llevar a cabo la represión de la población trabajadora a escala industrial, aplastando el malestar social de la época. Cuando Marcos visitó Beijing para establecer relaciones comerciales y diplomáticas con la República Popular China, Mao emitió una declaración pública en la que afirmaba que el PCC no se inmiscuiría en los "asuntos internos" de Filipinas.

Sisón proclamó que la apertura de relaciones de Mao con Marcos era una "victoria diplomática para la República Popular China y una victoria para la lucha revolucionaria filipina". La palabra "mentiras" es inadecuada para encapsular este argumento.

Es imposible defender los derechos humanos, no sólo dentro de estas organizaciones, sino sobre la base de su línea política. El PCF y sus organizaciones aliadas no representan una fuerza de defensa de la democracia. Ese es mi resumen histórico.

El partido fue responsable de purgas dentro de sus propias filas que mataron a 1.000 de sus propios miembros. También reclutó niños soldados, produciendo cómics y cartillas de lectura, para poder reclutar a niños de tan sólo diez y once años al Nuevo Ejército Popular a finales de los 70 y principios de los 80.

Los interesados en la defensa de los derechos humanos deben buscar en otra parte. No es que no defienda los derechos humanos del PCF y sus organizaciones del frente. Leí mi defensa explícita de ellos contra la violencia del Estado al principio de esta conferencia. Lo que quiero decir es otra cosa. Si usted está interesado en defender la democracia, prevenir el surgimiento de la dictadura y defender los derechos humanos, estas no son las fuerzas sociales que debería buscar.

Mi último llamamiento es a todos los académicos y al público en general que han escuchado esta conferencia. La retórica de Sisón y compañía, con su afirmación descarada de "mentiras descaradas", sus vulgaridades violentas —me dijo que debería "revolcarme en mi propia saliva" y su circulación de imágenes manipuladas— son las tácticas de la extrema derecha. El lenguaje del PCF es indistinguible del de los partidarios de Diehard Duterte, el DDS, en Facebook. Podrías hacer una pequeña prueba en línea, "¿Quién lo dijo?": Joma Sisón o un trol DDS?" Te costaría mucho trabajo notar la diferencia.

El PCF no tiene interés en defender la verdad histórica. Me gustaría concluir citando lo que Trotsky dijo sobre los estalinistas en este sentido. "Con cada zig y zag se ven obligados a renovar la historia una y otra vez".

Los estalinistas se aliaron con Macapagal, pero luego declararon que era reaccionario y enterraron la evidencia de haberle apoyado alguna vez. Se aliaron con Marcos, pero luego, por supuesto, él era reaccionario. Este patrón se ha repetido una y otra vez. Se aliaron con Cory Aquino, pero entonces ella era reaccionaria. Se aliaron con Duterte, pero ahora lo declaran fascista, y me denuncian como un "agente pagado de la CIA" por sacar a relucir la evidencia de su propia historia.

"La mentira sirve, por lo tanto," continúa Trotsky, "como el cemento ideológico fundamental de la burocracia." Es lo que mantiene todo el asunto unido.

"Cuanto más irreconciliable es la contradicción entre la burocracia y el pueblo, más grosera se vuelve la mentira [creo que estamos presenciando eso ahora], más descaradamente se convierte en falsificación criminal e incriminación judicial."

No confíe en lo que se está diciendo en este momento. Encuentre el registro escrito contemporáneo. Es lo único que podemos estar seguros de que es exacto. Compruébelo usted mismo, revise las pruebas por usted mismo. Esto se aplica no sólo a mi propio campo, sino a la beca en general. Estamos en un período en el que la verdad histórica, la idea misma de la verdad, está siendo atacada, y en el que figuras autoritarias se están elevando al poder en todo el mundo sobre la base de mentiras escandalosas.

Hablo en defensa del discurso civil, de la discusión democrática y pública, de las pruebas verificables, de los argumentos lógicos y de la defensa de la democracia y la verdad histórica. Gracias.

