Prominentes empresarios peruanos arrestados en escándalo de soborno de Odebrecht

por Cesar Uco
16 diciembre 2017

A las 4:00 de la mañana del lunes 4 de diciembre, el juez Richard Concepción emitió órdenes para el arresto de cinco de los ejecutivos de negocios más poderosos de Perú: José Graña Miró Quesada (ex presidente de la junta directiva de Graña y Montero-GyM), Hernando Graña Acuña (ex director de GyM), Gonzalo Ferraro (ex CEO de GyM), Fernando Camet (presidente de JJ Camet) y Fernando Castillo (director general de ICCGSA).

Todos los empresarios son acusados en relación con los escándalos de sobornos masivos que involucran al gigante de la construcción brasileño Odebrecht. Estos escándalos, que fueron expuestos por primera vez en la investigación de corrupción “Lava Jato” de Brasil que rodea al conglomerado de energía estatal de ese país, Petrobras, han implicado desde entonces a gobiernos en toda América Latina.

Los empresarios están acusados de delitos de colusión y lavado de dinero en relación con un soborno de US $20 millones presuntamente pagado al ex presidente prófugo de Perú, Alejandro Toledo. GyM tiene la responsabilidad de recaudar US $15 millones del soborno pagado para asegurar proyectos lucrativos de autopistas.

Cuatro de los cinco llegaron a la corte esposados. Posteriormente, cuatro de ellos fueron trasladados a la prisión de máxima seguridad en Piedras Gordas para cumplir una condena de prisión preventiva de 18 meses mientras los fiscales preparan su caso. Ferraro fue puesto bajo arresto domiciliario por su salud. Si son declarados culpables, podrían enfrentar condenas de hasta 11 años de prisión.

El juez Concepción basó su decisión en “la declaración del hombre de Jorge Barata-Odebrecht en América Latina, el acta de la asamblea de accionistas de los consorcios que construyeron la Carretera Interoceánica, la distribución de beneficios por riesgos adicionales y los pagos efectivos realizados por Odebrecht”, informó el diario peruano La República.

Las detenciones representan un giro significativo en la mayor investigación de sobornos en la historia de América Latina porque los cargos están dirigidos contra las familias más poderosas de la burguesía peruana.

En Perú, el escándalo de corrupción de Odebrecht se cruzó con la corrupción nacional endémica derivada del modelo económico adoptado en abril de 1993 por el presidente Alberto Fujimori, hoy encarcelado por crímenes de lesa humanidad, cuando ejecutó un golpe de Estado, disolvió el Congreso y reescribió la constitución para favorecer la inversión privada, tanto extranjera como nacional. Se impusieron políticas neoliberales de libre mercado, basadas en la venta de empresas públicas a la clase capitalista y la transferencia de la explotación de recursos naturales a empresas transnacionales.

La Constitución de Fujimori también dio rienda suelta a los patrones capitalistas para eliminar los convenios colectivos con los sindicatos, utilizando la “tercerización” del empleo para reducir drásticamente los salarios y eliminar beneficios como el seguro médico y las vacaciones que los trabajadores tienen derecho por ley.

El escándalo de Odebrecht ha desempeñado un papel cada vez más importante en la profundización de la crisis económica y política de Perú, con todos, desde el presidente del país, Pedro Pablo Kuczynski (PPK) conectado a Wall Street, hasta la oposición fujimorista de derecha y sectores de la llamada izquierda. bajo investigación.

La economía peruana, que depende totalmente de las exportaciones de minerales a China y otros países, se ha visto severamente afectada por el escándalo de Odebrecht.

Se estima que 100.000 trabajadores de la construcción perdieron sus empleos en 2017 como resultado de un efecto dominó resultante de los proyectos paralizados que involucraron a Odebrecht y GyM, su principal socio peruano.

Hay otras 40.000 familias de trabajadores, directamente relacionadas con Odebrecht, que corren el riesgo de perder sus medios de subsistencia. Además, una nueva ley aprobada por el Congreso limita las contribuciones de pensiones al 5 por ciento para las empresas implicadas en la corrupción. Esto tendrá un efecto adverso en el fondo de pensiones privado (AFP) de los 26.000 empleados de GyM.

La Comisión Lava Jato del Congreso peruano tiene investigaciones en curso que involucran a tres ex presidentes, así como a la ex alcaldesa de Lima, Susana Villarán, quien fue apoyada por la pseudoizquierda peruana.

También está implicada Veronika Mendoza, ex candidata presidencial de la coalición burguesa de “izquierda” Frente Amplio. La Comisión Lava Jato acusa a Mendoza, quien comenzó su carrera en el aparato del Partido Nacionalista del ex presidente ahora encarcelado Ollanta Humala, de ser investigada por haber escrito un número de cuenta bancaria en la agenda de la esposa de Humala, Nadine, quien, como su esposo, está cumpliendo una condena de prisión preventiva de 18 meses.

El presidente Kuczynski ha admitido ser un asesor en proyectos en los que Odebrecht estuvo involucrado. Tres de estos proyectos se negociaron cuando era ministro en el gobierno de Toledo: Olmos 1 y 2, proyectos de irrigación de tierras para desviar el agua a la agroindustria, y la carretera Interoceánica. En cada caso, otras empresas de construcción fueron eliminadas del proceso de licitación, asegurando que Odebrecht era la única empresa que quedaba.

Además de que el presidente está implicado en la corrupción y el encubrimiento, lo que lleva a exigir su renuncia, ha habido demandas para que su esposa nacida en los Estados Unidos, Nancy Lange, comparezca ante la Comisión Lava Jato. Según el noticiario de televisión Cuarto Poder: “La primera dama fue socia de la Latin American Enterprise Capital Corporation, fundada por PPK y su socio, el magnate chileno Gerardo Sepúlveda. Esta empresa tiene la misma dirección en Miami que First Capital, propiedad de Sepúlveda, que entre 2005 y 2006 asesoró proyectos de Odebrecht en Perú”.

En otro desarrollo, Keiko Fujimori, la lideresa del partido derechista Fuerza Popular (FP) que controla el Congreso, ha protestado contra las incursiones del gobierno en dos sedes de FP el jueves pasado. Las redadas se llevaron a cabo como parte de la investigación sobre Keiko Fujimori por lavado de dinero que se inició después de que Marcelo Odebrecht, jefe de la empresa constructora brasileña que lleva su nombre, escribiera una nota que decía “Aumenta a Keiko 500 y hazle una visita”. Bajo interrogatorio de fiscales peruanos, Odebrecht confirmó que se le dio dinero a Keiko Fujimori y su campaña de 2011. Tres computadoras portátiles y varios discos duros, junto con otros documentos, fueron confiscados en las redadas.