El director de la CIA califica a China como “una gran amenaza para Estados Unidos” como Rusia

por Peter Symonds
2 febrero 2018

En una extensa entrevista con la BBC esta semana, el director de la CIA Mike Pompeo habló sobre el peligro para Estados Unidos que representan Rusia y China, así como Corea del Norte e Irán. Mientras que los medios estadounidenses se concentraron en su comentario de que Rusia trataría de perturbar las elecciones a mitad de legislatura de Estados Unidos, Pompeo insistió en que China representaba “una amenaza tan grande para Estados Unidos” como Rusia.

Las declaraciones del director de la CIA no deben interpretarse simplemente como un intento de desviar la atención de la crisis que envolvió a la administración Trump por acusaciones de colusión con Rusia durante las elecciones presidenciales de 2016.

Su advertencia sobre China es parte de una campaña en desarrollo en los EUA para destacar las sensacionales, pero infundadas, afirmaciones de interferencia y espionaje chinos a medida que la administración Trump intensifica las medidas de guerra comercial y el fortalecimiento militar de los EUA contra Beijing.

“Piense en la escala de las dos economías”, dijo Pompeo a la BBC, refiriéndose a la interferencia china y rusa en Estados Unidos. “Los chinos tienen una huella mucho más grande sobre la cual ejecutar esa misión que los rusos”.

El jefe de la CIA planteó el fantasma de una conspiración china concertada, no solo en los EUA sino también a nivel internacional, y dijo que los países deben hacer más esfuerzos colectivos para combatir los esfuerzos chinos por ejercer poder sobre el Occidente.

“Podemos observar esfuerzos muy concentrados para robar información estadounidense, infiltrar a los Estados Unidos con espías, con personas que van a trabajar en nombre del gobierno chino contra Estados Unidos”, dijo. “Lo vemos en nuestras escuelas. Lo vemos en nuestros hospitales y sistemas médicos. Lo vemos en toda la América corporativa. También es cierto en otras partes del mundo ... incluidos Europa y el Reino Unido”.

El director de la CIA dijo que China tenía una mayor capacidad que Rusia para ejercer influencia. La hipocresía involucrada es impresionante. La CIA, a la que Pompeo elogió extravagantemente, es notoria, no solo por espiar, robar secretos e inmiscuirse en política en todo el mundo, sino también por torturar, asesinar y derrocar gobiernos extranjeros.

Pompeo señaló el enfoque de la CIA en China desde julio cuando le dijo al derechista Washington Free Beacon que Beijing, y no Moscú, representaba la mayor amenaza a largo plazo para Estados Unidos debido a su robusta economía y su creciente poder militar.

La CIA ha estado acumulando sus recursos para contrarrestar a China en todos los frentes. “Todo el tipo de chicos de la vieja escuela que solían trabajar en el Kremlin ahora están trabajando en este otro politburó [en China]”, dijo Pompeo en un foro en Washington en octubre, según informó Voice of America.

Sin embargo, el objetivo de la llamada interferencia china en los Estados Unidos no se restringe a la CIA. Involucra a la administración de Trump, los comités del Congreso, varios grupos de expertos y organizaciones de derechos humanos, y los medios de comunicación.

A mediados de noviembre, la EUA-China Comisión de Revisión Económica y de Seguridad (USCC, siglas en inglés), un organismo consultivo del Congreso, recomendó en su informe anual que se reforzara la draconiana Ley de Registro de Agentes Extranjeros (FARA) para exigir a todo el personal de los medios estatales chinos en los Estados Unidos para registrarse como “agentes extranjeros”.

FARA, aprobada en 1938 en el período previo a la Segunda Guerra Mundial, fue una medida de tiempo de guerra que allanó el camino para la vigilancia y el encierro de “ciudadanos enemigos”.

El Departamento de Justicia de los EUA recientemente requirió que el medio de noticias con sede en Rusia, RT America, se registrara bajo la FARA. Ahora, la USCC quiere endurecer la legislación para golpear a las organizaciones de medios chinos, alegando su participación en “esfuerzos de recopilación de inteligencia y guerra de información”.

