Campaña contra Rusia: los demócratas exigen que Facebook y Twitter publiquen información de campañas sobre espiar a Trump

por Andre Damon
27 enero 2018

En una carta dirigida al CEO de Facebook Mark Zuckerberg y al CEO de Twitter Jack Dorsey, los demócratas Dianne Feinstein, vicepresidente del Comité de Inteligencia del Senado, y Adam Schiff, el miembro de mayor rango del Comité Selecto de Inteligencia de la Cámara de Representantes, exigieron que las empresas entreguen información sobre cuentas que difunden el hashtag#ReleaseTheMemo.

Aproximadamente unos días después de que Twitter enviara correos electrónicos a cientos de miles de usuarios advirtiéndoles de que habían hecho click en ‘me gusta’, que compartían o que seguían la “propaganda rusa”, la carta es un paso más en los esfuerzos del Partido Demócrata, que trabaja con las principales compañías de redes sociales, para presentar todo el conflicto social y político en los Estados Unidos como un producto de la interferencia rusa.

Schiff y Feinstein escriben que están buscando la ayuda de las compañías “en nuestros esfuerzos por contrarrestar los continuos esfuerzos de Rusia para manipular la opinión pública y socavar la democracia estadounidense y el Estado de derecho”.

Las exigencias de los demócratas se centran en torno a una carta escrita por el representante republicano Devin Nunes, que alega que el FBI llevó a cabo una escucha telefónica sin justificación del FISA de la campaña de Trump, que posiblemente incluyó al propio Trump. Mientras que Trump ha afirmado que “Obama tenía mis ‘cables pinchados’ en la Trump Tower”, los demócratas han insistido en que no se produjeron tales escuchas telefónicas.

En los últimos días, figuras de los medios derechistas, incluido el experto Sean Hannity, y miembros republicanos del congreso han iniciado una campaña para publicar el memorando como parte del conflicto entre facciones dentro de la élite gobernante sobre la acusación de que Trump “se confabuló” con Rusia.

“La Cámara debe hacer público inmediatamente el memorando preparado por el Comité de Inteligencia sobre el FBI y el Departamento de Justicia”, dijo el representante Matt Gaetz, republicano de Florida. “Los hechos contenidos en este memo son asombrosos y exigen transparencia total”.

Sea cual sea el origen de la campaña #ReleaseTheMemo, los usuarios de Twitter y Facebook tienen derecho a leer mensajes de redes sociales y expresar su opinión sin temor a que su información sea entregada al gobierno por la absurda acusación de que la campaña se ordena desde Moscú.

En su carta, Feinstein y Schiff argumentan que los “informes públicos” indican que la campaña #ReleaseTheMemo está siendo promovida por “cuentas de redes sociales vinculadas a operaciones de influencia rusa”. Esta afirmación se basa completamente en una sola fuente: un supuesto servicio de monitoreo de redes sociales llamado “Hamilton 68” operado por la alemana Alianza para la Defensa de la Democracia del Marshall Fund.

Llamar dudosa a esta organización es quedarse corto. Su portavoz público es Clint Watts, un ex funcionario del FBI y oficial del ejército que ha abogado repetidamente por la censura masiva en violación de la Primera Enmienda. En una audiencia en el Senado a fines de octubre, Watts declaró que los medios de comunicación, a los que llamó fuentes de “rebelión”, deben ser “silenciados” sobre la base de que Estados Unidos se encuentra en un estado de “guerra civil”.

Al argumentar que los pedidos de la liberación de la nota son presentados por agentes rusos, Feinstein y Schiff afirman que WikiLeaks ha ofrecido una recompensa a cualquiera que les filtre la nota. Esto está de acuerdo con su argumento de que la organización, que ha expuesto más maldades criminales por parte del gobierno de los EUA que todos los principales periódicos estadounidenses juntos, es un “servicio de inteligencia hostil no estatal”.

Los legisladores demócratas argumentan que “este último ejemplo de interferencia rusa está en consonancia con la campaña concertada, encubierta y continua de Moscú para manipular la opinión pública estadounidense y erosionar la confianza en nuestras instituciones de aplicación de la ley y de inteligencia” y exigir que Facebook y Twitter actúen.

Exigen que estas empresas, dentro de unos días, presenten un informe que detalle “si hay cuentas vinculadas a las operaciones de influencia rusa y cuántas están involucradas en esta campaña”, “la frecuencia y el volumen de sus publicaciones sobre este tema” y “cuántos titulares legítimos de cuentas de Twitter y Facebook han estado expuestos a esta campaña”.

Si las empresas de redes sociales cumplieran con esta solicitud, implicaría la compilación de una lista de nombres basada en los hábitos privados de lectura de los usuarios y sus declaraciones, públicas y privadas, sin ninguna orden judicial, por parte de compañías que estarían actuando como agentes del gobierno de los EUA, en violación de la prohibición de “órdenes generales” y “registros e incautaciones irrazonables” por parte de la constitución de los EUA.

La carta de Feinstein y Schiff es la última acción de un esfuerzo de los Demócratas del Congreso, que trabajan con las agencias de inteligencia estadounidenses, para criminalizar la libertad de expresión en nombre de la supresión del “contenido extremista” dirigido a “polarizar” la política estadounidense. Las principales compañías de redes sociales han sido totalmente cómplices de este impulso, entregando listas de cuentas a los cazadores de brujas del Congreso y trabajando para bloquear la propagación de opiniones disidentes en las redes sociales.

El World Socialist Web Site está trabajando para luchar contra este impulso hacia la dictadura. Instamos a los lectores a ver nuestro seminario web, “Organizar la resistencia a la censura de Internet”, leer la carta abierta del Consejo Editorial Internacional del WSWS, “Por una coalición internacional para luchar contra la censura de Internet” y contactarnos para apoyar esta lucha.

(Artículo aparecido originalmente en inglés el 25 de enero de 2018)