Miles duermen a la intemperie tras incendio de campo de refugiados Moria en Lesbos

por John Vassilopoulos
16 septiembre 2020

Lo poco que quedaba del campo de refugiados Moria en la isla de Lesbos fue destruido tras incendios secundarios el miércoles por la noche. Un terrible incendio destruyó la mayor parte del sitio el martes. Según el sitio de noticias local stonisi.gr, dos incendios se produjeron casi simultáneamente el miércoles alrededor de las 7:30 p.m.

El primer incendio se produjo en un olivar junto al campamento donde se habían apilado las carpas y chozas de nailon rescatadas del día anterior, mientras que el segundo fue en la sección norte del campamento donde se ubicaban las unidades de almacenamiento de combustible. Había cientos de refugiados y migrantes, principalmente familias, en ambos lugares que habían quedado sin hogar por el incendio anterior. Subrayando la posibilidad de que hayan sido incendios provocados, hubo un incendio más pequeño el jueves por la tarde en el campamento que destruyó las pocas tiendas que quedaban.

Migrantes duermen en la calle cerca del campo de refugiados de Moria en la isla de Lesbos al noreste de Grecia, 10 de septiembre de 2020 (AP Photo/Petros Giannakouris)

La policía les impidió llegar a la ciudad portuaria de Mitilene, y miles de personas se han visto obligadas a dormir a la intemperie en los bordes de las carreteras y en las laderas, sin acceso a alimentos ni agua durante tres noches consecutivas. Imágenes impactantes muestran a refugiados de todas las edades durmiendo a la intemperie rodeados de sus escasas pertenencias. Algunos pudieron encontrar refugio en una iglesia mientras un grupo dormía en un cementerio donde, según los informes, tenían acceso a agua.

Se ha impedido que las organizaciones de ayuda distribuyan tiendas de campaña y otros suministros de emergencia mediante bloqueos montados por presuntos “residentes locales”, probablemente fascistas, sin la intervención de la policía.

El Gobierno de la Nueva Democracia Griega está utilizando el desastre para demonizar y deshumanizar a los expresos de Moria. En una conferencia de prensa el jueves, el portavoz del gobierno Stelios Petsas culpó del incendio inicial a los refugiados que protestaban por estar aislados después de que 35 dieron positivo por COVID-19. “Algunas personas no respetan al país que las acoge y se esfuerzan por demostrar que no buscan un pasaporte para una vida mejor”, declaró.

Secciones de los medios de comunicación han intervenido para describir un desastre humanitario como una cuestión de “ley y orden” y “seguridad nacional”. Sin ninguna evidencia, un informe del diario de derecha Kathimerini citó el viernes a los agentes involucrados en la investigación del incendio, dirigido conjuntamente por la policía, la inteligencia nacional y las fuerzas antiterroristas, que se están “concentrando en un grupo de 30 jóvenes afganos. ... que viajaron a Grecia sin sus familias y habían sido vinculados a casos de tráfico de drogas y extorsión en el campamento”.

El vicepresidente y ministro de Desarrollo e Inversión de Nueva Democracia, Adonis Georgiadis, dijo a Skai TV: “No me siento en absoluto obligado, cada vez que queman sus casas, a construirles otras nuevas”. Añadió: “Me entristece mucho verlos así. Sin embargo, debemos tener en cuenta el hecho de que estas personas prendieron fuego al campamento ellos mismos “.

Usar la palabra “casa” es una mentira y un insulto. Con frecuencia descrito como “el infierno en la tierra”, el campo fue descrito el año pasado como “la reconstrucción de un campo de concentración en suelo europeo” por Jean Ziegler, miembro del comité de expertos que asesora al Consejo de Derechos Humanos de la ONU. Masivamente hacinado, el campo internaba a 13.000 presos en chozas y tiendas de campaña cuando solo tenía capacidad para 2.800.

En estas condiciones, el Gobierno intentó convertir a Moria en un campo de exterminio de facto tras el aumento de los casos de COVID-19 al imponer una cuarentena general a los reclusos, lo que permitió que el virus atravesara el campo.

En un comunicado la semana pasada, Médicos sin Fronteras criticó el plan como algo “mal considerado y potencialmente muy dañino”. “No podemos ver la justificación de la cuarentena masiva forzada”, dijo Caroline Willemen, coordinadora de campo de COVID-19 de la organización en Lesbos, y agregó: “Lo que es peor, sabemos que estas medidas empeorarán la salud mental ya deteriorada de nuestros pacientes”.

