Español

Assange expuso "un patron muy serio de crímenes de guerra reales", Daniel Ellsberg dice en la audiencia de extradición

Daniel Ellsberg dio un poderoso testimonio a la audiencia de extradición de Julian Assange ayer, hablando a través de videoconferencia a Old Bailey de Londres. Ellsberg la liberación de los documentos de alto secreto del Pentágono en 1971 expuso las mentiras del gobierno de EE.UU. y la delincuencia en la guerra de Vietnam.

Hablando sobre el significado de las liberaciones de WikiLeaks, Ellsberg dijo: "Para mí estaba claro que estas revelaciones, como los documentos del Pentágono, tenían la capacidad de informar al público de que habían sido seriamente engañados sobre la naturaleza de la(s) guerra(s) [de Irak y Afganistán], el progreso de la guerra, la probabilidad de que se terminara con éxito o en absoluto, y que esta era una información de la mayor importancia para el público estadounidense".

Caracterizando las guerras que WikiLeaks expuso, Ellsberg explicó, "La guerra de Irak fue claramente reconocible, incluso para un lego, como un crimen contra la paz, como una guerra agresiva".

Daniel Ellsberg recibiendo el premio Olaf Palme en 2018. (Crédito: Björn Qvarfordt/OLOF Palmes Minnesfond)

"La guerra afgana fue inmediatamente reconocible como lo que podría llamarse 'Vietnam-istán'. Fue una repetición de la guerra de Vietnam a pesar de las grandes diferencias en el terreno, en la religión, en el idioma ... La naturaleza básica de la guerra, como básicamente una invasión y ocupación de un país extranjero en contra de los deseos de la mayoría de sus habitantes, era la misma. Y eso significaba que las perspectivas eran esencialmente las mismas, que eran las de un interminable estancamiento que hemos experimentado en Afganistán durante 19 años. Y podría haber durado tanto tiempo en Vietnam si no se hubieran hecho públicas las verdades que el Gobierno intentaba ocultar".

Refiriéndose a la brutalidad de estas ocupaciones que los comunicados de WikiLeaks descubrieron, Ellsberg dijo: "Vi por primera vez en prácticamente cuarenta años ... desde los Documentos del Pentágono, la liberación de una cantidad suficiente de documentación para hacer muy evidentes los patrones de toma de decisiones [en la guerra], para mostrar que había políticas en marcha y no sólo incidentes aberrantes".

Llamó especialmente la atención sobre cómo los documentos habían expuesto "un patrón muy grave de crímenes de guerra reales. ... En el caso afgano, los informes de tortura y de los escuadrones de la muerte describían claramente los crímenes de guerra. Por cierto, me habría sorprendido ver tales informes en las comunicaciones de nivel secreto [a diferencia de las de alto secreto] en 1971 o 1964 en el Pentágono. Hubieran sido mucho más altos en su clasificación. Lo que estos informes revelaron fue que en los años intermedios, en la Guerra de Irak y la Guerra de Afganistán, la tortura se había normalizado tanto, y los escuadrones de la muerte y el asesinato, que los informes de ellos podían ser confiados a una red a nivel Secreto disponible para ... personas con autorizaciones de bajo nivel".

Ellsberg dijo del video "Asesinato Colateral" de Irak, "Estábamos viendo a alguien perseguir con su ametralladora a un hombre desarmado, herido, arrastrándose por seguridad. ...me alegró mucho que el público estadounidense se enfrentara a esta realidad de nuestra guerra".

La fiscalía continuó con su estrategia de tratar de distanciar el caso Assange lo más posible de la exposición de los crímenes de guerra. James Lewis QC pregunto en el interrogatorio, "¿Sabe usted que el Sr. Assange no está siendo procesado por publicar en Internet el video 'Asesinato Colateral' ... En cuanto a la publicación en Internet solo está acusado de tres cargos, 15, 16 y 17, que se limita a donde se publicaron los nombres no redactados de los informantes". Ellsberg le dio a esta estratagema un pequeño respiro, describiéndola como "engañosa... Tengo entendido que no sólo se le acusa de 15, 16 y 17".

