El secretario de Estado de los Estados Unidos, Tillerson, amenaza con sanciones petroleras contra Venezuela

por Andrea Lobo
8 febrero 2018

Como reflejo de la creciente preocupación por los desafíos al dominio estadounidense sobre América Latina, la administración Trump envió al secretario de Estado Rex Tillerson en una gira diplomática destinada a contrarrestar a los “nuevos poderes imperiales” en la región, particularmente China y Rusia.

En un preámbulo de su viaje a la Universidad de Texas en Austin, Tillerson declaró el jueves: “Hoy, China está ganando terreno en América Latina. Está utilizando el arte de gobernar económico para llevar a la región a su órbita”. Más tarde condenó la ayuda militar rusa a ciertos países y advirtió a los funcionarios mexicanos que desconfíen de la influencia rusa en sus elecciones generales de julio.

El mensaje que buscaba transmitir se resumió en su comentario de que la Doctrina Monroe de 1823 que reivindicaba la hegemonía de Estados Unidos sobre el hemisferio “es tan relevante hoy como lo fue el día de su redacción”.

Esto representó un cambio en la declaración del entonces secretario de Estado de los Estados Unidos John Kerry en 2013 de que “La era de la doctrina Monroe había terminado”. Washington está prescindiendo de tales adaptaciones retóricas a los sentimientos nacionales para seguir su orientación estratégica recientemente anunciada a la preparación para conflictos de “gran potencia”.

En general, el viaje de Tillerson siguió las mismas pautas que la gira latinoamericana del vicepresidente estadounidense Mike Pence en agosto pasado, cuando presionó a los gobiernos para que se unieran a Estados Unidos en condenar al gobierno del presidente Nicolás Maduro de Venezuela como parte de una campaña más amplia para socavar los intereses chinos en la región. “A medida que veamos amenazas asimétricas cada vez mayores en todo el mundo, haríamos bien en ver a Centroamérica y Sudamérica”, dijo Pence, avanzando en el razonamiento detrás de la escalada y expansión de Washington en América Latina del pivote “anti-China” hacia Asia.

El periódico estatal chino Global Times condenó la caracterización de Tillerson, señalando la falta de sinceridad de la supuesta preocupación de Washington por la región, reflejada en la celebración de Trump de los planes para abrir plantas automotrices que se desechen en México. Por su parte, el diario oficial China Daily señaló el domingo que esto reflejaba una escalada estratégica, ya que “en cuestión de semanas” la percepción de los Estados Unidos sobre China cambió de un “Estado revisionista” en la Estrategia de Seguridad Nacional a una “nueva potencia imperial”.

En Austin, Tillerson, un ex ejecutivo petrolero de Exxon, enmarcó su objetivo clave para la región, “integrar la riqueza de los recursos energéticos dentro del hemisferio” y agregó que “Venezuela cuenta con las mayores reservas probadas de petróleo del mundo”.

Para lograr esto, sugirió que quizás los militares venezolanos llevarían a cabo una “transición pacífica” para expulsar a Maduro.

Hablando en Argentina el domingo, sin embargo, anunció que Washington estaba considerando sanciones directas sobre el 95 por ciento de las exportaciones venezolanas: su petróleo. Tal medida agravaría gravemente la crisis económica y social del país.

Estados Unidos ya impuso sanciones económicas a más de 40 individuos venezolanos, incluido el presidente Maduro, prohibió a negocios e individuos estadounidenses realizar transacciones con la petrolera estatal venezolana PDVSA y bloqueó el envío de dividendos a PDVSA por parte de su filial estadounidense, CITGO.

Tillerson también presentó las sanciones petroleras como un medio de presión para garantizar un proceso democrático en las elecciones presidenciales convocadas por la Asamblea Constituyente controlada por los chavistas para abril, aunque está claro que Maduro ganará cómodamente.

Una encuesta reciente muestra que el 75 por ciento de los venezolanos se oponen a las sanciones de Estados Unidos, que cuentan con el apoyo de los partidos de la oposición respaldados por Estados Unidos. De hecho, los llamamientos de Tillerson a los “socios regionales” de Washington y al ejército bolivariano constituyen un reconocimiento de que la oposición derechista en Venezuela es mucho más odiada que el PSUV gobernante.