“En este momento en Moria, hay personas mayores con problemas de salud subyacentes, mujeres embarazadas, así como niños que tienen miedo y están expuestos a más traumas como resultado de esta política. El Gobierno debería proteger a estas personas, pero en lugar de eso, al mantenerlas encerradas con COVID-19 en el campamento, las están exponiendo”.

Se pusieron en marcha planes para albergar temporalmente a los refugiados sin hogar, con helicópteros que transportaran tiendas de campaña a terrenos de propiedad estatal detrás del campo de tiro cerca de la aldea de Panagiouda en la costa este de Lesbos. Esto es parte del plan a más largo plazo del Gobierno para establecer centros de detención cerrados en la isla. En la rueda de prensa del jueves, Petsas declaró una emergencia nacional de cuatro meses en Lesbos, precisando que quienes iniciaron el incendio “lo hicieron porque consideraron que, si incendian Moria, abandonarán indiscriminadamente la isla. Les decimos que no entendieron. No se irán por el fuego”.

Los testimonios de los trabajadores humanitarios en el terreno indicaron que la única razón por la que no hubo muertes por el incendio fue porque el campamento no estaba cerrado. “¿Te imaginas si el fuego hubiera comenzado en un par de meses cuando lo habían cercado con alambre de púas como planeaban hacer?” dijo Philippa Kempson del Proyecto Hope a The Guardian. “Habrías tenido 12.000 personas atrapadas en un infierno”.

Varios expresos realizaron una protesta frente a los controles de carretera de la policía el viernes contra la creación de un segundo campamento. “Cantando y golpeando botellas de plástico, marcharon arriba y abajo de un tramo de la carretera costera, pidiendo el derecho a salir de Lesbos”, informó Bethany Bell, corresponsal de BBC News en Lesbos.

Para hacer cumplir sus planes frente a la creciente oposición, el Gobierno ha enviado unidades policiales adicionales a la isla, que, según los informes, llegaron el viernes por vía aérea. Contingentes de furgonetas de la policía antidisturbios, patrulleros y vehículos con cañones de agua también llegaron por mar al puerto de Mitilene.

Comentando sobre los acontecimientos en Moria, la comisaria europea de Asuntos de Interior, Ylva Johansson, intentó eximir a la UE de cualquier responsabilidad. Al afirmar que “los campamentos de inmigrantes en suelo griego son principalmente responsabilidad del Gobierno griego”, señaló “el fracaso [de] la comisión anterior para llegar a una política europea común de migración y asilo”.

No hay pruebas de que la Comisión actual tenga planes de desviarse de la política contra los refugiados de toda la UE, con Grecia actuando como guardián. La comisión solo ha acordado financiar el transporte de 400 niños no acompañados al continente. Alemania se ha comprometido a acoger a mil refugiados más y los Países Bajos a la cantidad minúscula de 50.

El infierno que era Moria se creó bajo la instigación directa de la UE, que llegó a un acuerdo sucio con Turquía en 2016, permitiendo el internamiento de cualquier refugiado en suelo griego, o más propiamente en sus islas, antes de ser deportado de regreso a Turquía.

Los planes para establecer campamentos cerrados en Moria también están en línea con la política de la UE. Tras una visita a Lesbos el viernes, la vicepresidenta de la Comisión Europea, Margaritis Schinas, anunció que el campamento de Moria sería reemplazado por “una instalación moderna”.

El partido pseudoizquierdista Syriza ha buscado sacar provecho político del desastre. En un comunicado emitido el miércoles, decía: “Antes de las elecciones, ND se comprometió a cerrar Moria. Lo único que logró fue hacerse cargo de una instalación con 5.600 personas y superar las 20.000 antes de que comenzara el programa de descongestión. Sin presionar por una iniciativa europea colectiva, [el primer ministro Kyriakos] Mitsotakis ha convertido a Grecia en un almacén de almas”.

Esto le da la vuelta a la realidad. Fue bajo Syriza cuando se firmó el acuerdo UE-Turquía, que convirtió al partido pseudoizquierdista en un voluntario carcelero de refugiados. ND desarrolla su política sobre las bases establecidas por Syriza.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 12 de septiembre de 2020).

El autor también recomienda:

Lesbos refugee-camp blaze leaves 13,000 without shelter

[10 septiembre 2020]