Lewis también trato de abrir una brecha entre las acciones de Assange y Ellsberg en el caso de los documentos del Pentágono. Ellsberg también rechazo esto, diciendo que "sentía una gran identificación tanto con la fuente como con el proceso de publicación" y que el y Assange compartían "un gran desacuerdo no solo con la administración actual sino con todas las administraciones pasadas recientes del Gobierno de Estados Unidos. Es decir, que había tal falta de transparencia en la toma de decisiones del gobierno, en realidad todas sus declaraciones al público —tantas de ellas eran falsas— en cuanto a la naturaleza del conflicto, las perspectivas de éxito, lo que se hacía en nuestro nombre, que no había una democracia efectiva".

Las sugerencias anteriores de la fiscalía de que Assange no tenía motivaciones políticas para sus acciones que son relevantes para su acusación eran "extraordinarias y absurdas", dijo Ellsberg.

Cuando Lewis argumentó que Ellsberg había optado por no publicar cuatro volúmenes de los Documentos del Pentágono porque no había querido "perjudicar los intereses de los Estados Unidos", Ellsberg lo corrigió con una "descripción más completa" de sus acciones. Explicó que no había retenido los volúmenes —que se referían a las negociaciones en curso entre los Estados Unidos y el Viet Nam del Norte— para ocultar nombres, sino para impedir que la publicación fuera utilizada por los Estados Unidos como "excusa para el fracaso de las negociaciones o incluso para detenerlas". Como recuerdo haber dicho en ese momento: "Quiero interponerme en el camino de la guerra, no quiero interponerme en el camino de las negociaciones".

Ellsberg describió cómo: "En los cuarenta años transcurridos desde que terminaron los Documentos del Pentágono, he sido objeto de muchos comentarios difamatorios por parte de algunas personas, y luego un largo período de abandono por parte de los medios de comunicación, y de repente con los documentos de Manning y Assange, encontré que mi nombre se mencionaba todo el tiempo como una persona muy buena ... para usarme como un contraste con estas nuevas revelaciones que supuestamente eran muy diferentes de las mías ... Estoy totalmente en desacuerdo con la teoría del 'buen Ellsberg-mal Assange'".

La fiscalía intento sugerir que había pruebas claras de la liberación de documentos no redactados por WikiLeaks había llevado directamente al daño de los individuos nombrados. Ellsberg contrarresto esta afirmación "cínica" con fuerza, en un momento desafiando a Lewis, "Tengo razón al creer que ninguno [de los individuos que el Gobierno de EE.UU. dice que han sido puestos en riesgo] realmente sufrieron danos físicos". ...no es la respuesta no?"

Poco después de este intercambio, Assange se levantó para hablar. Después de que fue silenciado por el juez de distrito Vanessa Baraitser, el enlace de video a los periodistas que miraban fue cortado sin explicación, solo se volvió a conectar 10 minutos más tarde con el procedimiento aun en curso.

El evento puso de relieve la advertencia de Ellsberg antes en su testimonio de que su propio tratamiento antidemocrático a manos del sistema jurídico de EE.UU. ahora amenazaba a Assange. Explico que en su juicio bajo la Ley de Espionaje, su abogado se le prohibió preguntarle porque habia copiado y filtrado los documentos del Pentágono como "irrelevante". "Resulta que cada caso desde entonces, dos antes del presidente Obama, nueve bajo Obama, ha sido objeto de esta misma interpretación de la Ley de Espionaje ... la noción de motivo o contexto es irrelevante."

Esto es, dijo Ellsberg, "absolutamente inapropiado para ser usado en contra de la denuncia de irregularidades donde el propósito y el contexto del acto es informar al público por el bien de la política ... El significado de lo cual es que yo no tuve un juicio justo ... nadie desde entonces ha tenido un juicio justo bajo esos cargos. Julian Assange no podía obtener un juicio justo a distancia".

El caso de Ellsberg fue finalmente desechado cuando se reveló que el gobierno de los EE.UU. había tratado de robar las notas de su psiquiatra y grabó sus conversaciones. Estableciendo el paralelismo entre su persecución y la de Assange, Ellsberg dijo: "En los aspectos de espionaje no veo ninguna diferencia entre los cargos formulados contra Assange y contra mí, y ninguna diferencia en relación con los actos ilegales tomados --vigilancia que en mi caso implicaron escuchas telefónicas inalámbricas y esfuerzos por incapacitarme y, según tengo entendido, en el caso de Assange implicaron escuchas telefónicas ilegales de sus comunicaciones con sus abogados".

El autor también recomienda :

Falsifying history and repudiating democratic rights: Floyd Abrams’ attack on WikiLeaks
[31 diciembre 2010]

(Artículo publicado originalmente en inglés el 17 de septiembre de 2020)

Loading