A mediados de diciembre, la influyente Comisión Ejecutiva del Congreso sobre China (CECC), presidida por el senador Marco Rubio, celebró una audiencia titulada “El largo brazo de China: autoritarismo exportador con características chinas”, para sentar las bases de una vendetta política contra organizaciones e individuos que supuestamente actúan como agentes de influencia china.

Significativamente, Rubio y su copresidente Chris Smith citaron a Australia, Nueva Zelanda y Canadá como países que, en palabras de Smith, “se han visto sacudidos por escándalos que involucran operaciones de influencia patrocinadas por China dirigidas a políticos, empresas e instituciones académicas”.

“Australia en particular se encuentra en medio de una crisis nacional y todos los aliados democráticos de ideas afines deberían apoyar sus esfuerzos para erradicar aquellos elementos destinados a corromper o cooptar a las instituciones políticas y académicas australianas”, dijo Smith.

De hecho, los medios de información y el establishment político de Australia están inmersos en una cacería de brujas desde hace 18 meses basada en espeluznantes acusaciones de intervención china de largo alcance e influencia en la vida política, cultural y académica. El gobierno australiano, que se ha alineado completamente con la campaña de guerra de los EUA contra China, ha introducido legislación amplia y sin precedentes en el parlamento que incorpora, pero va más allá de FARA, al prohibir todas las formas de “injerencia extranjera” vagamente definida.

Rubio y Smith explotaron las acusaciones infundadas en Australia para reforzar acusaciones falsas de extensas operaciones de influencia china en los EUA y sentaron las bases para “erradicar” a los elementos acusados de corromper la vida política estadounidense. “A medida que empezamos a lidiar con la escala y el alcance de las operaciones de influencia china, buscaremos nuevas ideas legislativas (...) Debemos encontrar formas de retroceder efectiva y resueltamente”, declaró Smith.

Al lanzar la Estrategia de Seguridad Nacional en diciembre, Trump señaló que China y Rusia, y no el “terrorismo”, eran las mayores amenazas a Estados Unidos, dejando en claro que el vasto aparato militar y de inteligencia estadounidense se reorientaría a los preparativos para la guerra, involucrando a las principales potencias nucleares.

El documento de 55 páginas advertía de que “los competidores estadounidenses armaban información para atacar los valores y las instituciones que sustentan las sociedades libres, mientras se protegen de la información externa”. La implicación subyacente es que Estados Unidos debe tomar medidas enérgicas contra los derechos democráticos básicos, como ya está en marcha en las medidas de corporaciones estadounidenses como Google y Facebook para “proteger” a los usuarios de Internet.

En un artículo del 9 de enero titulado “Las huellas dactilares de China están en todas partes”, el Washington Post reveló que Trump había puesto en marcha una investigación interagencial del Consejo de Seguridad Nacional sobre la influencia china. Un alto funcionario de la administración dijo al periódico que examinaría las actividades chinas “fuera del espionaje tradicional, el área gris de las operaciones de influencia encubierta”.

El funcionario anónimo dijo que Australia había sido el catalizador de la investigación de la administración Trump sobre “actividades coercitivas y encubiertas diseñadas para influir en las elecciones, los funcionarios, las políticas, las decisiones de la compañía y la opinión pública”.

Los ejemplos que dio el funcionario indican el alcance extraordinario de la investigación: más de 350.000 estudiantes chinos bajo presión para seguir la línea de Beijing; grupos de expertos estadounidenses que aceptan fondos chinos; estudios de Hollywood preocupados por la venta de entradas en China; y organizaciones noticiosas estadounidenses que enfrentan presiones sobre visas para corresponsales en China. La lista de los que son investigados, por supuesto, es mucho más larga.

El artículo concluyó declarando que “Estados Unidos nunca se ha enfrentado a un rival como China”, y luego agregó: “Estados Unidos ciertamente no quiere un nuevo ‘Susto Rojo’, pero tal vez sea una llamada de atención”. En realidad, una nueva y feroz caza de brujas macartista es exactamente lo que se está preparando, con la ayuda de los medios de comunicación, para allanar el camino para una mayor incursión en los derechos democráticos a medida que se acelera la campaña bélica de los Estados Unidos contra China.

(Artículo aparecido originalmente en inglés el 1 de febrero de 2018)