Asalto en barco en la costa de Yemen mata a más de 40 refugiados somalíes

por Niles Niemuth
20 marzo 2017

Un helicóptero de combate Apache abrió fuego en un barco que transportaba refugiados somalíes frente a la costa de Yemen el viernes por la mañana matando al menos a 42 personas e hiriendo a docenas de otros.

El barco, que fue atacado a 30 millas de la costa de Yemen, supuestamente transportaba a más de 100 hombres, mujeres y niños a Sudán.

Las balas del helicóptero de ataque acribillaron la barca que desgarraba a los pasajeros, muchos de ellos mujeres y niños. Los cuadros publicados en línea muestran los cuerpos ensangrentados de las víctimas que son traídas en tierra. Algunos de los heridos que fueron trasladados al hospital no tenían brazos ni piernas.

Al-Hassan Ghaleb Mohammed, el piloto del barco, dijo a Associated Press que los pasajeros aterrorizados se apresuraron a llevar linternas para indicar que eran inmigrantes y detener el ataque sorpresa. Todos los que estaban en el barco tenían documentación oficial de la Agencia de Refugiados de la ONU que certificaba que eran refugiados.

Hasta la fecha, ningún gobierno se ha atribuido la responsabilidad del ataque, pero lo más probable es que lo haya llevado a cabo la coalición dirigida por Arbia Saudita, que ha estado librando una guerra brutal contra Yemen durante los últimos dos años. Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos son actualmente los únicos militares que pilotan helicópteros Apache en la región, y hubo informes de ataques aéreos intensificados en Hodeida el jueves por la noche.

Arabia Saudita y otras monarquías del Golfo, con el apoyo militar directo de Estados Unidos, han estado librando una guerra brutal contra los rebeldes Houthi que se apoderaron de gran parte del Yemen occidental en 2015 y derrocaron al presidente Abd Rabbu Hadi.

La ofensiva dirigida por Arabia Saudita ha matado hasta ahora a más de 10.000 civiles, atacando hospitales, escuelas, fábricas, mercados, campos agrícolas e infraestructura social con ataques aéreos en un esfuerzo por romper la resistencia Houthi. Un bloqueo naval de Yemen por parte de la coalición, reforzado con el apoyo de la Armada de Estados Unidos, ha llevado al país, que importa el 90 por ciento de sus reservas de alimentos antes de la guerra, al borde del hambre.

Estados Unidos ha estado librando su propia guerra en el sudeste de Yemen desde 2009, lanzando ataques con aviones no tripulados contra objetivos e individuos supuestamente afiliados a Al Qaeda en la Península Arábica. La administración Trump ha intensificado la ofensiva iniciada por Barack Obama, que ya ha matado a cientos de personas, entre ellas mujeres y niños.

El ataque del viernes destaca la histórica crisis humanitaria que esta envolviendo una parte significativa del continente africano y Oriente Medio, que se extiende desde la región del Lago Chad en el África Occidental hasta la Península Arábica. La ONU advirtió a principios de ésta semana de la mayor crisis humanitaria desde la Segunda Guerra Mundial, ya que 20 millones de personas en Yemen, Somalia, Sudán del Sur y Nigeria enfrentan inminente inanición.

Las guerras civiles alimentadas por el gobierno de Estados Unidos y sus aliados europeos combinadas con las condiciones históricas de sequía están empujando a millones de personas a través del continente africano a huir de sus hogares. Se calcula que al menos 5,5 millones de africanos son refugiados en otros países y otros 11 millones son desplazados dentro de sus propios países.

Incluso con la guerra en curso, que ha empujado al país al borde de una hambruna, Yemen sigue siendo uno de los más populares destinos para los refugiados que huyen de la guerra y el hambre en Somalia. A finales de febrero había cerca de 256.000 refugiados reconocidos por las Naciones Unidas de los somalíes que vivían en Yemen; Este fue el segundo después de los más de 317.000 en Kenia.

Hay miles de personas de todo el Cuerno de África que atraviesan el estrecho de Bab el Mandeb cada año para llegar al país pobre de Oriente Medio. Muchos de los que huyen a Yemen terminan en el campo de refugiados de Khazar, un antiguo cuartel militar ubicado en una desolada región desértica a dos horas al norte de la ciudad portuaria de Aden.

Mientras que la mayoría de ellos pretendían que Yemen fuera un punto de tránsito temporal, muchos miles han estado atrapados en el campo de Khazar durante años y años. El campamento tiene actualmente 16.000 personas, la mayoría procedentes de Somalia y Etiopía.

Con pocas oportunidades de empleo para los refugiados africanos en Yemen, los que son físicamente capaces de hacer el camino traicionero en adelante a Europa. Cientos de refugiados somalíes se ahogaron en el Mediterráneo en 2016 tratando desesperadamente de llegar a Italia.