Español

Informe de Wealth-X: La riqueza de los milmillonarios aumentó durante la pandemia

Un nuevo informe de la empresa de investigación Wealth-X revela que la pandemia mundial de COVID-19 ha intensificado el crecimiento de la desigualdad social y ha sido testigo de una acumulación de riqueza sin precedentes entre las capas más privilegiadas de la sociedad. Por primera vez en la historia de la humanidad, el mundo tenía más de 3.000 milmillonarios en 2020.

Esto equivale a un aumento del 13,4% de los milmillonarios desde 2019, que actualmente suman 3.204 individuos, con una riqueza media de 1.900 millones de dólares. La riqueza colectiva de los multimillonarios se engrosó hasta los 10 billones de dólares, un aumento del 5,7 por ciento desde 2019.

Jeff Bezos, consejero delegado de Amazon (AP Photo/John Locher, File)

'En conjunto, la pandemia mundial produjo una ganancia inesperada para la riqueza de los milmillonarios, impulsada por la avalancha de estímulos monetarios y el aumento de los beneficios en sectores clave que crearon una nueva oleada de milmillonarios más jóvenes, hechos a sí mismos', señala el informe.

La riqueza de los milmillonarios ha aumentado de forma constante desde 1990, pero un tercio de estas ganancias de riqueza se han producido durante la pandemia. La riqueza de los milmillonarios estadounidenses se ha multiplicado por 19 en los últimos 31 años, pasando de $240.000 millones ajustados a la inflación en 1990 a $4,7 billones en 2021.

El crecimiento parasitario de la riqueza fue más pronunciado en Estados Unidos, el centro del capitalismo mundial. El número de milmillonarios en toda Norteamérica creció un 17,5% respecto al año anterior. De hecho, los 980 milmillonarios de Norteamérica representan el 30,6% de los milmillonarios del mundo.

Estados Unidos fue el país más multimillonario en 2020. Según un informe de Americans for Tax Fairness (ATF) y el Institute for Policy Studies Program on Inequality (IPS), los multimillonarios estadounidenses han visto aumentar su riqueza colectiva en un 62%, aproximadamente $1,8 billones, desde el 18 de marzo de 2020. Después de Norteamérica, Asia vio crecer su número de milmillonarios en un 16,5%, hasta un total de 883. Los milmillonarios de Asia vieron crecer su patrimonio neto colectivo hasta los $2,6 billones, un aumento del 7,5 por ciento.

La buena fortuna de esta pequeña capa de la población mundial en los últimos 18 meses es aún más espantosa cuando se contrasta con la creciente miseria y empobrecimiento de miles de millones de trabajadores en todo el mundo. Mientras unos pocos miles de milmillonarios amasaban enormes sumas de riqueza, los trabajadores de todo el mundo perdieron $3,7 billones en ingresos durante la pandemia, según un informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

El informe estimó una disminución del 8,8 por ciento anual en las horas de trabajo mundiales de 2019 a 2020, lo que equivale a 255 millones de puestos de trabajo a tiempo completo. Esta cifra es aproximadamente cuatro veces mayor que la pérdida registrada durante la crisis financiera mundial de 2008-09.

La pérdida de horas de trabajo se debe a recortes masivos de la jornada laboral y a niveles de pérdida de empleo sin precedentes, que afectan a unos 114 millones de personas y a sus familias. Es significativo que el 71% de estas pérdidas de empleo se debieron a la 'inactividad', lo que significa que al menos 81 millones de personas en todo el mundo abandonaron el mercado laboral porque no pudieron encontrar trabajo.

Las mujeres se han visto más afectadas por la pandemia que los hombres. A nivel mundial, las pérdidas de empleo de las mujeres se sitúan en el 5%, frente al 3,9% de los hombres. Las mujeres fueron mucho más propensas que los hombres a abandonar el mercado laboral, en la mayoría de los casos por motivos de cuidado de los hijos. Los trabajadores más jóvenes también han sido devastados. El empleo cayó un 8,7 por ciento entre los trabajadores de 15 a 24 años, frente al 3,7 por ciento de los adultos mayores. La Generación Z, la mayor de las cuales tiene 23 años, se ha convertido en la generación más desempleada y va camino de experimentar las mismas dificultades financieras que los millennials.

Solo en Estados Unidos, la tasa oficial de pobreza aumentó un 1,0 por ciento de 2019 a 2020, según la Oficina del Censo de Estados Unidos. Creció hasta el 11,4 por ciento, marcando el primer aumento en la tasa oficial de pobreza después de cinco años de disminución consecutiva. En 2020, había 37,2 millones de personas en situación de pobreza, aproximadamente 3,3 millones más que en 2019.

Al mismo tiempo, la mediana de los ingresos de los hogares en 2020 se redujo en un 2,9 por ciento con respecto al año anterior. Este es el primer descenso estadísticamente significativo de la renta mediana de los hogares desde 2011.

Más de 86 millones de estadounidenses han perdido sus puestos de trabajo, casi 38 millones han enfermado por el virus y más de 675.000 han muerto a causa de él. Entre 2019 y 2020, los ingresos medianos reales de todos los trabajadores cayeron un 1,2%. El número total de personas que declaran ingresos disminuyó en unos 3 millones, mientras que el número de trabajadores a tiempo completo y durante todo el año disminuyó en aproximadamente 13,7 millones.

El principal obstáculo para resolver las cuestiones sociales candentes del mundo --ya sea el impacto devastador del COVID-19 o el crecimiento generalizado de la pobreza-- son los intereses de beneficio privado de la clase dominante capitalista. Todas las medidas que estos buitres han tomado en respuesta a la pandemia han sido impulsadas por el esfuerzo de proteger la riqueza y los privilegios de unos pocos. Para salvar vidas y evitar un desastre aún mayor, los trabajadores deben luchar por una política basada en los intereses de la clase trabajadora, la gran mayoría de la sociedad.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 21 de septiembre de 2021)

Loading