Washington ha logrado parcialmente conseguir que otros gobiernos de la región aíslen el régimen de Maduro, incluida su suspensión del bloque comercial regional Mercosur. Repitiendo su mensaje contra Maduro y contra China durante la primera etapa de su gira por México, Argentina y Perú, Tillerson no enfrentó protestas significativas por parte de funcionarios del gobierno. Sin embargo, los líderes de los estados capitalistas latinoamericanos han denunciado anteriormente amenazas de una intervención militar de Washington, por temor a que esto provoque un resurgimiento del sentimiento antiimperialista entre los trabajadores y campesinos latinoamericanos y empeore las condiciones que ya obligan a muchos venezolanos a buscar refugio en países vecinos.

El secretario de Estado de los EUA dejó en claro en Argentina que la prioridad es minimizar cualquier daño a “los intereses comerciales de los EUA”. Y agregó: “Uno de los aspectos de considerar sancionar el petróleo es qué efecto tendría sobre el pueblo venezolano, y es un paso que podría llevar esto a su fin, a un final más rápido”, refiriéndose al derrocamiento del régimen de Maduro. En otras palabras, es necesario destruir los medios de vida de los venezolanos para salvarlos.

En una línea similar, el New York Times ha denunciado al gobierno de Maduro como dictatorial y trató de legitimar una intervención estadounidense por motivos “humanitarios”. Incluso argumentó el domingo: “A pesar de toda su retórica anticapitalista [de Maduro], Venezuela sigue dependiendo en gran medida de las exportaciones de petróleo a los Estados Unidos, especialmente para la importación de alimentos y medicinas”.

Si bien esto es cierto —las importaciones, en su mayoría de bienes esenciales, han caído un 93 por ciento en cinco años— y también demuestra la bancarrota del nacionalismo burgués de izquierda, la hipocresía de tal crítica por el principal portavoz de la oligarquía financiera estadounidense, particularmente aquellas secciones alineadas con el aparato de inteligencia militar y el Partido Demócrata, es extrema. Los parásitos financieros por los que habla el periódico están entre los que se benefician más de la crisis venezolana. Según informes, Goldman Sachs es el principal inversor en bonos venezolanos, mientras que Fidelity Investment, T. Rowe Price y BlackRock poseen grandes cantidades de deuda venezolana.

De hecho, los fondos buitres de los EUA se están moviendo en mayor cantidad sobre la economía de Venezuela. A medida que su agonía se hace más frecuente, los rendimientos de los bonos aumentan, y la administración Trump saca sus arpones a través del Caribe apuntando a los vastos campos petrolíferos del Orinoco.

La economía venezolana, de acuerdo con Fitch Ratings, se reducirá a la mitad a fines de 2018 en comparación con hace cuatro años. Su crisis ha sido impulsada por la caída de 2013-2014 en los precios del petróleo y otros productos básicos, a su vez como resultado principalmente de la desaceleración de la economía china.

Además de la caída, las presiones al alza sobre las tasas de interés en Estados Unidos e internacionalmente se han combinado con un dólar más fuerte y la mayor caída del mercado bursátil en Estados Unidos desde al menos 2011, una combinación de factores que lleva a mayores costos de endeudamiento para las altamente endeudadas economías de América Latina y los precios más bajos de los productos comprados en dólares. La caída del 8 por ciento en el S&P 500 de EUA entre su máximo el 26 de enero y el martes se combinó con una caída cercana al 5 por ciento en los precios del crudo.

El 14 de noviembre, Venezuela comenzó a acumular pagos de intereses incumplidos, lo que llevó al presidente Maduro a hacer un intento fallido de conseguir que los acreedores renegociaran la deuda, insistiendo en que el gobierno no incumplirá. Como consuelo para los inversionistas, Maduro despidió a dos gerentes acusados de malversación de fondos y designó al general de división Manuel Quevedo para encabezar el ministerio de Petróleo y PDVSA.

Sin embargo, Wall Street no se moverá hasta que un nuevo gobierno favorezca sus intereses sobre los de Rusia y China, que han otorgado importantes préstamos al gobierno venezolano. “Se requerirán cambios políticos para abordar las sanciones de EUA y volver a involucrar a la amplia comunidad de acreedores internacionales, más allá de Rusia y China”, escribe Fitch Ratings en su informe de enero sobre Venezuela.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 7 de febrero de 2018)