Preguntas y respuestas:

P: A la luz de la crisis actual y de la fragmentación de la izquierda, no sólo aquí en Filipinas sino en todo el mundo, ¿puede usted ofrecer un esbozo de cómo hacer frente a la actual desaparición del Estado liberal y al aumento de las mareas populistas, con ambas orientaciones, la de la izquierda y la de la derecha?

R: Me encantaría abordar eso. Es una pregunta maravillosa. Varias personas podrían hablar sobre este tema durante un período de tiempo considerable. Así que voy a darle puntos de vista.

La primera es esta: Duterte es de tipo político. Tiene sus hermanos políticos en todo el mundo: Donald Trump, Jair Bolsonaro, partidos políticos como el AfD en Alemania y así sucesivamente. Lo que estamos tratando es un problema global. Así que el primer punto para aquellos que están preocupados con el aumento del autoritarismo es: esto no es un problema nacional. Nuestras soluciones no pueden ser soluciones nacionales. Esto requiere una perspectiva política global, una profunda interacción entre personas de todo el mundo, trabajadores, académicos, etc., en defensa de la verdad y en oposición al ascenso del autoritarismo.

En segundo lugar, usted habló de la "fragmentación de la izquierda". Comprendo la preocupación, pero mi principal preocupación es la fragmentación de la clase obrera, la fragmentación de la fuerza social que puede poner fin al peligro de la dictadura y puede defender la democracia. Y la defensa de la democracia es fundamentalmente una cuestión de unidad de la clase obrera. Y si mi evaluación histórica de la historia de Filipinas es correcta, es una cuestión de la independencia de la clase obrera, sus propios intereses, no los intereses de aliarse con este o aquel sector de la clase capitalista.

Ahora, esa es una conclusión política muy clara que estoy sacando de este registro histórico. Pero al final la fragmentación de la izquierda, creo, es menos preocupante que la fragmentación de la clase obrera a lo largo de líneas nacionales.

P: [inaudible]

R: Esa es una pregunta larga, no puedo hacer justicia a ella. Sin embargo, haré este punto: los que buscan en Filipinas una alternativa no empiezan de cero. Creo que este es un punto realmente importante. Filipinas tiene una rica y orgullosa herencia de lucha revolucionaria, un movimiento revolucionario para derrocar el colonialismo español, una lucha prolongada y valiente contra el imperialismo americano con gran sacrificio. Y una serie de levantamientos y organizaciones, luchas laborales como la huelga portuaria que he documentado. Todo esto es la rica historia del pueblo filipino, de los trabajadores y campesinos filipinos. Cualquier nuevo movimiento se basa en esta historia, aprende de esta historia.

Pero no sólo se construye a partir de esto. No empiezas dentro de las fronteras nacionales, sino a partir del movimiento existente de trabajadores en todo el mundo. Creo que cualquiera en las Filipinas que quiera construir un nuevo movimiento debe buscar en sus hermanos y hermanas de todo el mundo sus ideas políticas, su organización. De eso es de lo que se parte.

P: Basándose en los principios del marxismo y el leninismo, ¿Joma Sisón es un verdadero comunista? Si es así, ¿por qué? Si no, ¿por qué llamar a su partido el Partido Comunista de Filipinas cuando en realidad es maoísta? ¿No es esto un caso de tergiversación?

R: Gracias por la maravillosa pregunta. Sí, y no. Históricamente hablando, ambos. ¿Es Joma Sisón un comunista en el sentido del Manifiesto Comunista o en el sentido del Partido Comunista que tomó el poder en octubre de 1917? No, no lo es. No lleva ese legado. Pero fue la traición del estalinismo lo que le permitió asumir el manto de este legado y presentarse como la continuación del marxismo. Esta traición le permite ser el líder del Partido Comunista, pretendiendo ser el continuador del marxismo. Este es, de hecho, su mayor capital político: que puede señalar esta historia y decir que es suya. No lo es. La historia que es suya es la historia que he esbozado en mi conferencia. Y por lo tanto no, no representa la continuación del marxismo. Pero sí representa la continuación del estalinismo.

(Artículo publicado originalmente en inglés el primero de septiembre de 2020)

Loading